¿QUE PASO EN ISRAEL?


SABADO 6 DE JUNIO DE 2009

23:23
Dos miembros de la Hermandad Musulmana dijeron este sábado haber rechazado la mano extendida de Barack Obama para el mundo islámico durante su discurso en El Cairo. (Guysen.International.News)
23:20
Miles de miembros de la comunidad ultra-ortodoxa en Jerusalén se reúnen actualmente en el barrio de Meah Shearim para manifestar contra el centro comercial Safra. (Guysen.International.News)
23:12
Alemania: Der Spiegel informó que Al Qaeda planeaba un ataque terrorista en Alemania antes de las elecciones de septiembre con el fin de vengar el despliegue de las tropas alemanas en Afganistán. (Guysen.International.News)
23:08
Irán: Según un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Irán ha aumentado su número de centrifugadoras a 5000, lo que dificulta la vigilancia de los inspectores de la ONU sobre el programa nuclear iraní. (Guysen.International.News)
23:00
Somalia: Al menos 56 personas murieron durante los combates entre grupos islámicos rivales en el país, mientras que el número de nuevos refugiados tras un mes de combates en Modagiscio llega a las 100.000. (Guysen.International.News)
22:56
Líbano: El gobierno libanés ha enviado una carta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas acusó a Israel de espionaje en su territorio. Beirut ha pedido a la ONU "sancionar a Israel por violar la Resolución 1701", dictada al términ de la segunda guerra del Líbano. (Guysen.International.News)
22:49
Sri Lanka: El Secretario General de la ONU sostuvo que una comisión de investigación será establecida para examinar las acciones del gobierno de Colombo y los Tigres Tamiles derrotados en la guerra civil. (Guysen.International.News)
22:40
Siria: la Agencia Internacional de Energía (OIEA) informó este viernes que un segundo e "inexplicable" descubrimiento de partículas de uranio se había hecho en un sitio nuclear sirio. (Guysen.International.News)
22:34
El Secretario norteamericano de Estado Hillary Clinton sostuvo este viernes que no existe una prueba oficial que indique que la administración Bush haya aceptado un acuerdo por el que Israel pueda seguir construyendo en Judea Samaria. (Guysen.International.News)
22:30
El Presidente norteamericano Barack Obama aplazó el traslado de la embajada de los EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén, anunció la radio israelí. (Guysen.International.News)
22:25
La Unión Europea tiene previsto utilizar su influencia comercial para apoyar a los Estados Unidos en sus esfuerzos para poner fin a la construcción israelí en Judea-Samaria. (Guysen.International.News)
22:19
Irán: El Ayatolá Youssef Sanei, un religioso de alto rango de tendencia reformista, espera que el Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad no gane la elección nacional. (Guysen.International.News)
22:15
Líbano: El gobierno libanés acusó a Israel de interfererir en las comunicaciones en el sur. (Guysen.International.News)
22:09
Filipinas: Debido al creciente número de casos de gripe A (H1N1), las autoridades de las islas han decidido posponer el año académico el próximo 15 de junio (Guysen.International.News)
22:04
Francia: El Dalai Lama llega a Francia este sábado y el domingo recibirá el título de "ciudadano honorario" del ayuntamiento de París. (Guysen.International.News)
21:59
Birmania: la junta militar el sábado acusó a los partidarios de Aung San Suu Kyi de poner en peligro la seguridad nacional y de incitar el desorden reclamando la liberación de la cárcel de la oponente. (Guysen.International.News)
21:54
Durante el Shabat, los palestinos lanzaron un explosivo contra las fuerzas de Tzahal apostadas cerca de Kalkilya. No hubo heridos ni daños. Los artificieron detonaron el dispositivo de forma controlada. (Guysen.International.News)
21:52
Irán: medios de comunicación iraníes anunciaron este sábado que la República Islámica ha comenzado a fabricar un nuevo sistema de misiles tierra-aire. ''El ámbito de aplicación de este sistema de defensa es de más de 40 kilómetros,'' dijo el Ministro de Defensa iraní, Mostafa Mohammad Najjar. (Guysen.International.News)
21:48
La policía de Jerusalén detuvo a cinco ultra-ortodoxos que arrojaban piedras y objetos en un acto religioso en el barrio de Mea Shearim. Estas nuevas detenciones llevan a seis el número de personas detenidas esta tarde. (Guysen.International.News)
21:48
En total, seis policías resultaron heridos durante la manifestación de los ultra-ortodoxos en Jerusalén, este sábado. (Guysen.International.News)
21:45
Filipinas: El ejército de Filipinas ha tomado el control de un campamento de los rebeldes separatistas musulmanes, después de tres días de combates en los que 30 militantes fueron asesinados. (Guysen.International.News)
21:39
Representantes israelíes han afirmado este sábado que no hay alternativa al establecimiento de un Estado palestino. (Guysen.International.News)
21:33
El enviado de EE.UU. para el Oriente Medio George Mitchell llegará este lunes a Israel donde se reunirá con Binyamin Netanyahu y Avigdor Lieberman. (Guysen.International.News)
21:20
Nigeria: el MEND, el principal grupo armado del sur el país, ha declarado un ultimátum para los empleados del sector petrolero, en donde los obligan a abandonar la región bajo la amenaza de un inminente ataque a gran escala. (Guysen.International.News)
21:15
El diputado Ahmad Tibi le pidió al Primer Ministro israelí Binyamín Netanyahu que "responder ante la Knesset" sobre el discurso del Presidente norteamericano Barack Obama en El Cairo. (Guysen.International.News)
21:09
La Autoridad Palestina dijo este sábado que las Naciones Unidas deben asumir la responsabilidad de reconstruir la Franja de Gaza. (Guysen.International.News)
20:54
Deseando poner fin a los rumores sobre las relaciones entre Francia y los Estados Unidos, el presidente francés Nicolas Sarkozy han insistido durante una conferencia de prensa en Caen que existe una "profunda amistad entre los dos países". (Guysen.International.News)
20:43
Al Fatah anunció que varios de sus miembros fueron arrestados este sábado por militares del Hamas en Gaza. (Guysen.International.News)
20:39
El canciller saudita dijo, este sábado, que los EE.UU. deberían recortar todas las ayudas a Israel si continúa la construcción de los asentamientos en Judea Samaria. (Guysen.International.News)
20:39
Casi 2.000 seguidores del Hamas en Gaza se manifestaron este sábado contra el presidente palestino, Mahmoud Abbas, después de la muerte de dos activistas del movimiento islamista. (Guysen.International.News)
20:39
Roland Garos: Svetlana Kuznetsova de Rusia ganó la final de mujeres frente a su compatriota Dinara Safina por 6-4 6-2. (Guysen.International.News)
20:34
El ex Presidente norteamericano Jimmy Carter dijo que espera que Barack Obama acepte los resultados de las elecciones parlamentarias libanesas, a celebrarse este domingo. (Guysen.International.News)
20:29
Líbano: El gobierno libanés declaró, este viernes, que 10 personas acusadas de espiar para Israel han sido detenidos. (Guysen.International.News)
20:21
La Organización Mundial de la Salud anunció, este viernes, que 21.940 personas de 69 países diferentes han sido contagiados por el virus de la gripe A (H1N1). En total, 125 personas murieron a consecuencia de la contaminación. (Guysen.International.News)
20:16
Pakistán: Según el último balance del último atentado suicida al noroeste del país fue de aproximadamente 40 muertes. (Guysen.International.News)
20:09
Este viernes, el Hamás publicó una lista de los dirigentes acusados de tomar duras medidas contra sus miembros. Un miembro del grupo terrorista en Gaza también ha hecho un llamamiento para que explote una nueva intifada, pero ahora, contra el partido de Mahmoud Abbas, el Fatah. (Guysen.International.News)
20:00
El ganador del Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel instó a Presidente norteamericano Barack Obama a ''traer la paz y la seguridad para Israel''. (Guysen.International.News)
19:57
Somalia: piratas somalíes han liberado a un remolcador de Nigeria capturado hace diez meses con 10 hombres a bordo, para así poner fin a la toma de rehenes más larga llevada a cabo frente a la costa somalí. (Guysen.International.News)
19:50
Cinco vehículos israelíes que pasaban cerca Nablus (Shjem), resultaron levemente dañados este viernes durante un accidente de tráfico provocado tras el lanzamiento de piedras por parte de los palestinos. (Guysen.International.News)
19:45
Obama a Buchenwald: ''No voy a olvidar lo que vi hoy'', dijo el presidente estadounidense este viernes durante su visita al campo de concentración de Buchenwald. (Guysen.International.News)

