PARA DISFRUTAR

EN ESTE SITIO INGRESAS A VISTAS AEREAS DE LOS PRINCIPALES SITIOS DE INTERES DE ISRAEL.
http://www.aboutisrael.co.il/heb/freepage.php?id=997

EL TENOR RUSO EFIM ALEKSANDROV CANTA UN POTPURRI DE VIEJAS Y TRADICIONALES CANCIONES EN IDISH ACOMPAÑADO DE UN CORO Y UN RIKUD. SI TE GUSTA EN EL MARGEN IZQUIERDO DE LA PAGINA DE YOUTUBE HAY MUCHAS MAS CANCIONES DE ESTE JAZAN.
http://www.youtube.com/watch?v=HnY1Qm_JR1Y

PODES INGRESAR AL PRIMER CANAL TELEVISIVO EN ESPAÑOL EN LA RED Y HALLARAS NOTAS DE INTERES Y NOVEDADES.
http://www.tikva.tv/

RECOMENDACIONES

PODES ACCEDER A 4 VIDEOS EN EL SITIO YOUTUBE CON SOLO CLIQUEAR SOBRE LA DIRECCION DE CADA UNO.

JEWS / JUDIOS
Sonido en ingles con subtitulos en español
http://www.youtube.com/watch?v=hnxEY4gIEVo

Live from Germany: The Jewish Service Heard Round the World
En vivo desde Alemania: El servicio religioso judio escuchado en el mundo
http://www.youtube.com/watch?v=zZihm6VlYjo&feature=related

Cool Facts about Israel - New Version - Israeli Music
Hechos reales sobre Israel - Nueva version - Musica israeli

http://www.youtube.com/watch?v=CeVvMJdvEX8&feature=related
http://www.youtube.com/watch?v=I5tDDkvXSI8&feature=related

NUEVA AMENAZA



El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha pronosticado un "destino de los cabecillas de EEUU e Israel similar al de Sadam Husein", el presidente de Irak, cuyo régimen fue derrocado hace exactamente cinco años por una coalición anglo-estadounidense.

Según informa hoy la agencia IRNA, el mandatario iraní hizo esta declaración en una alocución pronunciada con ocasión de la fiesta del "Noruz", el Año Nuevo iraní, que comenzará mañana jueves.
Ahmadineyad, considerado uno de los gobernantes iraníes más críticos a EEUU e Israel, país al que
Irán no reconoce, invitó a los iraníes a "continuar la marcha hacia la victoria a través de la lucha diseñada por el Imán Jomeini", el hombre que fundó la República Islámica en 1979.
"Esta es la única vía para conseguir la victoria que esperaban los mártires iraníes y que ahora ha comenzado a dar sus frutos, ya que el destino de los cabecillas de la Administración americana y sionista (Israel) será el mismo que recibió Sadam Husein", dijo el gobernante ultraconservador de Irán.
La declaración de Ahmadineyad se produce después de que la corriente conservadora iraní obtuviera el 70 por ciento de los 290 escaños del parlamento de este país en las elecciones celebradas el pasado viernes en Irán, que fueron criticadas por Washington.
Desde que fue elegido presidente de Irán, en 2005, Ahmadineyad se convirtió en el líder iraní más crítico de Israel, con sus dudas sobre el holocausto judío y sus declaraciones sobre la necesidad de que el Estado Hebreo sea "borrado del mapa".
Irán, enfrentado con la comunidad internacional por su polémico programa nuclear y acusado por Occidente de patrocinar el terrorismo internacional, no reconoce el Estado de Israel y no tiene relaciones diplomáticas con EEUU desde hace tres décadas.

LA CARTA DE HAMAS A BARAK

Carta de Ismail Haniye al Ministro de Defensa Ehud Barak

Distinguido Ministro de Defensa del Estado de Israel
Teniente General (Retirado) Ehud Barak
S.D.


Bajo mi cargo de primer ministro del gobierno legítimamente elegido del pueblo palestino y en nombre del movimiento Hamás a quien represento en mi tan sagrada función, tengo el agrado de dirigirme a usted a los efectos de trasmitirle nuestro más sincero agradecimiento y expresiones de admiración por su incalculable apoyo a nuestra causa, tal como se manifiesta en las distintas decisiones que su señoría tomó el último tiempo.
Debemos reconocer que en su tiempo, cuando su excelencia asumió el cargo de ministro de Defensa de Israel, en nuestras filas se palpaba claramente el alto grado de temor ante la inminente presencia de un experimentado estadista, estratega y guerrero con ansias de entrenar y perfeccionar al ejército de Israel para conducirlo victorioso en su próxima y tan espectada guerra.
No cabe duda que nuestros temores comenzaron a disuadirse al poco tiempo de su asunción cuando se podía percibir claramente su posición de claro menosprecio y desdeño hacia todo el proceso en todo lo referente a la Convención de Annapolis con la participación de los cobardes traidores y delatores del pueblo palestino como son los representantes del movimiento Al Fatah.
El paso del tiempo ha demostrado que nuestros disuadidos temores se convirtieron en signos de estupor ante su meritorio y lúcido manejo de las negociaciones que el imperialismo americano le impone. Es admirable como usted participa del juego impuesto por los americanos y lo único que hace es hacer ir y venir al mísero y aporreado Abu Mazen sin ningún logro digno de ser reputado.
Ni una barrera desmontada, ni un prisionero liberado, ni medio centímetro de territorio devuelto. Solo besos y abrazos con Ehud Olmert, fotografiados como modelos posando en una trágica pasarela histórica.
En ninguna de nuestros guiones de programación estratégica tomamos en cuenta que un ministro de Defensa de Israel sería capaz de beneficiarnos tanto en nuestro enfrentamiento interno con el movimiento Al Fatah.
Sin mayores esfuerzos, todo Cisjordania ya está en nuestras manos y sólo esperamos el momento oportuno para darle la definitiva patada en el trasero a esos cobardes representantes de Al Fatah que pretenden guiarnos por el los laberintos y trampas que los americanos y ustedes le tendieron.
Vuestra última decisión conjunta con el primer ministro Olmert de construir nuevas viviendas en Jerusalén oriental es vista por la mayoría de la población palestina como una tremenda cachetada diplomática hacia aquellos que se dicen ser representantes del pueblo palestino que todavía sueñan con obtener la soberanía por medios pacíficos. General Barak, créanos, hasta hoy no encontramos un camino más rápido en obtener apoyo popular palestino tan masivo como por medio de este tipo de decisiones que ustedes toman.
Debemos señalar en particular una de sus últimas órdenes dirigidas a sus servicios de seguridad. La ejecución en el medio de la ciudad de Belén de cuatro jerarcas de las organizaciones armadas palestinas que en el pasado lograron causar estragos y victimas en las calles de Israel nos muestra claramente su intención.
Todos los discursos en los fastuosos despachos oficiales son una digna cobertura de sus verdaderos planes. Nada de paz, nada de "dos naciones para dos pueblos". Por el contrario, seguir nuestro histórico camino, continuar y profundizar el conflicto, la revancha y la sagrada venganza son nuestro y vuestro lema.
El camino de reconciliación de Menajem Beguin, Itzjak Rabin, Anwar el Sadat y el rey Husein de Jordania no es nuestro camino. "Ojo por ojo, hasta que nos quedemos ciegos", como dijo el famoso poeta argentino Jorge Luis Borges.
Por ultimo, no puedo dejar de resaltar la incalculable ayuda que su excelencia nos ofreció en bandeja de oro ante los medios internacionales. Nuestras últimas escaramuzas de varias semanas atrás finalizaron con una amplia exigencia de las potencias y opinión pública internacional de la imperiosa necesidad de una tregua, al menos temporaria.
Estuvimos a punto de rendirnos y aceptar tal demanda ante las insostenibles exigencias del intermediario egipcio. ¿Quién nos salvo? Su excelencia. Sus declaraciones de que no hay lugar a ninguna tregua y que nos perseguirá permanentemente fueron para nosotros un gran alivio y tabla de salvación.
Ante tal situación, la mayoría de los medios internacionales se convencieron de que el verdadero factor que enciende permanentemente el conflicto, en vez de sofocarlo, es Israel y no Hamás.
Demostrémosle al mundo que no hay mejores negociadores que aquellos que hablan un idioma común. Nadie como su señoría -y nosotros- domina tan eficazmente el idioma de la fuerza para negociar y está convencido de que los conflictos se resuelven de una vez y para siempre por medio de la violencia.
Teniente General Barak, la historia del movimiento Hamás seguramente le reservará un lugar de honor entre aquellos que tanto ayudaron a nuestra causa.
Nuestros más sinceros augurios de éxitos en su gestión y sepa, como siempre, que no encontrará socios más leales a su política como el movimiento Hamás.
Con la bendición de Alá,
Ismail Haniye
Fuente: Daniel Kupervaser

ESCRIBE PILAR RAHOLA

Boicot árabe a la cultura

Respecto a Israel, nada resulta sorprendente. Son tantos los años de demonización, que algunos ya estamos blindados. A la mítica Eretz parece que ninguna razón le asiste, a pesar de sufrir sesenta años de acoso bélico, en forma de guerra directa, o de gota malaya terrorista. Como tampoco es aceptable ninguna defensa, a pesar de que sus enemigos tienen como único objetivo, destruirla. Y, por mucho que haya ganado duramente el derecho internacional, ningún derecho la protege, asediada por una geopolítica cuyo accionar depende de los intereses de los países árabes. Es el Estado del mundo más vigilado y criminalizado y, sin embargo, el que más riesgo de supervivencia padece. De hecho, el único que realmente podría desaparecer si los delirios totalitarios de Irán o del terrorismo yihadista llegaran a buen puerto. Decía, pues, que nada puede sorprender, porque es difícil imaginar más inquina contra ese pequeño y torturado país. A pesar de ello, lo que ha ocurrido en el Salón del Libro de París causa una honda desolación. Uno puede imaginar que Libia, cuyo presidente tiene cuentas pendientes con el terrorismo en Europa, impida en la ONU una condena contra el asesinato de niños en una escuela. La vergüenza de una ONU secuestrada por el voto de las dictaduras islámicas es ya una entrañable tradición. Y también es plausible imaginar que años de ocupación siria en Líbano no importen a nadie, pero cualquier movimiento defensivo de Israel sea considerado crimen de lesa humanidad. O que el adiestramiento de niños palestinos para convertirlos en bombas sea considerado un acto de resistencia. O que se considere a Israel culpable de la pobreza en Palestina y nadie se pregunte adónde van las ayudas de miles de millones de euros a los palestinos. O que se compare a los supervivientes del holocausto con sus propios verdugos. Casi todo es imaginable. Pero que los escritores árabes boicoteen a los escritores israelíes, en una feria internacional, y que el resto de escritores del mundo lo considere normal, eso, perdonen, supera mi capacidad de imaginación. Ya sé que no es la primera vez que la cultura veta a la cultura. Pero lo de París es un paso definitivo hacia el envilecimiento del mundo intelectual, una constatación más de lo tristemente solo que está el pueblo judío. ¿Dónde están los escritores libres, los intelectuales que se preocupan por crear puentes de diálogo, los defensores de la palabra? ¿En nombre de qué principio de libertad se puede justificar un boicot a la literatura israelí, parte de ella la más crítica del planeta? Por supuesto, que países como Yemen, Arabia Saudí o Irán boicoteen el Salón, resulta casi una bondad moral. Al fin y al cabo, el desprecio de estas tiranías por la inteligencia es su principal seña de identidad. Pero que escritores árabes reconocidos no quieran dialogar con Abraham B. Yehoshua, David Grossman o Amos Oz, y que los escritores europeos consideren el gesto, merecedor de aplauso, es una triste derrota del pensamiento. De hecho, una severa derrota de la palabra ante la extorsión. Sólo me queda pedir que, puestos a boicotear a Israel, el boicot sea más serio. Por ejemplo, que ningún árabe se ponga un stent si sus arterias están obturadas, porque es un invento israelí. Si padecen esquizofrenia, que no usen el método inventado por Israel para su detección prematura. Por supuesto, sus mujeres que tiren a la basura la Epilady, y que no tomen, para la esclerosis, la diabetes, la hepatitis vírica, algunos tipos de cáncer, etcétera, los medicamentos que Israel ha inventado desde que existe. Y para ser más consecuentes, que tiren a la basura la penicilina, la estreptomicina, la vacuna de la poliomielitis, el medicamento contra la epilepsia..., porque son inventos judíos. Y que todos ellos, los que no quieren hablar con Amos Oz, se curen con las medicinas que han inventado en Yemen, en Irán...
La Vanguardia. Barcelona.

