EL ARMA DEL HUMOR


MEDIO ORIENTE


La aflicción tribal en Oriente Médio
Daniel Pipes

¿Porqué existe tanta disparidad en la vida moderna del Medio Oriente, atrasada en todo, desde la alfabetización a los padrones de vida; de la destreza militar al desarrollo político?
Un nuevo y profundo libro escrito por Philip Carl Salzman, profesor de la Universidad de McGill, con el engañoso y simple título "Cultura y Conflicto en Oriente Medio", expresa uma interpretación original y valiente sobre los problemas de dicha región.
Antropólogo, Salzman comienza esbozando dos sistemas de gobierno que históricamente dominaron Oriente Médio: la autonomía tribal y el centralismo tiránico. En la primera, argumenta él, son distintas las regiones y las claves para entenderlas. El auto-gobierno tribal se basa en lo que Salzman llama de "oposición equilibrada", un mecanismo mediante el cual los nativos de Oriente Medio, habitantes de los desiertos, las montañas y las estepas, protegen sus vidas y sus pertenencias confiando en la extensión de sus familias.
Este complicadísimo y sutil sistema se reduce en tres puntos principales:
1) Cada uno cuenta con sus parientes paternos para su protección.
2) Un número igual de parientes paternos en confrontación. Entonces, una família nuclear enfrenta a otra família nuclear, un clan enfrenta a otro clan y así sucesivamente, hasta el nivel meta-tribal. Como dice un famoso proverbio de Oriente Medio, al resumir estas confrontaciones: "Yo contra mi hermano, yo y mis hermanos contra mis primos, yo y mis hemanos y mis primos contra todo el mundo".
Visto desde el lado positivo, la solidaridad de afiliación permite una independencia digna de estados represivos. En cambio, del lado negativo, genera conflictos interminables; cada grupo frecuentemente tiene múltiples enemigos jurados de muerte y peleas que duran generaciones.
La autonomía tribal ha conducido la historia de Oriente Medio, como el gran historiador, Ibn Khaldun, resaltó hace más de seis siglos. Cuando un gobierno titubeaba, se formaban grandes confederaciones tribales, dejaban sus tierras áridas, malas para el cultivo, y tomaban el control de las ciudades y de las áreas agrícolas. Una vez confiscado el Estado, las tribus ejercían sin vergüenza alguna su poder en favor de sus proprios intereses, explotando cruelmente a la poblaciones sometidas, hasta que ellos a sua vez intentaban vengarse y el ciclo comenzaba nuevamente.
La demonstración de fuerza de Salzman contribuye a actualizar la posición de Ibn Khaldun, demonstrando cómo esta dualidad de auto-gobierno tribal y de centralismo tiránico continúa definiendo la vida en Oriente Medio, usándola para explicar la mayoría de las características de la región, como la autocracia, la barbarie política y a la falta de desarrolo económico. Igualmente, toma en cuenta la guerra de aniquilación contra Israel y de forma más general, las "fronteras sangrientas" del Islam - la continua hostilidad para con los no musulmanes.
Esta dualidad explica aspectos fundamentales de la vida familiar en Oriente Medio. El imperativo de agregar más parientes paternos que sus vecinos, argumenta Salzman, significa el desarrollo de tácticas para exceder en número su descendencia masculina. Ésto tiene varias implicaciones:
Casar a sus hijas con sus primos, como modo de beneficiar a la família de su fertilidad.
Practicar la poligamia para beneficiarse de la fertilidad de muchas mujeres.
Espiar a las mujeres de otras familias, con la esperanza de sorprenderlas en un acto inmoral, exigiendo a los hombres de esas familias a matarlas, perdiendo así su capacidad de reproducción.
Este último ítem explica en gran parte la oposición equilibrada, responsable por la famosa costumbre en Oriente Medio de "matar en nombre del honor", por la cual hermanos asesinan hermanas, primos asesinan primos, padres asesinan hijas e hijos asesinan madres. Significativamente, los "pecados" de la mujer son tolerados dentro de la familia y sólo llevan a asesinatos cuando son conocidos fuera de la misma.
De manera más ampla, la oposición equilibrada significa que en Oriente Medio faltan principios abstractos mediante los cuales se puedan medir acciones relacionadas a critérios generales, independiente de la afiliación de sus actores particulares. Al contrario; el intenso particularismo exige que un miembro de la familia apoye a un pariente más próximo contra uno más distante, sin tomar en consideración la falta cometida. El hecho de que la mayoría de los habitantes de Oriente Medio mantengan la mentalidad de "nosotros-contra-ellos" maldice el universalismo, el imperio de la ley y el constitucionalismo.
Emboscado por estos padrones antiguos, Salzman escribe que "Las sociedades de Oriente Medio se desarrollan miserablemente, medidas por la mayoría de estos critérios sociales, culturales, económicos y políticos. Como la región falla en su modernización, permanece continuamente atrasada. Ella sólo podrá avanzar si quiebra su sistema arcaico de solidaridad de afiliación. Ésto será posible debido a la substitución de grupos tradicionales por grupos recientemente concebidos - como partidos políticos -, sino por el cambio de grupos por individuos.
El individualismo permitirá el progreso entre los pueblos de Oriente Medio. Pero, "sólamente cuando para lo que ellos vayan a favor sea más importante de lo que para que ellos vayan en contra".
Este cambio fundamental puede tardar décadas o siglos en llevarse a cabo. Pero el profundo análisis de Salzman permite entender la extraña aflicción de la región e identificar su solución.
Fuente: Jerusalem Post

