SIN PALABRAS


Indignante: acusan a las Fuerzas de Defensa de Israel de “cosechar órganos de palestinos”

Acusar a un diario importante de antisemitismo es algo que no hacemos con ligereza. A veces, sin embargo, aparece un artículo que es tan indignanteque tenemos que preguntar ¿cuál es la razón o táctica que motiva al autor y al diario que lo publica?
El diario israelí Ha'aretz(http://www.haaretz.com/hasen/spages/1108384.html), dice:“Un importante diario sueco informa esta semana que soldados israelíes secuestran palestinos para robarles sus órganos. Ello engendró una furiosa respuesta de una publicación rival denunciando al diario como antisemita.”
“Se roban los órganos de nuestro hijos”, dice el titular de Aftonbladet,diario de izquierda y el de mayor circulación en Suecia que dedicara dospáginas de su sección cultural al artículo en cuestión.(Vea el artículo original en Sueco: http://www.aftonbladet.se/kultur/article5652583.ab)
El informe indica que fuentes palestinas denuncian que jóvenes de la Cisjordania y de la Franja de Gaza han sido secuestrados por las FDI y quesus cuerpos fueron regresados a las familias faltándoles órganos.“Nuestros hijos son usados como donantes involuntarios de órganos” medijeron los parientes de Khaled de la ciudad de Nablus, como así también lamadre de Raed de Jenín y los tíos de Machmod y Nafes de Gaza, todosdesaparecidos por unos días y devueltos por la noche, muertos y autopsiados”escribe Donald Boström en su artículo.Dicho artículo hace referencia a una nota reciente que habla de un supuestosindicato criminal de Nueva Jersey que agrupa a varios rabinosnorteamericanos y a un tal Izhak Rosenbaum quien enfrenta cargos porconspirar para comercializar un riñón humano para un transplante.Por su lado, el diario liberal Sydsvenskan, del sur de Suecia, criticó duramente a su rival en una nota(http://blogg.sydsvenskan.se/snallposten/2009/08/17/antisemitbladet/) titulada “Antisemibladet” (aludiendo así al Aftonbladet).“Ya hemos oído esta historia de una manera u otra. La misma sigue el senderotradicional de las teorías conspiratorias: un número de cabos sueltos que elteorizador propone para que el lector anude sin proveerlo de pruebas” diceMats Skogknr del Sydsvenskan.“Rumores en la oscuridad, fuentes anónimas, especulaciones –es todo lo quese necesita, después de todo, sabemos de qué son capaces esos (judíos) durosa inhumanos. Ahora lo que queda es la defensa predecible: ¿Antisemitismo? No, no, sólo críticas a Israel.” Dice el editorial. Lea la nota completa en Ha'aretz:(http://www.haaretz.com/hasen/spages/1108384.html).Esta calumnia se suma a la larga lista de acusaciones contra Israel y lasFDI y luciría bien en una página web neo-nazi o entre las infames páginas delos Protocolos de los Sabios de Sión.Si bien este artículo apareció en una publicación sueca, experienciasprevias demuestran que tales historias cobran vida propia cuando sustraducciones aparecen en rincones de la Internet reservados para que losenemigos de Israel continúen con su campaña de deslegitimación ydemonización del estado judío.Si bien aparecerán respetables refutaciones, como en el caso de la “masacre”de Jenín y en el de las “bombas secretas de uranio” del diario TheIndependent, estas notas continúan infectando la Internet y, tristemente,ello podría volver a suceder con el vergonzoso artículo de Aftonblader.Tal repugnante pretensión de periodismo engendrará indignación sin dudaalguna. Y si bien les pedimos que manden sus comentarios al editor en jefedel Aftonbladet, Jan Helin jan.helin@aftonbladet.se, les sugerimos que seanprudentes y considerados con su lenguaje sin bajar al nivel de alcantarillaalcanzado por dicho “periódico”. Pero exijan retracción y disculpas para queesta nota no quede sin respuesta y sin cuestionamiento.