SIONISMO Y JUDAISMO

La Pirámide Sionista

Hay una falta de comprensión básica sobre la esencia de la relación entre sionismo y judaísmo; una incomprensión que se extiende desde el sector ortodoxo hacia las partes del sector religioso-nacional, y quizás también del público tradicional, y es por eso que merece ser aclarado.
En la identidad judía se amalgaman al unísono el fundamento nacional y el fundamento religioso, sólo que el sionismo invirtió la pirámide de la relación entre ambos — de un pueblo cuya base es la identidad religiosa, en un pueblo con fundamento en la identidad nacional: idioma, territorio, país, un destino común.
El sionismo reconoció que la existencia diaspórica es quizás espiritual, distinguida y exclusiva, sin embargo consideró que no es natural (y por ello también concibió una desgracia)- como el hombre que quiso ocuparse solamente de asuntos espirituales mientras descuida su cuerpo físico. Y es por ello, que los ideólogos del sionismo secular desearon promover entre otros, la versión secular-nacional para las festividades y para algunos de los textos adaptados judíos.
Podemos disentir con este enfoque, pero no aparece en él, un desconocimiento del judaísmo. De allí que la desconexión con el judaísmo no se creó por la actitud del sionismo secular, sino justamente, por la incapacidad del mismo de sostener su propio mundo; debido a su rendición a las tendencias del tiempo, que portaron en sus alas una cultura consumidora capitalista que barre toda identidad singular.
La revolución sionista se granjeó numerosos enemigos desde el primer momento: coalición de ortodoxos, reformistas y revolucionarios socialistas, que tuvo dificultad de renunciar a la pretensión particular de ocuparse exclusivamente del espíritu y perfección del mundo en pro de “un Estado como todos los pueblos”. Lo lamentable es que esa misma exaltación acompaña al sionismo y al Estado de Israel, aún hoy en día. De la derecha y la izquierda, y también del sector ortodoxo, todos tienen la dificultad de renunciar a la singularidad judía de otorgar exclusividad a consideraciones espirituales y éticos en beneficio de determinaciones difíciles y a conciliaciones que se exigen de un Estado nacional que vive en este mundo.
De la derecha nos exigen adherirnos a “la tierra sagrada” e ignorar cualquier consideración real de demografía y contactos con los países del mundo; de la izquierda nos piden adherirnos a “la moral judía” y no tener en cuenta toda consideración real de la defensa de los ciudadanos de Israel, y los ortodoxos en general, consideran la revolución sionista una profanación de la digna pirámide judía.
El común denominador es que todos ellos desean gozar de los frutos del sionismo — el mismo hogar nacional real — sin estar dispuestos a pagar su precio, el precio de la conciliación y la ética. La desconexión con el judaísmo es un fenómeno doloroso y debemos actuar para modificarla. La identidad judía tiene dos pisos. No se debe abandonar el piso cultural-espiritual, pero de igual forma, prohibido permitir que la lucha en pro de una reforma en el aspecto espiritual se realice arrojando barro y dañando el piso básico — el nacional. Este piso ya de por sí lo atacan desde numerosas direcciones con el peligro de desmoronarse, y entonces, realmente, la existencia judía estará en peligro inminente.
Traducción: Lea Dassa para Argentina.co.il
Fuente: Yair Sheleg – Haaretz

ALARMA

Alarma en la comunidad judía por la aparición de una misteriosa mujer haciendo inteligencia
Un órgano de prensa representativo del judaísmo argentino independiente, “La Voz y la Opinión”, dio a conocer hace unos días una información alarmante que está circulando en el seno juvenil de la colectividad judía argentina . Se trata de la presunta acción de inteligencia que estaría llevando a cabo entre jóvenes locales una mujer que, diciendo estar contactada con latinos radicados en Israel, intenta obtener información sobre familias e instituciones judías en Argentina en vista de un posible atentado que hasta tendría una fecha: el próximo 12 de septiembre.Una cadena de mail entre jóvenes judíos locales que se preguntaban unos a otros si sabían algo de una misteriosa mujer joven que requería información puntillosa sobre la colectividad hebrea del país, comenzó a sembrar la alarma. Hasta Interpol ya habría tomado cartas en el asunto.La descripción que hace una de las presuntas victimas de esta acción de inteligencia terrorista, relata así en uno de sus mensajes de texto su experiencia con la sospechosa mujer: “... se trata de una joven... que se hace pasar por judía se inserta en la comunidad, ya sea físicamente o por mail.. con el fin de conseguir información sobre nosotros y poder planear atentados... De ella no se sabe su verdadero nombre ya que se lo cambió varias veces. Se la está buscando y esperemos que la encuentren... por el momento solo tenemos su imagen”.Dado que “La Voz y la Opinión” es un medio reconocido entre el judaísmo argentino por la seriedad de sus informes, la publicación de estos reportes alarmantes debería ser tenido en cuenta en un país como el nuestro que ya sufrió dos veces la barbarie terrorista en los años 90. Mas adelante, el escrito reproduce otro mail de advertencia que circula entre los judíos argentinos , no menos atemorizante que el anterior. En sus párrafos principales este correo electrónico puntualiza: “...la mina (sic) tiene 3 nacionalidades, sabe mucha información de los judíos de acá, hace 5 años está “metida” en la comunidad, sabe vida y obra de cada uno de nosotros, no tiene ni padre, ni madre, ni tíos ni nada... Estuvo viviendo un mes en la casa de una amiga.. y mi amiga noto actitudes sospechosas, que en shabat (N. de la R. Fiesta del sábado de guardar en el judaísmo) se levantaba a la noche a anotar información”.Mas adelante, el joven que envía el mail (obviamos reproducir su nombre por cuestiones de seguridad) escribe: “... es una espía terrorista de la triple frontera que viene tanteando la cosa hace años y ahora entro a amenazar".Posteriormente, en el mismo escrito, el joven dice haber sido tranquilizado por personal de
seguridad del establecimiento educacional al que concurre, donde le habrían avisado que muchos en la colectividad están al tanto del asunto y se estarían tomando las medidas de seguridad pertinentes.Lo que puso una fecha de alarma fue el diálogo mantenido por chat entre esta presunta terrorista y otra adolescente judía. Cuando una alumna del mismo colegio al que concurre el escriba del mail que reproducimos, le dijo en medio de una discusión la frase: ¿Porqué no te morís..?, la sospechosa mujer le respondió: “Sí, me voy a morir el 12 de septiembre... pero no voy a morir sola... muchos van a venir conmigo”. Y termina el adolescente judío suplicándole a sus amigos que reenvíen el mail de advertencia al resto de sus contactos.La fecha del 12 de septiembre es una incógnita, si fue dicha al azar o por algún conocimiento de causa, pero no deja de ser alarmante. Ese día no hay ninguna celebración judía, ya que el Año Nuevo (Rosh Hashana) cae, en nuestro calendario, recién el 30 de septiembre y días después –recién en octubre- se celebra el Día del Perdón.Esta cadena de mails entre adolescentes judíos no es ninguna broma pues muchos de ellos se identifican con sus nombres verdaderos, y la presunción de que el terrorismo siga haciendo inteligencia en la Argentina sobre la comunidad judía tampoco resulta una novedad.Los informes sobre los que dio cuenta sobre el apadrinamiento al terrorismo del Hezbollah en América Latina por parte del Presidente Hugo Chávez también han sido confirmados en los últimos meses por innumerables testimonios gráficos y fotográficos. Este suceso ocurrido entre adolescentes judíos de Buenos Aires (que las autoridad institucionales como la DAIA no han desmentido ni minimizado) es una nueva señal de alarma que no deberían pasar por alto quienes manejan la seguridad del Estado argentino.
Jorge D. Boimvaser

PURIM


Biografía de Assuero, rey de Persia
Biografía traducida del Who is Who in the Jewish Bible (www.amazon.com).