ACTUALIDAD Y OPINION


Del Líbano a Dimona - Correr sin salir del lugar
Akiva Eldar

El atentado suicida en Dimona y el incesante bombardeo de cohetes Kassam sobre Sderot revelan que la "carrera de Israel sin salir del lugar" no comenzó ni terminó con la Segunda Guerra del Líbano. La Comisión Winograd pregunta cómo es posible que una guerra que duró más de um mes haya acabado sin ninguna victoria, ni militar, ni diplomática. Es conveniente saber que la guerra contra Hamás ya lleva más de siete años y la victoria parece tan lejana como el horizonte diplomático.
La Comisión se queja de que el ejército más poderoso del Medio Oriente, con una superioridad aérea total, además de fuerza y tecnología, fue incapaz de derrotar a Hesbollah, "una organización semi-militar con algunos pocos miles de combatientes". Este mismo ejército fuerte, juntamente con todos los demás servicios de seguridad israelíes, controla Cisjordania y Gaza hace más de 40 años - y tiene allí una supremacía total - pero es incapaz de derrotar a Hamás, cuyas fuerzas y armamentos son inferiores a los de Hesbollah.
La dificultad de aprender
Los últimos hechos muestran que la dirigencia israelí no aprendió la principal lección de la Segunda Guerra del Líbano. El Informe Winograd desperdició la oportunidad de realizar un verdadero cambio de dirección. En vez de focalizar el problema central sobre cómo un país fuerte debe medirse con "una organización semi-militar con varios miles de combatientes", la Comisión corre sin salir del lugar, entre "el proceso de la toma de decisiones" y la "actitud del Gobierno". Ésto me recuerda a un comentarista de boxeo que analizaba en profundidad las acciones de un pugilista, al mismo tiempo que ignoraba al otro. Como si las acciónes de uno no influirían en las respuestas del segundo.
Los líderes de Hamás y Hesbollah saben que no tienen poder para derrotar a Israel. Para ellos es suficiente ganar algunos puntos de la opinión pública árabe y palestina y alguna simpatía en Occidente, por medio de fotografías de niños ensangrentados y de civiles sentados sobre las ruinas de sus casas.
Caer en la trampa
Ambas organizaciones conocen la sensibilidad de los políticos israelíes para con sus soldados cautivos, y los provocan para que entren al ring. Si la acción terrestre en el Líbano hubiese durado algunos días más y acabara en una "victoria militar", los centenares de miles de refugiados chiítas que huyeron para el norte amenazarían con derribar al gobierno de Fuad Siniora. EE.UU advirtió en su momento a Ehud Olmert sobre el peligro de que Hesbollah se apodere de Beirut, lo que transformaría al Líbano en un satélite de Irán. Una continuación de la guerra hubiera llevado a Israel a elegir entre someterse a la exigencia americana de retirar sus fuerzas o a entrar en crisis con su principal aliado. Los países árabes, que de entrada apoyaron la operación contra Hesbollah - como Arabia Saudita -, también hubiesen cambiado de dirección en contra de Israel. La recompensa por tal gloriosa conquista militar acabaría siendo una gran derrota diplomática.
La ilusión de la fuerza
La operación "Escudo defensivo" - en la época del Gobierno de Ariel Sharón - fue considerada un éxito militar. Tzáhal se apoderó de los bastiones armados de la militancia palestina y redujo significativamente el número de ataques terroristas. Pero la acción no solucionó ningún problema estratégico. La situación sólo empeoró.El ala moderada palestina se desmoronó y dio lugar a los islamistas radicales. Hoy, Hamás controla la Franja de Gaza y los servicios de seguridad temen que Cisjordania vaya por el mismo camino. Hamás ya consiguió provocar serios problemas entre Israel y Egito. Jordania está preocupada con el peligro de que una turba palestina enfurecida irrumpa en su territorio desde su frontera con Cisjordania.
Podría decirse en "defesa" de Olmert, que su gran amigo, George W. Bush, líder de la mayor potencia mundial, también aprendió a duras penas que la supremacía militar no es siempre una garantía de victoria. EE.UU ocupó Irak con una desvastadora operación aérea y una acción terrestre determinada. Desde entonces, sólo corre sin salir del lugar, contando sus víctimas. Olmert no es el único afectado por este bloqueo mental: su principal rival actual, el ex primer ministro, Binyamín Netanyahu, jamás aprendió los límites de la fuerza. Netanyahu admitió ante la Comisión Winograd que apoyó la guerra en el Líbano porque "los objetivos definidos por el Gabinete eran muy valiosos".
La asimetría en el conflito con los palestinos, así como en el escenario libanés, hace que la superioridad militar de Israel sea irrelevante, y que a veces hasta se convierta en una espada de doble filo. En vez de luchar por victorias militares, Israel haría mejor si se empeñara en conseguir conquistas diplomáticas. Después de siete años en los cuales trató de obtener objetivos vitales por medio de las armas, los embargos y las retiradas unilaterales, el Estado retornó al principio del juego: el esfuerzo para llegar a acuerdos diplomáticos que incluyan arreglos de seguridad. El problema es que, también en ese escenario, estamos corriendo sin salir del lugar, rumbo al próximo conflicto sin victoria.
* * * * * * * *
Ídolos con pies de barro
Conjeturemos, aunque cosas así ya las hemos visto y oído en tiempo real...
por Mario Linovesky
Conjeturemos, aunque cosas así ya las hemos visto y oído en tiempo real y en cuanto noticiero tengamos en mente, la siguiente escena en la que un “adalid” (como denominó el Diario El Mundo de España al terrorista de Jizbalá que “alguien” reventó hoy de un bombazo en Damasco…; si es que realmente se trató de él y no de otro invento de los integristas para ocultarlo definitivamente) palestino alecciona oralmente a miles de fanáticos suyos, a efectos de que no se opongan a sus designios y se muestren predispuestos a hacer lo que él les ordene. Ampuloso en el decir, aspaventoso con las manos, los ojos desorbitados y con ese destello rabioso propio de los guerreros valientes y decididos a jugarse por sus ideales, Ismael Haniye (o Hanie, o Hanía, o como diablos quieran escribirlo), que de él se trata, arenga en esta travesura imaginaria a la tan verdosa como fervorosa multitud que lo escucha: “hermanos del Islam, no lo duden, muy pronto arrojaremos a los perros sionistas del territorio que nos robaron. Para ello contamos con la decisión y el temple que distinguen a quienes abrazaron el camino de la Yihad, y con armamento moderno y contundente (recuerdan los lectores y el mundo democrático lo de “piedras contra tanques” con que nos saturaba la propaganda árabe) que nuestros hermanos en la fe nos han hecho llegar para que podamos expulsar a los descendientes de los monos y los cerdos, conocidos como judíos, de tierra islámica. Y por tal motivo yo los exhorto, y me pliego personalmente además, para que tomemos esas armas tan generosamente provistas y llevemos la misión a cabo, en el momento que oportunamente se nos indicará. Hagámonos mientras tanto de fusiles, dagas, misiles y cualquier otro artefacto que nos sirva para matar hebreos…, y preparémonos para la lucha. ¡Armémonos, como siempre decididos a todo, y, cuando llegue la orden, vayan a pelear y derrótenlos!
Se oye tras ello una estruendosa ovación, con vivas a Alá, a Hamás, a la Yihad, además de tiros al aire y otras yerbas, y, más fuerte aún, la proclama masiva partiendo de las gargantas miles de enmascarados, demandando la pronta y definitiva destrucción de Israel. Por supuesto que a nadie, en medio del bullicio, se le ocurre inquirirle al bravucón: ¿Y usted, que va a hacer entretanto?
Desde luego que se trataría de una pregunta por demás molesta, porque ¿qué podría contestar el hombre? ¿me voy a esconder?. Cosa que por otro lado ha hecho, sin que nadie sepa de su paradero. Y… la verdad es que decir la verdad no es el fuerte de estos bravíos luchadores palestinos. La gente que no los conoce, podría hasta llegar a sospechar que se trata de un acto de cobardía, y eso no resultaría nada bueno para la causa de ese inventado pueblo. Mientras que la gente propia, esa que sí los conoce pero que de cualquier modo tampoco los conoce tanto, se (la) mantiene “engrupida” (del diccionario: en Latinoamérica engrupida: Engañada, inducida a tener por cierto lo que no es) conque tal acto, el de esconderse, no es otra cosa que una muy bien elaborada estrategia de guerra.
Haniye de cualquier modo no es el único en comportarse de este modo; hace un tiempo escribí un artículo titulado “Eld in gaties” (Héroe en Calzoncillos en idish, escrito que les invito a releer y quien lo quiera se lo mando), referido a la bravuconada del terrorista palestino autor de la muerte de Rejavam Zeevi. En ese episodio el criminal, que a diferencia de Haniye no tenía forma de esconderse ya que por medio de un acuerdo entre Israel y la ANP debía permanecer detenido en la cárcel de Jericó, aunque en ese tiempo se había hecho fuerte el rumor, si no la certeza, que la ANP y sus flamantes co-gobernantes de Hamás lo iban a liberar, fue cercado debido a ello por fuerzas de Tzahal, en afán de impedirlo. Lo que sigue es parte de aquel artículo y lo repito con el objeto de comparar y al mismo tiempo comprobar que estos “ídolos con pies de barro” son iguales uno al otro, sin mayores matices o variantes:
“Entre las hazañas de Majmud Sadat, se cuenta el haber ordenado el asesinato de un Ministro israelí (Ghandi), motivo por el cual se encontraba detenido en la cárcel de Jericó, en base a un acuerdo hecho entre el Estado Hebreo y la ANP (Autoridad Nacional Palestina). Acuerdo que esta última, tras la asunción de la banda criminal Hamás a su conducción estaba a
punto de traicionar, liberando sin más trámites al malhechor de marras. Sin considerar siquiera que Israel hace rato que perdió el humor como para soportar semejantes cosas, no obstante lo cual, irresponsablemente, persistieran en su intento por ponerlo en libertad. E Israel entonces hizo lo que tenía que hacer, asaltar la cárcel y capturar al bandido, evitando así que se escape. Lo que no evaluaron los militares judíos, fue que el tal Majmud no se amedrentaría ante el asalto inicial de Tzahal y reaccionaría de un modo tan excepcionalmente valeroso; aunque si escucharon sus gritos desde el interior del establecimiento: - La única manera en que me sacaran de aquí, - los retaba el luchador- será muerto. Para horas después de estar asediándolo y al ver que se entregaba mansamente y sin chistar, vistiendo tan sólo un menesteroso slip, darse cuenta que habían sido objeto de una inocente broma, afín a su condición de encumbrado cabecilla terrorista. Y también comprobaron, ya que estaban, que el hombre no tenía entre sus planes el convertirse en “shahid” (mártir). Porque esa actitud no resultaba propia a un dirigente de tan alto nivel, sino que estaba reservada para los infelices e ignorantes muchachones que él recluta, comanda y adoctrina. Por tal motivo hicieron un cuadro de situación y dedujeron que el canalla, además y como buen integrista, resultaría ser también un iluminado y por tal tendría acceso directo a las esferas celestiales, desde las cuales le habrían comunicado que estaba agotado el stock de vírgenes y que no sabían para que fecha lo habrían de reponer. Entonces, seguramente pensaron los hombres de Tzahal, fue cuando el “perdonavidas” (de la suya por supuesto) se habría persuadido a sí mismo y, tratando de que no lo escuchase Alá, el misericordioso y compasivo, se habría dicho: ¿para que ir allá, si tanta falta hago acá?. Y con eso sólo, bastante convincente por cierto, dio por terminada la enervante cuestión y se entrego sin decir esta boca es mía.
Mi abuelo (zeide) llamaba a tales sujetos: "eld in gaties" (héroe en calzoncillos) y sabiduría no le faltaba para etiquetarlos de este modo. Porque tal dicho deriva de concienzudos estudios en los que interviene la sicología de los comportamientos (cosa que los viejos judíos por supuesto ignoraban citándola sólo por instinto) y cuya conclusión era que el hombre, cuando lo atrapan en calzoncillos, tiende a perder todo su equilibrio emocional y combativo. Porque el sentido del ridículo en semejante situación se torna a tal punto humillante, que prepondera en la actuación posterior de cualquier individuo, sea éste cobarde o valiente. Aunque mayormente se refiere al fanfarrón que amenaza con graves puniciones, y, cuando debe jugarse, se echa atrás para evitar represalias y/o castigos.”
Sadat, Haniye, pero… ¿no hay más?. Claro que los hay y aún peores. Por caso el que manda a Haniye, apellido con tantas vueltas este último pero que si se lo leyese tal como está escrito, a su patrón, ese que puso conveniente distancia entre él y sus odiados (víctimas) israelíes, se lo podría llamar: el Señor de los Haniye. Pues bien, este sujeto, mil veces más “valiente” que sus mandados, por ese mismo motivo se escondió en Damasco, para esquivar así a los asesinos sionistas “seleccionadores” de terroristas entre los que se cuenta él en primerísimo lugar, creyendo que así la distancia lo tornaba intocable. Menudo julepe debe haberse pegado entonces el pulcro, elegante y bien rasurado Jaled Mashaal, jefe máximo de la banda asesina Hamás, al enterarse que Imad Mughnieh, habitante de las sombras como él a través de muchos años, saltó hoy por los aires a grupas de una bomba y que quizá ello fue por obra y gracia de Israel, país que le venía siguiendo el rastro desde dos décadas atrás y, lo más alarmante, que esto ocurrió en la misma ciudad donde él está ahora escondido.
Y mientras nuestros queridos enemigos (bien visto, es una especie de suerte contar con cobardes como estos de jefes de nuestros oponentes, pese a que así y todo bastante daño nos han hecho) juegan a las escondidas, especulando que no los van a encontrar, sería bueno saber que piensa hacer nuestra Memshalá (gobierno) para acabar de una buena vez con sus tropelías y con las de sus fanáticos.
Personalmente y de forma muy humilde, disintiendo en esta oportunidad con el ideario del prominente y admirado por mí Amos Oz, aconsejo la invasión masiva de Tzahal a Gaza, para eliminar todo vestigio de armamento y logística de estas bandas asesinas. Sin ignorar por supuesto que el costo en vidas propias y ajenas será grande, pero aún así siempre menor al que se sufrirá si se les permite seguir tirando misiles con total impunidad. Tomemos para ello en cuenta que no son ni más ni menos que una peste (y muy orgullosos de serlo) y como tal extremadamente contagiosa, por lo que se impone atacar su raíz con todo nuestro arsenal y eliminarla por completo. Y si cualquiera de cualquier tendencia chilla, pues dejémoslo chillar, con el tiempo se le pasará y nosotros seguiremos estando aquí para comprobarlo. De cualquier modo, dicha acción tiene su urgencia por razones nada desdeñables y que nos deben obligar a ser sumamente desconfiados con el futuro. Tengamos si no en cuenta el protagonismo que está tomando un tal Barack Hussein Obama en el terciado por la primera magistratura de nuestro aliado principal en todo el mundo y tendremos la perspectiva cierta de que el horizonte se nos está poniendo demasiado oscuro. No por el color de la piel del candidato (Dios me libre y guarde de pensar alguna vez siquiera en cosas así), sino por su lejano pasado de pupilo en una madraza coránica, enseñanza que el susodicho difícilmente pueda olvidar mientras viva.
* * * * * * * *
Arte Huérfano: Arte saqueado del Holocausto en el Museo de Israel
En Exhibición desde Febrero 19 hasta Junio 3, 2008

