CONSIDERAN UNA INTERVENCION DEL MOSSAD


Fuente europea implica a Israel por el secuestro del barco ruso

Una fuente europea afirmó en una reciente entrevista con la revista Time, que Israel era responsable del secuestro de la nave de carga rusa en el Mar Artico, ya que era sospechosa de transportar un cargamento de armas a Oriente Medio.
El barco desapareció en el Mar Artico en julio, mientras se dirigía de Finlandia a Argelia. Su desaparición provocó, en principio, informes de un primer incidente de piratería en las aguas europeas en los tiempos modernos.
La Armada rusa encontró el buque, detuvo a los presuntos secuestradores y los acusó de secuestro y piratería, pero el almirante Tarmo Kouts (foto), ponente de la Unión Europea sobre piratería, ahora dice que fue interceptado por Israel, ya que llevaba un cargamento secreto de armas para el Oriente Medio.
Rusia negó que el buque llevara ningún tipo de suministros militares.
Sin embargo, Kouts declaró a Time que sólo un cargamento de misiles podría explicar el comportamiento "extraño de Moscú" en el incidente, comentando que "existe la idea que los misiles estaban a bordo, y uno no puede explicar esta situación en cualquier otra forma. Como un marinero con años de experiencia, puedo decirles que las versiones oficiales no son realistas".
Según Kouts, una intercepción de la nave por parte de Israel es la explicación más probable. Pero su teoría fue negada vehementemente por el representante de Rusia ante la OTAN, Dimitri Rogozin, que dice que Kouts debe dejar de "cerrar la boca".
También hay varias preguntas en torno al rescate del buque. El Kremlin envió una fuerza totalmente desproporcionada, incluyendo destructores y submarinos, para buscar el buque y tomó cinco días para que puedan encontrarlo.
Además de eso, para enviar a los piratas y la supuesta tripulación de vuelta a Moscú, un grupo de sólo 19 hombres, Rusia envió dos enormes aviones militares de carga.
"Incluso los hechos básicos, sin supuestos, es evidente que esto no era sólo la piratería", dijo Mikhail Voitenko, editor de la revista Sovfrakht, que estuvo siguiendo casos de acontecimientos inusuales en la alta mar durante décadas.
"Nunca he visto nada como esto. No se puede ocultar un barco durante semanas sin la participación del Gobierno", añadió.
Muchos gobiernos, y especialmente Jerusalén, expresaron su preocupación acerca de los envíos de misiles con destino a Oriente Medio.
Israel expresó su alarma sobre los planes de Rusia de vender aviones de combate MiG-31 a Siria y la construcción de una central de energía nuclear en el suroeste de Irán.
"La explicación más probable es que los israelíes interceptaron este cargamento, destinado a Siria o Irán", afirmó Yulya Latynina, comentarista político prominente, una emisora propiedad de la gigante de gas Gazprom, controlada por el Estado.
"Ahora se utiliza el incidente como un elemento de negociación con Rusia sobre venta de armas en la región, al mismo tiempo que Rusia busca salvar la cara".
Según el informe, tanto la Oficina del Primer Ministro como el Mossad, declinaron hacer comentarios.