ANTISEMITISMO A PLENO


Perdido en la bruma de los slogans
Ismael Khaldi


Para aquellos que no han oído hablar de ello, la primera semana de marzo ha sido designada Semana del Apartheid Israelí por activistas que son malintencionados o están desinformados. En los campus estadounidenses, comités de organización planean happenings para, una vez más, castigar a Israel como la única parte responsable de todos los males del Medio Oriente.

El año pasado, en la Universidad de Berkeley en California, tuve la oportunidad de “dialogar” con algunos de los organizadores de estos eventos. Mi perspectiva es única, tanto como Vicecónsul de Israel en San Francisco, como beduino y como musulmán en el más alto rango representando a Israel en los Estados Unidos. Nací en el seno de una tribu beduina del norte de Israel, uno de 11 chicos, y comencé mi vida como pastor viviendo en nuestra carpa familiar. Fui a servir en la Policía de fronteras israelí y, más adelante, obtuve una Maestría en Ciencias Políticas de la Universidad de Tel Aviv, antes de incorporarme al Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Soy un israelí orgulloso – junto con muchos otros israelíes no judíos tales como drusos, bahai, cristianos y musulmanes, que viven en una de las sociedades más diversificadas culturalmente y la única verdadera democracia de Medio Oriente.

Como la de Estados Unidos, la sociedad israelí está lejos de ser perfecta; pero seamos honestos. Cualquiera sea el rasero que se elija – oportunidades educacionales, desarrollo económico, derechos de las mujeres y de los homosexuales, libertad de expresión y de reunión, representación legislativa – las minorías en Israel están ubicadas muchos mejor que en cualquier otro país del Medio Oriente.

Así que quisiera compartir lo siguiente, con los organizadores de la Semana del Apartheid Israelí, con aquellos que estén abiertos al diálogo y no cegados por una ideología del odio:
Ustedes son parte del problema, no parte de la solución: Si ustedes son realmente idealistas y están comprometidos con un mundo mejor, paren con la retórica falsa. Necesitamos gente moderada que se reúna con buena fe para ayudar a encontrar el camino para aliviar el sufrimiento humano en ambos lados del conflicto palestino-israelí. La difamación y el falso etiquetado es un callejón sin salida que no lleva a ningún lado.

Ustedes le niegan a Israel el derecho fundamental que toda sociedad tiene de defenderse a sí misma: Ustedes condenan a Israel por construir una barrera de seguridad para proteger a sus ciudadanos de los suicidas con bombas y por atacar a los edificios desde los cuales se lanzan los misiles contra sus ciudades – pero ustedes nunca ofrecen una alternativa. ¿No están ustedes mismos practicando una profunda forma de racismo negándole a una sociedad entera el derecho de defenderse?

Vuestras críticas son intencionalmente hipócritas: ¿Los ciudadanos árabes de Israel sufren de una desventaja? Ustedes prefieren creerlo. ¿Los afro americanos que viven a 10 minutos de Berkeley sufren de una desventaja? Ustedes prefieren creerlo, también. Así que deberíamos lanzar una Semana del Apartheid en Berkeley también, o deberíamos buscar caminos verdaderos para mejorar nuestras sociedades y hacer más disponibles las oportunidades.

Ustedes están traicionando a los musulmanes moderados y a los judíos que trabajan para lograr la paz: Vuestro radicalismo socava a las fuerzas de la paz en Israel y en los territorios palestinos. Estamos trabajando duro para avanzar hacia un acuerdo de paz que reconozca los derechos legítimos tanto de Israel como del pueblo palestino y ustedes lo están destrozando al difamar a una de las partes.
Me gustaría decirles a los organizadores de la Semana del Apartheid Israelí:
Si Israel fuera un estado con apartheid, yo no habría sido designado aquí, ni yo habría elegido asumir esa tarea. Hay muchos árabes, tanto dentro de Israel como de los territorios palestinos que han tenido un gran coraje al recorrer el camino de la paz. Ustedes deberían estar con nosotros en lugar de estar contra nosotros.

Ismael Khaldi es vicecónsul de Israel para el Pacífico Noroeste.
Este artículo apareció en la página A-11 del San Francisco Chronicle


Traduccion para
porisrael.org: Jose Blumenfeld
Reenvia:
www.porisrael.org