El Museo de Israel, Jerusalén, presenta “Orphaned Art:Loted Art from the Holocaust in the Israel Museum” (Arte Huérfano: Arte saqueado del Holocausto en el Museo de Israel), una exhibición que explora el destino de obras de arte saqueadas durante la 2da. Guerra Mundial y que fueron subsecuentemente traídas a Israel. Escogidas entre 1200 trabajos mantenidos en custodia por el Museo de Israel, todas las cuales carecen de una clara historia de pertenencia, Arte Huérfano presenta más de cincuenta pinturas, dibujos, grabados y libros, junto con una selección de objetos ceremoniales Judíos, que incluye a artistas tales como Jan Both, Moritz Daniel Oppenheim, Marc Chagall, Egon Schielle y Alfred Sisley.
En exhibición desde Febrero 19 hasta Junio 3, 2008, y acompañando a “Arte Huérfano” se presentará “Looking for Owners: Custody, Research and Restitution of Art Stolen in France during World War II, (“En busca de propietarios: Custodia, Averiguación y Restitución de Arte Robado en Francia
durante la 2da. Guerra Mundial”), una exhibición concurrente en el Museo de Israel, la cual ha sido extraída de la colección de arte robado en Francia conocida como “Musées Nationaux Récupération” (MNR).
“Arte Huérfano, ofrece una importante oportunidad para explorar una dimensión de la historia del arte saqueado durante la 2da. Guerra Mundial, enfocando específicamente en aquellas obras cuyas historias desaparecieron completamente y que llegaron a Israel durante principios de 1950,” dijo James S. Snyder, el Anne and Jerome Fisher director del Museo de Israel. “Al presentar esta exhibición junto con “EnBusca de Propietarios”, esperamos esclarecer la extensa gama de los continuos esfuerzos para concluir la leyenda de arte y artefactos perdidos de la 2da. Guerra Mundial y de resaltar la compartida importancia de este proceso dentro de la comunidad internacional de museos.”
En 1948, obras de arte y Judaica que fueron identificados como haber sido saqueados de judíos o comunidades
judías pero sin herederos o no reclamados fueron liberados de sus centros de acopio en Alemania y entregados a la “Jewish Restitution Successor Organization” (JRSO). JRSO subsecuen- temente emprendió un sistemático programa para distribuir éstos objetos huérfanos entre museos, sinagogas y otras Organizaciones Judías en Israel y el mundo entero a través de la “Jewish Cultural Reconstruction” (JCR). Algunos de éstos objetos fueron depositados para su custodia en el “Bezalel National Museum”, predecedor de “El Israel Museum”, el que, después de su fundación en 1965, se convirtió en el custodio de algunas 250 pinturas, 250 obras en papel, y 700 objetos de Judaica, todos recibidos a través de las JRSO-JCR.
La mayoría de las obras de la JRSO que llegaron al Museo de Israel no tuvieron una historia previa de pertenencia o
información de catálogo básica, y muchas llegaron en una pobre condición, haciendo su conservación, restauración e investigación un emprendimiento mayor, el cual continúa hasta hoy. Mientras que éstas obras tienen un gran valor emocional y sentimental, muchas son de una importancia menor de arte histórico. Al mismo tiempo, objetos de calidad artística significante han sido expuestos regularmente en las galerías del Museo y exhibidos y publicados en todo el mundo. Ya desde comienzos de 1950, individuos se han presentado para reclamar obras de la la JRSO, con los más recientes reclamos respetados en 2006 y 2007.
El saqueo de Arte durante la 2da. Guerra Mundial
Previo al comienzo de la 2da. Guerra Mundial, Adolfo Hitler declaró su deseo de transformar su ciudad natal de Linz en Austria, en la capital artística del Tercer Reich, en la cual todos los tesoros artísticos de Europa serían exhibidos. Como un medio para éste fin, Hitler reclutó expertos líderes en arte para recopilar una secreta “Lista de Deseos” de obras de arte de los así llamados “Maestros Arianos” u obras que han dejado las colecciones alemanas después del año 1500, para ser “Repatriadas” a Alemania. El despojo de pertenencias públicas y privadas, especialmente de pertenencias Judías, comenzó en 1938 y llegó a su
punto culminante con la “Solución Final”. Las mayores colecciones de arte fueron sistemáticamente confiscadas a través de Europa, acompañadas por otras formas de saqueo, que incluyeron robos de obras por soldados y oficiales Nazis para entregar como regalos o para sus propias colecciones privadas, como así también ventas forzadas de inventarios de prominentes comerciantes en arte.
Al final de la guerra un asombroso volumen de obras de arte, libros, documentos de archivo, y otros artefactos culturales fueron descubiertos en lugares escondidos a través de toda Alemania y Austria- en
depósitos, minas de sal, castillos, almacenes de museos y aún en hogares privados- y la ardua tarea de localizar a sus justos propietarios y devolver los tesoros a sus dueños o sus legítimos herederos comenzó. “Orphaned Art” (Arte Huérfano) y “Looking for Owners” (En búsqueda de Propietarios) reflejan aspectos de éste continuo esfuerzo.
Publicaciones
Un completo detalle y catálogo ilustrado “
online” de todas las obras de JRSO en custodia en el Museo de Israel pueden ser encontrados en una sección especial de la página de la web del Museo de Israel (www.imj.org.il), titulada “World War II Provenance Research Online” . Conjuntamente con “Arte Huérfano” será publicado un catálogo ilustrado en Inglés y Hebreo. Programa de Organización y Reconocimientos
“Arte Huérfano” está organizado por el Museo de Israel y curado por Shlomit Steinberg, Hans Dichand Curador de Arte Europeo en el Museo de Israel.
La exhibición ha sido posible a través de la generosidad de Ingeborg y Ira Leon Rennert, New York, y los donantes del Fondo de Exhibiciones 2008 del Museo de Israel: Melva Bucksbaum y Raymond J. Learsy, Aspen, Colorado; Ruth y Leon Davidoff, Paris y Mexico City; Hanno D. Mott, New York; y la Fundación de la Familia Nash, New York
El Museo de Israel de Jerusalen
El Museo de Israel es la mayor institución cultural el Estado de Israel y está considerada como uno de los museos de arte y arqueología líderes del mundo. Fundado en 1965, el Museo alberga colecciones enciclopédicas que van desde la prehistoria hasta arte contemporáneo. Ellas incluyen la más extensa posesión en el mundo de objetos arqueológicos Biblicos y de Tierra Santa, entre ellos los Rollos del Mar Muerto. En apenas algo más de cuarenta años, el Museo ha construído una colección de comprenden una amplia gama de cerca de 500,000 objetos a través de un sin precedente legado de obsequios y apoyo de su círculo mundial de mecenas. Se ha establecido a sí mismo como una valiosa institución internacional y como un singular enriquecedor recurso cultural para Israel, el Medio Oriente y el mundo.
The Israel Museum

