ENTREVISTA A EXPERTO LIBANES EN MEDIO ORIENTE


CON GEORGE CHAYA, EXPERTO LIBANES EN ORIENTE MEDIO: UN ANALISIS DESDE ADENTRO
Ana Jerozolimski
Semanario Hebreo. Uruguay


El Prof. Chaya es escritor y docente. De origen libanés, se especializó en asuntos de Oriente Medio, sus conflictos regionales y su impacto en Occidente. Es experto en el tema de contra-terrorismo.
De pluma firme y categórica, Chaya tiene una observación incisiva y aguda de la situación de la región en la que nació..


PROBLEMAS DE FONDO

P: ¿Cuáles son en tu opinión los problemas principales con los que lidia Oriente Medio actualmente? El tema no pasa sólo por el Islam radical ¿verdad?

R: Es cierto. Pero hay profundos errores en abordar la problemática; occidente cree que el desarrollo económico es la base y el punto de partida para neutralizar los sentimientos nacionalistas y religiosos y que ello traerá la paz y la seguridad. A los que creen eso, les diría que se puede ser bien intencionado pero no ingenuo. El problema central es que esta región es absolutamente disfuncional bajo cualquier estándar del mundo moderno. Aunque es un hecho innegable que casi toda la gente en la región culpa de sus males a los EE.UU. a Israel, a la civilización occidental, a todo y a todos, excepto a ellos mismos.
Se supone que los que nos consideramos hijos de la ilustración hemos avasallado a una cultura y debemos pagar por eso y lo peligroso es que muchos políticos en Occidente se han creído ese sofisma. A mi juicio el avance de la ideología islamista radical genero un notable retroceso en la región .El mundo occidental cree en la democracia, en el gobierno de la ley y en el imperio de la ley internacional, los derechos humanos y la prensa libre pero eso funciona así en Oriente Medio infortunadamente.
En la medida en que la comunidad internacional condene a Israel y abandone a las débiles pero emergentes democracias regionales como la de Irak y Líbano en lugar de aislar firmemente a los países financistas y exportadores de ideología yihadista y el accionar terrorista, ni occidente, ni las democracias podrán ganar. La solución va más allá en esta materia y se relaciona con la imposición de políticas firmes y de inequívoca claridad moral.

DOS MUNDOS
P: ¿Se trata de un choque de civilizaciones o es posible tender puentes, lograr acercamientos entre el mundo árabe, en su mayoría islámico, y occidente?

R: Es más difícil de lo que parece en la superficie. Resolver la cuestión de las relaciones de occidente con los países árabes islámicos pasa por varios aspectos. La primera es la Independencia nacional, no solo del imperialismo, de occidente o de Israel como claman los fundamentalistas, sino también de los regimenes como los Damasco y de Teherán. Si esta problemática no es responsablemente abordada no habrá que esperar soluciones en el corto y mediano plazo.
No es el Islam el problema en su generalidad, son los fundamentalistas que secuestran esa confesión y se valen de ella aplicando falsas interpretaciones. Esto esta claro en la intelectualidad árabe donde no existe esta discusión como se la conoce en occidente. No obstante también es cierto que la aceptación de la opresión por el oprimido acaba por convertirse en complicidad; hay una cierta solidaridad y una vergüenza compartida entre la dirigencia que obra mal y el pueblo que lo deja hacer. Convendrás conmigo que sufrir es una cosa venerable pero someterse es despreciable. De allí que resulte necesario escuchar voces de los propios musulmanes rechazando las acciones de los violentos que acampan a sus anchas en sus falaces interpretaciones religiosas para cometer crímenes repudiables como los que se suceden a diario entre chi’itas y sunitas en Irak por mencionarte una situación puntual.

P: ¿Qué se necesita para garantizar una coexistencia pacífica? ¿Sólo el mundo árabe o el mundo islámico debe cambiar de posturas o también Occidente debe hacerlo?