VISITA OFICIAL DE OBAMA A ALEMANIA

VISITO EL CAMPO DE EXTERMINIO DE BUCHENWALD

En unas declaraciones a la prensa tras su visita, Obama afirmó que "aún queda gente que niega la existencia del Holocausto. Esas afirmaciones carecen de base, son ignorantes y odiosas. Este lugar es el desmentido definitivo"
Presidente de EEUU calma tensiones a Israel, tras su visita a Buchenwald
El presidente de EEUU, Barack Obama (foto), hizo un llamamiento a favor de la tolerancia en su visita al campo nazi de concentración de Buchenwald, en la ex Alemania del Este, para rendir homenaje a las víctimas del Holocausto judío y de la II Guerra Mundial.
En unas declaraciones a la prensa tras su visita, Obama afirmó que "aún queda gente que niega la existencia del Holocausto. Esas afirmaciones carecen de base, son ignorantes y odiosas. Este lugar es el desmentido definitivo".
"En este siglo también hemos visto genocidio, niños usados como soldados, la violación como arma. Debemos ser vigilantes contra toda forma de odio y debemos rechazar la idea de que el sufrimiento de otros no es nuestro problema", sostuvo Obama.
"No olvidaré lo que he visto hoy", prometió el presidente estadounidense.
Momentos antes, la canciller alemana, que acompañó al presidente estadounidense en su visita junto a dos de los supervivientes del campo Elie Wiesel y Bertrand Hertz, declaró que "me inclino ante todas las víctimas" del nazismo y aseguró que los alemanes tienen la responsabilidad de garantizar que los horrores vividos en los campos "nunca más volverán a repetirse".
Pero, sin duda, el momento más emotivo del evento correspondió a Wiesel, al que Obama cedió la palabra.
El escritor recordó cómo vio a su padre morir apenas tres meses antes de la liberación del campo y aseguró que "el mundo no ha aprendido. Si no, no se hubiera producido una Ruanda, una Bosnia".
"Ha llegado el momento para la paz", afirmó en alusión al proceso de paz entre israelíes y palestinos, "basta de acudir a los cementerios".
A su llegada, Obama depositó una rosa blanca sobre la lápida que recuerda a los cerca de 56.000 fallecidos en el campo.
Obama depositó otra rosa blanca en el monumento central del campo, donde guardó unos momentos de silencio antes de escuchar las explicaciones que le proporcionaban la canciller y los supervivientes del campo.
El grupo, caminó después, en medio de un profundo silencio, al área conocida como "el Campo Pequeño", un anexo del campo principal separado por alambradas de espino y donde el trato a los presos era aún peor. Tanto Wiesel como Hertz fueron enviados allí.
El campo de concentración de Buchenwald era uno de los mayores en la Alemania nazi y se calcula que cerca de 56.000 personas, la mayoría de ellas judías, murieron en sus instalaciones durante la II Guerra Mundial.
Uno de los tíos abuelos de Obama, Charles Payne, formaba parte de las tropas estadounidenses que contribuyeron a liberar el campo.
La visita de Obama al campo se produce un día después de que el presidente pronunciara desde El Cairo un discurso al mundo musulmán en el que invitó a un "nuevo comienzo" en las relaciones entre EEUU y los creyentes islámicos.

EFE

CARTAS DESDE ISRAEL


Querido Hermano Obama

Me tomo el atrevimiento de dirigirme a ti, que por cuestiones del destino eres hoy una persona muy importante pues estas conduciendo a la nación más poderosa de la tierra, siendo yo un sencillo ciudadano israelí que retorné para vivir en la tierra de mis ancestros y no tengo mas poder ante el mundo que estas simples y sentidas palabras.
Quedé realmente asombrado de tu grandioso y formidable discurso ante todas las naciones árabes e islámicas de la Tierra, fue emocionante escucharte desde la ciudad de los aromas, desde ese El Cairo, tan cercano al lugar donde vivió y murió nuestro gran maestro Maimonides quien iluminó al mundo de aquella época de manera tal que aun hoy perdura.
Tuviste la grandeza, como el primer presidente estadounidense que se atrevió a dirigirse al mundo islámico de igual a igual, como uno mas de ellos:"Salam aleicum,"Yo soy como ustedes, yo conozco vuestro dolor pues yo entiendo sus rezos". El primer mandatario norteamericano hermanado al Islam: "Aunque yo soy cristiano, vengo de generaciones y generaciones de islámicos, mí padre era de Kenia y yo, de Indonesia, donde fui criado según los valores del Islam y luego, al emigrar a EEUU, viví en Chicago, entre musulmanes, por eso puedo prometer algo: NUNCA MAS EEUU ESTARA CONTRA EL ISLAM"
Te agradezco de corazón que hayas reafirmado los fuertes lazos de América con Israel, esos vínculos históricos y culturales irrompibles basados en nuestras aspiraciones de afirmar nuestra patria que realmente no fue fundada en el holocausto como tu erróneamente lo afirmas pues nosotros no nacimos del holocausto, solo lo sufrimos que de por si es algo terrible. Nosotros nacimos, vivimos y nos realizamos como nación hace más 3.300 años atrás y mucho antes que la presencia islámica en estas legendarias tierras donde hoy intentamos simplemente vivir y realizarnos como en aquellas épocas bíblicas.
Tuviste un gesto de reconocimiento y grandeza hacia nuestro pueblo al reconocer algo obvio, inocultable y evidente, que los judíos fuimos perseguidos durante siglos y que el antisemitismo en Europa culminó con una acción sin precedentes como el holocausto. Supongo que de esta manera pretendes ablandar o enternecer el alma y el corazón de los enemigos actuales de Israel para que en un sincero acto de constricción, se arrepientan y vuelvan al buen sendero de los justos de la humanidad. Agradezco mucho tu visita a Buchenwald, que fue parte de una red de campamentos de judíos donde fueron esclavizados, torturados, gaseados por el Tercer Reich. Si los dirigentes islámicos del mundo te imitaran en esto, nuestra vida aquí en Israel seria mucho más fácil, por no decir un paraíso.
Tu afirmas que: "es innegable de que el pueblo palestino ha sufrido en la búsqueda de una patria por más de 60 años, que han padecido el dolor de esa luxación, que muchos esperan en campamentos de refugiados en la Ribera Occidental, en Gaza y en las tierras vecinas. Que esperan una vida de paz y de seguridad que nunca han podido gozar. Soportan humillaciones diarias, pequeñas y grandes, que provienen de la ocupación. Así que no quepa la menor duda: la situación para el pueblo palestino es intolerable". Es necesario que sepas que el pueblo palestino no existía hace sesenta años, fue creado artificialmente en épocas posteriores por las naciones árabes mas radicalizadas como punta de lanza para expulsarnos a los israelíes de estas tierras, como un cuerpo extraño que debe ser extirpado. Con los mitos del sufrimiento de los pobres y deshederados refugiados palestinos, tu discurso coincide peligrosamente con el pensamiento sadomasoquista de muchas organizaciones islámicas.
Tu expresión de: "Los "palestinos" vienen sufriendo ya mas de sesenta años, su dolor es similar al de los judíos, que sufrieron el exterminio de seis millones de inocentes en el Holocausto". Te consideras una persona sabia e ilustrada pero: ¿No te parece exagerado colocarte en el tremendo pedestal divino de juez y evaluador de los sufrimientos de los seres humanos y hacer horrorosas y desafortunadas comparaciones que no acercan a los sufrientes, es peor los separan y crean muchas mas discordia que la existentes.
"Por eso es que los árabes deben estar en contra de aquellos que desmienten el holocausto, pues esto produce odio en el corazón de los judíos y juega en contra de las concesiones que estos deben hacer en el proceso de paz" Las concesiones que dices que deben realizar los israelíes al proceso de paz se vienen haciendo desde hace décadas y la paz depende fundamentalmente del reconocimiento a Israel como estado judío y democrático que extrañamente los pueblos islámicos se niegan a realizar pues sus objetivos son otros, "vivir sin nosotros".
"Israel debe entender que cuando "destruye" una familia "palestina", esta destruyendo también su oportunidad para llegar a la paz". Israel no tiene como objetivo destruir ninguna familia de ningún tipo, no busca nada más allá que la legitima seguridad de sus ciudadanos. Tú debes saber que para endemoniarnos ya existen otros actores altamente especializados en dicha ciencia, no te sienta para nada dicha tarea.
Tu visión mesiánica de la realidad hará que tu y tu poderosa nación como lo fuera el otrora imperio romano quieran imponer contra natura un nuevo orden; utilizaras todo tu dinero y tu puño de hierro para forzar gobiernos y pueblos que deben entenderse naturalmente, espontáneamente y no por la imposición de una fuerza bruta y mesiánica que solo servirá para desatar más tempestades, más guerras y más sufrimientos a árabes, judíos y cristianos por igual.
Tu visión mesiánica hará que Jerusalén, Judea y Samaria se conviertan en una nueva Gaza; en nuevas, penosas y repetitivas experiencias que permitirán que estos territorios terminen irremediablemente dominados por los Hamas, por las Hezbollah y por los ayatollas iraníes.
Tu visión mesiánica no te permite ver la realidad de los tan visibles y palpables planes nucleares de la Republica Islámica de Irán, haces oídos sordos e ignoras que se aproximan tiempos de muerte y destrucción para este Israel al que le exiges todo, al que le endilgas culpas de pueblos sufrientes por causas completamente ajenas y extrañas a el.
Abandona tu auto impuesta tarea de salvar este sufriente mundo. No eres el Mesías y tampoco el Dios de Moisés, de Jesús y de Mahoma, no eres el iluminado de las naciones aunque tu y muchos así lo crean; eres simplemente un ser humano tan imperfecto como yo y como todos al que quisiera seguir llamando en el futuro, mi querido hermano Obama.
Guido Maisuls
Kiriat Bialik, Israel