ARTICULOS SELECCIONADOS


¿Jerusalén bajo la soberanía de Dios?
Shlomo Avineri


El tema de Jerusalén es sin duda el hueso más duro de roer en un eventual acuerdo palestino-israelí. Las ideas que se arrojaron durante la Cumbre de Annápolis y en el inicio de las negociaciones entre Israel y la ANP incluyeron la propuesta de remover de la Ciudad Santa cualquier autoridad soberana, israelí o palestina, para dejarla bajo supervisión de representantes de las tres religiones monoteístas. La soberanía, como se ha dicho, quedaría "en las manos de Dios".
Nosotros podemos entender el dolor de cabeza de aquellos que buscan una solución para Jerusalén; sin embargo, esta sugerencia está lejos de proporcionar una respuesta al problema. La razón principal para dudar de la eficacia de la propuesta es el hecho de que el sistema internacional - por lo menos desde la Paz de Westfalia, en 1648 - se ha construido en el principio de la soberanía territorial. Este principio no sólo deposita la autoridad suprema sobre un territorio en las manos de una sola entidad - el estado gobernante - sino que también le da la responsabilidad del uso de la fuerza, con todas las consecuencias que ello implica. No es casual que ningún conflicto territorial o internacional se haya resuelto alguna vez dando la soberanía a entidades supra-nacionales o no clarificando la materia. Todas las veces que estos experimentos se han probado, han fallado. Ninguna región poblada del planeta carece de una autoridad soberana, y la cuestión de la soberanía define quién está autorizado al empleo de la fuerza legítimamente.
En primer lugar, nosotros debemos entender que la "soberanía de Dios" no puede llevarse a cabo: el Señor del universo puede ser el soberano de toda la creación, pero está lejos de él poder establecer cualquier ejército eficaz o fuerza policial capaz de dar fuerza a su autoridad en la tierra. En segundo lugar, ninguna de las tres religiones monoteístas tiene una sola autoridad legítima que pueda hablar en nombre de todos los creyentes. No hay ningún representante mundial del cristianismo, dado que el Vaticano sólo representa a los católicos. No puede asumirse que las varias iglesias ortodoxas o protestantes estarían de acuerdo en aceptar que el Vaticano representara la totalidad de la cristiandad, o lo que sucedería si pudieran unirse. Cualquiera que quiera ver cómo "los cristianos" manejan algo de manera conjunta debe venir a ver la Iglesia del Santo Sepulcro. Sólo la policía (actualmente la israelí, anteriormente la jordana, británica u otomana) ha prevenido que generaciones de católicos, ortodoxos, coptos y etíopes se enfrentaran a los golpes.
Lo mismo se aplica al Islam. En un momento en que los chíitas y sunitas se están asesinando entre sí en Irak, y los sunitas están haciendo explotar las más sagradas mezquitas de la mayoría chiíta en Karbalah y Samarah, y viceversa, es difícil imaginar una sola autoridad islámica que podría tomar semejante responsabilidad.
Con el judaísmo ocurre lo mismo: no hay ninguna entidad internacional aceptada por todas las facciones. Está claro que el Rabinato Principal es una entidad israelí que no puede representar a todos los judíos. Es más: los grupos religiosos radicales - musulmanes y judíos - son el principal obstáculo para la paz. Poner el lugar más sensible de la religión en sus manos invita el desastre.
Cualquier solución al problema de Jerusalén debe ofrecer una respuesta inequívoca a las docenas de preguntas prácticas, como quién les impedirá a los extremistas judíos atacar el Monte del Templo - o la Explanada de las Mezquitas, en el léxico árabe - o quién dispersará a los musulmanes que intenten apedrear a los judíos que oran en el Muro de los Lamentos. Se necesita una solución creativa para los lugares santos de Jerusalén, pero ella debe contemplar que el control quede en las manos de alguien capaz de mantener los acuerdos.
Hay todo tipo de posibilidades para un control conjunto palestino-israelí - quizás con jordanos o elementos sauditas. Sin embargo, poner el tema en las manos de entidades religiosas no es una parte de la solución, sino la manera de agravar el problema.
Fuente: Universidad Hebrea de Jerusalem
* * * * * * * *

