EL IRAN DEL GATOPARDISMO


El cambio de gobierno y la continuidad política en Teherán
Por Michael Bloch para Guysen International News


El Parlamento iraní (Majlis), dominado por los conservadores, ha aprobado este jueves 3 de septiembre el nombramiento de 18 de los 21 ministros propuestos por el Presidente de la República Islámica de Irán. Una mujer y un antiguo terrorista serán parte de este nuevo gobierno. La votación se produce casi dos meses y medio después de la polémica reelección de Mahmoud Ahmadinejad. Durante varias semanas, los opositores a Ahmadinejad habían salido a las calles de Teherán para protestar contra el fraude masivo cometido por los partidarios del líder iraní.
La aceptación de la gran mayoría de los ministros propuestos, a manos del Parlamento es un paso adelante para el sucesor de Mohammed Jatami. En 2005, Mahmoud Ahmadinejad había sufrido el rechazo de cuatro ministros. Sin embargo, los diputados de hoy aceptaron la orden del presidente iraní, que los invitaba a darles confianza a los 21 ministros para así dar una "respuesta firme a las potencias opresivas". "Un voto unánime para los 21 miembros del gobierno le dará placer al Líder Supremo (Jamenei) y será un duro golpe a los poderes opresivos ". Dos mujeres aspirantes al cargo de Ministros de Educación y Seguridad Social, vieron sus solicitudes rechazadas por la Cámara Legislativa de Irán. Mientras tanto, el Parlamento aceptó por primera vez desde 1979 la presencia de una mujer en un gobierno islámico. El tercer candidato que fue rechazado era el propuesto para encabezar el Departamento de Energía. La negativa del parlamento a confirmar la elección del elegido de Ahmadinejad para este ministerio capital sucede mientras se desarrolla una reunión (desde ayer) en Francfort, entre Irán y el grupo 5+1 (Estados Unidos, Alemania, China, Francia, Gran Bretaña y Rusia) sobre el problema nuclear.Los Seis le han pedido a Teherán que se reanuden las conversaciones directas sobre su programa atómico. Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania han lanzado, estos últimos días, un ultimátum a los dirigentes de la República Islámica. Si Irán no responde positivamente a la oferta de incentivos de Occidente con la congelación del enriquecimiento de uranio y su utilización solamente para fines civiles, el Estado iraní corre el riesgo de sufrir nuevas sanciones a decidirse en la próxima reunión del Grupo 5 +1, al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas programada para finales de septiembre en Nueva York. La comunidad internacional también ha criticado el nombramiento, en Irán, como ministro de Defensa, a Ahmed Vahidi, un criminal buscado por la Interpol por su participación en el ataque a la AMIA en 1994 (en Buenos Aires), causando 85 muertos y 230 heridos. El ataque fue el peor atentado contra una comunidad judía fuera de Israel desde la Segunda Guerra Mundial. En ese momento, Vahidi era el jefe de los guardias del cuerpo de la Revolución Islámica, una organización paramilitar ligada al Líder Supremo (el más alto líder religioso y político desde la caída del Sha de Irán). El gobierno de Cristina Kirchner ha condenado firmemente el nombramiento de Vahidi, calificándolo como una afrenta a la justicia argentina y un insulto a las víctimas de este ataque terrorista. El nombramiento del nuevo ministro de Defensa, confirmadas por 227 diputados de los 286 (el mejor resultado entre todos los solicitantes a cargos de ministros) ha sido aprobado en la Asamblea a gritos de "Muerte a Israel" o "Alá Akbar", “Dios es grande”.