LA ESTRATEGIA DEL MAL


Pakistán, objetivo número uno de Al Qaeda
Alberto Priego
Diariodesevilla.es


CUANDO en 1988 el profesor de la Universidad de Lahore Hafiz Mohammed Saeed creó el grupo Lashkar-e-Taiba nadie pensó que 20 años después fuera a estar tan cerca de alcanzar su objetivo: la creación de un Estado Islámico en el sur de Asia. Sin embargo, en las últimas semanas se han producido una serie de acontecimientos, como la implantación de la sharia en el Valle del Swat, que acercan a los islamistas de Lashkar-e-Taiba a la consecución de sus fines. Una prueba de este hecho es el atentado perpetrado por dicho grupo terrorista contra el equipo de cricket de Sri Lanka. En el macabro plan se pueden apreciar muchos de los fenómenos que están acaeciendo en Pakistán y que apuntan a que Al Qaeda pueda estar cerca de hacerse con el control del único Estado musulmán con armas nucleares. En primer lugar, debemos fijarnos en el modus operandi que irremediablemente nos recuerda a los atentados de Bombay. Al igual que entonces, los asaltantes actuaron por parejas, demostrando una gran destreza que nos confirma la autoría (Lashkar-e-Taiba) y la cooperación necesaria de los servicios secretos pakistaníes. El armamento utilizado por los terroristas -rifles de asalto, granadas y lanzacohetes- es el mismo que en Bombay. Según la investigación policial, se han encontrado importantes arsenales en diferentes hostales de Lahore y Karachi, aunque en esta última la información no ha sido confirmada. Lo importante del dato es que los grupos terroristas paquistaníes, apoyados por Al Qaeda, parecen haberse desplazado desde las zonas tribales al Punjab para aprovechar el descontento social existente entre las clases menos favorecidas. El segundo lugar, es importante preguntarse por qué el ataque se ha producido en Lahore y por qué contra el equipo de cricket de Sri Lanka. Lahore se presenta como la ciudad más cosmopolita de todo Pakistán, además de ser la capital de la provincia más rica, el Punjab. Por ello, habitualmente acoge al equipo nacional de cricket en el estadio Gadafi, que lleva el nombre del líder de Libia por su defensa de la bomba atómica paquistaní. La importancia de esta urbe la convierte en objetivo de los grupos terroristas que hasta el momento no habían podido actuar. Sin embargo, las discrepancias entre el PML-N y el PPP han propiciado la destitución de Shahbaz Sharif, lo que ha sido aprovechado por los terroristas para atentar. La pregunta era ¿contra quién? El equipo de cricket de Sri Lanka parecía perfecto, ya que se trataba del único conjunto que no había cancelado su gira por Pakistán después de que otros como la India o Australia lo hicieran. Aunque los temores existían, Colombo pretendía dar ejemplo al resto de países al tiempo que expresaba su solidaridad con Pakistán. Hay que decir que el cricket es considerado como la segunda religión de Pakistán, ya que es el principal elemento de unión de un pueblo muy dividido. Figuras importantes como Imra Khan representan incluso una alternativa de Gobierno a la corrupta clase política pakistaní.En tercer lugar, cabe preguntarnos cuáles van a ser las implicaciones de este atentado terrorista para Pakistán. Ante todo, lo que nos viene a la cabeza es la incapacidad del Gobierno Zardari para suministrar seguridad en zonas aparentemente seguras, como Lahore. La gran protección de la que gozaba la comitiva no fue suficiente para evitar el atentado, ya que los asaltantes actuaron con gran comodidad y pudieron escapar sin ser detenido o abatidos. Esta falta de efectividad policial está relacionada con la falta de firmeza política de Zardari, puesto que en las últimas semanas el presidente ha aceptado humillantes acuerdos con terroristas en el Valle de Swat, lo que nos hace pensar que no aguantaría la presión en zonas más importantes del país como Lahore. De cara al exterior, la situación se convierte en preocupante después de que el saliente director de la CIA, Michael Hayden, calificara a Lashkar-e-Taiba como una de las diez amenazas más peligrosas para EEUU. Aunque pueda parecer una afirmación alarmista, debemos pensar que el nuevo modo de acción y, sobre todo, el objetivo elegido puede poner algunos eventos deportivos, como el Mundial Sudáfrica de 2010 o los JJOO de Londres de 2012, en el punto de mira de estos grupos terroristas.El presidente Obama presentará su plan de actuación en Pakistán y Afganistán en la próxima reunión de la OTAN. Muchas son las esperanzas depositadas en este nuevo enfoque, aunque la desestabilización de Pakistán dificultaría muchísimo su puesta en funcionamiento. Por ello, ahora más que nunca, un Pakistán estable significa una región estable.

http://www.diariodesevilla.es/article/opinion/374345/pakistan/objetivo/numero/uno/qaeda.html

Reenvia:
www.porisrael.org