Frankestein P.M.
Mario Linovesky


El Frankenstein que origina el título de esta nota no es exactamente aquel estudiante de lo esotérico fruto de la imaginación de la escritora Mary W.Shelley, un personaje que a fuerza de mala costura e inyección de fluidos llegó a armar con partes de cadáveres una criatura sub-humana, la que paulatinamente fue adquiriendo conciencia y escapó al control de su autor para finalmente terminar exterminando a los seres más queridos por éste.
No se trata del mismo estudiante porque "éste" Frankestein, que no es producto de la ficción sino de carne y hueso, similitudes más, similitudes menos, ha creado - y superado holgadamente con su creación a la del primero -, gracias a su inoperancia o escaso tino político miles de sub-humanos muchísimo peores que el del científico del cuento, quienes con su obrar, hoy más que nunca, amenazan la supervivencia de todo un pueblo. De nuestro pueblo.
El titular periodístico es de suyo elocuente y alarmador: "Soldados de la Brigada Golani dicen que en Gaza hallaron un verdadero ejército" (www.elreloj.com el 18.10.07)
Claro que este introito de personajes y situaciones nos llevará a confusión, mientras no sepamos cabalmente quién es quién dentro de tanto barullo. Pongámosles entonces nombre a las piezas de este intrincado puzzle. El Frankenstein P.M. que mencioné, fabricante de monstruos, no es otro que Ehud Olmert, P.M. o Primer Ministro del Estado de Israel - por supuesto que acompañado en su destructiva e irresponsable tarea en lo que hace a la defensa de nuestra nación, por un montón de individuos tan incapaces como él -, los sub-humanos producto de sus desastrosas políticas los fundamentalistas islámicos que hoy, asistidos con dinero y armamentos por Siria e Irán se han convertido en ese "verdadero ejército" en tamaño y pertrechos, no porque sea una fuerza uniformada y estructurada a la que se pueda enfrentar con métodos bélicos convencionales -que denunciaron haber encontrado los soldados de Tzáhal y Gaza el territorio que nuestro Estado abandonó unilateralmente en muestra de buena voluntad e inclinación por la paz definitiva con sus vecinos; una iniciativa que nació del entonces premier, Ariel Sharón, pero que se consuma bajo el gobierno de su sucesor Frankenstein Olmert.
Ahora bien, quien se involucra públicamente a favor de un determinado proyecto, si sigue convencido que éste era correcto y viable, debe mantener esa, su convicción, por más enemigos que se le vengan encima y por más que el tal proyecto haya fracasado. Por lo tanto y como entonces estuve convencido de las bonanzas de esa retirada, sigo sosteniendo que la misma fue una jugada política muy bien concebida - en pos de coronar a futuro objetivos más importantes que el de conformar las apetencias de una ínfima minoría - y que aún hoy lo sigue siendo. Sin embargo la misma salió mal y de eso pueden dar fe los habitantes de Sderot y otras localidades del Neguev. Por lo que deberemos dilucidar cuales fueron los motivos.
Antes todavía de que Israel entregase aquel territorio para que los "palestinos", previo comprometerse a convivir en paz pero ya en poder del sitio pudiesen empezar a delinear allí su propio país, escribí en un artículo este último párrafo: "Porque a partir de la evacuación, el primer misil que caiga o cualquier otro tipo de ataque que se produzca - proveniente de la franja de Gaza sobre nuestro territorio - será considerado un flagrante acto de agresión por parte de un “país” vecino, al que se responderá, por cuanto se tratará de una acción de guerra, con una invasión masiva, hasta destruir la estructura bélica del atacante".
Y luego de la mentada retirada hebrea y de que Hamás tomara el poder en el territorio abandonado - en un escrito que titulé: " Tambores de guerra" -, puse estos otros parágrafos: "Entretanto Israel, el comprometido más inmediato para ponerle el pecho a la hecatombe, deberá seguir actuando, ahora con más firmeza que nunca, menos lástima por las "víctimas colaterales" (como hoy llaman a los inocentes que mueren por encontrarse en el sitio inapropiado de alguna batalla inevitable) y sin hacer caso tampoco a los ladridos que en estos casos suelen provenir de los "petrolíferamente" humillados Oriente y Occidente".
"Se acabó esa payasada montada por el mundo árabe de responsabilizar al Estado Judío de lo que fuere. Y quien quiera seguir prestando oídos a esa fatigante cantinela, pues que lo haga y se atenga a "consecuencias letales" en su contra, en un futuro más próximo de lo que aparenta ser. Porque el acceso al poder resolutivo de una banda terrorista en lo que debió haber sido un Estado Palestino, por cuya concreción ahora deberán esperar quienes los votaron vaya a saber cuanto tiempo más, esfuma los compromisos que Israel tenía con los farsantes asiáticos y europeos que presumen de democráticos, mientras apoyan con declaraciones y dinero a las más abyectas dictaduras y teocracias".
"De ahora en más, además, se acabó esa escenificación palestina, donde los terroristas hacían atentados y la Autoridad Nacional Palestina respondía a los reclamos de la víctima con un tenue tirón de orejas a sus responsables. Es decir: se terminó por fin la hipocresía. Desde hoy cualquier ataque que se produzca contra ciudadanos israelíes será con la aquiescencia y responsabilidad de quienes gobiernan la "por el momento" malograda Palestina y serán ellos los que deberán cargar con las consecuencias de sus actos. En definitiva, es obra de los propios palestinos que otra vez estén sonando los "tambores de guerra" en el Medio Oriente y esto, le disguste a quien le disguste, no es ningún juego, razón por la cual tronará el escarmiento de la parte atacada. Terminándose así esa travesura árabe-palestina de hacerse las víctimas - con los beneficios que eso les traía -, dado que al fin y al cabo tuvieron su oportunidad y "ellos" solitos eligieron tal destino".
A esta altura, no es necesario que aclare que las cosas no se dieron tal como lo predije en mis notas y la realidad habla por sí sola. Los palestinos (con su ¿gobierno? de Hamás) más fuertes y envalentonados que nunca, Hesbollah convertido en potencia en el norte, una guerra en Líbano que no se perdió pero que por atender las demandas interesadas de Occidente u Oriente tampoco se ganó, amenazas de extinción que llegan desde todos los ángulos y una ciudadanía inmersa en la más total incertidumbre, es lo que en la actualidad queda del hasta ayer nomás imbatible Israel.
Algo que es preciso revertir urgentemente, si es que queremos detener la constante agresión árabe y la extinción prometida. Siendo que a todo esto se llegó por culpa de un minúsculo coágulo, que el canallesco destino introdujo en las arterias del propiciador del mejor plan de paz elaborado hasta el presente y que una vez alojado en su cerebro, lo postró definitivamente. Porque pasado muy poco tiempo - aunque muchos, muchísimos estuvimos convencidos de lo contrario - nos dimos cuenta de la inexistencia de un recambio eficaz para acometer empresa tan grande, aunque, dejándonos llevar por un ficticio optimismo, creímos que poniendo a Frankestein P.M. al frente del Estado, éste podría llevarla a cabo.
No pudo, no supo y, menos todavía, le dio el coraje para enfrentar la agresión. Mientras que, ésto lo sabemos bien nosotros y los árabes mejor, Sharón - con el que en el pasado y hasta que se desempeñó en su nuevo rol de auténtico estadista, jamás había coincidido en nada - de modo alguno hubiese permitido que cayera, impunemente y sin que sus autores se preocupasen por una represalia que implicaría su definitiva destrucción como fuerza terrorista, más de "un" primer Kassam en nuestro sur.
En su lugar, dejándonos llevar por la proclama de nuestros "hermanos menores" en la fe, al recibir una artera bofetada en una mejilla pusimos la otra, en la cual nos propinaron un segundo golpe, más doloroso que el anterior. No obstante y en vez de darles el condigno escarmiento, a efectos que no se enoje la crítica y como más mejillas no nos quedaban, nos dimos vuelta para no pelear y fue entonces que recibimos un soberbio puntapié en el trasero - la matanza de soldados y el secuestro de tres de ellos, quienes al día de hoy, si es que viven, permanecen todavía en cautiverio. ¡Como para no enojarse y reaccionar como se hizo!
No quiero la guerra, por el contrario, amo apasionadamente la paz, tal como la inmensa mayoría del pueblo judío. Pero así no podemos seguir, por lo que habrá que obrar, como siempre en legítima defensa. Actuar y luego explicar, no como hasta ahora que dejamos que nos bombardeen ininterrumpidamente - con Kassam Y Katiushas -, mientras que nosotros con una timidez asombrosa les cortamos la luz por un ratito en castigo y quedamos a la espera de la inevitable europea-asiática reprimenda.
Y no tomar como impedimento para castigarlos que nuestros atacantes, cobardes por antonomasia, se escuden tras la población civil, a sabiendas (ellos) que la Torá nos impone como regla no lastimar nunca a los inocentes. Cuando de vida y muerte se trata, es preciso plantearse el ellos o nosotros, teniendo en cuenta que mientras para nosotros representa vergüenza tocar a un solo civil, ellos centran sus matanzas casi exclusivamente sobre nuestros civiles.
Por tales motivos Tzahal deberá entrar en territorio enemigo a sangre y fuego, a fin de detener definitivamente los ataques que de allí provienen, destruyendo su armamento, combatientes y logística. Porque será recién entonces y no antes, mientras ellos se estén reponiendo de la colosal paliza recibida, cuando podremos sentarnos a una mesa de diálogo y firmar definitivamente la tan ansiada paz. Y que Dios me perdone, pero a esta altura de los acontecimientos, no vislumbro otra salida.
Mario Linovesky
Cómo transferir Gaza a Egipto
Dado que los habitantes de Gaza han demostrado ser incapaces de autogobierno responsable y que El Cairo viene permitiendo de manera tácita el contrabando de armamento desde el 2000, es necesario responsabilizar a Mubarak de la Franja de Gaza.
por Daniel Pipes


