DOS CAMINOS DISIMILES


La premio Nobel y los premios de Hamás
Jorge Marirrodriga
Guysen International News


La vida está llena de curiosas coincidencias y la de hoy va de mujeres y libertades. El mismo día en que Ada Yonath se conviertió en la primera mujer israelí que gana el premio Nobel de Química, Hamás ha prohibido a las mujeres montar en la parte trasera de las motos. Por supuesto ni se concibe que puedan hacerlo delante.
Es decir que esta mujer israelí, nacida en Jerusalén, que estudió en la Universidad Hebrea y para quien la palabra ribosoma es tan familiar como las zapatillas de andar por casa --vamos, que ha crecido y vivido en libertad-- se ha convertido en el “orgullo de su país”, según ha proclamado su presidente. Mientras tanto las mujeres de Gaza, por cortesía de los libertadores de Hamás, van a tener su premio. Van a experimentar como una moto se convierte en poco menos que una nave extraterrestre a la que ellas no son dignas de subirse. ¿Alguna ONG va a protestar por esta violación de los derechos de las mujeres de Gaza? Por favor, que venga Goldstone a elaborar un informe. El Gobierno israelí debería permitir que los habitantes de Gaza pudieran cruzar los pasos fronterizos para comprar cosas. Eso sí, sólo mujeres y sólo en moto. Por joder. Ya hemos visto esta película Igual que el dolor de articulaciones es un buen indicador de que el tiempo está a punto de cambiar, en el lío monumental que constituye el conflicto de Oriente Medio hay un síntoma inequívoco de que las cosas estaban comenzando a funcionar bien y se van a joder: los incidentes en el Monte del Templo, la Explanada de las Mezquitas, o como quieran llamar al lugar. Cuando Arafat descubrió, aterrado, en julio de 2000 que la Paz (con mayúscula) estaba a la vuelta de la esquina y su negocio se podía ir al garete no paró hasta que puso todo patas arriba. Barak, entonces primer ministro, le había llegado a ofrecer el control sobre la mitad de Jerusalén. ¿Cómo salir del atolladero? Pues montando el pollo en el Monte/Explanada. Ordenó prepararlo todo y esperar cualquier excusa. Esta es la verdad, pero ya no importa porque gracias a nosotros, los periodistas, todo el mundo está convencido de que la culpa fue de Ariel Sharon por su visita al Monte/Explanada en septiembre de ese año. Así nació la Segunda Intifada. No hubo paz, Arafat siguió hasta su muerte al frente del negocio, los palestinos se quedaron sin Estado, los israelíes sin paz y muchos padres sin sus hijos. Netanyahu es un primer ministro israelí que tiene en contra a gran parte de la opinión pública internacional, pero su plan está funcionando de manera espectacular. En menos de nueve meses ha conseguido que mejoren de manera palpable las condiciones de vida en Cisjordania y se ha mostrado dispuesto a dialogar con la Autoridad Palestina lo que ha creado una profunda brecha en el movimiento palestino ante la posibilidad de que Israel alcance una paz por separado en Cisjordania y por el camino con parte del mundo árabe. E internacionalmente ve respaldada su tesis de la amenaza nuclear iraní. ¿Y que pasa entonces? Que exactamente igual que en 2000 los palestinos se cabrean por la presencia de judíos y se lían a pedradas y montan el pollo en el Monte/Explanada. A continuación a todo el mundo se le calienta la boca y como dicen los castizos se jodió otra vez mayo con todas sus flores. ¡Qué cosas pasan en Jerusalén pero, oiga, que esta película ya la hemos visto! Por cierto este periodista nunca ha podido acceder a la Explanada porque ha sido requerido, amablemente eso sí, sobre su condición de musulmán. Dado que no lo es, se ha quedado en la puerta. Por el contrario, y aunque no es judío, siempre ha podido acceder al Muro. Incluso a la parte de las excavaciones, y más cercana por tanto al Santo de los Santos. Allí nadie le ha preguntado nunca por su religión. Otra muestra de intolerancia judía, claro. Mentir, un duro trabajo Hay profesiones para las que hay que ser un mentiroso consumado. Y no me estoy refiriendo a nosotros, los