LA CARA OCULTA NO SOLO UNA CARA


Niqabs y Burkas - La amenaza continúa
por Daniel Pipes en Guysen International News


¿Qué novedades hay en el frente del niqab y el burka? Para refrescar la memoria, ambas prendas están diseñadas para el pudor de las mujeres musulmanas; el niqab cubre todo menos los ojos y el burka cubre todo el rostro. En "Prohibir el burka - y tambien el niqab", hace dos años, documentaba cómo estos dos elementos plantean riesgos delictivos y terroristas.
¿Sigue siendo así?
Delincuencia: Jordania ofrece una muestra de las posibilidades de niqabs y burkas como accesorios ilegales: una crónica informativa indica que 50 personas cometieron 170 delitos utilizando prendas de vestir islámicas durante los dos últimos años, o aproximadamente un incidente cada cuatro días, una ola de delincuencia que ha llevado a algunos de los jordanos a instar a la restricción y hasta la prohibición de estas prendas islámicas destinadas a cubrirse la cabeza.
Ningún otro país registra tantos delitos relacionados con las prendas para ocultar el rostro, pero Filadelfia, Pensilvania presume de varios robos de diversa índole (3 bancos y 1 oficina de alquiler de inmuebles) en un período de dieciséis meses de 2007-08, incluyendo el asesinato de un funcionario de policía. Reglamento de la sucursal del Citizen's Bank de Cambridge, Mass. El Reino Unido ostenta el segundo peor récord de Occidente. Las joyerías - propiedad algunas de musulmanes - han sido blanco en la región de West Midlands, Glasgow y Oxford. Dos agencias de viajes fueron atacadas en las ciudades de los alrededores de Dunstable y Luton, mientras que el conductor de un camión blindado fue asaltado en Birmingham. El robo no es el único móvil; adolescentes en Londres, utilizaban prendas para ocultar el rostro de estilo niqab con el fin de apuñalar a un chico más joven.
Otros incidentes criminales acaecidos en Occidente incluyen carteristas en Europea Oriental que visten la prenda islámica en Rotterdam y un robo a mano armada perpetrado con un burka de color burdeos en el People's Bank de Hiddenite, Carolina del Norte (población: 6.000 habitantes). El hombre que secuestró a Elizabeth Smart, de 14 años de edad, en Salt Lake City, la obligó a ponerse una prenda parecida a un niqab que la ocultó de la vista durante nueve meses. En respuesta, bancos, entidades de crédito, joyerías, y escuelas están limitando el acceso a las personas que llevan la prenda. Por ejemplo, el Carolina Federal Credit Union de Cherryville, Carolina del Norte, no lejos de Hiddenite, desvía a cualquiera que lleva sombrero, gafas de sol o capucha a un reservado en donde se aplican medidas especiales de seguridad.
Terrorismo: la dependencia de los Talibanes con el terrorismo perpetrado con burka, a menudo en la variante suicida, convierte a Afganistán en el epicentro mundial actual de esta táctica. En dos ocasiones, las autoridades frustraron a posibles terroristas suicida antes de que pudieran actuar - un varón de Rusia converso al Islam con 500 kilos de explosivos en un automóvil en la provincia de Paktia, y el otro una mujer afgana que ocultaba una bomba en Jalalabad. Un soldado afgano monta guardia junto a un burka utilizado por un terrorista suicida para atacar edificios públicos en la provincia de Paktia. Generalmente, sin embargo, las intenciones violentas quedan ocultas por el burka, haciéndose progresivamente evidentes sólo una vez iniciado el ataque: Un comandante Talibán, Haji Yakub, fue asesinado con burka mientras trataba de escapar de una casa en la provincia de Ghazni, mientras atacaba a las fuerzas estadounidenses. Un agente de los talibanes, Mullah Khalid, atacó a una patrulla de la policía en un concurrido mercado de la provincia de Farah, matando al menos a 12 personas (7 policías, 5 civiles). Un terrorista suicida en la provincia de Helmand mataba a un intérprete británico de pashtu antes de recibir un disparo en la frente. Alrededor de quince terroristas suicida con burkas armados con chalecos explosivos, fusiles Kalashnikov y lanzagranadas se empotraban contra edificios públicos en la provincia de Paktia asesinando a 12 personas. Irak ha sufrido tres incidentes de este tipo (un varón insurgente disfrazado de embarazada, un intento de asesinato contra un gobernador y dos terroristas suicida que mataron a 22 peregrinos chiíes), mientras que Pakistán ha sufrido dos (uno lanzado desde una motocicleta de tres ruedas, que se cobró la vida de 15 personas).
El ataque a Mumbai, que dejó casi 200 muertos incluyó a una mujer misteriosa con burka. En otras regiones, los incidentes incluyen un ataque a turistas franceses que iban de excursión en Mauritania y un ataque con cócteles molotov en Bahrein. Como problema añadido, nuevos estudios tanto en Inglaterra como en Irlanda han concluido que las mujeres que se cubren con estas prendas (y sus hijos en edad lactante) tienden a desarrollar raquitismo como consecuencia de la carencia de vitamina D, que la piel obtiene a partir de la luz solar captada. Ah, y como nota positiva, Herve Jaubert, un francés acusado falsamente de la malversación de 3,8 millones de dólares lograba escapar de Dubai poniéndose un niqab. (Para tener más detalles de todos estos incidentes, consulte la entrada de mi weblog, "El niqab y el burka como amenazas a la seguridad.") He instado previamente a la prohibición de "estas prendas repugnantes, insalubres, socialmente divisorias y colaboradoras del terror y la delincuencia" en los lugares públicos. Uniéndome ahora a los hartos jordanos, quiero reiterar ese llamamiento. El Islam no obliga a las mujeres a llevar ni el niqab ni el burka, mientras que la seguridad pública exige enfáticamente su prohibición en el ámbito público. ¿Cuántos casos más de robo y terrorismo deben producirse para que se aplique esta censura de sentido común desde Afganistán y Jordania al Reino Unido y Filadelfia?
Otra visión periodística de Israel y nosotros, los estupendos europeos