TRES AÑOS DE CAUTIVERIO


La carta del soldado Guilad Shalit

"Mi salud se está deteriorando día a día. Es especialmente difícil psicológicamente. Estoy esperando que esta pesadilla insoportable en que me encuentro se termine", escribió Gilad Shalit en su primera carta en cautiverio hace unos tres años.
La carta, publicada ahora por primera vez, no ofrece ninguna nueva información sobre la condición del soldado secuestrado y no indica los progresos recientes en las negociaciones que están teniendo lugar para su liberación.
Sin embargo, el contenido de la carta, y especialmente el llamamiento a los dirigentes israelíes, que han cambiado en el ínterin, para una acción rápida hacia su liberación son indicativos de las dificultades que el soldado ha venido soportando durante tanto tiempo.
Shalit escribió la carta dos o tres meses después de haber sido secuestrado por Hamás y otras dos facciones palestinas el 25 de junio de 2006.
La carta fue entregada a sus padres, Noam y Aviva Shalit, en septiembre de ese mismo año. Otras dos cartas del soldado secuestrado fueron entregadas a Israel, al igual que una cinta de audio en la que dirigió un nuevo llamamiento al Gobierno para actuar a fin de obtener su liberación. De las diversas declaraciones en la carta publicada, y también en la cinta de audio, es posible concluir que el texto fue dictado por sus captores.
En ese momento, la carta fue entregada a Israel como una señal de los captores de que el soldado estaba vivo.
Jerusalén condicionó cualquier inicio de las negociaciones indirectas con Hamás para un acuerdo de intercambio, a través de la mediación de Egipto, a la entrega de una prueba de vida.
La carta fue entregada, probablemente a través de la delegación de seguridad egipcia que, en antes del golpe de Estado de Hamás, se encontraba todavía en Gaza.
También es posible que la Cruz Roja Internacional haya participado en la entrega de la carta. La misiva fue entregada al coordinador de las negociaciones, Ofer Dekel, y él la transfirió a la familia Shalit.
Al igual que en la cinta de audio, Shalit se queja acerca de su salud y estado psicológico. Según la información del Gobierno, Shalit sufrió heridas leves, probablemente, en una mano, durante el ataque que condujo a su captura. Se cree que recibió tratamiento médico para su lesión.
El peso de la preocupación de hoy, según fuentes de Defensa, se centra en su estado psicológico. Después de más de tres años de total aislamiento, en condiciones difíciles, existe la preocupación de daños psicológicos irreversibles.
Esta puede ser una de las razones que motivan a los que participan en las negociaciones para completar un acuerdo de intercambio en los próximos meses y obtener la liberación de Shalit.