R: Nadie bien intencionado y que rinda culto a la verdad completa puede negar que en las matanzas masivas de Sudán fue el régimen islamista quien masacro a sus ciudadanos cristianos de raza negra y que no hubo allí ninguna presencia de cualquiera de los imperialismos tan criticados y repudiados por la moda mediática. El magnicidio de la ex premier Bhutto fue cometido por un yihadista suicida que no provenía de Paris, Washington o Jerusalem. Los brutales atentados en Argelia contra las oficinas de la ONU no tuvieron que ver con occidente ni con Israel, contrario a ello, fueron reivindicados por Al Qaida-Magreb, un brazo de Al Qaida Irak. Saddam Hussein en su tiempo, no invadió Kuwait, ni asesinó a su propia gente a causa de EE.UU. El terrorismo talibán en Afganistán y la guerra civil desatada allí, las voladuras de los Budas y otros tantos desmanes en ese país no fueron ordenados ni ejecutados por occidente para desgracia y frustración de algunos medios de prensa occidentales que lo hubieran deseado. Tenemos un problema en esa región del planeta y no hemos escuchado jamás una autocrítica sincera del liderazgo regional.
Desde el año 2004 muchos países occidentales, España en particular se ha empeñado en llevar adelante un proyecto denominado Alianza de Civilizaciones. Los resultados hasta hoy han sido tan frustrantes como fallidos.
La Alianza de Civilizaciones se centra obsesivamente en presuntos fallos de los países occidentales al tiempo que ignora curiosamente los errores de los países musulmanes, llegando incluso a justificar implícitamente imponer límites a la libertad de prensa o la libertad religiosa en aras de detener "el avance del odio que resulta en islamofobia y xenofobia". El antisemitismo, la judeofobia y la cristianofobia como los derechos de las mujeres en el mundo árabe brillan por su ausencia allí. Toda esta charada no es más que poner una enorme mordaza a los medios occidentales cuando quiera que se atrevan a aplicar a los países musulmanes la décima parte de la crítica que dedican a Estados Unidos o Israel. Irónico además es el hecho de que sea la España de Zapatero y Moratinos quien presente y avale tal programa, un país que ha hecho tanto por librarse de la censura de su pasado y que se arriesga tanto por tener un mínimo de libertad en toda su geografía. Si esta es la Alianza que Zapatero quiere aliar, está claro que de civilizada tiene más bien poco.
Es difícil lograr el éxito en acuerdos de coexistencia, de paz y de seguridad cuando una de las partes esta ganada por una ideología radical que pregona lo contrario y ejecuta acciones que alejan cualquier posibilidad de acercamiento en esta materia.

OBAMA Y MEDIO ORIENTE
P: ¿Cómo ves el nuevo enfoque de Obama en la región, especialmente el cambio de tono ante Irán? ¿Ayudará a un acercamiento o los ayatollahs se estarán riendo de él? Recordemos que el hecho es que la política de Bush no ayudó a solucionar problemas..

R: La administración Bush forma parte del pasado, malo, regular o bueno, Bush es pasado y esto es un problema para algunos dictadores regionales, ya no esta Bush y eso resta a muchos la oportunidad de practicar lo que se ha convertido en deporte nacional en Oriente Medio, me refiero a la critica vacía en si misma, algo así como la bobería tribal de arrojar zapatos. Hoy estamos de cara a un escenario que se plantea bien distinto a partir del presidente Obama. El punto central es hasta donde podrá avanzar con su buena voluntad e intenciones, el interrogante es hasta donde Obama podrá cambiar una región disfuncional como esta. No hay que engañarse ni albergar expectativas desmedidas, es deseable que Obama logre el éxito en su gestión, pero permíteme la duda sobre ello. He visto a través de los últimos 30 años que Oriente Medio bloqueó las voluntades de paz de muchas administraciones estadounidenses que intentaron cambiar las cosas allí.
No son pocos los que piensan que la cosmovisión de Obama es totalmente distinta y desencontrada a las posiciones e ideas del ex presidente Bush. Pero en lo esencial y a pesar de la imagen diferente del presidente Obama sus discrepancias con Bush están más relacionadas con la forma que con el fondo de las cuestiones. Aquel que crea que la diferencia entre ambos es abismal estará cometiendo un grueso error de apreciación, no hay tal abismo entre Obama y Bush, no hay tantas diferencias, solo percibo que Obama es más hábil en política exterior para trazar las estrategias que le permitan arribar a los mismos objetivos de Bush.

En lo relativo a Oriente Medio mucho me temo que en algún momento no le quedará más remedio que tomar similares caminos y políticas de George Bush (por mucho que le disguste) y afianzar la seguridad de sus ciudadanos frente a sus enemigos.


LIBANO...NO SOLO POR HIZBALA.
P: Tu país de origen , Líbano, vive una situación compleja, a ojos de Occidente, de Israel, sin duda de los tuyos propios, según lo que has escrito en repetidas ocasiones. ¿Se puede centrar todo en Hizbollah o hay algo en la composición étnica y variada de Líbano que hace imposible otra estabilidad?