¿SIRIA NUCLEAR?


OIEA denuncia a Siria por no cooperar e informa de más uranio no declarado

Se revelan sospechas sobre la posible construcción de un reactor nuclear en Siria
El OIEA denunció en Viena la falta de cooperación de Siria para determinar el origen de un complejo militar bombardeado por Israel en septiembre de 2007 y dice haber encontrado nuevas partículas de uranio no declaradas en una instalación nuclear en Damasco.
En una inspección rutinaria de un pequeño reactor de neutrones en la capital siria, los expertos de la agencia nuclear de la ONU hallaron partículas similares de uranio artificial a las encontradas en la instalación bombardeada de Al Kibar, aunque el OIEA todavía no puede confirmar si están relacionadas.
Las autoridades sirias aseguran que las partículas encontradas en Al Kibar tienen su origen en las bombas usadas por la aviación israelí en su ataque, algo que el OIEA considera "poco probable".
Estados Unidos e Israel aseguran que Al Kibar iba a ser un complejo nuclear, construido con la ayuda de técnicos norcoreanos.
Por otra parte, los expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) critican a Siria por no ofrecer la cooperación y la transparencia necesaria en la investigación de este asunto.
"La información ofrecida por Siria (al OIEA) hasta ahora no le da al OIEA la capacidad para determinar la naturaleza de la instalación (bombardeada)", escriben los inspectores en su informe, al que tuvo acceso Efe en Viena.
"Para poder completar el análisis de la agencia, Siria debe cooperar más y ser más transparente", concluye el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, en el documento.
El responsable máximo del organismo insta además a Siria a entregar lo antes posibles más información y documentación, así como acceso a otros lugares supuestamente relacionados con Al Kibar para tomar muestras medioambientales de equipos y desechos.
En las muestras tomadas por los inspectores del OIEA en el norte de Siria en junio del año pasado se detectaron también restos de grafito, un material usado en reactores nucleares, y Siria ha reconocido -según el informe presentado que ha comprado o al menos encargado "grandes cantidades".
Ese indicio, junto al hecho de que los inspectores encontraron restos de acero no oxidable, alimentan las sospechas de que Siria pretendía construir un reactor nuclear.

EFE

DEBUTA EN EUROPA EL PARTIDO ANTISIONISTA


CURIOSA MEZCLA DE FILONAZIS, GREMIALISTAS Y PROPALESTINOS, DICEN QUE LOS JUDIOS PROMUEVEN UN COMPLOT GLOBAL

La luz crepuscular que envuelve a los cuatro personajes vestidos de negro que se exhiben en el afiche de la Lista Antisionista que se presenta este domingo a las elecciones europeas se asemeja en mucho a un afiche de Matrix.
Los antisionistas no son personajes de la película, sino que se trata de extremistas reales que nunca bromean.

Por Eduardo Febbro
Desde París


La historia podría parecerse a una farsa pero los extremistas nunca bromean. La luz crepuscular que envuelve a los cuatro personajes vestidos de negro que se exhiben en el afiche de la Lista Antisionista que se presenta este domingo a las elecciones europeas se asemeja en mucho a un afiche de Matrix. Sólo que no se trata de los personajes de la película sino de un ex miembro del partido de extrema derecha Frente Nacional, Alain Soral, del cómico Dieudonné, líder de la lista, del presidente del Partido Antisionista y de la Federación de Chiítas de Francia, Yahia Gouasmi, y del rabino antisionista Shmiel Mordche Borreman, cercano al grupúsculo religioso Neturei Karta (Los protectores de la ciudad). El slogan dice "Por una Europa liberada de la censura, del comunitarismo, de los especuladores y de la OTAN".
Detrás de este enunciado simplista se mueve una corriente que, ya con el título de Lista Antisionista, no esconde sus intenciones. El discurso de esta curiosa mezcla donde también figuran sindicalistas de la CGT, partidarios de Hugo Chávez, universitarios y pro palestinos, es de una chatura tan histórica como desoladora: los judíos mueven los hilos de un complot universal, están en todas partes, gobiernan el mundo y han logrado invadir Francia. El cómico Dieudonné le da así una expresión política a la desgastada idea de una "internacional judía" que controla el mundo. En uno de sus documentos publicados en internet, el Partido Antisionista dice: "Su objetivo es oponerse a los lobbies sionistas franceses y europeos que dictan a nuestros dirigentes y a nuestros hombres políticos por los intereses de un país extranjero (Israel)"". El programa es una letanía de propuestas que, todas, apuntan a limpiar de sionistas el mundo. El portal Internet de la lista Antisionista (http: //www.listeantisioniste.com) presenta también una mezcla de textos e imágenes que cualquiera podría calificar de "caja de Pandora". Junto a un texto que dice "denunciar la mafia siciliana no es denunciar a los sicilianos. Nosotros denunciamos la mafia sionista en Francia y no atacamos ni a los judíos ni a los israelíes" aparecen fotos de Hugo Chávez abrazando al presidente iraní Mahmud Ahmadinejad y también de Evo Morales.
¿Cómo tremenda barbaridad puede tener un espacio y una representatividad electoral legal en una de las grandes democracias del mundo? Misterios de la democracia francesa, que ya cultivó un poderoso movimiento de extrema derecha que llegó a pesar 15% del electorado y cuyo líder, Jean Marie Le Pen, disputó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2002. El humorista Dieudonné tiene un historial controvertido. Según él mismo explica en una película en la que presenta su lista, la idea le vino porque, en sus sketches, se dio cuenta de que se podían hacer bromas sobre todo, menos sobre los colonos judíos. De allí sigue una extensa "militancia" antisionista que tuvo un episodio patético cuando Dieudonné, en uno de sus espectáculos, hizo subir a escena al negacionista Robert Faurisson. Condenado varias veces por negación de la Shoá, Faurisson es uno de los negacionistas más celebres por sus teorías. En ese espectáculo, el humorista Dieudonné recompensó a Faurisson con el premio de "la infrecuentabilidad y la insolencia". El premio le fue entregado en el escenario por una persona disfrazada de deportado judío.
La lista Antisionista fue respaldada por el terrorista venezolano Illich Ramírez Sánchez, alias "Carlos", condenado en Francia a cadena perpetua por su participación en varios atentados. Carlos llamó por teléfono desde la cárcel a Dieudonné mientras éste celebraba un mitin y le manifestó toda su simpatía. La presencia de un rabino ultraortodoxo como Shmiel Mordche Borreman en los afiches electorales refleja bien la confluencia de corrientes paradójicas en el seno de esta lista. Borrenam pertenece al Movimiento de Estudios Yechouroum Judaísmo contra Sionismo que aúna a los judíos antisionistas. El rabino argumenta que el sionismo es una suerte de corrupción del judaísmo secular en beneficio exclusivo del sionismo. Este domingo, los electores de París tendrán entonces una oferta nueva en su camino a las urnas. La propuesta de la lista no hace sino reflejar en su confusa brevedad una confusión aún mayor que va ganando territorios de conciencias en el corazón de la democracia más emblemática de la historia contemporánea.

¿VISIONARIO O INGENUO?


