ENTREVISTA


Noam Shalit, padre del soldado capturado por Hamas
'Temo que mi hijo no vuelva nunca'
Sal Emergui/Jerusalem
Elmundo.es


La calle de la residencia oficial del primer ministro israelí en Jerusalén alberga estos días varios dramas. A un lado, una tienda de campaña donde acampan Noam y Aviva Shalit, padres del soldado Guilad, de 22 años, en manos del grupo islamista Hamas desde la mañana del domingo 25 de junio del 2006.
"Es muy triste que casi tres años después del secuestro tengamos que venir y estar aquí para presionar a Ehud Olmert para que tome las decisiones necesarias para que nos devuelvan a nuestro hijo", afirma Aviva que llora y no vive desde hace 989 días. Hoy ha decidido romper su contención y silencio habitual.
Muy cerca de los Shalit, un emblemático restaurante que fue escenario hace siete años y un día de un atentado suicida palestino que mató a 11 israelíes. Enfrente, varias familias de víctimas de atentados se manifiestan contra "las decisiones necesarias" que menciona Shalit. Es decir, el canje como exige Hamas por 1400 presos palestinos, entre ellos los responsables de los principales atentados desde el 96.
Como Ibrahim Hamed, jefe del brazo armado de Hamas en Cisjordania, que envió el suicida a explotarse en este restaurante de Jerusalén que irónicamente hoy acoge manifestantes que a cambio de Guilad, aceptarían su liberación.
Antes de empezar la entrevista con Noam Shalit, somos testimonios de un corta pero tensa conversación entre un manifestante a favor de liberar presos y Yosi Mendelvich, padre de Yuval que a los 10 años murió en un atentado en un autobús de Haifa en marzo del 2003.
"Tu dolor personal no debe ser un factor a tener en cuenta en las negociaciones por Shalit. Él está vivo!", le dice a Yosi que responde: "Yo no hablo desde el dolor sino desde la conciencia que esos asesinos que liberaremos planearán nuevos atentados. Ellos mismos lo dicen ahora en la cárcel. Además daríamos a Hamas más motivación para secuestrar a más israelíes. Pero si yo estuviera en la piel del padre de Guilad, haría lo mismo".
Entrevista
Pregunta. ¿Qué opina de estos ciudadanos aquí cerca que desean que su hijo sea liberado pero no a cambio de más de un millar de presos palestinos?
Respuesta: No me quiero enfrentar a las familias de las víctimas del terrorismo. Les entiendo porque yo perdí a mi hermano gemelo en la guerra del 73. Respeto su dolor y ellos mi lucha. Yo tampoco deseo liberar a asesinos pero desgraciadamente parece la única solución.
P. Olmert dice que su acampada hace que Hamas aumente el precio...
R: Tras casi tres años, me suena un poco patético. No pienso que Olmert nos haya olvidado pero desde que mi hijo fue secuestrado nada ha cambiado. Le dimos al Gobierno toda la confianza para que consiga la liberación pero ha fracasado. Temo que Guilad no vuelva nunca más.
P: ¿Es este el último acto quizás desesperado para presionar e influir?
R: Hemos venido para salvar a Guilad. Estamos delante de la casa de Olmert para que cada mañana nos vea cuando se despierte, cuando salga de la casa o cuando vuelva. Ya no queda tiempo y la ventana de oportunidad para que Guilad sea liberado se cierra. No quiero decir a Olmert cómo hay que hacerlo y cuántos presos hay que poner en libertad. Si el Gobierno no consigue la vuelta de su soldado Shalit, muchos jóvenes no querrán alistarse porque verán que su país no se preocupa de ellos cuando llegan a manos del enemigo.
P: ¿Hasta cuando estarán aquí? ¿Teme que con el nuevo Gobierno de Netanyahu habrá menos opciones de canje con Hamas?
R: Estaremos aquí hasta que se forme el nuevo Gobierno o hasta que Guilad sea liberado. Cuando Netanyahu asuma el cargo, veremos cómo actuamos. Mientras Olmert es el máximo responsable.
P: Veo en las pancartas, la palabra 'socorro', escrita con puño y letra de Guilad..
R: Mi hijo no puede dirigirse al pueblo y Gobierno de Israel porque Hamas no le permite ningún contacto con el exterior ni tan solo con las organizaciones internacionales. Por eso, nosotros gritamos en su nombre.
P: ¿Qué mensaje le transmitiría a los líderes de Hamas?
R: Desde hace tres años, Hamas tiene secuestrado al millón y medio de habitantes de Gaza. Son rehenes de Guilad. Miles de palestinos inocentes han sufrido pobreza, hambre, ataques aéreos y bloqueo, solo porque Hamas insiste en liberar a determinados presos de su grupo y no está dispuesto a ceder.
No hay duda de que Israel está dispuesto a liberar centenares de presos. La inflexibilidad de Hamas provoca sufrimiento a nosotros y a los palestinos de Gaza, que no pueden acampar protestando delante de la casa de su primer ministro Ismail Haniya.
P: ¿Cree que la masiva operación militar en Gaza acercó o alejó a su hijo?
R: Olmert y el ministro de Defensa Ehud Barak dijeron que hubo una gran oportunidad para liberar a Guilad pero de momento no ha pasado nada. La sensación es que Olmert aplaza las decisiones trascendentales. Yo juzgo en función de resultados y no de declaraciones.
P: Las últimas informaciones dicen que un dirigente de Hamas, Musa Abu Marzuk, recientemente de visita en Gaza, obtuvo una cinta de vídeo donde se ve a su hijo vivo. ¿Qué sabe y cómo están en estos momentos las negociaciones?
R: No hay ninguna indicación de que se progresa hacia un acuerdo. Al contrario, cada vez que pregunto, me dicen que no hay ningún avance y que siguen esperando una pronta solución. Lo del vídeo, es una especulación y nada más. Quien quiera hablar o enviarnos algo, sabe donde encontrarnos.
En la tienda de campaña delante de la residencia de Olmert. La esposa de éste, Aliza les ha invitado hoy a entrar y dialogar. La madre de Guilad agradece el gesto pero se sincera: "No queremos gestos de simpatía sino que traigan a nuestro hijo. Casi mil días sin verle y sin saber si duerme, cómo le tratan o cómo está son demasiados".
Debido al pasaporte francés de su hijo, Noam y Aviva confían en la presión europea y gala para verle pronto en su casa en la pastoral urbanización de Mizpe Hila, al norte de Israel.

Reenvia:
www.porisrael.org