periodistas, que en el fondo somos unos aprendices de fabuladores. Y así cometemos estupideces como la de una colega de Televisión Española que grabó un reportaje en un Museo del Tel Aviv y tuvo el morro de decir que estaba entrando en la sede del Mossad “donde jamás había entrado antes una cámara”. Pueden disfrutar de este modelo de periodismo-ficción al final de esta entrada. Pero esto son juegos de niños, yo me refería a los que dominan el arte de decir lo contrario de lo que piensan. Tíos que saben decir su frase sin morirse de la risa o sin que se les caigan los huevos al suelo. Un ejemplo: Guidon Saar, ministro de Educación israelí, quien ayer en Madrid dijo esto:
1-) España puede desempeñar un papel fundamental en el Proceso de Paz
2-) España es uno de los amigos de Israel en Europa
3-) La visita de Zapatero a Israel el próximo 14 es muy importante
Y esto lo dice Saar mientras en Líbano políticos del partido en el Gobierno de España se entrevistan con representantes de Hamas. Lo dice el mismo día en que la agencia pública española de información asegura que en la guerra de Líbano casi todos los muertos libaneses eran civiles mientras casi todos los israelíes eran militares (¿captan la sutilidad informativa?) y lo dice apenas unas horas después de que la televisión pública haya emitido un disparatado reportaje sobre el bloqueo israelí a Gaza y las bondades de los túneles. ¡Ay, Guidon, lo que hay que decir para ser ministro! La izquierda proisraelí desaparecida "Sería bueno que los intelectuales de izquierda (que siempre miran su propia comodidad) se la jueguen y no digan solamente lo que sea politicamente correcto como para quedar bien con dios y el diablo. Cuando yo hablo con cualquiera de esas personas casualmente siempre apoyan a Israel pero en otros lugares se quedan callados sin opinar (el silencio otorga) y en nuestra Latinoamerica y Europa hispano parlante hay cientos y cientos de estos pseudo intelectuales". Esto me lo comenta Gustavo, un querido lector nacido en Belgrano. Y la verdad es que su reflexión sirve ella solita como entrada del blog. Dice una verdad como un templo y pone el dedo en la llaga de lo que está ocurriendo, por lo menos en España.
Verá, don Gustavo, respecto a Israel hay tres tipos de izquierda en España. +1-) Una absoluta y furibundamente antisemita que tiende a demonizar a Israel cada vez que puede. 2-) Otra hipócrita que, como usted señala, siempre mira por su propia comodidad, y hoy condena, mañana se abraza y pasado vuelve a condenar sin ningún problema.
3-) Una tercera, acojonada por la posibilidad de ser desterrada en el caso de hacer cualquier manifestación mínimamente positiva sobre Israel.
Las dos primeras son las que mandan en la vida pública española y son irrecuperables. Son las que por ejemplo aullan para que los jefes militares israelíes sean juzgados por crimenes de guerra pero al mismo tiempo exculpan con empalagosa comprensión el hecho de que Günter Grass ingresara voluntariamente en las SS, uno de los mayores cuerpos criminales de la historia de la humanidada. O esos que escriben a este periodista protestando porque "cuatro octogenarios" puedan ser juzgados "por lo que hicieron con veinte años". Un izquierda que al único judío que defiende es a Roman Polansky. Para ellos drogar y violar a una menor es disculpable, si uno es considerado progresista. Eso sí, como Polanski hable reiteradamente a favor de Israel ya veremos quien de estos le apoya. Pero la izquierda verdaderamente culpable es la tercera. La que calla por miedo. Esos actores, deportistas, presentadores de televisión y personajes públicos identificados con la izquierda que en privado apoyan a Israel pero están aterrados con la posibilidad de que eso se haga público. Esa gente ha bajado los brazos en la lucha contra el antisemitismo y han dejado solos a los valientes como Pilar Rahola. Bastaría con que tres o cuatro de ellos se atrevieran a decir en público "yo estoy con Israel" para que muchas cosas cambiaran en este país. El miedo es libre, pero luego