CUESTIONAN ENSEÑANZA OBLIGATORIA DEL HOLOCAUSTO


A propósito de la enseñanza a docentes sobre el "holocausto"
Oscar y Zuly Sorokin

Mediante un correo electrónico enviado a Diario del SUR Digital, dos reconocidos concordienses de orígen judío, Oscar y Zuly Sorokin, cuestionan que la capacitación a docentes sobre los crímenes masivos producidos en la 2º Guerra Mundial quede a cargo de la Asocación Israelita de Concordia y no "del Estado y sus programas educativos". Argumentan que debe hablarse de "genocidio", entendiendo que la palabra "holocausto" desvirtuaría el sentido histórico del accionar nazi.
En días pasados se comenzó a dictar en el Museo Histórico Judío, por miembros de la colectividad, una serie de charlas para informar a los maestros lo que fue lo que ellos llaman Holocausto como parte de un plan pedagógico que incluya este tema en la formación de nuestros maestros, niños y jóvenes.
Este simple acontecimiento no es tan inocente. Lo que se pretende es ablandar las conciencias del pueblo argentino para que "comprenda" la política genocida del estado de Israel sobre el pueblo Palestino.
Echado de tierras que habitaban desde 2000 años atrás, expulsadas por las fuezas sionistas en el años 1947, cuando la creación del estado de Israel. Los Palestinos fueron sometido a un extermino lento y seguro que continúa hasta hoy desde la matanza en la aldea de Dair Yassin el 9 de abril de 1948. Fueron asesinados hombres, mujeres y niños para sembrar el terror entre los árabes palestinos.
Los lideres sionistas reconocen solo a los judíos como las únicas víctimas del genocidio nazi. En la segunda guerra mundial murieron 6.000.000 de judíos en los campos de concentración. Pero los nazis asesinaron más de 500.000 gitanos que en relación a su población total fue este pueblo la mayor víctima y miles de católicos y antifascistas murieron, como parte de más de 50.000.000 vidas que costó la guerra. Para conocer el genocidio nazi hay que recorrer toda la historia del ascenso del nazismo al poder, de las complicidades incluso de los dirigentes sionistas y traiciones de quienes aceptaron en el años 35 las leyes raciales de Nuremberg, argumentado que con estas leyes los nazis reconocían a los judíos como nación. O los traidores de diferentes guettos de Polonia que con el argumento de que "mejor lo hagamos nosotros" argumento ofrecido por el gran rabino de Berlin el "humanista" Leo Baeck; enviaban judíos a campos de trabajos forzados y de concentración.
El Ingeniero Adam Chernicov, el primer presidente del Judenratt (consejo judío) del Guetto de Varsovia, se suicidó después de haber colaborado y darse cuenta de lo que había hecho (debían enviar 5.000 judíos por día a los campos), pero quien lo sucedió cumplió con todas las ordenes nazis. La encargada de la tarea era la policía judía del guetto.
El dirigente judío del Guetto de Vilna entregaba judíos rebeldes para que los nazis no tomaran represalias con la población del Guetto. Luego lo asesinaron a él. Jacob Gluus se llamaba.
Otro dirigente judío Jaim Rumkosvki del Judenratt de Lodz, llegó a acuñar moneda propia en el guetto con el visto bueno de las nazis. El Gran Rabino de Viena Benjamín Murmelstein, explicaba la matanza por que habían pecado y ese era el castigo de Javé.
Katzner alto funcionario del gobierno de Ben Gurion fue un colaborador nazi. Era quien negociaba con Eichmann. 1400 judíos ricos o profesionales o técnicos o también camiones para la logística del Ejército Nazi, por el silencio de 390.000 judíos enviados a los campos.
Esto ocurría en 1944. Poco antes del juicio a Eichmann apareció suicidado en su dto de Tel-Aiv.
Sin esta historia de la colaboración, de la aceptación de las leyes raciales, del atraso cultural de los judíos pobres de Polonia, de Hungría, Rumania, imbuidos de sentimientos religiosos que los paralizaba y llevaba a aceptar pasivamente su destino, seguramente, otra hubiera sido la Historia. Esto pasó. Pero la historia no puede ser contrafáctica.
No obstante muchísimos judíos no aceptaban el sometimiento y protagonizaron levantamientos en ciudades y guettos, de los que sin duda el más importante fue del guetto de Varsovia como Mordejai Anielevich o Marek Edelman entre otros muchísimo héroes judíos y fueron ejemplo para otros levantamientos.
A estos héroes no los recuerdan muchos dirigentes de la derecha judía ya sea en Israel o en la Diáspora y el 19 de abril, aniversario del levantamiento del guetto de Varsovia pasa casi desapercibido.
En ocasión de que un alto dirigente israelí visitara Varsovia se le solicito a Lech Walessa entonces presidente de Polonia que no estuviera el Dr. Marek Edelman ya famoso cardiólogo polaco en el comité de recepción.¿Ésto se dirá en la "formación docente" que se ha implementado en nuestra ciudad?
Decimos entonces que la formación de nuestros docentes en este capitulo no puede quedar en manos de los dirigentes sionistas de la colectividad judía (una de la mas reaccionaria del mundo junto con la de Francia y EEUU). El derecho de educar y formar al docente lo debe tener el Estado y hacerlo desde sus Instituciones y sus programas de estudios. Nunca mejor tiempo para hacerlo que los que estamos viviendo en nuestro país en cuanto a libertad de expresión.
¿Qué pasó en la 2da guerra mundial, cuales fueron sus causas, sus consecuencias que llegan hasta nuestros días?
Los europeos con Alemania a la cabeza lavaron sus conciencias con el reconocimientos al estado de Israel, con jugosas indemnizaciones y con su alianza con los israelíes, aliados inseparables de Inglaterra y EEUU en su política de control de cercano y medio oriente.
Decimos en la carta anterior que nosotros no hablamos de "holocausto" (en tanto sacrificio), hablamos de genocidio que es el verdadero término que deberíamos usar. Por que holocausto significa entrega a dios, ofrenda o sacrificio del pueblo judío a Jehova. No creemos, más aún, estamos seguros que este no ha sido el sentimiento de las masa judías asesinadas. Tampoco el término de Holocausto es inocente. Fue una ofrenda. y como tal ya no hay responsables, se alivia, se perdona a Alemania. Los sionistas trasladaron su odio hacia el pueblo palestino que hoy es la víctima tardía e inocente del genocidio nazi.
El Sr.Intendente Cdor Bordet y el Prof. Dri aceptaron seguramente este acuerdo con el más amplio, mejor y profundo espíritu democrático. Sospechamos que pueden haber sido objeto de sutiles presiones desde la colectividad a la que, sin dudas, respetan. No se
puede ni debe confundir ser críticos del sionismo como expresión del nacionalismo racista judío -nacido simultáneamente con el nazismo ( el otro nacionalismo étnico)-con ser antisemita.
Se pueden criticar las políticas de EEUU, de Francia, de Inglaterra de Cuba o Venezuela pero no se puede criticar a Israel, al nacionalismo judío, sin ser tildado inmediatamente de antijudío o antisemita. No se puede recordar el genocidio judío y olvidar los diferentes genocidios de otros pueblos durante el siglo XX. Y lo más importante: no se puede utilizar la memoria del genocidio para justificar otro genocidio.