EL DISCURSO DE OBAMA EN EL CAIRO
¿VISIONARIO O INGENUO?
Ana Jerozolimski
Jerusalem

El espíritu del discurso pronunciado por el Presidente de Estados Unidos Barack Obama en El Cairo, fue el mismo que le permitió meses atrás conquistar democráticamente la Casa Blanca: la esperanza de un cambio para bien, la confianza de que todo puede estar mejor y de que él es capaz de lograrlo.
A fin de dar vuelta la página en las relaciones con el mundo musulmán e iniciar un nuevo capítulo más positivo, buscó la mitad llena del vaso . Aunque no ocultó varias de las discrepancias más profundas entre Occidente e Islam y puso sobre la mesa algunos de los temas más complejos, en otros parecía minimizar los serios problemas a fin de hallar un común denominador que vaya bien con su esfuerzo conciliador.
La gran pregunta es cómo conciliar ese ideal político y humano, con las concepciones de mundo tan distantes entre Occidente e Islam, en varios de los temas claves planteados por el Presidente Obama: libertades individuales, derechos de la mujer, democracia, entre otros.
El Presidente habló contra los "extremistas violentos", dando a entender que no representan al Islam. "En toda la historia, el Islam ha demostrado por medio de sus palabras y actos las posibilidades de la tolerancia religiosa e igualdad de las razas"-señaló Obama, agregando luego que la alianza entre Estados Unidos y el Islam "se debe basar en lo que es el Islam, no en lo que no es..", dando a entender que los estereotipos negativos del Islam, contra los que prometió luchar, son injustos.
Claro está que la generalización o demonización de los musulmanes todos por culpa de los terroristas, son fenómenos injustos. Al mismo tiempo, cabe recordar que la coexistencia entre musulmanes, cristianos y judíos en Al-Andalus en el siglo de Oro en España, es sólo un ejemplo de la historia. Hay, lamentablemente, muchos otros en los que el Islam no sólo avanzó mediante la espada sino que no permitió disidencia alguna. Y el problema no es sólo Al Qaeda, uno de cuyos jefes, Ayman al-Zawahiri, declaró en un mensaje en internet que "las palabras elegantes del Presidente norteamericano no ocultarán su mensaje sangriento".
En nombre del Islam se coartan libertades básicas y se prohíbe en algunos casos el culto a otras religiones, como en Arabia Saudita ,donde está prohibido construir una iglesia. En distintas partes del mundo hubo ataques contra cristianos y blancos occidentales en general , cuando se consideró que "ofendieron al Islam", como en el caso de las caricaturas de Mahoma publicadas en Dinamarca. El precio, fue a menudo mortal. Cabe esperar y ver si la cooperación "en base a los mismos ideales de justicia" a los que hizo referencia el Presidente, basta para poner fin a ese tipo de fenómenos.
En medio de todos estos variados matices, claro está que el discurso de Barack Obama fue el de un líder deseoso de corregir el mundo, el de un estadista, no simplemente un político. Es que si bien en algunos puntos –como el problema del programa nuclear de Irán- fue más lo que calló que lo que dijo, también supo plantear verdades que difícilmente otros líderes hayan dicho directamente al mundo árabe e islámico, en su propia casa.
Eso es notorio en el tema del conflicto árabe israelí. Obama recalcó que los vínculos entre Israel y Estados Unidos son especiales, basados en valores y cultura comunes (o sea no meramente en intereses políticos) y aclaró que "son inquebrantables". Además, al hacer referencia , por ejemplo, a la iniciativa árabe de paz con Israel (que ofrece el reconocimiento del mundo árabe a cambio de una retirada total de los territorios en disputa), aclaró que es "un buen comienzo", pero también que "ahí no terminan las responsabilidades" de los países árabes.
Al mismo tiempo, desde el punto de vista de Israel-donde se percibe claramente un cambio en la actitud preferencial norteamericana y un pasaje a un mayor equilibrio político en la zona- el discurso incluyó también elementos problemáticos.
Por un lado, algunos analistas opinan que precisamente el presionar a Israel a terminar con los asentamientos, equivale a ayudarle a salir de una situación imposible. Otros se preguntan si acaso al hablar del sufrimiento palestino no cabría que Obama analice la responsabilidad de los propios palestinos al respecto. Esto, muy especialmente, cuando dijo que la creación de Israel llevó al desplazamiento de los palestinos, pero no recordó que ello se debió a que rechazaron la resolución de la ONU que recomendaba partir la tierra, crear un estado judío y otro árabe, y en lugar de ello, atacaron al entonces naciente Israel.
En opinión del Profesor Gerald Steinberg, analista de Ciencias Políticas de la universidad israelí de Bar Ilan, llamar a Hamas a actuar en forma responsable "para poner fin a la violencia y reconocer el derecho de Israel a existir", es algo que ni Obama logrará. "Es como pretender que Hamas deje de ser Hamas" , comentaron algunos políticos israelíes.
Según Steinberg, "los israelies serán mucho más vulnerables a presión norteamericana que los líderes palestinos o algunas dictaduras árabes" y "si el Premier Benjamin Netanyahu acepta las exigencias de Obama mientras hay poco o ningún cambio en el odio, la violencia y el rechazo del lado árabe, el intercambio de tierras por paz fracasará e Israel se quedará sin ninguna de las dos".
Pero Obama ha tomado como compromiso personal, conducir a la región a la creación de un estado palestino. El mayor problema al respecto parecería ser la convicción, en el sector más conservador en Israel, de que ello no terminará el conflicto.
Oficialmente, Israel abrazó el discurso de Obama, señalando un comunicado de la oficina del Primer ministro, que "compartimos la esperanza de que sea éste el comienzo de una era de paz y reconciliación entre Estados Unidos, el Islam e Israel".
Extraoficialmente, hay también preocupación de que por el afán de acercamiento al mundo islámico, haga caso omiso de peligros aún por resolver o que los minimice."El optimismo norteamericano es refrescante"- escribió Steinberg. "Pero está muy lejos de las realidades de Oriente Medio".
Reenvia:
www.porisrael.org

ANTISEMITISMO EN EL MUNDO



La OSCE pide atajar el "preocupante aumento" del antisemitismo en España
EFE


El máximo responsable de la lucha contra el antisemitismo en la OSCE, el rabino Andrew Baker, ha advertido hoy del "preocupante aumento" de manifestaciones e incidentes antisemitas en España y la necesitad de "atajar este fenómeno cuanto antes".
Baker ha hecho estas valoraciones en declaraciones a EFE con motivo de su visita a España, en calidad de representante del Observatorio Estatal de Convivencia Escolar (OSCE), para abordar estos asuntos con autoridades del Gobierno y de la sociedad civil e impulsar la puesta en marcha de mecanismos que reviertan esta tendencia.
Así, en su paso por España, el rabino se ha entrevistado con responsables del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Interior, con miembros de las principales ONG y con representantes de los profesores de secundaria.
"Se trata de reconocer el aumento de los signos de antisemitismo y de identificar herramientas que sirvan para hacer evidente este fenómeno y para frenarlo cuanto antes", ha explicado.
Baker ha explicado que el repunte de antisemitismo es general en Europa y que en España se caracteriza más bien por un discurso más virulento contra Israel y su identificación con los judíos, y con actitudes de la sociedad.
Así ha recordado que el estudio del Observatorio Estatal de Convivencia Escolar (OSCE) del pasado mes de marzo reveló que más de la mitad de los estudiantes de secundaria encuestados no querría sentarse al lado de un judío en el aula.
Baker ha lamentado también los ataques verbales sufridos por el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Jacobo Israel, el pasado mes de abril en la Facultad de Sociología y Ciencias Políticas de Universidad Complutense de Madrid.
Finalmente, también ha recordado los insultos que los hinchas de fútbol dirigieron contra el embajador de Israel, Raphael Schutz, el pasado mes de mayo a la salida de un partido en el Estado Santiago Bernabeu.
"Son incidentes como estos que, de forma aislada pueden no tener importancia, pero cuando se suceden, son claro motivo de preocupación", ha subrayado Baker.

