LA CONFUSION COMO ELEMENTO PROVOCADOR


LO BUENO DE LA CONFUSION
Ana Jerozolimski
Semanario Hebreo. Uruguay

Hace ya unas semanas que nos dedicamos en esta página de opinión a analizar distintos aspectos relacionados a la posición de Al Fatah, el componente principal dentro de la OLP y por ende, la base de la Autoridad Nacional Palestina.
Criticamos sus aplausos a terroristas responsables de múltiples asesinatos de civiles israelíes, elogiamos el que Fatah haya sabido cambiar figuras en su liderazgo y votar en forma democrática y condenamos los mensajes hostiles.
El cuadro no sería completo si no destacáramos que en la última reunión del gabinete palestino, llevada a cabo ya después de finalizado el Congreso de Al Fatah en Belén, el Presidente Mahmud Abbas (Abu Mazen) formuló importantes declaraciones, aclarando que las negociaciones constituían la única vía por la cual se lograría llegar a un estado propio.
Claro que eso choca bastante con el hecho que en los debates de Al Fatah, no se renunció en absoluto a la “lucha armada” sino que muy por el contrario, se la mantuvo como opción abierta en el relacionamiento con Israel. Pero no por ello dejaremos de destacar el mensaje de Abbas, que sin duda es el más sensato oído en los últimos tiempos de una figura central de Al Fatah. “La vía principal, la única, es la vía de la paz y la negociación”, recalcó el presidente palestino. “No tenemos ninguna otra vía y no deseamos usar ningún otro camino”.
Si la confusión es porque los nuevos mensajes derriban los anteriores, bienvenida sea pues. Sólo falta ver en la práctica que el nuevo, el de la última sesión del gabinete, es en efecto el representativo de los palestinos. Que así sea, por bien de las dos partes.