Assuero, rey de Persia, generalmente es identificado por los historiadores con el rey Jerjes I de Persia, quien reinó en el siglo 5 A.E.C. y fue hijo y sucesor de Darío I.
La Biblia lo describe como rey de un inmenso imperio que se extendía desde la India hasta Etiopía en África, e incluía ciento veintisiete provincias gobernadas desde la capital Susán. La Biblia también pinta a Assuero como un rey con poco interés en sus obligaciones como gobernante pero con mucha afición al vino, irreflexivo, sin ideas propias, y fácil de influenciar.
En el tercer año de su reinado, Assuero ofreció un banquete a todos los príncipes y administradores del reino para hacer gala de su riqueza. La gran celebración duró ciento ochenta días. Cuando las festividades para los nobles terminaron, el rey dio un banquete en el jardín de su palacio para la gente común. Durante siete días, ricos y pobres, bebieron tanto como podían. Al mismo tiempo, Vashti, su reina, agasajaba con una comida a las mujeres adentro del palacio.
En el sétimo día de la celebración, Assuero, que estaba ebrio, ordenó a los siete eunucos, que eran sus sirvientes personales, que traigan a la reina Vashti, y que se aseguren que ella tenga puesta la corona real. Vashti era una bella mujer y el rey querían que todos la viesen. Los eunucos regresaron, y le dijeron al rey que la reina se negaba a venir.
El rey, que a duras penas podía contener su furia, consultó con sus expertos legales acerca de lo que debería hacer con Vashti por haber rehusado obedecer la orden del rey.
Memucán, uno de sus principales consejeros, declaró, "La reina Vashti ha cometido una grave ofensa, no sólo contra Su Majestad, sino contra todos los hombres en todas las provincias del reino. La conducta de la reina hará que todas las esposas desprecien a sus maridos, al ver que hasta el rey Assuero le dio orden de comparece ante él, y la reina no le hizo caso. Hoy mismo las mujeres de Persia y Media, que han oído el comportamiento de la reina, se lo dirán a todos los oficiales de Su Majestad, y el escarnio y la provocación no tendrán límites. Si le place a Su Majestad, que emita un edicto real, que sea escrito en las leyes de Persia y Media, para que no pueda ser revocado, prohibiendo a Vashti que se presente ante el rey Assuero. Su Majestad debe otorgar el rango de reina a otra mujer que lo merezca más. Y así el veredicto de Su Majestad será escuchado en todo el reino, y todas las esposas tratarán a sus maridos, sean nobles o comunes, con el debido respeto."
La propuesta de Memucán fue aprobada por el rey y por sus ministros.
Durante mucho tiempo el rey continuó obsesionado por la afrenta que Vashti le había hecho y por el edicto que había decretado contra ella. Sus consejeros sugirieron que se deberían traer bellas vírgenes de cada provincia al harem del palacio real en Susán, donde estarían bajo la supervisión del eunuco Hege, encargado de las mujeres, y recibirían un tratamiento de belleza. Aquella que más le gustaría al rey sería nombrada reina, en vez de Vashti. La propuesta le gustó al rey e inmediatamente la puso en efecto.
Trajeron doncellas de todo el imperio, y las sometieron durante un año a un tratamiento de belleza. Luego cada una de ellas, por turno, era traída al dormitorio real para pasar una noche con el rey. En la mañana siguiente la joven era llevada al segundo harem, donde estaban las mujeres que ya habían pasado una noche con el rey, para vivir allí bajo la supervisión del eunuco Shashgaz. Nunca volvería a ver al rey, a no ser que el soberano específicamente la pidiese por su nombre.
Una de las jóvenes era Esther—una muchacha judía cuyo nombre hebreo era Hadassah, Mirto—hija de Abihail, un descendiente del rey Saúl que había sido exilado por los babilonios junto con el rey Jeconiah de Judá. Esther, que era huérfana desde temprana edad, había sido criada por su primo Mardoqueo.
En el sétimo año del reinado del rey Assuero le llegó el turno a Esther de ser llevada a la alcoba del rey. A Assuero le gustó Esther más que todas las otras, y la hizo su reina. El rey ofreció un gran banquete en su honor a todos sus oficiales y cortesanos, durante el cual anunció una amnistía de impuestos y distribuyó regalos. Esther, aconsejada por Mardoqueo, no reveló que era judía.
Un día, Mardoqueo, que solía sentarse en la entrada del palacio, escuchó a dos guardias conspirar contra la vida del rey. Mardoqueo informó a la reina Esther, y ella, a su vez, lo reportó al rey. El asunto fue investigado, y los conspiradores fueron arrestados y ejecutados. El rey ordenó que se escriba una reseña del incidente en los archivos oficiales del imperio.
Algún tiempo más tarde, el rey nombró como primer ministro del reino a un individuo llamado Amán, y ordenó que todos los oficiales de la corte le demuestren respeto arrodillándose e inclinándose frente a él. Todos cumplieron con la orden del rey, excepto Mardoqueo. Mardoqueo rehusó arrodillarse o inclinarse ante Amán, diciendo que él era judío y que los judíos solo doblan la rodilla y se inclinan ante Dios. Amán, molesto y ofendido, decidió que no era suficiente castigar solamente a Mardoqueo. ¡Todos los judíos del imperio debían ser exterminados!
Amán fue a hablar con el rey y acusó a los judíos de ser un pueblo que tenía costumbres diferentes y no obedecía las leyes del rey. Añadió que, si el rey dictaba una orden de muerte contra los judíos, él, Amán, pagaría diez mil talentos de plata al tesoro real.
El rey se sacó el anillo y se lo entregó a Amán, diciendo, "La plata y la gente son tuyas para que hagas con ellos lo que creas conveniente."
Amán echó la suerte, (pur en hebreo) para escoger la fecha cuando realizaría el genocidio, y salió el mes de Adar. Llamó a los escribas del rey y les dictó cartas anunciando que todos los judíos, jóvenes y viejos, mujeres y niños, serían exterminados el día trece del mes de Adar. Estas cartas, selladas con el anillo del rey, fueron enviadas de inmediato a los gobernadores de todas las provincias. Luego de terminar de tratar estos asuntos el rey y Amán se sentaron a beber.
Mardoqueo, al enterarse del decreto fatal, rasgó su vestimenta, se vistió con arpillera, se echó cenizas sobre la cabeza, y caminó por la ciudad, lamentándose amargamente en voz alta, hasta llegar a la entrada del palacio. No pudo entrar porque estaba prohibido el ingreso a gente vestida con tela arpillera. En las provincias los judíos ayunaron, lloraron y se vistieron con arpillera.
Las doncellas y los eunucos de la reina Esther le informaron que Mardoqueo se encontraba afuera de la entrada al palacio, vestido con arpillera, llorando y gritando. La reina se puso muy agitada y preocupada por la salud mental de su primo. Envió a uno de sus sirvientes a la entrada del palacio, llevando ropa para que Mardoqueo se la ponga en vez de la arpillera. Mardoqueo se negó a recibir la vestimenta.
La reina envió a Hathach, uno de los eunucos en su servicio, para que hable con Mardoqueo y averigüe el motivo de su extraño y preocupante proceder. Mardoqueo, luego de informar a Hathach que Amán había prometido dar una suma de dinero al tesoro del rey en retribución por haber recibido autorización de exterminar a los judíos, le entregó una copia del edicto, y le dijo que se lo enseñe a Esther, para que ella se de cuenta del peligro y fuese a hablar con el rey para suplicar por su pueblo.
Esther recibió el mensaje y le envió a Mardoqueo una nota de respuesta, diciendo que de acuerdo a la ley, si ella se presentaba frente al rey sin haber sido llamada, sería condenada a muerte, a no ser que el rey le extendiese su cetro de oro.
Mardoqueo le contestó que Esther no debería sentirse más segura que cualquier otro judío sólo porque vivía en el palacio. Esther le respondió pidiendo que los judíos en Susán ayunasen y rogasen por ella durante tres días. Ella también ayunaría durante esos tres días, y luego iría a ver al rey, aún si eso le costara la vida.
El tercer día de su ayuno Esther se vistió con su ropaje real, y se presentó en el patio interior del palacio del rey, mirando hacia la habitación del trono, frente al rey, quien se hallaba sentado con el cetro de oro en la mano.
El rey, al ver a Esther, le extendió el cetro. Esther se acercó y tocó la punta del cetro.
"¿Qué es lo que te preocupa, reina Esther?", le preguntó el rey. "¿Cuál es tu petición? Aún si pidieses la mitad de mi reino te lo otorgaría."
"Si a Vuestra Majestad le place", contestó Esther, "que venga hoy el rey con Amán al banquete que he preparado para él."
"Dense prisa, y llamen a Amán para hacer lo que la reina ha ofrecido", ordenó el rey a sus oficiales.
Esa noche el rey y Amán fueron a los aposentos de la reina. Durante el banquete de vino, el rey nuevamente le preguntó a Esther, "¿Cuál es tu deseo? Aún si pidieses la mitad de mi reino te lo otorgaría."
Esther contestó que le gustaría que el rey y Amán sean nuevamente sus invitados el día siguiente en otro banquete.
Amán, feliz y contento, salió de los aposentos de la reina. Su buen humor se desvaneció cuando salió por la puerta del palacio y vio que Mardoqueo nuevamente no le demostraba señales de respeto. Se encolerizó, pero logró controlarse, y continuó hacia su mansión.
Una vez llegado a su casa invitó a su esposa y a sus amigos a conversar con él. Se jactó de su gran riqueza, de sus numerosos hijos, de su alta posición en la corte, y de que él y el rey habían sido los únicos invitados al banquete ofrecido por la reina Esther.
"Pero todo esto no significa nada para mí cada vez que veo al judío Mardoqueo sentado en la entrada al palacio", se lamentó.
Su esposa y sus amigos le aconsejaron que hiciera construir una horca, y que le pidiese al rey que le permita colgar allí a Mardoqueo. A Amán le gustó la idea e inmediatamente dio la orden de construir la horca.
Esa noche el rey, sufriendo de insomnio, pidió que le traigan los archivos oficiales del imperio y que se los lean. Escuchó el relato de cómo Mardoqueo había descubierto una conspiración para asesinar al rey, y preguntó si el hombre había sido recompensado y honrado por su acto. Los sirvientes le contestaron que no había sido recompensado ni se le había conferido honores.
"¿Alguno de mis oficiales está en el palacio?", preguntó el rey.
En esos minutos entraba Amán al palacio para solicitar el permiso del rey para colgar a Mardoqueo. Cuando los sirvientes del rey lo vieron, lo trajeron a los aposentos reales.
"¿Qué se le debería hacer a un hombre a quien el rey quiere honrar?", preguntó el rey.
Amán asumió que el rey se refería a él, y le contestó, "Al hombre a quien el rey desea honrar le deberán traer la vestimentas reales que el rey ha usado, y el caballo que el rey ha montado. En su cabeza se debe colocar una diadema real. La ropa y el caballo deben estar bajo el cargo de uno de los nobles cortesanos del rey. Y el hombre a quien el rey desea honrar debe ser vestido con las vestimentas reales y montado sobre el caballo que fue del rey, y debe ser paseado por la plaza principal de la ciudad, mientras todos proclaman, 'Esto es lo que se hace al hombre a quien el rey desea honrar'".
"¡Apresúrate, entonces!, le dijo el rey a Amán. "Consigue la vestimenta y el caballo, tal como dijiste, y haz todo lo que sugeriste al judío Mardoqueo, que se sienta en la entrada al palacio. No dejes de hacer nada de lo que has propuesto."
Amán hizo lo que ordenó el rey. Luego, Mardoqueo retornó a su lugar usual en la entrada del palacio, y Amán se apresuró a regresar a su casa, con la cabeza cubierta como si estuviese de luto.
Amán les contó a su esposa y a sus amigos todo lo que le había pasado. Ellos le advirtieron que Mardoqueo lo derrotaría. Todavía estaban conversando cuando llegaron los eunucos del palacio y, apresurados, llevaron a Amán al banquete de la reina Esther.
Mientras tomaban el vino de sobremesa el rey nuevamente le preguntó a Esther, "¿Cuál es tu deseo, reina Esther? Aún si pidieses la mitad de mi reino te lo otorgaría."
"Si a Vuestra Majestad le place", contestó Esther, "mi petición es que mi vida y la de mi pueblo sean perdonadas, porque yo y mi pueblo hemos sido vendidos para ser destruidos, masacrados y exterminados."
"¿Quién se atreve a hacer tal cosa? ¿Quién es ese hombre?", preguntó Assuero.
"¡El enemigo y adversario es este malvado Amán!", contestó Esther.
Amán tembló de miedo. El rey se levantó preso de la furia, y salió al jardín para calmarse.
Amán permaneció en la habitación para rogar a la reina Esther por su vida. Lleno de terror, cayó en el sofá donde estaba Esther, e imploró clemencia. En ese momento el rey regresó del jardín y vio que Amán estaba echado sobre el sofá de la reina.
"¿Intenta este hombre forzar a la reina en mi propio palacio?", gritó el rey.
Los eunucos agarraron boca abajo a Amán. Uno de ellos, Harbona, dijo que Amán había construido una horca en su casa para colgar a Mardoqueo. El rey inmediatamente ordenó "¡Que lo cuelguen allí a Amán!"
Amán fue ahorcado y el rey se calmó. Ese mismo día, el rey Assuero le entregó a Esther la propiedad de Amán. Cuando Esther le informó que Mardoqueo era su pariente, el rey se sacó el anillo que le había quitado a Amán y se lo dio a Mardoqueo, nombrándolo primer ministro, segundo en rango tras el rey. Desde ese momento, Mardoqueo usó la vestimenta real de azul y blanco, una capa de fino lino color púrpura, y una magnífica corona de oro.
Esther se echó llorando a los pies del rey, y le pidió que detenga la malvada conspiración que Amán había preparado contra los judíos. El rey le extendió a Esther su cetro de oro.
"Si a Vuestra Majestad le place", contestó Esther, "y si es que he encontrado favor en sus ojos, y si esto le parece correcto al rey, sean enviadas órdenes para contrarrestar las instrucciones enviadas por Amán, hijo de Hammedatha el Agatita, de exterminar a los judíos en todas las provincias del rey. Porque, ¿cómo podría yo ver la destrucción de mi nación, el exterminio de mi pueblo?"
El rey explicó a Esther y a Mardoqueo que los edictos proclamados en nombre del rey y sellados con el sello real no podían ser revocados, pero les autorizaba a escribir a los judíos lo que gustasen en nombre del rey y sellar las cartas con el sello real.
Mardoqueo dictó a los escribas cartas en nombre del rey, las selló con el sello real, y las envió a todas las provincias con mensajeros montados sobre veloces caballos. Las cartas decían que el rey autorizaba a los judíos a organizar su auto defensa, defenderse si eran atacados, y a destruir a sus enemigos incluyendo a las esposas y niños, y a apoderarse de sus posesiones.
El día trece del mes de Adar, el día que los enemigos de los judíos habían planeado destruirlos, los judíos los atacaron con espadas y los mataron.
El rey, al recibir el informe, le dijo a Esther, "Solamente en Susán los judíos han matado a quinientos hombres, incluyendo a los diez hijos de Amán. ¿Qué habrán hecho en las provincias del rey? ¿Cuál es ahora tu deseo? Dímelo y te lo otorgaré."
"Si a Vuestra Majestad le place", contestó Esther, "que permita a los judíos de Susán que mañana continúen haciendo lo que hicieron hoy, y que cuelguen en la horca los cuerpos de los diez hijos de Amán."
El rey ordenó que así se haga. Los cuerpos de los diez hijos de Amán fueron colgados públicamente, y, el siguiente día, los judíos de Susán mataron a otros trescientos enemigos.
Esther y Mardoqueo escribieron cartas a los judíos, deseándoles paz y seguridad, y ordenando que ellos y sus descendientes celebren cada año un festival llamado Purim, ya que Amán había escogido la fecha del genocidio echando la suerte, Pur en hebreo.