"Escúcheme con atención", decía muy serio el Presidente de Egipto, Hosni Mubarak, a su entrevistador el 30 de enero. "Gaza no forma parte de Egipto, ni lo formará nunca... oigo hablar de una propuesta de convertir la Franja en una prolongación de la península del Sinaí, de trasladar la responsabilidad de ella a Egipto" pero Mubarak desechaba esto como "nada más que un sueño".
Nada más lejos que un sueño. Es una realidad que aflora desde el 23 de enero, cuando operativos de Hamas abrieron grandes segmentos en la barrera que separa Gaza de Egipto. Ese inesperado paso hizo consciente al mundo de que el embargo egipcio no evita que los habitantes de Gaza abandonen su territorio o comercien con el mundo exterior en menor medida que el embargo israelí.
Dado que los habitantes de Gaza han demostrado ser incapaces de autogobierno responsable y que El Cairo viene permitiendo de manera tácita el contrabando de armamento desde el 2000, es necesario responsabilizar a Mubarak de la Franja de Gaza. Como argumentaba en mi columna la semana pasada, "Washington y las demás capitales deben declarar un fracaso el experimento de autogobierno de Gaza y presionar a Hosni Mubarak en Egipto para que colabore".
Hamas está de acuerdo en parte: un líder, Ismail Haniyeh, espera que Gaza pueda "avanzar hacia la desconexión económica de la ocupación israelí", al tiempo que otro, Ahmed Youssef, quiere la frontera Gaza-Egipto abierta al comercio y que Egipto sirva de "puerta" de Gaza al mundo exterior. Mientras Hamas promete que el nuevo cierre de la barrera por parte de Egipto el 3 de febrero no va a cambiar las cosas, la Hermandad Musulmana de Egipto, aliado de Hamas, exige que la frontera de Gaza permanezca abierta. ¿Podrá Mubarak ignorar estas demandas, populares entre los egipcios? En la práctica, Gaza ha comenzado ya a imponerse a un Egipto reticente.
Algunos israelíes quieren ayudarle. El Ministro de Defensa de Israel en funciones, Matan Vilnai, por ejemplo, sostiene que El Cairo debe hacerse cargo económicamente. "Cuando Gaza está abierta al otro lado, nosotros perdemos la responsabilidad de ello. Así que queremos desvincularnos. Queremos dejar de suministrarles electricidad, dejar de proporcionarles agua y medicinas". Habiendo dictaminando el supremo israelí el 30 de enero que el gobierno puede reducir el abastecimiento de combustible y electricidad a Gaza, ello hace factible el corte de suministro.
¿Cómo realizar la transferencia de Gaza? Robert Satloff, del Washington Institute for Near East Policy, me sugiere que Jerusalén anuncie tres pasos: "una fecha concreta para la suspensión del abastecimiento de agua, electricidad y acceso comercial por parte de Israel, libre entrada a los
servicios de reemplazo a través de Egipto, y una invitación al apoyo internacional para unir Gaza a la red egipcia". Giora Eiland, ex consejero israelí de seguridad nacional, también separaría Gaza de su vínculo comercial con Israel y Cisjordania.
Estas iniciativas israelíes forzarían a los egipcios a aceptar. Cierto, los egipcios, con la ayuda de Fatah e incluso de Hamas, intentarán resucitar la frontera y devolver el peso a Israel. Pero en último término, la solidaridad árabe exige que "los hermanos egipcios" ocupen el vacío dejado por el enemigo israelí. Una vez que Jerusalén suspenda el suministro, El Cairo no tiene otra opción que suplirlo. La dependencia económica implicaría aún más entonces a Egipto, lo cual trae consecuencias adicionales:
• Resucita la antigua
idea de resolver el conflicto árabe-israelí a través de una partición a tres bandas mediante Egipto, Israel y Jordania.
• Permite que Hamas conecte con su organización nodriza, la Hermandad Musulmana. En la práctica, las fuerzas egipcias de seguridad ya han detenido al menos a 12 miembros armados de Hamas en Egipto y otros habitantes de Gaza con cinturones explosivos suicida. Controlar la violencia islamista que sale de Gaza se convertirá en la prioridad egipcia -- pero Mubarak se ha venido enfrentando con los islamistas a lo largo de su presidencia de 27 años de duración y podrá tratar este nuevo desafío de maneras que Israel no puede.
• Limita la libertad de Hamas y la Jihad Islámica de atacar a Israel. Sí, los egipcios quieren misiles cayendo sobre Sderot, pero El Cairo sabe que su continuación invita a represalias israelíes y probablemente a una guerra a gran escala.
Evitar que los habitantes de Gaza den problemas en Egipto o ataquen a Israel exige un control firme de su territorio. Esto significa presumiblemente aliviar las rigurosas restricciones al despliegue de fuerzas egipcias cerca de la frontera con Israel en el Anexo 1 del tratado de paz egipcio-israelí de 1979. Afortunadamente, las fuerzas de seguridad egipcias en Gaza solamente necesitan estar dotadas de armamento ligero y la Fuerza Multinacional y los Observadores en la península del Sinaí podrían añadir este deber de monitorización a sus tareas.
En resumen, Gaza puede ser confiada a Egipto con confianza en que los egipcios tendrán que aceptarla y tendrán que impedir que los habitantes de Gaza ataquen a Israel. Iniciar este "proceso de paz", no obstante, exigirá una imaginación y una energía infrecuentes por parte de Israel y los estados occidentales.

ARTICULOS RECIBIDOS

El niño que huyó de Polonia
Por Pilar Rahola


Warum?", se preguntó el venerable rabino, asiendo el brazo del joven SS, que iba a matar a un niño. El chico hacía contrabando, en el gueto de Varsovia, y el soldado lo había descubierto. Años más tarde, el padre de Marek Halter explicó esta anécdota a Primo Levi, quien la narró en su extraordinario libro "Si esto es un hombre". La respuesta que el soldado dió al rabino, marca a fuego la memoria de Europa, y define la esencia de la maldad: "Hier ist kein warum" (aquí no hay ningún porqué). Es decir, el mal no necesita respuestas, pero, sobre todo, no necesita ninguna pregunta. No había un porqué, y huérfanos del porqué, mataron a millones de personas. Si Hannah Arendt descubrió, en el proceso contra Eichmann, que el mal era banal, años antes un rabino había descubierto que ni tan sólo tenía un motivo. Y la ausencia de motivo era la raíz más profunda del horror.

Esta semana se han celebrado múltiples actos en recuerdo de las víctimas del holocausto. Después de décadas de olvido, la ONU instauró un día para el recuerdo, el 27 de enero, y desde entonces se rinde tributo a los dos tercios de la población judía europea, desaparecidos en la shoah. Familias completas, niños, adultos y ancianos, pueblos enteros con sus historias de siglos, sus médicos, sus maestros de escuela, sus panaderos, sus músicos, todos convertidos en humo. La historia de la humanidad está llena de genocidios, y, como dice la Torá, el mal (llamado allí Amelek), cambia de cara, pero el holocausto es el primer intento industrial de exterminio masivo, y casi consigue llegar a su objetivo.

