ATENTADOS FRUSTRADOS


¿Quién engañó a Blair y a Carter?
Por Jeff Bellaiche para Guysen International News


Taleb, jefe del grupo terrorista ''Ansar Jund Allah'' de la Franja de Gaza, vinculado a Al-Qaeda, reveló este domingo 6 de septiembre que sus hombres habían intentado, recientemente, asesinar al ex Presidente de los EE.UU. Jimmy Carter, el “infiel”, y a Tony Blair, que sirve de enviado especial para el Oriente Medio por el Cuarteto. Tras este incidente, Taleb ha acusado a la organización encabezada por Jaled Mashaal (Mashaal) de haber frustrado el complot para asesinar a estos dos políticos. El intento de atentado ha puesto de manifiesto el grado de conflicto entre el Hamás y Ansar Jund Allah.
“Las manos de Carter y de Blair están manchadas con la sangre de los musulmanes... es nuestro deber matarlos'', dijo Taleb justificando su “misión” que pretendia ser llevada a cabo por su movimiento. Las razones para este intento de asesinato, adelantadas por Taleb, parecen más bien oscuras. Aparte del hecho de tratarse del líder de un grupo terrorista, tal vez incluso más peligroso que el Hamás, cuyo objetivo es llevar a cabo ataques, es difícil de entender el objetivo exacto de estos llamativos intentos de asesinato.¿Cuál es la estrategia de este movimiento? ¿Por qué culpar a Blair y a Carter? En cuanto al ex Primer Ministro británico, uno puede imaginar la amargura de Taleb desde que su gobierno apoyó política y diplomaticamente al presidente Bush y, en particular cuando apoyó la intervención en Irak. La elección de asesinar al ex inquilino de la Casa Blanca, Jimmy Carter, parece algo incomprensible. Resulta complicado detectar una coherencia en las decisiones de este grupo allegado a Al-Qaeda, en especial, cuando se sabe la posición de J. Carter sobre el conflicto israelo-palestino. En su reciente libro ''Peace Not Apartheid'' del Premio Nobel de la Paz, escribió que las políticas “impuestas por el estado hebreo en los territorios constituyen una especie de apartheid para los palestinos”. La colonización y la represión de los israelíes privan a los palestinos de sus derechos humanos fundamentales y constituyen los principales obstáculos para una paz global en Oriente Medio''. En un contexto de controversia por este intento de asesinato de estos dos representantes políticos, se plantea otro problema: el de las relaciones y las luchas de poder entre las organizaciones terroristas. Taleb acusa al Hamás de detener a los hombres que se habían comprometidos a lograr su objetivo y de frustrar el ataque. Este último, Taleb, se dice un gran admirador de Ossama Bin Laden al que ve como un ''emir'' y un ''guardian de todos los musulmanes'', dijo este seguidor de la ideología de Al-Qaeda. Como antiguos milicianos de esta organización, Taleb ataca violemente al Hamás. Manejando el arte del segundo grado, este último no escondió su desprecio hacia la, a su gusto, "moderación" del Hamás, aunque esta sea la responsable de la muerte de millares de civiles. Taleb también afirmó que el Hamás le impedía a sus partidarios “atacar a Israel”. Durante el último mes, las fuerzas de seguridad de Hamás mataron a Abdel Latif Moussa (foto), fundador y ex jefe del grupo de Taleb, así como a treinta activistas, durante un enfrentamiento en la Franja de Gaza.Los responsables del Hamás consideran que el grupo Taleb está detrás de las explosiones con bombas de la última semana, ataque contra las infraestructuras de seguridad en la Franja de Gaza. Según ellos, estos ataques han sido concebidos para vengar la represión hacia esta organización próxima a Al-Qaeda.Además, el jefe del movimiento "Jund Ansar Allah" declaró: "Hamas confiscó una gran cantidad de nuestras armas y de nuestras municiones, y también detuvo a un gran número de nuestros guerreros".Número uno en la lista de los hombres buscados por el Hamás, Taleb advirtió que sus partidarios tenían la intención de lanzar violentas represalias contra el Hamás, muy pronto. Siendo así, los conflictos internos entre los diferentes grupos terroristas no parecen querer cesar en el Medio Oriente.En este episodio, es posible extraer dos conclusiones claras, que resaltan el carácter perturbador de la atmósfera que se vive en Gaza. En primer lugar, se trata de un gran peligro que amenaza a la seguridad personal de los políticos en esta región, aun cuando sus posiciones son muy hostiles hacia Israel. En segundo lugar, los conflictos entre los movimientos terroristas son una renovada fuente de tensión en el Oriente Medio.