ESCANDALO QUE NO AYUDA


Abu Mazen, sexo y la puñetera cinta de vídeo
SAL EMERGUI desde Jerusalén


Un caso de sexo, cinta de vídeo y amenazas es lo que le faltaba al presidente palestino, Abu Mazen. Un picante affaire que se le suman a sus innumerables problemas, como la escisión interna palestina, su duro enfrentamiento con el grupo islamista Hamás, los centenares de puestos de control o las colonias israelíes en Cisjordania. Por no hablar de su 'destierro' de la Franja de Gaza a manos de Hamás, el estancamiento del proceso de paz con el Gobierno de Ehud Olmert o las pocas expectativas con el nuevo de Benjamín Netanyahu.
El diario Maariv, que se publica desde Tel Aviv, citando fuentes de los organismos de seguridad palestinos, revela hoy un escándalo que intentan ocultar en la Mukata (sede gubernamental) de Ramala. Un importante dirigente palestino, de los más allegados a Abu Mazen, ha sido pillado in fraganti practicando sexo con una de sus secretarias, que no es precisamente su esposa.
Y como suele ocurrir en estos casos, hay una cinta de vídeo que recrea los apacibles y apasionados momentos vividos en esa oficina de Ramala. Y como en las películas, ha llegado a las manos menos apropiadas para el protagonista. Un destacado funcionario de los organismos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que fue detenido hace unas semanas por Israel acusado de "intentar reclutar a ciudadanos israelíes para el servicio de Inteligencia palestino".
El periodista del Maariv- que suele tener buenos contactos en Ramala- cita una fuente de seguridad de la ANP: "Alguien envió la cinta de vídeo de sexo al presidente Abu Mazen para que viera quiénes son los que trabajan con él".
Aunque el motivo real es el enfrentamiento del poseedor de la cinta con dicho dirigente cazado sin ropa y mucho ímpetu sexual y traicionero en la sede del rais. Un clásico ejemplo de ajuste de cuentas. Según explica el diario, cuando Abu Mazen vio la cinta se enfadó mucho. No tanto por el comprometedor contenido sino por el hecho de que alguien lo filmó e intenta sacar provecho de un acto considerado privado.
Los minutos de sexo y desenfreno se pueden convertir en pesadilla si se confirma otro dato del diario: la cinta ha llegado al enemigo. En este caso, no nos referimos a Israel sino a Hamás que puede usarla para 'molestar y ridiculizar' a Abu Mazen que es también líder del grupo rival Al Fatah. Si la historia se confirma y la cinta es emitida, sus efectos pueden ser más destructivos para dicho dirigente que la desilusión del proceso de paz reanudado en la cumbre de Annapolis.

Reenvia: www.porisrael.org