Siete mil personas, ligeros como espectros, quedaban en Auschwitz cuando "hicieron su aparición cuatro jóvenes soldados soviéticos a caballo", relata Levi. Y sigue Marek: "Se sorprendieron visiblemente al descubrir, en una bruma de nieve, esa inmensidad blanca, dominada por chimeneas negras y rodeada de alambradas, tras las que unos esqueletos humanos se movían en medio de un silencio ensordecedor"… Restos del naufragio del holocausto, los pocos sobrevivientes fueron la voz de la memoria. Esa memoria, estos días, ha tenido su expresión en múltiples actos, y en Barcelona, de la mano del escritor Marek Halter, hemos conocido a un niño que pudo huir del gueto de Varsovia con su padre, dejando atrás el recuerdo de toda su familia asesinada. Fundador de SOS Racismo en Francia y luchador por la paz en Oriente Medio, Marek es, en carne propia, la expresión de la palabra hebrea "nabí", traducida históricamente como profeta. Nos decía, en el acto del Instituto Francés que tuve el honor de presentar: "Nabí significaría el que grita palabras", es decir, aquel que usa el verbo para conseguir el bien. Y desde ese verbo luchado, este judío polaco nacionalizado francés nos recordó que "cada niño que nace, ya estuvo en la ladera del monte Sinaí", y por tanto se compromete con las Tablas de la Ley.

Gritar palabras, ese es el combate en los tiempos de las espadas...

Este artículo sólo tenía vocación de tímido homenaje a las víctimas del holocausto, convencida de la culpa que todo europeo tiene en el horror que desembocó en Auschwitz.
Pero el BNG me obliga a un pesado y antipático añadido. Fruto de la empanada mental que determinados grupos de extrema izquierda padecen, este partido impidió que el Parlamento Gallego aprobara una declaración institucional de condena del nazismo y en memoria de las víctimas. En coherencia con otros actos de corte antisemita - como la persecución a un militante, Pedro Gómez Valadés, porque había fundado una Asociación cultural de amistad con Israel-, el BNG consiguió lo imposible: alinearse con la extrema derecha. Será que los extremos se tocan. Y será que, en nombre de una pretendida solidaridad con los palestinos, hay partidos de izquierdas que desprecian el horror nazi, que no sienten ninguna piedad por las víctimas judías y que son los culpables de la banalización actual del holocausto. Más allá de las simpatías de cada cual con los protagonistas de un sangrante conflicto que dura décadas, el conflicto de Oriente Medio, los millones de europeos asesinados son víctimas puras, y su desprecio es una vergüenza lacerante. En fin. Un motivo más para creer que determinada izquierda llega a tal nivel de dogmatismo que acaba siendo cómplice de los sectores más reaccionarios de la historia. Lo dijo un diputado del BNG:
"Nuestros amigos son Irán, Libia y Venezuela".
Todo queda dicho.
* * * * * * * *

A QUIEN LE IMPORTA?

Anteayer dispararon desde Gaza 37 cohetes y a nadie en el Planeta le importa.
Desde el 2005, cuando Israel se retiró del 100 % del territorio ocupado en Gaza ya dispararon más que 4.400 (cuatro mil cuatrocientos) cohetes y morteros.
Los cohetes se disparan al tumtum, contra civiles y cuando explotan producen un pozo de medio metro.
Israel no puede responder y pagarles con la misma moneda, -disparando a civiles-, por varias razones:
- No existe Oficial que firme la orden de disparar contra civiles. Acá han ido a la cárcel por mucho menos que eso.
- No existe soldado que acepte una orden de disparar contra civiles. Porque si.
- La Prensa local no perdona una.
- El Planeta entero que observa con tanta benevolencia a los Palestinos.
El Planeta acepta estoicamente que los Palestinos disparen indiscriminadamente contra civiles Israelíes miles de cohetes, pero no aceptará un sólo disparo intencionado contra los Palestinos civiles de Gaza.
Que Palestinos mueren por Israel…mueren... Israel los busca con lupa y trata de liquidarlos apenas disparan.
Para hacer frente a eso los Palestinos construyeron últimamente estructuras de cemento al ras del suelo, donde depositan una decena de cohetes y los disparan a distancia, por cable. Por el momento eluden de ese modo que los localicen y los persigan apenas disparan sus cohetes.
Uno de los 37 cohetes impactó a un chico en la calle y le amputó la pierna. El chico tiene 8 años.
Ayer Israel comenzó otra forma de protesta contra los cohetes y es cortar el suministro de electricidad sin que la CNN y el resto del Planeta ponga el grito en el cielo: en vez de cortar el 25% del suministro ….van a reducir 1% de la electricidad por cada semana de cohetes.
En medio año cortaran el 25%. En 12 meses el 50%.
4.400 cohetes disparados al tumtum contra civiles son muchos cohetes.
Para quien no capta de cuantos cohetes se trata, que se imagine que pasaría en el Planeta si Israel disparara 10 cohetes indiscriminadamente contra civiles, cómo reaccionarían los que siempre reaccionan automáticamente para cobijar a los Palestinos… y que multiplique eso por 440. La TV y la UN y el mundo progresista y Cuba e Irán y Venezuela y España no pararían de putear….
Ese mundo progresista y Cuba e Irán y Venezuela y España no paran cobijarlos sin permitirse la menor autocritica… De facto ellos son los culpables de esos disparos impunes y del sufrimiento que van a tener los propios Palestinos. Eso es irremediable.
4.400 cohetes son realmente muchos cohetes en 40 meses, pero están acostumbrados a hacerlo ya desde el 2000…
Lo más triste es que eso se va a frenar, -como yo lo vengo diciendo hace mucho tiempo-, el día que un cohete de esos caiga en el medio de un kindergarten y mate-mutile a 10 criaturas en la ciudad de Sderot o en unos de los kibutzim vecinos, -en su mayoría sudamericanos-. El Planeta hará la vista gorda por unos días, Israel regresará violentamente a Gaza, habrá mucha violencia, morirá mucha gente… les cortaran el 100 % de la electricidad, mucha gente sufrirá realmente. Esta vez usaran velas realmente, no solamente para las películas de la CNN.
Solo faltan esos 10 criaturas Israelíes, sus padres y sus abuelos. 10 familias y listo….
Los Palestinos del Hamas en Gaza declararon que tienen la frontera abierta con Egipto. Y lo festejan por la TV.
Pero Egipto cerró herméticamente la frontera con Gaza y ubicó a la mitad de los soldados egipcios del Sinai en la frontera con Gaza para asegurar que ningún Palestino pase a Egipto. Ni turismo, ni shopping, ni comercio.
Lo último que los Egipcios quieren es permitirles a los Palestinos extender el conflicto a los 200 km de frontera Egipcia con Israel. Hoy día apenas cuentan con 850 soldados para cubrir esos 250 km y la mitad fueron a parar a los 12 km entre Egipto y Gaza. Tampoco están interesados en cooperación fundamentalista alguna entre el Hamas y los Hermanos Musulmanes.