MI ENFOQUE DESDE ISRAEL

MI ENFOQUE desde Israel
por David Mandel No. 228 Marzo 19, 2008

En este número:
· El problema no son los árabes israelíes sino sus líderes
· El honor familiar lo limpian sólo con sangre
· Un espejo distante: Israel en el siglo I
· El shekel será moneda internacional
· Biografía de Assuero, rey de Persia


El problema no son los árabes israelíes sino sus líderes
El gobierno de Israel ha iniciado un programa de servicio nacional voluntario de jóvenes árabes, entre las edades de 18 a 21 años, para que sirvan a sus comunidades por uno o dos años en colegios, hospitales y otras instituciones en los sitios donde viven. Este programa es similar al que hoy cumplen 11,000 jóvenes judíos, la mayoría de ellos mujeres religiosas. Los que participan en el programa reciben un pago durante su servicio, y luego reciben becas, descuentos en impuestos, descuentos en vivienda, y ayuda para conseguir trabajo apropiado.
Una encuesta de la Universidad de Haifa reveló que el 75% de los árabes israelíes de esa edad apoyan el programa, al igual que lo hacen 72% de todos los hombres árabes y 84% de las mujeres árabes.
En contraste, 80% de los árabes que son activos en sus partidos políticos se oponen, diciendo que el programa socava la identidad árabe. Jamar Zahalka, representante de un partido árabe en la Knesset, declaró furioso: "Cualquiera que se presente como voluntario al programa de servicio nacional será tratado como un leproso. La comunidad árabe lo vomitará afuera."
Los líderes de la Asociación de Jóvenes Árabes Baladna hacen todo lo posible, incluyendo propaganda y envío de volantes para que el programa fracase, diciendo que "es un ejemplo de la discriminación del gobierno hacia la minoría árabe".
A pesar de esa oposición intransigente, el año pasado 600 jóvenes árabes israelíes, la mayoría mujeres, se inscribieron en el programa de servicio nacional.

El honor familiar lo limpian sólo con sangre
Hace 4 años, en enero del 2004, en el número 33 de Mi Enfoque, escribí un artículo con este mismo título, refiriéndome a varios casos, en la sociedad palestina, de mujeres que fueron asesinadas por sus hermanos, o por sus parientes, por haber deshonrado a la familia.
La cultura árabe tiene un concepto especial de lo que es el honor y una peculiar forma de limpiarlo cuando ha sido manchado. Si una mujer transgrede el estricto código sexual, voluntaria o involuntariamente, sus padres, hermanos o esposo tienen la obligación de matarla para salvar el honor de la familia. Aunque es lógico pensar que de por medio hubo un hombre que contribuyó a herir el honor de la familia, la sociedad árabe no lo culpa, no lo hace responsable, y no le exige pago, indemnización o reparación. Un caso típico de hace algunos años fue el de una madre palestina que mató a su hija por haber sido violada por sus dos hermanos.
Los árabes israelíes viven en Israel, un país cuya cultura es occidental y democrática, donde la transgresión sexual no es justificación ni es atenuante del asesinato premeditado. A pesar de eso, en la comunidad árabe israelí todavía hay quienes lavan el honor con sangre.
En Ramle, (ciudad en el centro de Israel, donde viven judíos y árabes) hay una familia árabe que ya es un caso extremo: ocho de sus mujeres han sido asesinadas en los últimos seis años por cuestiones de honor. Hace pocos días una novena mujer, divorciada, sin hijos, que está saliendo con un judío, se salvó de milagro. Le dispararon a quemarropa, la bala la hirió en el cuello, y le causó una herida por suerte no mortal. Ella aparentó estar muerta hasta que su asesino se alejó. La madre y la víctima culpan del intento de asesinato a parientes, sin mencionar nombres. La policía hasta ahora no ha realizado ningún arresto.
En Haifa dos hermanos, Anwar y Hassan Salameh, estrangularon a su hermana por tener una relación romántica que ellos no aprobaban. El juez los condenó a prisión perpetua, pero ellos pidieron que se les rebaje la pena "en consideración a que la familia está de luto."
También en Haifa, otro árabe israelí, de la secta drusa, recibió prisión perpetua por matar a su sobrina que estaba en amores con un joven musulmán de otro pueblo.

Un espejo distante: Israel en el siglo I
La historiadora Bárbara Tuchman, en su libro Un espejo distante, describe los paralelos que hay entre el siglo XIV y nuestra época. Las epidemias (la plaga bubónica en el siglo XIV y la plaga del SIDA de hoy), las guerras, los desastres naturales, y, lo que nunca falta, las masacres de judíos.
El mismo análisis comparativo se puede aplicar al Israel del siglo I y al Israel del siglo XXI. Los paralelos son muchos, pero en este artículo deseo referirme solo a las facciones que existían en esa época en Israel, y a sus equivalentes de hoy.
En el siglo I los judíos en Israel estaban divididos en cuatro facciones, ("sectas" como las llamaba el historiador judío romano Josefo Flavio, o "partidos" como las llamaríamos hoy): los saduceos, los fariseos, los sicarios, y los esenios. Las cuatro facciones tienen paralelos en el Israel de hoy.
Saduceos
Eran una minoría de gente de la clase acomodada, activos en la vida política y económica. Tenían simpatía al helenismo y gozaban de excelentes relaciones con los romanos. Se mantenían separados del pueblo, posiblemente debido a un complejo de superioridad.
Su equivalente son los humanistas e izquierdistas del Israel de hoy, que se consideran "ciudadanos del mundo", sienten empatía por los enemigos, y ven con desdén los sentimientos sionistas del pueblo.
Fariseos
Era la facción mayoritaria, caracterizada por ser tradicionalista y nacionalista. Los fariseos tuvieron un rol indispensable en preservar y transmitir el judaísmo después de la catastrófica guerra con Roma.
Su equivalente son los sionistas, religiosos y laicos, del Israel de hoy.
Sicarios (Zealots en inglés, y kanaim en hebreo)
Eran fanáticos, extremistas y violentos en su oposición al enemigo romano y a los oponentes judíos.
Su equivalente es la extrema derecha en el Israel del siglo XXI.
Esenios
Los esenios eran miembros de una secta ultra ortodoxa, cuya vida giraba en torno a la religión. Vivían separados del resto de la nación y no reconocían la autoridad de los sacerdotes del Templo.
Su equivalente son los ultra ortodoxos del Israel de hoy.


El shekel será moneda internacional

En una clara demostración del progreso económico de Israel, el shekel israelí, dentro de dos meses, se podrá comprar y vender en las oficinas de los bancos de más de 80 países en el mundo.*
Hasta ahora sólo 15 monedas eran de libre cambio en las bolsas monetarias mundiales: el dólar americano, el euro, el dólar australiano, el dólar canadiense, la corona danesa, la libra esterlina, el dólar de Hong Kong, el yen japonés, el won de Corea del Sur, el dólar de Nueva Zelanda, la corona de Noruega, el dólar de Singapur, el rand de Sud África, la corona de Suecia, y el franco suizo.
La decisión fue tomada por el banco neoyorquino CLS, que está bajo la supervisión del Sistema Federal de Reserva de los Estados Unidos.
Otra buena noticia para la economía del país es el recientemente publicado reporte del Fondo Internacional de Moneda que califica de "excepcional" al desempeño de la economía israelí en el año 2007, y a la política fiscal responsable del Banco de Israel.

* El peso mejicano también ha sido añadido a la lista.