OBAMA EN ALEMANIA VISITA BUCHENWALD


VISITA OFICIAL A ALEMANIA DE OBAMA

Buchenwald está en la memoria familiar de Obama porque un hermano de su madre estaba entre las tropas norteamericanas que liberaron ese campo. Posteriormente, el presidente estadounidense supo más sobre ese lugar a través de los relatos de uno de los personajes a los que admira, el Nobel de la Paz Elie Wiesel, cuyo padre murió allí y él mismo fue prisionero entre sus siniestras paredes.
La visita a Buchenwald era, por tanto, una de las misiones pendientes de Obama desde hace tiempo. Pero su presencia ahora aquí resulta inseparable del papel de referencia que en este momento ocupa el presidente norteamericano y de sus actuales esfuerzos en relación con el conflicto palestino-israelí.
La mera presencia en un campo de concentración nazi representa una muestra de respeto al exterminio judío y una condena a aquellos que niegan el Holocausto. Obama no ha incluido a Israel en su primera visita a Oriente Próximo y se ha embarcado en una difícil labor de presión sobre el Gobierno israelí para que flexibilice su política. Esta visita, en ese sentido, puede ayudar a serenar algunas inquietudes en el Estado judío.
Pero el presidente norteamericano quiso darle a esta jornada una trascendencia algo mayor. Presentó Buchenwald como una muestra del drama de la Segunda Guerra Mundial, pero también como un ejemplo de la voluntad de reconciliación, entendimiento y progreso que el mundo demostró después. "Quiero celebrar también como, tras aquella tragedia, ahora tenemos una Europa unificada, una Alemania que mantiene fuertes lazos con Israel, y quiero celebrar las posibilidades de reconciliación, perdón y esperanza", manifestó.
Obama trató de trasladar ese ejemplo, en la medida de lo posible, a la crisis actual en Oriente Próximo, donde dijo que, aunque tanto israelíes como palestinos y árabes van a tener que hacer importantes concesiones, es necesario aprovechar este momento para conseguir un acuerdo de paz.
"Creo que este es el momento de actuar sobre lo que todos sabemos que es la verdad, esto es, que cada lado va a tener que hacer difíciles compromisos", afirmó el presidente norteamericano en una conferencia de Prensa en Dresden con la canciller alemana, Angela Merkel, que coincidió con él en que "existe una oportunidad única de avanzar en la negociación de la paz".
Entre los sacrificios de cada parte, Obama insistió en que Israel va a tener que poner fin a los asentamientos y va a tener que aceptar la solución de dos Estados (Israel y Palestina). "Reconozco la dificultad de esas medidas", declaró. "Pero, como amigo de Israel, Estados Unidos tiene la obligación de ser honesto con él y recordarle lo importante que es conseguir esto de cara a la propia seguridad nacional de Israel".
Los palestinos, por su parte, deberán tomar medidas más enérgicas para garantizar la seguridad dentro de su territorio. "Todavía no vemos por parte de la Autoridad Palestina un compromiso serio de que son capaces de controlar ciertas áreas de la frontera", advirtió Obama.
Al mismo tiempo, los palestinos tendrán que acabar con la corrupción, demostrar mayor capacidad de autogobierno de la que han dado muestra hasta la fecha y evitar las incitaciones a la violencia.
"Sigue habiendo una tendencia, incluso entre aquellos palestinos que se declaran interesados en la paz con Israel, de hacer declaraciones que alientan el odio o no resultan constructivas de cara al proceso de paz", señaló Obama.
Por lo que respecto a los países árabes, el presidente norteamericano expresó que el gustaría ver algunas indicaciones de que "están dispuestos, si Israel asume algunos compromisos, a tomar también algunas decisiones difíciles para abrir el comercio y las relaciones diplomáticas entre Israel y sus vecinos".
"Todas estas cosas llevan tiempo", admitió. "No van a ocurrir inmediatamente. Pero confío en que, si lo abordamos, podamos conseguir algunos progresos significativos este año".
Estados Unidos no puede obligar a las partes a hacerlo, recordó. Pero sí puede crear el marco adecuado para que esos progresos se produzcan, y Obama insistió ayer en que no dejará pasar un día para intentarlo. El presidente anunció que, la semana próxima, el enviado especial de su Gobierno para Oriente Próximo, George Mitchell, viajará a la región para dar seguimiento al
discurso pronunciado en El Cairo .
Ese discurso, bien recibido en casi todas las partes del mundo, constituye una plataforma desde la que actuar en la región como pocas veces ha tenido antes algún otro presidente de Estados Unidos.

MEDIO ORIENTE


Aplausos (y abucheos) hacia El Cairo
Por Ali Gharib y Jared Levy

WASHINGTON, 4 ene (IPS) - El histórico discurso pronunciado este jueves en El Cairo por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue escuchado con generalizado beneplácito en su país. Como una previsible excepción, la derecha conservadora lo abucheó.
Obama realizó en la Universidad Al Azhar una alocución de amplísimo temario pero con pocos pronunciamientos políticos específicos, si bien admitió los conflictos históricos entre su país y el mundo árabe y musulmán, que llegaron a su sima con el extremismo islamista y antioccidental de hoy. Pero más que concentrarse en las diferencias, Obama propuso un "nuevo comienzo" y compromisos basados sobre el "interés y respeto mutuo", y adherezó sus palabras con referencias a la coexistencia pacífica en textos religiosos, incluido el Corán. La reacción de gran parte de los expertos estadounidenses fue abrumadoramente positiva. El presidente abordó, dijeron, cuestiones espinosas del vínculo entre el país norteamericano y el mundo musulmán. "Obama reconoció que hay espacio para el disenso y la controversia, y demostró que entiende y respeta las visiones alternativas aunque no las comparta", dijo el académico Stephen Walt en su blog de la revista Foreign Policy. "Pero marcó límites claros a su tolerancia: el discurso incluyó un directo rechazo a la violencia y una clara declaración sobre el compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos básicos", agregó. "Se comprometió a establecer una serie de principios y políticas frente al mundo entero. Ahora debe convertir sus palabras en hechos, y también su auditorio", concluyó. Obama dividió su discurso en secciones, en las que abordó el "extremismo violento", el conflicto árabe-israelí, el armamentismo nuclear, la democracia, la libertad religiosa, los derechos de las mujeres y "el desarrollo y las oportunidades". El ex negociador de paz israelí Daniel Levy, hoy asociado al centro de estudios New America Foundation, observó en su blog Prospects for Peace que "este discurso quizás sea recordado tanto" por el alcance de su temario como "por lo que no dijo". Obama no elogió al autocrático presidente egipcio Hosni Mubarak, su anfitrión y uno de los más fieles aliados de Estados Unidos, no trató "la versión 'dedo morado' de la democracia" (en alusión a la falta de opciones electorales en ciertos países, donde suele usarse la huella digital para registrar el voto), ni mencionó "la condescendencia tradicional de Estados Unidos hacia la narrativa palestina", sostuvo. "Pero lo más destacable de todo fue, quizás, que las palabras 'terror' y 'terrorismo' no legaron a pasar a través de los labios del presidente", anotó. "He aquí un líder que reconoce que ciertas palabras se han contaminado demasiado, están demasiado cargadas y rsultan contraproducentes." "Hoy, dejó descansando, realmente, a la 'guerra global contra el terrorismo'", concluyó. El discurso marcó "una agenda completa" y "dejó clara la profundidad del agujero en el que estamos metidos", según declaró al diario USA Today el presidente del Instituto Árabe-Estadounidense, James Zogby. "Este discurso está a años luz de la retórica del odio de los tiempos de (el ex presidente George W.) Bush", indicó la profesora Rossina Hassoun, de nacionalidad palestino-estadounidense. "Escuché a un presidente estadounidense admitiendo que su país había depuesto en Irán a un gobierno legalmente electo, reconociendo el sufrimiento del pueblo palestino y negando la inevitabilidad del choque de civilizaciones", agregó. En cuanto al conflicto palestino-israelí, Obama ofreció algunos pocos datos concretos, entre ellos que "Estados Unidos no acepta la legitimidad de la permanencia de los asentamientos" judíos en Cisjordania y que Palestina debe concentrarse en su propio desarrollo. El mandatario estadounidense se refirió a Palestina, un término poco usual en boca de un funcionario de su país para aludir a un estado aún inexistente. La extrema derecha proisraelí atacó el discurso por ingenuo y ridículo. Ira Stoll, ex periodista del diario The New York Sun, lo calificó de "horrible" en su blog para la revista neoconservadora Commentary. Stoll cuestionó, incluso, que Obama considerara "a los árabes palestinos como víctimas". La Coalición Republicana Judía (RJC, por sus siglas en inglés) se quejó de que el discurso de Obama tuviera un "tono equilibrado" en relación al conflicto palestino-israelí. "Eso es lo que estuvo mal de su discurso", advirtió, en un comunicado. "La política estadounidenses no debería ser equilibrada", agregó. Los palestinos "o bien se comprometen" con el extremismo "o bien son demasiado débiles para impedirlo", sostuvo la RJC. Otras grandes organizaciones judías adoptaron un enfoque más cauto, a menudo aplaudiendo partes del discurso y lamentando otras. El principal dirigente de la Conferencia de Presidentes de Grandes Organizaciones Judías, Alan Solow, quien apoyó la candidatura de Obama a la presidencia, dijo a la Agencia Telegráfica Judía que el discurso fue "bastante positivo", aunque esperaba una retórica más dura en relación a Irán. M.J. Rosenberg, director de análisis político del pacifista Foro de Políticas sobre Israel, escribió en el sitio web Talking Points Memo Café que el discurso de Obama fue un hito en la relación entre el Islam y Occidente. "El discurso no sólo rechazó específicamente el colonialismo occidental (y estadounidense), sino que todo su tono fue la antítesis de lo colonial", escribió Rosenberg. "Ésta es una voz estadounidense profundamente diferente, que hará mucho por hacer avanzar los objetivos estadounidenses, en vez de sabotearlos", añadió. En una declaración escrita, el IPF aplaudió "fuertemente el discurso histórico, osado y variado del presidente Obama", y se mostró "alentado" por los firmes esfuerzos del mandatario hacia la solución de dos estados. Otra palabra que estuvo ausente del discurso fue "democracia", según anotó, equivocadamente, el experto Michael Rubin, del centro de estudios neoconservador American Enterprise Institute. Ése fue, explícitamente, uno de los temas --el cuarto-- abordados por Obama en El Cairo. "El cuarto asunto que trataré es la democracia", dijo. La palabra estuvo presente tres veces más, una de ellas con su habitual definición estadounidense: "Un gobierno del pueblo y para el pueblo."