que no se quejen de que les llamen cobardes. "Es importante ir sacando las mascaras a los fallutos, las personas falsas que se muestran de una manera y actuan de otra ¿se entiende?" pregunta el lector. Se entiende todo, don Gustavo. Champán para todos (los palestinos) Alejandra es una lectora de Israel que quiere que el Gobierno español le sufrague un viaje que debe hacer para asistir a un compromiso en el extranjero. Es una persona informada, pero intuyo que sin embargo no puede creerse que España sea un país con una profundísima recesión económica (la más grave del mundo desarrollado según el FMI) donde uno de cada cinco trabajadores no encuentra empleo, donde un millón de familias no tiene ingresos de ningún tipo y donde sólo en el mes pasado unas 3.000 personas eran despedidas cada día de sus trabajos. No puede ser. Alejandra no debe creérselo porque ese mismo país le acaba de regalar a la Autoridad Palestina 25 millones de euros, oficialmente para pagar los sueldos de sus funcionarios. ¿Cómo es posible que un Gobierno regale alegremente el dinero con la situación que atraviesa su país? Hace varias semanas ya le había perdonado otros 60 millones de euros a Bolivia, pero, en fin, eso eran deudas. Esto es dinerito que sale del bolsillo de los españoles a los que les acaban de meter un subidón de impuestos. Algo falla. Alejandra sabe de que pie cojea el Gobierno español y asegura que está dispuesta a utilizar el burka si es necesario. Y yo le digo que si tiene que pasar por el aeropuerto Madrid no se preocupe si lleva el burka. El otro día una mujer se negó a quitarse el velo delante de un juez y éste en vez de meterla en el calobozo por desacato se la llevó a su despacho y la citó para otro día a declarar. Y aquí no ha pasado nada. Con lo que tiene que tener cuidado es con parecer un niño de 7 años del que la policía sospeche que se va a quedar en España, porque entonces le pueden detener y aislar durante 72 horas, como hicieron también el otro día. En fin, que los españoles les vamos a pagar el champán a los funcionarios palestinos. Y eso en el mejor de los casos, porque en el peor nos vamos a encontrar con que alguno de los túneles de Gaza va a ser rebautizado como "Pasaje José Luis Rodríguez Zapatero". Vamos, que el túnel era así: Y después de la ayuda española va a quedar así: En resumen, querida Alejandra, que sean 4.000 dólares los que pidas al Gobierno español. Ya puestos, viaja en Business, joder. Lieberman en V.O. Cuando comenzaron los atentados suicidas a mediados de los noventa y todo el mundo (menos algunos diletantes en Occidente) comprendió la salvajada que era aquello, Yasser Arafat comenzó a recibir primero insinuaciones y luego presiones para que los condenara de alguna forma. El tío tardó y finalmente, a veces, emitía declaraciones que con buena intención, con demasiada, se podrían interpretar como una condena… pero sólo lo hacía en inglés. En árabe, en su lengua, jamás. Es bueno saber lo que dicen los políticos en “su versión original”, en su lengua materna y en la que se dirigen a “su” público. Son mucho más sinceros y arrojan más luz (si es que un político puede hacer eso) sobre sus intenciones. Bueno, pues Avigdor Lieberman, concedió una entrevista al diario israelí Vesti… en ruso. Gracias a la traducción profesional de un querido lector, Ángel Luis Encinas, podemos hacernos una idea de lo que dice Lieberman cuando se suelta. A mi el personaje no me gusta, pero juzguen ustedes si sus palabras casan con la imagen de monstruo comepalestinos que reciben gracias a nosotros, los periodistas. (¡Joder, si hasta habla bien de Ministerio Español de Exteriores!) Sobre el conflicto. Hay que librarse de la ilusión de que la resolución definitiva, o incluso intermedia, del conflicto palestino-israelí sea posible forzarla para una fecha determinada. Sí, para nosotros es necesario el diálogo con los palestinos, y hemos anunciado desde el primer día que estamos dispuestos a los contactos. ¿Pero quién ha renunciado y renuncia a ellos incluso hasta el día