DESDE ISRAEL


Echando suerte

Pues Hamán, proyectó contra los judíos destruirlos, y echó un pur, esto es, el sorteo - para consumirlos y destruirlos... Por eso, ellos llamaron a estos días "Purím", por el pur...
Libro de Ester 9:24-26


En la Persia imperial de Ajashverosh, hace mas de 2.500 años, se echo la suerte para determinar el día en que se exterminaría a todos los judíos del reino, dispersos en su 127 países. "Un pueblo disgregado y disperso en el mundo, que la ley del rey no cumple...". El Rey Ajashverosh nombró a uno de sus ministros, de nombre Hamán, como el más importante de los ministros. Un día convenció Hamán a Ajashverosh de exterminar a todo el pueblo de Mordejai, el pueblo judío. Haman pensó hacerlo el 13 de Adar con el permiso del rey y sucedió lo contrario. Su pensamiento perverso lo llevó a su propia destrucción: en ese mismo día los judíos pelearon contra sus enemigos, en esas circunstancias, el pueblo entero aunó esfuerzos, apartó la desgracia y se sobrepuso al enemigo que pretendía "lehashmid, laharog ul-abed" ("exterminar, quitar la vida y llevar a la perdición").
En la actual Republica de Irán, están desarrollando vertiginosamente un arsenal nuclear para borrar a Israel del mapa, para hacer desaparecer para siempre a esa entidad sionista que no tiene razón de ser, según su Presidente Mahmud Ahmadineyad. Ya es muy antigua esa receta para destruir a los judíos y hoy se divulga de nuevo en la Persia actual, a la que no le afecta ningún conflicto real con Israel pero que viene heredando ese odio milenario que azotó siempre al pueblo judío.
Pero Irán no esta solo en esta ambiciosa empresa, esta muy bien acompañado por el populismo fascista de la Venezuela de Chávez y sus aliados progresistas latinoamericanos, por el nuevo imperio ruso del Zar Putin, por el fundamentalismo islámico de toda especie y color y por que no por la tibieza cómplice de algunos civilizados y cultos estados europeos.
¿Habrá Ahmadineyad echado suerte? ¿Tendrá una fecha precisa para llevar a cabo sus siniestros propósitos? ¿ Ahmadineyad correrá la misma suerte que Haman?
¿Usted que opina?
Yo tengo la absoluta certeza que Israel aunara esfuerzos, apartara la desgracia y se sobrepondrá al enemigo que pretende "lehashmid, laharog ul-abed" ("exterminar, quitar la vida y llevar a la perdición").
¡Israel Vencerá!
Dr. Guido Maisuls - Israel
* * * * * * * *
Un tango en Israel
Nací en el país donde el tango me acunaba con adiós muchachos y yira yira, mientras mi padre cada noche escuchaba a Marianito Mores y a Julio Sosa en aquella vieja radio gris.
Crecí en el hogar donde se juntaban las melodías del arrabal y la cumparsita con el a visale mazl y el dulce y añorado idish que brotaban de las bocas de mis queridos abuelos rusos ashkenazis.
Compartí una mesa donde se mezclaban el vino tinto con los vareniques, el mate amargo con el leicaj de miel y porque no el churrasco con los knishes de mi bien dispuesta idishe mame.
Aprendí de mis mayores que en la vida hay que ser un hombre derecho y valiente, que hay que ponerle el pecho a la vida pero también hay que estudiar una carrera y ser un idishe mench .
Jugué al fulbo en un potrero, a la payanca en la vereda y al dreidl en el shil. Leí Billiken, Corto Maltes y Rico Tipo junto a las Historias de mi Pueblo y El Estado Judío de Teodoro Herzl.
Festeje con sidra y pan dulce el Año Nuevo, con asado y empanadas el 25 de Mayo pero en Rosh Hashana era manzana y miel y en Pesaj el vishnik de mi bobe Sara y su rico guefilte fish. Me emocionaba la marchita de San Lorenzo los 9 de julio y el HaTikva me hacia lagrimear en los Iom Hatzmaut y se me confundían los alegres Purim con el loco y sensual Carnaval.
Me despertaba mucha pasión mi equipo de Boca Juniors, la cupe Ford de Juancito Galvez y la voz de oro del morocho Gardel pero también los jalutzim y el ejercito de defensa de Eretz Israel.
Se mezclaban en mi fantasía las imágenes de los gauchos del Martin Fierro, los malevos del noveciento y los rebes, cuenteniks y linyeras de los cuentos de la lejana Rusia de mi abuelo José.
Aunque en mi alma sigan prendidos adiós pampa mía y anclao en París, los domingos se me volvieron lunes, del asado al shawarma y al falafel y mi hermoso castellano se trocó en un naciente y difícil Ibrit.
Hoy que vivo en Israel, mi Argentina esta muy lejos, ya no me siento en un doble país, estoy en la tierra de mis ancestros y mi querido tango argentino continuara siendo Un tango en Israel.
Dr. Guido Maisuls

LA VIEJA Y QUERIDA EMBAJADA


EMBAJADA DE ISRAEL
Arroyo 910 - RESEÑA HISTORICA

Presentación de cartas credenciales
En mayo de 1949 fue izada en Naciones Unidas la bandera de Israel. El Estado Judío entraba en el concierto organizado de las naciones del mundo. Y escribe Iaacov Tzur, Primer Embajador de Israel en Argentina en sus "Cartas Credenciales": Nos instalamos en el Hotel Plaza donde hubimos de vivir hasta que se puso a nuestra disposición una vivienda (...) Y así, a los pocos días de nuestra llegada llegó el gran día de la presentación de credenciales. Desde la mañana flamearon las banderas de Israel en el hotel donde nos alojábamos y en la Casa Rosada (...) tratábase de la primera aparición de una representación diplomática de Israel en Buenos Aires y la comunidad entera se preparó para ese gran día (...)

LA RESIDENCIA
Mudanza

Pocos meses después de nuestra llegada a la Argentina, la Legación se mudó a su nueva casa.(...) Se organizó un pequeño grupo de gente de la comunidad gracias a los cuales pudo adquirirse una hermosa casa, en pleno barrio diplomático, a poca distancia del Palacio San Martín, residencia de la Cancillería.La casa había pertenecido a un potentado de Buenos Aires, descendiente de una de esas familias que antes de la Primera Guerra Mundial solían viajar en el verano a Europa en vapores de lujo y llenar los balnearios de moda de la costa francesa. Los días de grandeza de esas familias habían pasado y quien había vivido últimamente en la casa era un anciano solitario que tenía a su disposición un lujoso edificio, de tres pisos, en el cual la Legación de Israel se instaló a sus anchas. Se destinó un piso a las oficinas, un piso para recepciones y un tercero para residencia del ministro.

El Mobiliario
"Que todo sea de lo mejor.."
Una vez adquirida la casa, se acercó uno de los hermanos Mirelman a mi mujer, extrajo del bolsillo una libreta de cheques firmada y dijo:"Ahora salga a comprar los muebles para esta casa, y tengo plena confianza en su buen gusto. Cuando esta libreta se termine, pídame otra. Sólo una condición pongo: que todo sea de lo mejor, no ahorre". (...) día y noche golpearon los martillos y, en poco tiempo, la casa se alzó en todo su esplendor en la calle Arroyo 910, en vecindad de las Embajadas de Brasil y Francia. En especial impresionaba la recepción, con sus pesadas arañas de cristal que hoy ya no se fabrican, y hermosas alfombras que adquirimos de la Embajada de Persia.

La Inauguración
Izamiento de la Bandera
Allí, en esta casa, que hasta el día de hoy se cuenta entre las mas hermosas embajadas de Israel en el mundo entero, celebramos el segundo aniversario de la Independencia de Israel.(...) Por la tarde tuvo lugar la apertura simbólica de las puertas de la Legación y el descubrimiento de la placa (...). Representantes de la Bené Berit encendieron velas en el enorme candelabro de bronce, reproducción del candelabro del Arco de Tito que adornaba el vestíbulo de entrada de la Legación y se izó la bandera sobre el techo del edificio.

Pensé para mí:
Dos años pasaron desde la existencia del Estado. Dos años ya!
(...) Pensé para mí: dos años pasaron desde la existencia del Estado. Dos años ya! Ese esplendoro espectáculo de representantes de todas las naciones del mundo, bajo el raudal de luces. Sólo habíamos salido del asedio, de los toneles de agua por las calles, del tronar de los obuses y el ruido estrepitoso de nuestra "Davidka". Dos años, sólo dos años. No sabía de qué asombrarme más, del tiempo que transcurría tan rápido o de la distancia que habíamos alcanzado a descubrir ".
cidipal@buenosaires.mfa.gov.il

Algunos visitantes ilustres israelíes

Itzhak y Lea Rabin

Jaim Herzog
Presidente de Israel

David Ben Gurión

Golda Meir

INCOMPRENSIBLE


Masacre y júbilo
La masacre de ocho jóvenes estudiantes de seminario y las heridas a otros nueve provocada por un terrorista árabe en Jerusalén la semana pasada es un acto de perversión a sangre fría. Pero aún más perversa y repugnante que la masacre fue el comportamiento que la acompañó.
Por Jeff Jacoby

La masacre de ocho jóvenes estudiantes de seminario y las heridas a otros nueve provocada por un terrorista árabe en Jerusalén la semana pasada es un acto de perversión a sangre fría. Es difícil dar sentido al depravado fanatismo de alguien como Ala Abú Dhaim, que entraba tranquilamente en la concurrida biblioteca del centro, sacaba tres armas de una caja, y rociaba la sala con cientos de balas, vaciando cargador tras cargador hasta finalmente ser abatido por un funcionario del ejército de permiso y estudiante a tiempo parcial que escuchó el tiroteo y llegó corriendo.
Aún más perversa y repugnante que la masacre de Abú Dhaim, no obstante, fue el comportamiento que la acompañó.
En Gaza, las noticias de que estudiantes judíos sin identificar, niños en su mayor parte, habían sido tiroteados mientras estudiaban provocó estallidos de júbilo. Miles de estudiantes palestinos se lanzaban a las calles de Gaza, disparando armas al aire para celebrar y repartiendo caramelos a los transeúntes. Muchos residentes acudieron a las mezquitas a ofrecer oraciones de agradecimiento antes de unirse a los actos festivos. Las cámaras de televisión recogían la juerga;
puede verla por usted mismo en YouTube.
Hamas, la organización terrorista que controla Gaza, difundía una declaración aplaudiendo el baño de sangre. "Bendecimos la operación [de Jerusalén]", reza. "No será la última".
Hamas es monstruoso, pero al César lo que es del César: no hace ningún secreto de su deseo de sangre. Lo mismo no se puede decir siempre de Fatah, la otra facción de importancia en la Autoridad Palestina. Fatah está encabezado por el rais de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbás, cuyo pulido portavoz, Saeb Erekat, fue raudo en asegurar a los periodistas -- en inglés, para consumo occidental -- que Abbás condenaba los crímenes y "reitera su condena a todos los ataques dirigidos contra civiles ya sean palestinos o israelíes".
Pero apenas unos cuantos días después de la masacre de la yeshiva, Abbás declaraba al rotativo jordano Al-Dustur -- en árabe, para consumo árabe -- que se opone a los ataques terroristas solamente por motivos tácticos "en este momento", y que "en el futuro, las cosas cambian". Presumió de su veterana implicación en la violencia de la OLP -- "yo tuve el privilegio de disparar el primer tiro en 1965" -- y reivindicaba con orgullo que Fatah "enseñó la resistencia a todo el mundo, incluyendo a Hezbolá, que se entrena en nuestros campamentos militares”.
Supuesta condena de Abbás aparte, el diario oficial de la Autoridad Palestina, Al-Hayat Al-Yadida, se deshacía en elogios al asesino en su portada, mostrando de manera prominente su fotografía e identificándole como “shahid” -- el término de aprobación y referencia que denota a un mártir islámico. Y las Brigadas de los Mártir de Al-Aqsa, una violenta filial de Fatah identificada por el gobierno americano como organización terrorista, elogiaba la matanza como "una operación heroica".
Mientras tanto, la familia de Abú Dhaim instalaba una jaima funeraria junto a su casa en Jerusalén oriental, donde, en medio de banderas de Hamas y Hezbolá, los visitantes llegaban para honrar al terrorista muerto. Increíblemente, el gobierno israelí no realizaba ningún esfuerzo por evitar esta muestra pública de respeto a un asesino colectivo; insistía solamente en que las banderas de Hamas y Hezbolá fueran retiradas.
En contraste, cuando los parientes de Abú Dhaim residentes en Jordania instalaban una jaima similar para recibir a los simpatizantes, los funcionarios jordanos les obligaban a desmantelarla inmediatamente. El tío del terrorista estaba indignado. "Esperábamos que la gente viniera a felicitarnos por el martirio de mi sobrino", declaraba. "Esta es una operación heroica que tiene que ser celebrada por todo el mundo". Es testimonio de lo irresponsable que se ha vuelto la directiva israelí que el gobierno árabe de Jordania manifieste más sentido común que el estado judío reaccionando frente a aquellos que entronizan al asesino de niños judíos .
Y eso es indicativo del comportamiento más perverso de todos: el rechazo por parte de Israel a enfrentarse al hecho de que ésta es una guerra de supervivencia -- una guerra que solamente se ganará luchando y derrotando a su enemigo, no aferrándose a ciegas a un "proceso de paz" falso que no ha traído nada sino terror, lágrimas y una cifra creciente de muertos.
La reacción del Primer Ministro Ehud Olmert a la masacre de inocentes la semana pasada consistió en anunciar que no iba a "dejar de realizar tremendos esfuerzos por dar otro paso significativo, importante y dramático que nos conduzca a una oportunidad de reconciliación real".
El Ministerio israelí de Exteriores soltaba la misma tontería: "Estos terroristas intentan destruir las posibilidades de paz", decía su portavoz, "pero ciertamente continuaremos las conversaciones de paz". La Casa Blanca cantaba también a coro: "Lo más importante es que el proceso de paz continúe y que las partes estén comprometidas con él".
Error. Lo más importante es reconocer que hay una guerra contra Israel emprendida por enemigos comprometidos profundamente con su erradicación -- enemigos que califican las negociaciones, las concesiones, y todos los adornos del "proceso de paz" de prueba de que los judíos se retiran, y que golpearles con aún más contundencia les acerca a la victoria aún más. Este es el motivo de que hubiera una expresión de júbilo así en Gaza. Y el motivo de que la atrocidad de la semana pasada en Jerusalén sea solamente el más reciente de los horrores así -- que no el último.

