EL ANTISEMITISMO EN VENEZUELA


El mundo debe reaccionar en voz alta frente a Chávez

Cada día es más inseguro ser judío en Venezuela.
El último ejemplo de la creciente hostilidad contra los judíos sucedió el pasado viernes 30 de enero cuando una sinagoga en Caracas fue profanada por asaltantes armados que tiraron y desparramaron por el piso los rollos de la Torá y los libros de rezo y escribieron en las paredes "No queremos judíos aquí" y "Judíos fuera".
Este último ataque antisemita demuestra una vez más la vulnerabilidad de los judíos de Venezuela. En los últimos años, los judíos venezolanos han sido blanco de todo tipo de agresiones.
En radios y canales controlados por el Estado abundan las noticias anti-israelíes, que incluso han incluído extractos de "Los Protocolos de los Sabios de Sión",el conocido libelo antisemita que entre sus falsedades acusaba a los judíos de complotar "para gobernar el mundo". Durante el conflicto en Gaza, cruces gamadas combinadas con estrellas de David ensuciaron sinagogas y edificios comunitarios.
Estas tendencias alarmantes, incluyendo el ataque a la sinagoga, son consecuencia directa de la atmósfera creada por el Presidente Chávez y refleja que le ha dado una importancia nula a su compromiso, firmado con los Presidentes Lula y Kirschner de combatir el antisemitismo y toda forma de discriminación.
Chávez incita al odio cuando particulariza a los judíos venezolanos y los señala aparte de sus otros conciudadanos. El líder venezolano públicamente exhortó a los judíos venezolanos que se rebelaran contra el Estado de Israel y comparó la guerra en Gaza con el Holocausto. Estas irreflexivas e inaceptables expresiones han dejado a los judíos venezolanos bajo gran vulnerabilidad.
En Diciembre, Chávez y su Ministro de Relaciones Exteriores Nicolás Maduro, hicieron declaraciones incendiarias sobre la situación en Gaza, que culminaron con la expulsión del Embajador de Israel, una evidencia más de la ideología extremista de Chávez.
Sin hacer ningún análisis serio del conflicto en Gaza, y ni siquiera mencionar los años de ataques terroristas de Hamas contra civiles israelíes, el régimen de Chávez calificó a Israel de "genocida" que ataca "pacíficos, desarmados, indefensos palestinos".
Manipulando groseramente la historia, Chávez se ha atrevido a decir que Israel se retiró de Gaza en 2005 para atacar la zona y terminar con los palestinos. Llama a Israel "el brazo asesino de EEUU" y dice que la CIA y la Inteligencia israelí, Mossad, asesinaron al líder de la OLP Yaser Arafat para dividir al pueblo palestino.
Chávez también ha declarado que Estados Unidos desearía tener "otros Israel" en América Latina para atacar al pueblo latinoamericano, y que se debería detener tal atropello.
La gente podría preguntarse por qué Venezuela (un país lejano al Medio Oriente, y donde tradicionalmente las minorías árabe y judía han coexistido pacíficamente) tiene una postura sobre el conflicto en Gaza más radical que el Presidente de la AP y de varios líderes árabes. Pero sus declaraciones recientes y el ataque a la sinagoga no debieran sorprender. Chávez ha capitalizado constantemente el sentimiento anti-americano en la región y atacar a Israel-aliado firme de EEUU-ha sido una excelente oportunidad para él para demostrar sus sentimientos.
Su manipulación de los hechos en el conflicto de Israel con los palestinos, deja en descubierto su alianza con Irán de larga data,el mayor estado patrocinador de terrorismo en el mundo, así como su profunda simpatía por el régimen extremista iraní, su anti-sionismo y su agenda antisemita. Chávez y su aliado, el Presidente Mahmoud Ahmadinejad comparte una visión mundial temeraria.
Las recientes declaraciones de Chávez sobre Gaza levantó protestas de 75 académicos de todo el mundo que firmaron una petición condenando su comparación de las acciones de Israel con el Holocausto.
En su carta de protesta a Chávez, los académicos sobre Shoá señalan una definición de un informe del Departamento de Estado de 2008 en el cual las comparaciones de Israel con la Shoá , constituye antisemitismo. Los académicos le piden a Chavez que se retracte de su comparación de Israel con los nazis ahora y en el futuro.
Parece ingenuo pensar que Chávez renunciará a sus posturas. Pero sus insidiosas expresiones deben ser públicamente denunciadas por los líderes mundiales o por los ciudadanos de a pie. Permanecer en silencio significa complicidad.


Daniel S. Mariaschin

Vice Presidente Ejecutivo de B'nai B'rith Internacional.