R: Sin duda Hizbollah ha gravitado -a mi juicio- negativamente en los últimos años de la historia política reciente del Líbano, pero ello no es solo su responsabilidad ni resulta excluyente a la clase política libanesa en general. En cualquier caso, ante los hechos consumados y el retroceso de la incipiente democracia libanesa luego de los Acuerdos de Doha -Qatar- personalmente no albergo duda respecto a que muchos libaneses dentro y fuera del país “sufren la misma enfermedad psicológica que las esposas maltratadas, que insisten en amar al agresor aunque aquel se vuelva cada día más violento y acaban muriendo por el mal trato y la golpiza”.¿Donde tu has visto que haya amor sin justicia o que ambos pueden coexistir sin libertad? Eso ha ocurrido en Líbano.
Seria deseable para las democracias y los países libres que Líbano no caiga ante esta embestida brutal de la que es victima en tanto estado y nación. Su clase dirigente no cuenta, ambos sectores, oficialistas y oposición ya se han ganado un sitial en el bote de basura más profundo y oscuro de nuestra historia nacional. Pero nuestra cultura fenicia-libanesa ha estado allí por los últimos 7000 años y es de esperar que sobreviva.

P: ¿Qué lugar ocupa Líbano en tu corazón? ¿Qué extrañas de allí, qué echas de menos, qué te place haber dejado?

R: Ah.. si que es una pregunta esa. Mira, este Líbano no es el de las uvas dulces de mi abuelo, ni aquel que junto a mi padre me enseñaron a amar y respetar. Tal vez algún día ese Líbano regrese, pero de momento…no parece. Te responderé con las palabras que utilizo Khalil Gubran al arribar a Boston en su tiempo y que las he incorporado hace algunos años para curar dolores del alma y agravios al intelecto: “prefiero ser extranjero entre los extranjeros y no extranjero en mi propia tierra”

P. Muy hermosa y también muy llena de dolor esa frase por cierto…

LA VISITA A ISRAEL

P: Hace pocos meses estuviste cerca de tu tierra natal, al visitar Israel. Yo me alegré especialmente cuando supe que venías, porque conocía ya tu trabajo .Sé que la pregunta es muy amplia, porque no se puede resumir Israel ni siquiera en pocas hojas. Aún así intentaré preguntarte con qué impresión te fuiste, qué te pareció el país...

R: En principio permíteme expresar mi agradecimiento a la Fundación TESA de la Republica Argentina que ha sido quien con su generosa invitación hizo posible que visite Israel, a su Presidente la Dra. Susana Pesis de Werthein y a su coordinador general el Lic. Alejandro Mellincovsky.
El viaje ha sido una experiencia muy agradable en general, te diría que lo único que lamente fue no regresar con ese maravilloso grupo de profesionales y colegas ya que debía volver a Madrid y ellos continuaron su viaje a la Republica Argentina, pero todo ha sido excelente desde el momento de arribar al aeropuerto de Tel Aviv.
Los días en el norte fueron emotivos desde lo personal, puesto que pude ver el Líbano y estar cercano a la frontera. Pero cuando hablamos del Oriente Medio, con los años y la experiencia de vida, se aprende que en oportunidades el cerebro debe controlar al corazón, de manera que procese las sensaciones que se precipitaban y disfrute de lo que podía, que era ver la tierra libanesa aun en la distancia pensando en mis seres queridos que allí estaban muy cercanos en la geografía.
Por lo demás, las experiencias y actividades fueron sumamente interesantes en las dos semanas allí y han sido de aporte incalculable a mi conocimiento profesional. Pude visitar Haifa, Cisjordania, Ramallah, Jerusalén, Betlehem y Tel Aviv de norte a sur del país, entrevistarme con diputados, funcionarios políticos y judiciales israelíes y palestinos y concurrir a conferencias en la Universidad Hebrea de Jerusalén como en la Universidad de Tel Aviv. Pero algo bien importante fue dialogar con los ciudadanos comunes, tanto israelíes como palestinos, pude apreciar dos pueblos saturados de conflicto, ambos no desean ya más guerra ni violencia. Infortunadamente en sectores palestinos existen bolsones de radicales que alinean con Hamas y han enviado a pique cualquier opción de paz israelí-palestina, pero aprecie la voluntad de un trabajo honesto en corregir estos puntos por parte de la dirigencia del Pte Abbas (ANP). Ojala tengan éxito en la tarea. Ambos pueblos necesitan de la paz.
Me marche con la convicción de haber efectuado una visita a un país pujante, moderno que observa y respeta los mecanismos de una democracia, que como todas y a pesar de sus problemas, debate en los ámbitos institucionales de forma respetuosa su proyecto de país. Y por supuesto fue un gusto compartir contigo, con José Levy y otra colega tuya de México la charla debate en el Hotel Dann Boutique de Jerusalén, fue una muy interesante ponencia la de ustedes.