EL POETA DE UN PUEBLO


A mi muerte
Jaim Najman Bialik


A mi muerte llórenme así:
Hubo un hombre - y no existe más;
antes de tiempo ese hombre murió,
y el canto de su vida en el medio se truncó;
¡qué dolor!

Un canto más tenía
y ese canto por siempre se perdió,
por siempre se perdió.
Y grande, ¡muy grande es el dolor!
Hubo un hombre – y ved: no está más,
y el canto de su vida en el medio se truncó;
un canto más tenía
y ese canto por siempre se perdió,
por siempre se perdió.

¡Cuán triste! Una lira tenía,un alma viviente y departidora Y el poeta en su palabra todos sus secretos reveló, su mano expresó cada matiz.
Un misterio en su seno ahogó,
y entre sus dedos se le escurrió,
un acorde que quedó mudo.
¡Mudo hasta hoy! ¡Qué pena!

Toda su vida tembló ese acorde,silencioso tembló,
silencioso vibró hacia su melodía,
amor redentor anhelante, sediento, pesaroso, deseado,
se afligía ante la espera.
Y si se demoraba – cada día aguardó
y con un oculto clamor la invocaba,
mas ella se demoraba y no llegó.¡Y no llegó!

¡Cuánto dolor! Hubo un hombre – y no existe más
y su canto se interrumpió en la mitad.
Un canto más tenía y ese canto por siempre se perdió.
Por siempre se perdió.


ARTICULO DE PILAR RAHOLA


Pilar Rahola alerta de penetración del terrorismo islámico en Latinoamérica
Al respecto, Rahola lamentó la proximidad del presidente venezolano, Hugo Chávez, con el gobierno de Irán y que, 'en nombre de ideas de izquierda y libertad, (Venezuela) considere como aliado a un país donde se condena a muerte a la homosexualidad, que esclaviza a las mujeres y que vulnera todos los derechos humanos conocidos'.

El terrorismo islámico penetra en América Latina cada vez con mayor fuerza sin que los Gobiernos de la región tomen medidas para evitarlo, alertó hoy la periodista y ex diputada española Pilar Rahola.
En una entrevista con EFE, Rahola afirmó que 'el islamismo radical, en su vertiente política y religiosa, tiene un enorme interés por el continente americano, a donde envía gente y dinero, y actúa con cierta capacidad de movimiento'.La experta en Oriente Medio y ex diputada por la formación independentista catalana Esquerra Republicana (ERC), lamentó que esta 'preocupante situación' no se encuentre en la agenda de los Gobiernos latinoamericanos, pese a tratarse de un 'tema de fondo internacional'.'Después del 11 de septiembre (atentados terroristas en EEUU en el 2001) y el 11 de marzo (atentados terroristas en Madrid en 2004), al yihadismo se le puso muy difícil operar en EEUU y Europa, por lo que ha derivado su capacidad de movimiento a Latinoamérica', un lugar en el que ha encontrado aliados 'en algunos grupos de izquierda y Gobiernos como el de Venezuela', afirmó.Al respecto, Rahola lamentó la proximidad del presidente venezolano, Hugo Chávez, con el gobierno de Irán y que, 'en nombre de ideas de izquierda y libertad, (Venezuela) considere como aliado a un país donde se condena a muerte a la homosexualidad, que esclaviza a las mujeres y que vulnera todos los derechos humanos conocidos'.'Del mismo modo que los nazis huidos vieron en Latinoamérica una esponja permeable en la que esconderse, el yihadismo totalitario tiene en América Latina un espacio igual de suculento para sus movimientos', remarcó.Pilar Rahola se encuentra en Lima para dictar una conferencia ante la comunidad judía peruana, con motivo del aniversario de la creación del Estado de Israel, el 14 de mayo de 1948.

EL MUNDO SEFARDI

Religiosidad y creencias entre los judíos de Alepo
Por María Ch. de Azar

La religiosidad es uno de los rasgos más importantes de los judíos de Alepo, no sólo conocen la Ley, sino que están dispuestos a abandonar con frecuencia otros aspectos de su vida, como el trabajo, por el deseo de profundizar en los textos sagrados y en cumplir los ritos. Componen uno de los baluartes de la ortodoxia judía, asentados en esa antigua ciudad en los primeros años del la era común.
Se preocuparon por preservar la vida comunitaria, respetando las interpretaciones de sus sabios y rabinos, quienes abrevaron conocimientos en los centros religiosos de Babilonia y Jerusalén.
Los judíos de Alepo, forman parte significativa de la población judía en la Argentina, su inmigración hacia estas costas se inició a fines del siglo XIX, en numerosos viajes, personales y familiares, se asentaron en los barrios de Buenos Aires que los acogieron según familias y vecinos de origen, lugares donde fundaron instituciones propias, al principio en espacios precarios, y ya cumplieron aquí, más de cien años de trayectoria.
Se incorporaban lentamente a la nueva sociedad, mantenían sus costumbres religiosas en reuniones, preocupados por conseguir trabajo, satisfacer sus necesidades primarias y cumplir con los rezos cotidianos según lo practicaban en Alepo, prácticas que no abandonaron en medio de los sufrimientos y carencias que el proceso de adaptación exigía.
Conocidas familias, cuyos apellidos trascendieron con los años, desarrollaron actividades comerciales de buen rendimiento financiero, ayudaron a los recién llegados, garantizando el viaje con llamados formales, gestiones eficientes de documentación, participando con ideas y medios económicos que posibilitaron además, la creación de Talmud-Torá para los niños (lugar de estudio), sociedades de asistencia y espacios de consumo para mantener el cashrut (aptos) en los alimentos.
Otros objetivos de mayor envergadura, fueron la fundación de grandes sinagogas, instalaciones para baños rituales, y el cementerio. Edificios ideales que concretaron en obra, atravesando generaciones. Importantes centros religiosos y educativos, bastiones de la continuidad, que jóvenes familias con su práctica custodia y mantiene hoy activa la comunidad judeo alepina. Sinagogas como Shaare Sión, Sucath David, Yesod Hadat, Yeshurum, casi todas con escuelas y iyeshivot anexas, situadas en sus antiguos barrios y otras más recientes, a partir de 1960, que con mayor poder económico surgieron alrededor de sus nuevas viviendas.
Las noches de viernes y los sábados, sus templos se ven colmados con tres generaciones: abuelos, hijos y nietos a los que se suman niñas adolescentes, perpetúan con su presencia los rituales sagrados, conservando en sus casas la reunión familiar en torno a la mesa sabática con los mismos sabores que trasmitieron los primeros inmigrantes. Las Altas Fiestas y las que consideramos más íntimas, con menos difusión, encuentran en las familias más jóvenes la misma intensidad religiosa, recitando bendiciones de las frutas en Tu bishvat, en el intercambio de fuentes colmadas de dulces y vinos en Purim, y estudiando Torá en la sinagoga durante la larga noche de Shavuot, con sabrosos desayunos que nuevamente encuentran en las delicias que la tradicionales familias aún preparan.
La comunidad judeo alepina además de la religión mantiene ciertos mitos y costumbres, que como ordenadores simbólicos operan reglando normas de conducta a sus integrantes y les ayudan a configurar su identidad.
En la vida cotidiana y en las celebraciones del ciclo de vida, más allá de cumplir con los actos de la fe mosaica, mantienen costumbres que dan color a la tradición. Observamos, aunque disminuyeron en número, ciertas creencias y supersticiones que no forman parte de los textos de la liturgia. Es probable que fueran influenciados por la cultura árabe, varios siglos de convivencia lo pueden acreditar, y por la fe depositados en sus rabinos, figuras que por su personalidad y sabiduría consideran con respeto y venerando sus decisiones. Es frecuente la consulta a los jajamin, cuya trayectoria y experiencia permiten confiar en el uso del conocimiento de la Cabalá, textos de Tehilim, o bíblicos como instrumento para alejar temores, sobre todo en los niños y en las embarazadas, considerados sujetos más débiles frente a la mirada de los otros, causante de sus síntomas, efecto, dirían, del mal de ojo.
Es curioso y notable observar en los últimos años y en determinados comercios, generalmente detrás de la caja registradora, fotos de rabinos, pasajes de la liturgia con bendiciones impresas en distintos materiales, papel, telas, metales, como protectores de ese espacio.
La mezuzá, infaltable en la puerta de casa de los jalebíes, (oriundos de Alepo) y en los marcos de todas las habitaciones, forma parte de un acto de fe, reconociendo la unicidad de Dios, saludo cotidiano antes de salir y al llegar a su hogar.
Es habitual la querencia de amuletos y rituales, preparados y ejercitados por personajes especiales de la comunidad. El uso de una manito de oro, como jamsika, (mano abierta con los cinco dedos extendidos) objeto que aún hoy mantiene su valor para espantar las miradas fuertes, firme creencia de sus portadores.
El hombre alepino, religioso ferviente, participante activo de los ritos sinagogales, cumple el acto cotidiano de vestir sus tefilim (filactelias) sea en su casa o en el templo, también tiene sus creencias y supersticiones, es frecuente descubrir en su bolsillo unos trocitos de shebbe, piedra de alumbre, que se incluye entre los variados regalos de la bandeja de novia, tradición que se conserva. Pasa inadvertida pero casi siempre está junto a una ramita de ruda, debajo de la almohada del recién nacido. Ambos amuletos muchas veces se dejan ver en las femeninas carteras.
Una costumbre que se mantiene y forma parte de la ceremonia de circuncisión es la típica ceníe (bandeja) de tres pisos, de 32 velas, (hoy renovada y con diseño distinto). Se pasa antes de cumplir el pacto abrahamico. Cada mujer deposita dinero en la misma y obtiene el derecho de encender una. Comenzando por la abuela, quien enciende la primera, significa Brit- Milá, la segunda base tiene 13 velas y significa Bar Mitzvá y la tercera tiene 18 velas, significa vida. La recaudación se usa para fines benéficos. Esta bandeja es trasladada por una joven soltera, privilegiada con esta elección, para que se case pronto. Es una ceremonia que además de cumplir con la mitzvá de zedaká, pone un toque de color, por la luz que emana de las velas de colores, acto en el que también participan las niñas más pequeñas.
Es otra oportunidad de celebración familiar, donde todos participan de los rituales y dan sentido a los mismos como organizadores inmejorables de esta comunidad.

