XENOFOBIA EN EUROPA


Atacan al Museo de Ciencias de Londres

Una ola de odio atraviesa Europa. Más de cuatrocientos académicos, entre ellos una premio Nobel de la Paz, han acusado al Museo de la Ciencia de Londres de publicitar universidades israelíes alegando que sus investigaciones han servido para la campaña de Tzáhal contra el grupo fundamentalista islámico Hamás en Gaza.Los promotores de la campaña anti-israelí han pedido al museo que cancele unos talleres de la Federación Sionista programados para esta semana y con los que, según ellos, se trata de promover los logros científicos de Israel entre los escolares británicos.Los organizadores de esa cruzada acusan al museo, una de las instituciones públicas del Reino Unido más prestigiosas, de hacer publicidad de científicos y universidades "cómplices de la ocupación" y de la reciente campaña militar de Tzáhal provocada por el continuo lanzamiento de cohetes contra la población civil judía.Muchos de esos críticos ya han fracasado en un intento anterior de imponer un boicot académico contra las universidades israelíes.Entre los cuarenta signatarios de la carta de protesta contra el museo figuran los activistas Jonathan Rosenhead, de la London School of Economics, Steven Rose, de la Open University, el arquitecto e historiador Charles Jencks, la premio Nobel de la Paz Mairead Maguire y el escritor Ahdaf Soueif.El presidente de la Federación Sionista, Andrew Balcombe, defendió los seminarios, argumentando que son puramente educativos y no políticos."Se trata simplemente de informar a la gente de la contribución que ha hecho Israel a la ciencia y la tecnología...Desconozco la relación que pueda haber entre defensa e investigación universitaria, que en cualquier caso no será mayor que la que hay en otros países", afirmó.Por su parte, el Museo de la Ciencia señaló en un comunicado que el evento se planificó hace ya un año y negó que tuviese connotaciones políticas."Entre los científicos participantes hay un biólogo marino, un físico que trabaja en el CERN (Suiza), un experto en nanotecnología, un hidrólogo y un genetista", señala el comunicado, según el cual el museo se ha limitado además a alquilar el local a la Federación sionista.Según Rosenhead, de los datos facilitados por la propia Universidad de Tel Aviv se desprende que el Ministerio de Defensa "financia cincuenta y cinco proyectos" de ese centro, "que desempeña un papel importante en el refuerzo de las capacidades militares y de seguridad israelíes".El director de los estudios estratégicos de esa universidad es un general en activo y las universidades isarelíes mantienen relaciones muy estrechas con el sector de la defensa, argumenta Rosenhead.Otro de los que promueven la campaña es el diputado laborista Ian Gibson.
EFE