COMENTARIO SOBRE EL DISCURSO DE OBAMA


Obama. La cabra siempre tira al monte
Florentino Portero
GEES

Una de las iniciativas de la nueva Presidencia americana, fuera quien fuese el presidente, debía ser el tratar de establecer unas coordenadas en las relaciones con los estados musulmanes. La “Guerra contra el terror” y el “Eje del Mal”, unidos a las guerras de Afganistán e Iraq y las amenazas del uso de la fuerza contra Irán habían permitido a formaciones políticas y grupos mediáticos presentar a Estados Unidos como un enemigo del Islam dispuesto a lanzar una nueva cruzada. El propio Tariq Ramadán, el más insigne islamista europeo, lo recordaba recientemente desde uno de los think tanks norteamericanos más próximos al partido demócrata. Era por lo tanto previsible que Obama buscara una oportunidad para tratar de revertir la situación.
El senador Obama fue el más izquierdista de la Cámara Alta, el breve tiempo que trabajó en ella. Sus amistades particulares y el ámbito en el que desarrolló su actividad política confirmaban su opción radical. Sin embargo, durante la campaña electoral optó por la ambigüedad y el infantil reclamo del derecho a la utopía y cuando llegó a la Casa Blanca se rodeó de veteranos poco dados a experimentos radicales: Jones, Blair, Clinton o Gates. Todo parecía indicar que durante su primer mandato quería centrarse en la crisis económica y en las grandes reformas sociales, dejando para el segundo, si se hacía realidad, una nueva acción exterior.
Desde estas coordenadas se esperaba un discurso
en El Cairo abierto al diálogo, positivo en su valoración del Islam, pero firme en los principios fundamentales. No ha sido así. Del mismo modo que la cabra siempre tira al monte, el progre que hay en Obama se ha impuesto al frío y calculador político que es. Su discurso en la Universidad de El Cairo es el primero realmente suyo, el que mejor refleja su visión, el que mejor expone esa mala conciencia occidental que caracteriza a la izquierda norteamericana.
“La asociación entre América y el Islam debe basarse sobre lo que el Islam es, no sobre lo que no es”. Esta es la clave, éste debe ser el cimiento de una estrategia y esto es lo que Obama ha evitado. Su intervención
se fundamenta en un conjunto de falsedades que le permiten montar un discurso irreal de fácil cooperación entre ambos mundos. Afirmar que el Islam “preparó el camino” para el Renacimiento y la Ilustración es una ambigüedad que esconde una falsedad. El redactor cuidó el no afirmar categóricamente lo que se da a entender, pero aún así es evidente lo excesivo de la afirmación. El Islam nos puso en contacto con la ciencia india o con el pasado clásico, pero sus aportaciones son limitadas. Afirmar que la historia demuestra hasta qué punto el Islam es tolerante es otro exceso perfectamente injustificado. Si algo demuestra es que los no creyentes eran sometidos a un trato discriminatorio, privados de parte de sus derechos. Marruecos fue la primera nación que reconoció a Estados Unidos y la Berbería la primera guerra que la nueva nación libró. ¿Por qué valora lo primero y oculta lo segundo? Su referencia a España es directamente surreal. Cita Andalucía y Córdoba durante la Inquisición como ejemplo de tolerancia islámica, como si Córdoba no fuera parte de Andalucía y como si la Inquisición hubiera sido aplicada bajo dominio musulmán. La Inquisición castellana fue establecida en 1478 muy poco tiempo antes de que desapareciera el último reino musulmán, el de Granada, en 1492. La Inquisición persiguió a los falsos conversos en los reinos cristianos, mientras que en los musulmanes los cristianos padecían un estatuto vejatorio.
Por mucha imaginación que le eche, la historia no es la herramienta más apropiada para mostrar un Islam abierto y respetuoso. Hay estados de mayoría musulmana donde la igualdad entre credos es real, son estados en los que la ley civil se ha impuesto a la Sharia. Naturalmente que puede haber un entendimiento y convivencia con el mundo musulmán, siempre y cuando se abandonen viejos usos tal como ocurrió en el cristianismo y el judaísmo.
El problema fundamental del texto es que se plantea desde la tensión Islam vs. Occidente, cuando esto no es lo relevante. El hecho histórico fundamental es el conflicto civil entre islamistas y nacionalistas y Obama no aporta nada relevante a este hecho. Su sentimiento de culpa le lleva a establecer un discurso desnortado para tratar de salvar la imagen de su país.
Por lo demás, el eje del discurso de Obama es, en sus grandes trazos, el de cualquier otro presidente norteamericano, incluido Bush. Hay excesos de mea culpas y ausencias de responsabilidades en el campo contrario. El problema, y esto es algo que a los progres norteamericanos les cuesta entender, es que este discurso será interpretado por las masas islamistas como otro ejemplo de injerencia imperialista, pero esta vez desde la debilidad. Obama no va a calmar las aguas, sólo va a conseguir convencer a muchos de que el “tigre de papel” es vulnerable, de que Estados Unidos pasa por un período de debilidad que conviene aprovechar.

Libertad Digital

VISITA DE GADAFI A ITALIA


Gadafi espera reunirse con 6.000 judíos expulsados de Libia en Roma
AURORA DIGITAL

El líder libio, Muamar el Gadafi (foto), prevé reunirse en Roma, adonde viajará el próximo 10 de junio, con 6.000 judíos que fueron expulsados de su país en 1967, durante las persecuciones que se iniciaron tras la guerra que enfrentó a Israel con Egipto, Siria y Jordania, informó hoy "Corriere della Sera".
Según el rotativo, las autoridades libias han propuesto dicha reunión para el 13 de junio, antes de que finalice la visita del mandatario a Italia, coincidiendo con el día en que los judíos celebran el "Shabat", la jornada de descanso en el judaísmo.
Una circunstancia que, según el periódico, es el único obstáculo que por el momento impide la celebración.
En la agenda de Gadafi también está incluido un acto con cerca de 700 mujeres "representantes del mundo empresarial, político y cultural italiano".
Durante su estancia en la capital italiana Gadafi se reunirá con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, y con el primer ministro, Silvio Berlusconi.
El líder libio pronunciará además, el 12 de junio, un discurso en la Cámara de los Diputados italiana y un día antes responderá a las preguntas de los estudiantes en la universidad romana de La Sapienza.
Durante su estancia en Roma, Gadafi se instalará junto a su séquito en una tienda beduina en los jardines de Villa Doria Pamphili.