LA ACTUALIDAD

Un niño de sesenta años

Al igual que el nacimiento del
hombre, que fue precedido por un número de factores que se mostraron factibles, conjugándose con un sin par de momentos especiales, que les permitieron ocurrir, para darse la posibilidad y poder emergir de la nada, y conver­tirse en un todo, así, de igual forma, se creo y nació, hace ya, mejor dicho hace nada mas, que 60 años, este ansiado niño, que se llamó, ISRAEL.
Un niño, que nació en las calles, no se sabe quien fue, con exactitud, el padre; la ma­dre, que como siempre hay una sola, en este caso fueron varias, una de ellas: la esperanza, otra: el ansia, y no olvidar aquella otra: el anhelo de libertad, como también fue madre: los rezos de millones y millones desparramados por todo este planeta, que tenían una sola meta, un solo destino, un solo deseo.
Y ya pasaron, nada más que 60 años. El niño, fue amamantado en el país de la leche y de la miel. Ese país que no existía, ese país que fue creciendo, como niño que era; pero como un niño sin juguetes, sin chupete; un niño que tuvo una infan­cia nada agradable, de malos recuerdos; una infancia difícil, dura, que en muchos mo­mentos, tuvo a
punto de dejar de existir a causa de los golpes recibidos en su crian­za. Golpes directos, certeros, que hicieron tambalear, más de una vez, sus tiernas y débiles piernas.
Pero esa severa infancia, lo endureció, lo fortificó, lo llenó de fuerza y coraje, ayu­dándolo a afrontar todo lo que el destino le colocó delante.
Y el niño llegó a la adolescencia. Los problemas existenciales se multiplicaron por doquier; el ¿Quién soy?, el ¿De dónde vengo, a dónde voy?, el ¿Que quiero? y el ¿ Adónde quiero llegar? ¿Puedo? ¿ Estoy solo? ¿Quienes son mis
amigos y quienes mis enemigos? ... Las pre­guntas continuaron apareciendo.
La juventud se abrió al igual que una flor; pero como la rosa, protegida por espinas. De un tinte de color que enceguecía, de un aroma que embriagaba, de un tallo que era cada vez más alto y esbelto. La mente del joven, llenose de pensamientos nuevos, distintos a ésta zona, en donde nació y creció. Dichos pensamientos e ideas fueron influenciados por un sin fin de voluntarios que vi­nieron a ayudarlo, de todos los rincones del mundo, en su crecimiento, para convertirse en hombre. Cada uno aportó su gra­no de arena, y todos juntos levantaron una inmensa montaña.
Ya hombre, empezaron a producirse, a su alrededor, movimientos, que nuevamente perturbaron su desenvolvimiento. Y, mientras con una mano, se protegía de los vientos, que soplaban, como siempre, para derrumbarlo, con la otra construía, ampliaba, sembraba, plantaba y se esforzaba para continuar en el camino empezado.
Y ya pasaron, nada más que 60 años.
Miramos para atrás y vemos el largo camino recorrido. Miramos para adelante, y ve­mos el largo camino por recorrer.
La niñez fue difícil. La pubertad complicada. La juventud llena de vivencias inolvida­bles y no siempre gratas. Estamos en la mayoría de edad. Nuestros hijos ya son hombres, Ya empezamos a jugar con nuestros nietos.
Pero, los problemas no se acaban. Solucionamos unos, y aparecen otros tantos.
Debemos estar unidos, en ello radica nuestra fuerza, y así continuaremos adelante. Levantamos una familia, y a ella nos debemos.
Beto Brom
* * * * * * * *

El entierro de los conversos en cementerios judíos: la historia de un tema que provoca discrepancias
La Tablada todavía no habilitado para realizar entierros, que cumpliera con ciertas condiciones de separación del resto de las parcelas.Luego de arduas gestiones, se logró el acuerdo de todos los factores internos y en breve comenzaran las obras para implementarlo.


La decisión tomada en la víspera por la AMIA llevó años de discusiones. Sin embargo, las posturas encontradas sobre la situación amenazan con continuar.
Luego de varios años de tratativas, comienza a tener solución uno de los temas más controvertidos que afecta a la comunidad judía de la Argentina: el entierro de las personas que en vida fueron convertidas al judaísmo por los rabinos liberales (conservadores y reformistas).Luis Grynwald, tras arduas gestiones, logró que los factores políticos internos de la comunidad -cuyos hombres integran la actual Comisión Directiva de la AMIA- acordaran una procedimiento para que esos fallecidos puedan ser enterrados en uno de los cementerios de la institución.La AMIA como Kehila (comunidad) que agrupa a los judíos de origen ashkenazí (originarios en Europa Oriental) asumió que en los efectos rituales que serían regidos por la Halajá, la ley judía.En un momento dado de sus 113 años de vida las autoridades de la AMIA decidieron instituir un Gran Rabinato, que siempre fue ocupado por un rabino perteneciente a las corrientes popularmente denominadas ortodoxas identificadas con e l sionismo y el Estado de Israel.Por otra parte desde la pasada década del '30 por una disposición conjunta de los líderes rabínicos que vivían en Argentina, los Grandes Rabinos Sutton Daba (sefaradí) y Goldman (ashkenazí) se prohibió la realización de conversiones en la cuenca del Río de la Plata, que al ser convalidada por las principales autoridades rabínicas mundiales continúa vigente.A partir de la integración a la comunidad judía de la Argentina de importantes contingentes de judíos de habla alemana, a partir de las leyes de Nüremberg primero y de la Kristall Nach después, llegaron al país rabinos liberales que no reconocieron esa prohibición, a lo que se le sumó la existencia de ciertos rabinos ortodoxos que hicieron lo mismo. Pero hasta principios de la década del '60, la cantidad de conversiones al judaísmo no eran significativas, lo que se modificó a partir del establecimiento en Buenos Aires del Seminario Rabínico Latinoamericano, de orientación conservadora estadounidense. Esta entidad educativa instituyó cursos especiales obligatorios para quienes se deseaban convertir al judaísmo.Por su parte, la ortodoxia consideró que si algún no judío deseaba convertirse a la Ley de Moisés debía hacerlo fuera de Buenos Aires, cumpliendo todos los requisitos legales que establece el Shuljan Aruj, el código legal que reúne las leyes que rigen la vida diaria de los judíos. Debido a esta postura, la ortodoxia, y por lo tanto el Gran Rabinato de la AMIA, no aceptan las conversiones al judaísmo efectuadas por los rabinos liberales, que de acuerdo al rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, rabino Abraham Skorka, promedian en los últimos años cien casos.En la práctica lo que ocurre es que al fallecer esos conversos realizados no son enterrados en los cementerios propiedad de la AMIA.Con el paso de los años, esta situación se convirtió en un problema comunitario real, pues cada año que pasa, por una lógica demográfica, son más los casos de decesos de personas convertidas por los rabinos liberales cuyos deudos desean enterrarlos en un cementerio de la AMIA y no pueden hacerlo.La postura de la ortodoxia se basa en un aspecto legal, que establece la Halajá, que quien se convierte no puede hacerlo por interés, y por lo tanto consideran que hacerlo para contraer enlace es un interés específico, por ejemplo dejar conforme a la familia realizando una ceremonia religiosa de casamiento.Por su parte los rabinos liberales consideran que ante la posibilidad de un casamiento entre un judío y un no judío, la posibilidad de la conversión permite que el judío se mantenga unido a la comunidad al igual que sus cónyuges y sus hijos. Si bien existen casos en que la conversión es algo formal que no influye para nada en la vida del converso, no son pocos los matrimonios así constituidos que le realizan el Brit Milá (circuncisión) a sus hijos varones; sus hijos estudian en una escuela judía, les efectúan el Bar y Bat Mitzva, son socio de instituciones sociodeportivas y miembros activos de sinagogas liberales, es decir que se han integrado a la vida comunitaria judía y que por lo tanto aspiran a cumplir con el mandamiento de Kever Israel, el entierro en un cementerio judío.Ante esta realidad, hace aproximadamente cinco años, Abraham Kaul, desde la presidencia de la AMIA, decidió consultar al Gran Rabinato de Israel con la finalidad de encontrar una solución al problema. En ese momento se le contestó que todos los factores internos que participaban en la conducción de la AMIA, aceptaran el dictamen que ellos realizaron. Esa unanimidad no fue lograda y el proyecto quedo en suspenso.Al asumir, Grynwald decidió reflotar el proyecto, encomendando al Gran Rabino de la Institución establecer contacto nuevamente con los Grandes Rabinos de Israel al efecto. Estos, sin modificar la postura de no reconocer las conversiones al judaísmo efectuadas por los rabinos liberales, consideraron que era posible encontrar una solución al problema. La misma planteaba que la conducción de la AMIA estableciera un sector del terreno que ocupa el cementerio de La Tablada todavía no habilitado para realizar entierros, que cumpliera con ciertas condiciones de separación del resto de las parcelas.Luego de arduas gestiones, se logró el acuerdo de todos los factores internos y en breve comenzaran las obras para implementarlo.Como en todo tema controvertido, y este lo es sin lugar a dudas, las soluciones implican, por un lado, que los diversos sectores deben resignar algo y, por otro, que ninguno quede conforme.