SEFARAires No.71
* * * * * * * *

Fórmulas de religiosidad en el habla vernácula
de los sefarditas
Prof. María Esther Silberman de Cywiner

Las tradiciones cumplen una función relevante en la cultura de los pueblos y su papel es de gran importancia en la experiencia y conducta de los mismos. Una filosofía de vida junto a un soporte moral y ético no exentos de ironía y humor son el legado que se acrecienta con los siglos y va a dar en lo que consideramos tradición oral de un pueblo.
El judeoespañol, cuyo medio de transmisión principal es la oralidad, por efecto de la dispersión de las comunidades asentadas en el Mediterráneo Oriental y Occidental donde desde antiguo se hablaba el judeo-español, va perdiendo hablantes que actualmente se encuentran por todas partes, representados por hombres y mujeres mayores que hablan la lengua desde que nacieron. Pero esta lengua hablada como lengua materna, no se transmite más en la misma forma a las generaciones sucesivas.
[i] La desaparición paulatina de los primeros inmigrantes de habla judeo-española dejó espacios silenciados en los hogares sefarditas. Donde los abuelos ponían la experiencia viva de las tradiciones en la lengua vernácula, ahora sólo quedan vagos reflejos, chispas esparcidas del gran fuego que supo arder y dar calor en los tiempos de bonanza.

Nuestra propuesta es mostrar manifestaciones de religiosidad en la lengua vernácula de los hablantes del judeoespañol a través de un trabajo de recopilación realizado a partir de colecciones autorizadas y de material obtenido de informantes de primera, segunda y tercera generación de sefarditas.
Dicha religiosidad se disemina en variantes paremiológicas, locuciones diversas, proverbios, interjecciones, bendiciones, maldiciones, fórmulas de agradecimiento, de ruego y alabanza, etc., de constante uso en el proceso de comunicación intersubjetiva.
Podríamos decir también que dicho sustrato de religiosidad se expresa por las citas de los libros sagrados, Torá, Talmud, “Proverbios”, etc.; por la presencia de nombres reveladores de patriarcas y personajes bíblicos; por la alusión o mención de festividades significativas del calendario hebreo; por la presencia de una ética basada en la observancia del decálogo mosaico. Pero sobre todo, por la mención, invocación y apelación a D’s, que ocupa un lugar preferencial en esta selección que nos proponemos mostrar aquí.

Nos limitaremos a analizar el último aspecto mencionado haciendo una aclaración previa. Tanto al escuchar como al transcribir la palabra D’s en boca de un sefardí, sorprende a quien no está familiarizado con la fonética judeoespañola, el modo como los sefarditas pronuncian el nombre del Creador. Siempre pronuncian Dyó, sin la s final. En razón de que la religión mosaica admite la existencia de un solo D’s -precepto que se sintetiza en la máxima proclamación de fe judaica: el “Shemá Israel, Adonay Elohenu, Adonay Ejad” (Escucha, oh Israel, Adonay es nuestro D’s, Adonay es Único”) -el judío hispano hebreo del medioevo, cuando leía en ladino la traducción del nombre de Adonay como D’s, entendía que decir D’s con s era hacer mención a más de un dios. Por lo tanto suprimía la s final y pronunciaba el Dyó para no incurrir en idolatría.

Las nuevas generaciones descendientes de inmigrantes sefardíes conservan cada vez menos la lengua de sus mayores. Pero sin embargo donde hubo abuelos, tíos, padres que hablaban en el hogar la lengua de la España del siglo XV, algo se conservó y aflora, curiosamente, en el habla familiar. Muchas expresiones han ido modernizando su fonética. Otras, han sufrido deformaciones léxicas por ignorar el hablante la expresión original, quedándose con un remedo de la fórmula primigenia. En esto se advierte, al igual que en la transmisión del romancero tradicional sefardí, ejemplos de degradación semántica; de deformación léxica o fonológica; de recreación y sustitución de elementos; todo lo cual es propio y legítimo en el proceso de tradicionalidad. Esta aclaración ayuda a comprender las variantes recogidas de una misma fórmula. Admitimos que nosotros también hemos heredado de nuestra habla cotidiana y familiar expresiones que ponen al Dyó como valedor divino de nuestros proyectos y anhelos: El Dyó ke mos lo déshe ver (Que D¨s permita que lo veamos). Y aún más, que cuando prometemos o manifestamos deseos de realizar algo por precaución, por espíritu de prudencia, empleamos como una muletilla inevitable la condicional oída una y otra vez, Si el Dyó kiere... (Si D’s quiere...Quiera D’s). Y esto ¡qué duda cabe!, no es patrimonio exclusivo de los sefarditas.
Es interesante preguntarse hasta qué punto ese sustrato de religiosidad al que apuntamos inicialmente se sostiene exclusivamente en una cuestión de fe deísta. Y estamos tentados a arriesgar que aquí se produce contaminación con otras condiciones propias del espíritu humano, miedo, duda, superstición, ignorancia. Todo lo cual lleva al individuo a aferrarse tanto a talismanes, como a palabras mágicas o salvadoras, bajo las cuales siente que su débil naturaleza está protegida de tanta intemperie metafísica. Y lo hace poniendo en el enunciado diversos matices emocionales y expresivos.
Las fórmulas de religiosidad en el habla vernácula de los sefarditas estructura géneros y estilos discursivos de carácter familiar e íntimo dentro de los cuales la palabra adquiere expresividad propia en la comunicación intersubjetiva acorde con las situaciones, temas y contactos típicos de los significados de las palabras, con la realidad concreta y circunstancias específicas.
Sin duda, volviendo ahora a las fórmulas de religiosidad, podemos comprender mejor el tono y la expresividad que se advierte en muchas de ellas, tomando en cuenta el hecho que el hombre del Antiguo Testamento permanece siempre en diálogo con el Todopoderoso. No se vale de intermediaciones. Agradece, ruega, suplica, reniega, proclama, promete, invoca, con la convicción de que su voz será escuchada. Las oraciones y plegarias se elevan en una íntima confesión de fe, confianza, temor y piedad por la propia condición de eterno pecador frente a la infinita misericordia de D’s.
El hombre vive con su pensamiento suspendido entre el cielo y la tierra. Pronuncia fórmulas de súplica, para conjurar la inmensa angustia frente al daño de la enfermedad y la muerte:
Ke el Dyó no mos trayga enfermedad (Que D’s nos proteja la salud)
El Dyó ke no mos trayga oras de sar (Que D’s nos libre de horas de peligro)
Para alcanzar ayuda y salvación de los peligros que siempre lo acechan, dice:
El Dyó ke mos apyade (Quiera D’s tener piedad de nosotros)
El Dyó ke mos gwadre de embidya. (Que D’s nos proteja de la envidia)
El Dyó ke mos gwadre de ojo malo (Que D’s nos proteja del mal de ojo)
El Dyó ke mos gwadre de vizino malo y de aire de burako (Que D’s nos proteja del mal vecino y del golpe de aire)
En otros casos, pide ayuda para propios y ajenos en forma general:
El Dyó ke lo ayude (Que D’s lo ayude)
El Dyó ke mos ayude (Que D’s nos ayude)
Otras veces apela al Todopoderoso para que asegure y provea necesidades materiales básicas:
El Dyó ke mos dé el bien y lugar ande lo meter (Que D’s provea nuestras necesidades)
El Dyó ke mos dé pan para komer y paño para vestir (Que D’s nos dé qué comer y con qué vestirnos)
También usa fórmulas que son expresiones de agradecimiento y que se expresan como bendiciones:
El Dyó ke te dé salud y años de vida (D’s te conceda salud y larga vida)
Vidas larga ke te dé el Dyó (Que D’s te conceda larga vida)
El Dyó ke te page (D’s te lo pague)
Ke el Dyó te dé muncho más (Que D’s te premie con más)
Ese hombre lleno de limitaciones proclama su confianza en la existencia de un D’s y en su justicia:
Al Dyó no vemos, ma de sénsya lo konosemos. (D’s se manifiesta aunque no sea visible ante nuestros ojos)
¡Ay un Dyó en los Syelos! (Confiemos porque hay quien haga justicia)
Está en manos del Dyó (De D’s depende su destino)
La fe en D’s lo reconforta ante un adversario:
Kuando el Dyó está contigo, no t’espantes de tu enemigo. (No te preocupe del enemigo si D’s te acompaña)
Por la misma razón, no duda de su omnisciencia ni de su ubicuidad; el hombre poco puede frente a su poder:
Lo ke el Dyó faze, ninguno lo desfaze (El designio divino es inapelable)
La gente pone, el Dyó dispone (El hombre propone y D’s dispone) Kada uno por sí, y Dyó por todas partes (Cada uno ve por sí, D’s ve por todos)
El hombre de fe reconoce la equidad en los designios divinos; manda el dolor pero prevé su remedio:
El Dyó apareja la melezina antes de la yaga (D’s prevé solución a los problemas)
Sabe que D’s no abandona a sus criaturas cuando sus semejantes se olvidan de él:
Kuando la puerta del riko se aserra, la del Dyó se avre (Cuando falta lo material siempre está la ayuda de D’s )
Un proverbio recuerda que el hombre debe esforzarse para que a su vez D’s le ayude:
Kien anda, el Dyó le manda ( A quien se preocupa, D’s lo ayuda)
El Dyó no tyene monedas, tyene modos y maneras (D’s no da riquezas, sino medios para alcanzarla)
Ese mismo hombre, sin embargo, también juzga la justicia divina y la inequidad en la distribución de los bienes:
El Dyó da muezes a ken no tyene dientes. Almendras a ken no tyene muelas. Favas a ken no tyene quixadas (D’s da nueces a quien no tiene dientes. Almendras a quien no tiene muelas. Habas a quien no tiene quijadas)
Son variadas las locuciones, interjecciones, maldiciones y demás manifestaciones de la oralidad en el habla vernacular de los sefarditas.
Así por ejemplo, cuando se quiere encarecer algo que ha sido hecho con excelencia, sobre todo en cuestión de comida, se emplea la fórmula d’alavar al Dyó:
Esta kumida está d’alavar al Dyó (Esta comida es digna ofrenda de D’s)
La bondad de alguien se compara con el pan:
Es pan del Dyó (¡Es un pan de D’s!)
Es frecuente en el repertorio femenino la exclamación de desesperación ante un gran infortunio o amenaza mortal de un ser querido:
¡A Dyó Dyó!...ke nunka nasyera ió (¡Ay, D’s mío! ¡Ojalá yo no hubiera nacido!)
Hay además otras fórmulas exclamativas para aludir a D’s:
¡Bendicho sea el Dyó (¡Bendito sea D’s!)
¡Senior del mundo! (¡D’s!)
¡Patrón del mundo! (¡D’s!)
Ante un enemigo odioso, las maldiciones afloran sin contemplaciones; el perdón sólo puede venir de D’s:
¡Ke el Dyó lo mate y lo keme (¡Que D’s lo mate y lo queme!)
¡Ke el Dyó lo siege! (¡Que D’s lo deje ciego!)
¡Ke el Dyó s’apiade d’él. El Dyó ke lo pedrone! (¡Que D’s se apiade de él. D’s que lo perdone!)
El hombre se somete a la justicia divina en caso de incumplimiento de promesas o pone a D’s como fiador de sus dichos con una fórmula sarcástica:
Ke el Dyó me mate si no estó diziendo vedrá(Si miento que D’s me castigue)
El Dyó me lo pedrone (Que D’s me perdone...por lo que digo)
Finalmente, algunos ejemplos donde no falta la ironía y el humor, propios de todos los pueblos del mundo:
Del Dyó y el vizino no se puede encubrir (De D’s y de un vecino no hay como ocultar nada)
Yerro de médiko, setensya del Dyó (Al error del médico se le dice sentencia de D’s)
Ken cazó una vez, digno de lástima es; ken cazó dos no tiene pedrón del Dyó
(Quien se casó por primera vez, es digno de lástima; pero quien se casó por segunda vez ¡no tiene perdón de D’s!).
Conclusión
Sin haber agotado el repertorio de fórmulas de religiosidad en el habla vernácula de los sefarditas, hemos tratado de mostrar una diversidad en cuanto a géneros y estilos discursivos. Y
en cada uno de esos breves enunciados de la tradición oral judeoespañola podríamos descubrir, como diría Borges, el ‘multum in parvo’.
(*) La Profesora María Esther Silberman de Cywiner es investigadora de la Universidad Nacional de Tucumán
(1)Ver Isaac Benabú, en “Prefacio”a Kuentos del Folklor de la Famiya Djudeo-Espanyola, de Matilda Koen-Sarano, Kana-Yerushalaym, Israel,1986, p.XIV.
Bilbiografía
BAJTIN, Mijail (1985): “El problema de los géneros discursivos” en Estética de la Creación Verbal. Siglo Veintiuno Editores. Trad. de Tatiana Bubnova. México, pp.248-293.
BENABÚ, Isaac (1986): “Prefacio” en M. K. SARANO: Kuentos del Folklor de la Famiya Djudeo-Espanyola. Kana-Yerushalaym. Israel, p.XIV.
KOEN SARANO, Matilda (1995): “Temas djidió en el reflan djudeo-espanyol” en Revista Los Muestros. La boz de los sefaradim. Nº 21, Dic. Bruselas, pp.44-50.
LOS MUESTROS: Nº17, Dic.1994, pp.29-31; Nº 19, Jun.1995, pp.3-42; Nº 22, Mar. 1996; Nº 25, Dic. 1996. Bruselas.
NEHAMA, Joseph (1977): Dictionnaire du Judéo-Espagnol. Colab. Jesús Cantera. Consejo Superior Investigación Científica. Instituto “Benito Arias Montano”. Madrid, España.
NUEVA REVISTA DE FILOLOGÍA HISPÁNICA Nº 1, Año XII. “Refranes judeo-españoles de Esmirna”.
Entrevistas
Sr. Jacobo Cuño: Feb. 1996, San Miguel de Tucumán / Sra. Luisa de León: Ene. 1997, San Miguel de Tucumán / Sr. Jacobo Cuño: Set. 1997, San Miguel de Tucumán / Sra. Raquel Levy de Silberman: Oct. 1999, San Miguel de Tucumán.