EFE

DISCURSO EN EL CAIRO DE OBAMA AL MUNDO ARABE



Discurso completo de Barack Hussein Obama en El Cairo
Por Guysen International News

Es un honor para mí estar en la ciudad eterna de El Cairo, y tener como anfitriones a dos eminentes instituciones. Durante más de mil años, Al-Azhar ha sido un modelo de enseñanza islámica y durante más de un siglo, la Universidad de El Cairo ha sido una fuente de adelantos para Egipto. Juntas, representan la armonía entre la tradición y el progreso. Agradezco su hospitalidad y la hospitalidad del pueblo de Egipto. También es un orgullo para mí ser el portador de la buena voluntad del pueblo estadounidense y del saludo de paz de las comunidades musulmanas en mi país: salam aleicum (en árabe: Nota GIN).
Nos congregamos en un momento de tensión entre Estados Unidos y musulmanes alrededor del mundo, tensión arraigada en fuerzas históricas que van más allá de cualquier debate sobre política actual. La relación entre el Islam y el Occidente incluye siglos de coexistencia y cooperación, pero también conflictos y guerras religiosas. Recientemente, la tensión ha sido alimentada por el colonialismo que les negó derechos y oportunidades a muchos musulmanes, y una Guerra Fría en la que a menudo se utilizaba a los países de mayoría musulmana como agentes, sin tener en cuenta sus aspiraciones propias. Además, el cambio arrollador causado por la modernidad y la globalización han llevado a muchos musulmanes a considerar que el Occidente es hostil con las tradiciones del Islam.
Extremistas violentos se han aprovechado de estas tensiones entre una minoría de musulmanes, pequeña pero capaz. Los ataques del 11 de septiembre del 2001 y los esfuerzos continuos de estos extremistas de actuar violentamente contra civiles han llevado a algunas personas en mi país a considerar al Islam inevitablemente hostil no sólo con Estados Unidos y los países del Occidente, sino también con los derechos humanos. Esto ha engendrado más temor y más desconfianza.
Mientras nuestra relación sea definida por nuestras diferencias, les otorgaremos poder a quienes siembran el odio en vez de la paz, y a quienes promueven el conflicto en vez de la cooperación que puede ayudar a todos nuestros pueblos a lograr la justicia y la prosperidad. Éste ciclo de suspicacia y discordia debe terminar.
He venido aquí a buscar un nuevo comienzo para Estados Unidos y los musulmanes alrededor del mundo, que se base en intereses mutuos y el respeto mutuo; y que se base en el hecho de que Estados Unidos y el Islam no se excluyen mutuamente y no es necesario que compitan. Por el contrario: coinciden en parte y tienen principios comunes, principios de justicia, progreso, tolerancia y el respeto por la dignidad de todos los seres humanos.
Lo hago sabiendo que el cambio no puede suceder de la noche a la mañana. Ningún discurso por su cuenta puede acabar con años de desconfianza, ni puedo en el tiempo que tengo contestar todas las preguntas complejas que nos han traído a este momento. Pero estoy convencido que para progresar, debemos decir abiertamente lo que pensamos, y demasiadas veces, eso se dice solamente detrás de puertas cerradas. Debe haber un esfuerzo sostenido de escucharnos unos a los otros, de aprender unos de otros; de respetarnos unos a los otros, y de buscar terreno común. Como nos dice el Sagrado Corán, “Tengan conciencia de Dios y digan siempre la verdad”. Eso es lo que trataré de hacer: decir la verdad de la manera más clara posible, reconociendo humildemente la tarea que nos queda por delante, con la firme convicción de que los intereses que compartimos como seres humanos son mucho más poderosos que las fuerzas que nos dividen.
Parte de esta convicción está arraigada en mi propia experiencia. Soy cristiano, pero mi padre pertenecía a una familia en Kenia que incluye a varias generaciones de musulmanes. De niño, pasé varios años en Indonesia y escuché el llamado del Azán al amanecer y atardecer. De joven, trabajé en comunidades de Chicago donde muchos encontraban dignidad y paz en su religión musulmán.
Como estudioso de la historia, sé también que la civilización tiene una deuda con el Islam. Fue el Islam –en lugares como la Universidad Al-Azhar– el que llevó la antorcha del aprendizaje durante muchos siglos y preparó el camino para el Renacimiento y el Siglo de las Luces en Europa. Fueron las comunidades musulmanas las que inventaron nuestra brújula magnética y herramientas de navegación; las que desarrollaron el álgebra; nuestra pericia con la pluma y la impresión; nuestro entendimiento del proceso de contagio de las enfermedades y las formas de curarlas. La cultura islámica nos ha brindado majestuosos arcos y altísimas torres; poesía y música de eterna belleza; elegante caligrafía y lugares de contemplación pacífica. Y en toda la historia, el Islam ha demostrado por medio de sus palabras y actos las posibilidades de la tolerancia religiosa e igualdad de las razas.
Sé también que el Islam siempre ha sido parte de la historia de Estados Unidos. La primera nación en reconocer a mi país fue Marruecos. Al firmar el Tratado de Trípoli en 1796, nuestro segundo presidente, John Adams, escribió, "Estados Unidos no tiene ninguna enemistad con las leyes, religión o tranquilidad de los musulmanes". Y desde nuestra fundación, los musulmanes estadounidenses han enriquecido a Estados Unidos. Lucharon en nuestras guerras, trabajaron para el gobierno, defendieron los derechos civiles, abrieron negocios, enseñaron en nuestras universidades, sobresalieron en nuestros estadios deportivos, ganaron premios Nóbel, construyeron nuestro más alto rascacielos y encendieron la antorcha olímpica. Y cuando el primer musulmán estadounidense fue elegido recientemente al Congreso y juró defender nuestra Constitución usó el mismo Sagrado Corán que uno de nuestros fundadores, Thomas Jefferson, tenía en su biblioteca personal.
Entonces, conocí el Islam en tres continentes antes de venir a la región donde fue originalmente revelado. Esa experiencia guía mi convicción de que esa alianza entre Estados Unidos y el Islam se debe basar en lo que es el Islam, no en lo que no es, y considero que es parte de mi responsabilidad como Presidente de Estados Unidos luchar contra los estereotipos negativos del Islam dondequiera que surjan.
Pero ese mismo principio debe aplicarse a la percepción musulmana de Estados Unidos. Así como los musulmanes no encajan en un estereotipo burdo, Estados Unidos no encaja en el estereotipo burdo de un imperio que se preocupa sólo de sus intereses. Los Estados Unidos ha sido una de las mayores fuentes del progreso que el mundo jamás haya conocido. Nacimos de una revolución contra un imperio. Fue fundado en base al ideal de que todos somos creados iguales, y hemos derramado sangre y luchado durante siglos para darles vida a esas palabras, dentro de nuestras fronteras y alrededor del mundo. Nuestra identidad se forjó con todas las culturas provenientes de todos los rincones de la Tierra, y estamos dedicados a un concepto simple: E pluribus unum: "De muchos, uno".
Mucho se ha comentado del hecho de que un afroamericano con el nombre Barack Hussein Obama haya podido ser elegido Presidente. Pero mi historia no es tan singular. El sueño de oportunidades para todas las personas no se ha hecho realidad en todos los casos en Estados Unidos, pero la promesa todavía existe para todos los que llegan a nuestras costas, incluidos casi siete millones de musulmanes estadounidenses que hoy están en nuestro país y tienen ingresos y educación por encima del promedio. Es más, la libertad en Estados Unidos es indivisible de la libertad religiosa. Por eso hay una mezquita en todos los estados de nuestro país y más de 1,200 mezquitas dentro de nuestras fronteras. Por eso el gobierno de Estados Unidos recurrió a los tribunales para proteger el derecho de las mujeres y niñas a llevar el jiyab, y castigar a quienes se lo negaban.
Entonces, que no quepa la menor duda: el Islam es parte de Estados Unidos. Y considero que Estados Unidos es, en sí, la prueba de que todos, sin importar raza, religión o condición social, compartimos las mismas aspiraciones: paz y seguridad, educación y un trabajo digno, amar a nuestra familia, a nuestra comunidad y a nuestro Dios. Son cosas que tenemos en común. Esto anhela toda la humanidad.
Por supuesto, el reconocimiento de nuestra humanidad común es apenas el comienzo de nuestra tarea. Las palabras por sí solas no satisfacen las necesidades de nuestros pueblos. Estas necesidades solo se satisfacerán si actuamos audazmente en los próximos años. Y debemos actuar con el entendimiento de que la gente en todo el mundo enfrenta los mismos desafíos, y si fracasamos, las consecuencias nos perjudicarán a todos.
Pues hemos aprendido de acontecimientos recientes que cuando un sistema financiero se debilita en un país, hay menos prosperidad en todas partes. Cuando una nueva gripe infecta a un ser humano, todos estamos en peligro. Cuando una nación procura armas nucleares, todas las naciones corren mayor riesgo de un ataque nuclear. Cuando extremistas violentos operan en una franja montañosa, el peligro se cierne sobre gente al otro lado del océano. Y cuando personas inocentes en Bosnia y en Darfur son asesinados, sentimos un peso en nuestra conciencia colectiva. Eso es lo que significa compartir este mundo en el siglo XXI. Somos mutuamente responsables ante los demás seres humanos.
Ésa es una responsabilidad difícil de asumir. Ya que la historia de la humanidad ha sido a menudo una letanía de naciones y tribus que subyugan a otras para satisfacer sus propios intereses. Sin embargo, en esta nueva era, semejantes actitudes son contraproducentes. Debido a nuestra interdependencia, cualquier régimen en el mundo que eleve a una nación o grupo humano por encima de otro inevitablemente fracasará. Así que cualquiera sea nuestra opinión del pasado, no debemos ser prisioneros de él. Debemos solucionar nuestros problemas colaborando, debemos compartir nuestro progreso.
Eso no significa que debemos ignorar las fuentes de tensión. De hecho, sugiere que debemos hacer exactamente lo contrario: debemos enfrentar estas tensiones de frente. Y con esa intención, permítanme hablar de la manera más clara y transparente posible sobre algunos asuntos específicos que creo que debemos finalmente enfrentar juntos.