P: A mi me agradó mucho conocerte personalmente en ocasión justamente de ese panel .George ¿te sorprendió lo que alcanzaste a ver o era Israel lo que imaginabas?

R: Fue una experiencia personal y profesional muy agradable y rica, ratifique algunas ideas y conocí distintos aspectos que para mi eran desconocidos. Entendí las dificultades de una democracia y un pueblo rodeado por países con regímenes muy distintos en valores morales y culturales, te diré que me encontré con una realidad -que hizo- que ratifique mis ideas sobre cuestiones de fondo que son mucho mas complejas que las que se conocen por medio de la prensa en occidente y que casi siempre resultan en análisis maniqueos y sesgados.

¿AMPLIAR LA PAZ?

P: Este jueves se cumplen 30 años de la paz entre Israel y Egipto, que puso fin a la guerra aunque siga siendo paz fría. ¿Crees que el círculo se ampliará o Egipto y Jordania serán por mucho tiempo islas de no beligerancia con Israel en la zona?

R: No, infortunadamente no veo con optimismo que el círculo pueda ampliarse, no en mediano plazo. Hay una embestida muy fuerte de organizaciones terroristas paraestatales en la región que responde a un plan en acción constante cuyo objetivo es desestabilización a gobiernos que consideran apostatas y ello incluye a la monarquía Jordana y al gobierno Egipcio. Contrariamente a pensar en la ampliación del circulo que mencionas seria muy cuidadoso en esta materia, creo que occidente debe monitorear y prestar asistencia a ambos gobiernos de forma constante, puesto que son objetivos del islamismo radical militante para ser derrocados.


P: ¿Te parece posible que el estado judío sea aceptado alguna vez como miembro integral de la zona verdaderamente? ¿O en el mejor de los casos, habrá etapas medianamente tranquilas, pero no paz real como plena buena vecindad?

R: Bueno, mi respuesta puede que resulte antipática o frustrante para muchas personas que aguardan y desean genuinamente la paz. Pero ella se funda en los hechos, la realidad regional y las ultimas declaraciones de Sheikh Hassan Nasrallah, quien indicó días pasados en idioma árabe a la televisión Al Manar, que su grupo político, Hezbollah -que es Irán y Siria en Líbano- no aceptara ni reconocerá a Israel ni en mil años.. que más se puede agregar a estas palabras. Occidente, principalmente Inglaterra, España y Francia que se encuentran dialogando con Hezbollah y reconocen al grupo como un actor de importancia en la arena política libanesa deberían tomar nota de eso. Tengo la sensación que en el mediano y largo plazo no habrá muchos cambios en la región, puede que si haya periodos y etapas de mediana calma, pero no esperaría mas en el Oriente Medio de hoy.

P: En el mundo árabe se suele afirmar que el problema que impide la paz con Israel es la situación palestina que no se resuelve. Por otro lado, no he oído a nadie hablar tan mal de los países árabes o mejor dicho de sus gobiernos, como a los propios palestinos. ¿Cómo ves tú ese fenómeno?

R: El problema medular es que este escenario es absolutamente disfuncional bajo cualquier estándar de modernidad, y lo hubiera sido aunque un Estado Palestino independiente hubiera existido por los últimos 60 años. Muchos creen que la causa del problema es la ocupación. A menudo en occidente se cree que ocupación significa los territorios ocupados después de la guerra de los seis días de 1967. Cuando en realidad, el problema coyuntural no es regresar a las fronteras que estableció la partición, sino que los líderes yihadistas no han aceptado aún ninguna variable y que no aceptaran jamás reconocer al Estado de Israel. En lo concerniente al sufrimiento del pueblo palestino claro que hay una altísima responsabilidad de los países árabes en su situación, pero también de occidente en su error para abordar el problema.


P: Si de ti dependiera George ¿qué harías para que se logre la paz entre israelíes y palestinos? Imagina que tienes la varita mágica para decidir.....

R: Yo lo siento mucho apreciada Jana. No podría responderte esa pregunta, caería en frases hechas y a mi modo de pensar ello seria decadente. Solo puedo agradecerte la interviú y en reciprocidad ser honesto ante tu pregunta. Pero ensayare una respuesta de aproximación para no ser descortés contigo. Veamos: “sostengo que solamente hay magia en el amor...” no me resulta posible pensar o fantasear con la magia cuando hay odio en el corazón y la mente de algunos seres humanos que a diario vociferan su deseo de exterminar al diferente.

Reenvia:
www.porisrael.org