SefarAires No.71
* * * * * * * *

La religiosidad en los sefaradíes
Por Luis León

Los sefardíes, especialmente los de lengua judeoespañola, tienen un origen común con las otras comunidades judías: ashkenazíes, mizrahim (orientales) y otras numéricamente minoritarias. Los une un patrimonio fundante: el Antiguo Testamento y los tratados emanados de él, que conforman un cuerpo complejo de pasajes históricos, normas religiosas, de higiene y ética.
Los avatares sufridos por los judíos tras la destrucción del Segundo Templo, los obligó a tomar rumbos diferentes, generándose así a lo largo de los siglos, comunidades con lenguas propias, costumbres y vida cotidiana específicas mucho más parecidas a las de los pueblos con quienes compartieron el territorio que con los de su origen; los rasgos físicos se fueron diferenciando al mezclarse con otras etnias y puede decirse que el principal factor conciente de un pasado común, fueron las Sagradas Escrituras, libro que les dio origen y a través de la práctica cotidiana de esa liturgia, que leyeron y releyeron, generación tras generación, y escritas en miles de páginas, interpretaciones de los jajamim (sabios).
El camino recorrido por cada comunidad los diferenció también en la percepción de la existencia de Dios. Los djidiós inmigrantes de Turquía y Grecia que arribaron al Río de la Plata mantuvieron sus costumbres y su liturgia; las primeras familias establecían una kehilá en los lugares que les era posible. Al principio, se reunían con regularidad en el comedor de la casa de alguno de ellos donde completaban con creces el minian (diez varones judíos, mayores de 13 años indispensables para rezar). Ni bien el número de inmigrantes creció y tuvieron alguna posibilidad de reunir fondos, alquilaron una sala de mayor tamaño en el frente de una casa de inquilinato, y puede afirmarse que desde su llegada, había conciencia y deseo del grupo de construir su templo. Así sucedió con la comunidad sefaradí de Villa Crespo, la de Shalom en el barrio de Colegiales de Buenos Aires, o la de Córdoba que a principios del siglo XX se reunían en la casa de la Familia Rubín, hasta que décadas después inauguraron su hermoso templo, lo mismo sucedió en otras provincias. Cada día y obviamente en vísperas de shabat, en mayor número, se podía ver djidiós rezando, la sinagoga estaba a pleno en las altas fiestas. Se organizaban los asientos numerados y las luces encendían de alegría los ánimos festivos. Hasta los años cincuenta, ese era el panorama en cualquiera de estas sinagogas sefaradíes argentinas.
La definitiva integración a la sociedad argentina y la orientación hacia otros intereses culturales o económicos, fueron las razones de la asimilación de la comunidad sefaradí de Buenos Aires y ciudades del interior; se vaciaron los templos, algunos cerraron sus puertas definitivamente. Otros sufrieron el cambio de orientación de la liturgia, pasaron a ser dirigidos por sefaradíes orientales, quienes aún conservan su cohesión y tienen objetivos definidos.
Varios testimonios hablan sobre los sefaradíes inmigrantes y la primera generación nativa, afirmando que iban a la sinagoga con alegría y sentido de pertenencia, celebrando en su gran mayoría las altas fiestas: el día del Perdón (Iom Kipur), el año nuevo (Roshaná), la pascua (Pésaj) y respetando las normas del kashrut. Pero dichos testimonios coinciden en comparar con otros grupos judíos a los sefaradíes judeoespañoles señalando que su religiosidad era limitada, no había ortodoxia. El escaso número de djidiós que llevaba adelante estas normas con cierta rigidez, despertaba respeto y admiración, no fue suficiente para su continuidad en las nuevas generaciones
El antiguo patrimonio paremiológico judeoespañol, presenta refranes que hablan de Dios con majestuosidad, pero otros involucran Su Nombre con palabras callejeras relacionándolo con situaciones cotidianas de bajo nivel. La forma de percibir a Dios de los sefaradíes judeoespañoles, podría decirse que toma la forma de pater familia, a quien se respeta y venera sin condiciones, pero se lo integra a la vida cotidiana sin medir el lenguaje empleado, se lo sienta a la mesa cada día con el amusí (bendición del pan), pero sin ritos grandiosos que les haga perder la presencia cotidiana de su deidad.
En la actualidad, las comunidades judías más activas, se nuclean en torno a la actividad religiosa. La falta de líderes sefaradíes convocantes (de lengua judeoespañola) facilitó que los miembros identificados con el judaísmo emigraran hacia comunidades de ritos diferentes a los de sus abuelos. Se perdieron así, definitivamente, los últimos eslabones de una cultura: la sefardí.

SefarAires No.71
* * * * * * * *

Los judíos cartógrafos y geógrafos de la Península Ibérica
Por Carlos León

El apasionante libro titulado “Los Descubridores” escrito por Daniel J. Boorstin, prestigioso historiador estadounidense, aporta valiosa información sobre científicos sefardíes dedicados a la cartografía, en el período previo al descubrimiento de América.
Hasta el siglo XIV resultaba extremadamente peligroso para los navegantes realizar travesías que abandonaran las costas para salir al mar abierto. Por ejemplo, emprender un viaje desde un puerto del Mediterráneo hacia un país asiático.
Uno de los más trascendentes aportes a la navegación, fue el que realizó el cartógrafo judío Abraham Cresques, oriundo de Palma de Mallorca, a solicitud del rey de Aragón, al elaborar el “Atlas Catalán” de 1375.
La tolerancia transitoria del cristianismo hacia los judíos en aquellos años, posibilitó según afirma Boorstin- la creación de una importante escuela judía de cartografía en Mallorca.
El “Atlas Catalán” de Cresques era un intento de lograr un mapamundi, representando las distintas regiones de la tierra, a partir de las experiencias empíricas de distintos navegantes.
El hijo de Abraham Cresques, de nombre Jehuda, continuó con los trabajos de su padre, pero tuvo que emigrar de Aragón hacia fines del siglo XIV, cuando se reinició la persecución contra los judíos. Jehuda Cresques fue invitado por el príncipe Enrique “El Navegante” de Portugal, para la preparación de mapas y cartas de navegación para los viajes marítimos de los portugueses.
El rey Juan de Portugal y el príncipe Enrique atrajeron expertos de todo el mundo a los efectos de ir resolviendo los más complejos interrogantes que restringían la navegación. Uno de ellos era la dificultad para determinar la latitud cuando se navegaba abajo del Ecuador y se perdía la visión de la estrella del Norte.
Para resolver este problema apelaron a dos sabios astrólogos y matemáticos judíos, que tuvieron que escapar de España por la persecución de los Reyes Católicos. Uno de ellos fue Abraham Zacuto quien se vio obligado a abandonar la Universidad de Salamanca, acompañado por su discípulo José Vizinho.
Boorstin afirma en su libro, que la obra más avanzada que existía en ese entonces para hallar la posición en el mar era el “Almanach Perpetuum”, que Zacuto había escrito en hebreo aproximadamente veinte años antes. Esas tablas traducidas al latín por Vizinho, permitieron guiar a los marinos portugueses durante el medio siglo siguiente.

SefarAires No.71