de hoy? ¿Quién se niega a las conversaciones reivindicando cada día más nuevas condiciones previas para ello? La parte palestina. Es muy difícil esperar una resolución rápida y hay que aprender a vivir con ellas mientras no se viva definitivamente en condiciones concretas. Sobre el antisemitismo en Europa. [No debemos tener] ninguna clase de manifestación de tolerancia en relación al antisemitismo ni a cualquier intervención antiisraelí, ya que la cuestión no está en qué puede o no puede publicar cualquier periódico amarillo del tipo del sueco “Aftonbladet”. La cuestión está en que la dirección de Suecia estaba obligada a juzgar intencionadamente esta acción enemiga de Israel, falsa, provocadora y antisemita. Como hizo esto, por ejemplo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, cuando unos de los periódicos centrales de izquierdas publicó un gran artículo de David Irving, que había cumplido reclusión carcelaria por negación del Holocausto. Sobre la integración internacional de Israel. Nuestro país no es miembro de la OTAN, no es parte de la Unión Europea y no guarda relación con los países no alineados. Yo no entiendo por qué no se han propuesto esfuerzos especiales para la creación de nuevos marcos políticos donde nosotros fuésemos una parte integrante para caer en el aislamiento político. No hay alternativa a nuestras relaciones con Estados Unidos, al menos no hay un espacio (…) Necesitamos contactos con otras alianza políticas. Resumen: Sí al diálogo, tolerancia cero con el antisemitismo y apertura exterior. Lo dicho, un monstruo. Lo paranormal e Israel Acaba de inaugurarse en Madrid el Foro Internacional de Ciencias Ocultas (que al paso que va esto van a ser las únicas ciencias que queden en España) y tengo pensado darme una vuelta por allí para ver si alguien me puede explicar lo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que se dispone a condenar a Israel por el informe Goldstone sobre la actuación del Ejército israelí en Gaza. Y es que una explicación que no incluya lo paranormal es casi imposible. Un servidor es partidario de que la verdad prevalezca y de que los culpables de abusos sean castigados, ya se cometan en Gaza o en el aeropuerto de Madrid. Pero para eso es necesario que quienes investigan los hechos hagan bien su trabajo y que quienes juzgan tengan rectitud de intención. La investigación de Goldstone es una chapuza que ha elegido sistemáticamente los testimonios que más incriminaban a Israel. Esto ha incluido desechar los testimonios palestinos favorables al Ejército hebreo. A Goldstone, que es judío, le ha entrado el canguelo de que le llamaran parcial y ha cargado la mano, y de qué manera, contra Israel. Sobre los “jueces justos” les muestro una lista de algunos de los 43 países del imparcial comité:
1-) Burkina Faso, cuyo presidente, Blaise Compaoré, está en el poder desde que hace 22 años perpetró un golpe de Estado y luego se lo ha montado para ser reelegido en diversas elecciones.
2-) Camerún, país al que la organización Transparency coloca en el número 138 de 163 en su índice de corrupción, teniendo en cuenta que 163 es el más corrupto.
3-) Djibuti, país controlado por un clan somalí, con su correspondiente régimen de partido único, desde su independencia de Francia en 1977.
4-) Gabón, cuyo presidente Omar Bongo lleva en el poder desde 1967 y ha modificado las leyes a su gusto para ser reelegido en comicios en los que ha corrido la sangre.
5-) Madagascar, un país asolado por los asesinatos políticos y una encarnizada lucha por el poder. Sólo entre febrero y marzo más de 170 personas fueron asesinadas por motivos políticos.
6-) China. Sin palabras. Un país modélico en el respeto y aplicación de los derechos humanos.
7-) Arabia Saudi. El paraíso en la tierra. Tolerancia, libertad de expresión y mujeres en bikini da per tutto
8-) Qatar. Monarquía absoluta en poder de la familia Al-Thani,
9-) Cuba. La demostración práctica de que a un dictador le gusta serlo hasta desde la cama del hospital.

Reenvia: www.porisrael.org