Lo primero que debemos encarar es el extremismo violento en todas sus formas.
En Ankara, dejé en claro que Estados Unidos no está y nunca estará en guerra contra el Islam. Sin embargo, les haremos frente sin descanso a los extremistas violentos que representan una grave amenaza para nuestra seguridad, porque rechazamos lo mismo que rechaza la gente de todos los credos: el asesinato de hombres, mujeres y niños inocentes. Y es mi deber principal como Presidente proteger al pueblo estadounidense.
La situación en Afganistán demuestra las metas de Estados Unidos y nuestra necesidad de trabajar juntos. Hace más de siete años, Estados Unidos tenía amplio apoyo internacional cuando fue en pos de Al Qaida y el Talibán. Ir allá no fue una opción; fue una necesidad. Y estoy consciente de que hay quienes cuestionan o justifican los acontecimientos del 11 de septiembre. Pero seamos claros: Al Qaida asesinó a casi 3,000 personas ese día. Las víctimas fueron hombres, mujeres y niños inocentes de los Estados Unidos y muchos otros países que no habían hecho nada para hacerle daño a nadie. Y sin embargo, Al Qaida los asesinó sin misericordia, se adjudicó responsabilidad por el ataque y aún ahora sigue declarando repetidamente su determinación de asesinar a gran escala. Tienen militantes en muchos países y están tratando de ampliar su alcance. Éstas no son opiniones para debatir, son hechos que debemos afrontar.
Y que quede claro: no queremos mantener a nuestras tropas en Afganistán. No queremos tener bases militares allá. Es doloroso para los Estados Unidos perder a nuestros jóvenes. Continuar este conflicto tiene un costo político y económico muy alto. De muy buena gana enviaríamos de regreso a casa a todas nuestras tropas si tuviéramos la certeza de que no hay extremistas violentos en Afganistán y Pakistán decididos a asesinar a todos los estadounidenses que puedan. Pero esa aún no es la situación.
Por eso estamos trabajando con una coalición de cuarenta y seis países. Y a pesar de los costos requeridos, el compromiso de los Estados Unidos no se debilitará. De hecho, ninguno de nosotros debe tolerar a estos extremistas. Han cometido asesinatos en muchos países. Han asesinado a gente de diferentes religiones, y más que nada, han asesinado a musulmanes. Sus actos son irreconciliables con los derechos de los seres humanos, el progreso de las naciones y el Islam. El Sagrado Corán enseña que quien mata a un inocente, mata a toda la humanidad; y quien salva a una persona, salva a toda la humanidad. La religión perdurable de más de mil millones de personas es mucho más fuerte que el odio intransigente de unos pocos. Islam no es parte del problema en la lucha contra el extremismo violento, es parte importante de avanzar la paz.
También sabemos que el poderío militar por sí solo no va a resolver los problemas en Afganistán y Pakistán. Por eso planeamos invertir $1,500 millones de dólares cada uno de los próximos cinco años, a fin de asociarnos con Pakistán para construir escuelas y hospitales, carreteras y empresas, y cientos de millones para ayudar a quienes han sido desplazados. Por eso estamos proporcionando más de $2,800 millones para ayudar al pueblo de Afganistán a desarrollar su economía y prestar servicios de los que depende la gente.
Permítanme también hablar del tema de Irak. A diferencia de Afganistán, nosotros elegimos ir a la guerra en Irak, y eso provocó fuerte antagonismo en mi país y alrededor del mundo. Aunque creo que, a fin de cuentas, el pueblo iraquí está mejor sin la tiranía de Sadam Husein, también creo que los acontecimientos en Irak han recordado a los Estados Unidos de Norteamérica que es necesario usar la diplomacia y promover consenso a nivel internacional para resolver nuestros problemas cuando sea posible. De hecho, podemos citar las palabras de Thomas Jefferson, quien dijo: “Espero que nuestra sabiduría aumente con nuestro poder y nos enseñe que cuanto menos usemos nuestro poder, éste se incrementará”.
Hoy, Estados Unidos tiene una doble responsabilidad: ayudar a Irak a forjar un mejor futuro y a dejar Irak en manos de los iraquíes. Le he dicho claramente al pueblo iraquí que no queremos bases militares y no queremos reclamar ninguna parte de su territorio ni de sus recursos. La soberanía de Irak es toda suya. Por eso ordené el retorno de nuestras brigadas de combate para el próximo agosto. Por eso cumpliremos con nuestro acuerdo con el gobierno de Irak, democráticamente elegido, de retirar nuestras tropas de combate de las ciudades iraquíes para julio y de retirar todas nuestras tropas de Irak para el 2012. Ayudaremos a Irak a capacitar a sus Fuerzas de Seguridad y a desarrollar su economía. Respaldaremos, como socio y jamás como patrón, a un Irak seguro y unido.
Y finalmente, así como Estados Unidos no puede tolerar la violencia a manos de extremistas, nunca debemos cambiar nuestros principios. El 11 de septiembre fue un trauma enorme para nuestro país. El temor y la ira que causó son comprensibles, pero en algunos casos, nos llevó a actuar en contra de nuestros ideales. Estamos tomando medidas concretas para cambiar de curso. He prohibido inequívocamente el uso de tortura por Estados Unidos y he ordenado que se clausure la prisión en la bahía de Guantánamo para comienzos del próximo año.
Entonces, Estados Unidos se defenderá, respetuoso de la soberanía de las naciones y el imperio de la ley. Y lo haremos en alianza con las comunidades musulmanas que también se ven amenazadas. Cuanto antes se aísle a los extremistas y no se les acepte en las comunidades musulmanas, más pronto estaremos todos más seguros.

La segunda fuente importante de tensión que necesitamos discutir es la situación entre los israelíes, palestinos y el mundo árabe.
Los estrechos vínculos de Estados Unidos con Israel son muy conocidos. Este vínculo es inquebrantable. Se basa en lazos culturales e históricos, y el reconocimiento de que el anhelo de un territorio judío está arraigado en una historia trágica que no se puede negar.
Alrededor del mundo, el pueblo judío fue perseguido durante siglos, y el antisemitismo en Europa culminó en un Holocausto sin precedente. Mañana, visitaré Buchenwald, que fue parte de una serie de campos donde los judíos fueron esclavizados, torturados, abaleados y asesinados en cámaras de gas por el Tercer Reich. Seis millones de judíos fueron aniquilados, más que toda la actual población judía de Israel. Negar ese hecho es infundado, ignorante y odioso. Amenazar a Israel con la destrucción o repetir viles estereotipos sobre los judíos son acciones profundamente equivocadas y sólo logran evocar entre los israelíes el más doloroso de los recuerdos y, a la vez, impedir la paz que los pobladores de la región merecen.
Por otro lado, también es innegable que el pueblo palestino –musulmanes y cristianos– también ha sufrido en la lucha por una patria. Durante más de sesenta años, han padecido el dolor del desplazamiento. Muchos esperan, en campamentos para refugiados en la Ribera Occidental, Gaza y tierras aledañas, una vida de paz y seguridad que nunca han tenido. Soportan las humillaciones diarias, grandes y pequeñas, que surgen de la ocupación. Entonces, que no quepa duda alguna: la situación para el pueblo palestino es intolerable. Estados Unidos no les dará la espalda a las aspiraciones legítimas de los palestinos de dignidad, oportunidades y un estado propio.
Durante décadas, el conflicto se ha quedado en tablas: dos pueblos con aspiraciones legítimas, cada uno con una dolorosa historia que hace difícil llegar a un acuerdo. Es fácil asignar la culpa, para los palestinos culpar el desplazamiento a raíz de la fundación de Israel, y para los israelíes culpar la hostilidad constante y los ataques llevados a cabo durante toda su historia por dentro y fuera de sus fronteras. Pero si vemos este conflicto solamente de un lado o del otro, entonces no podemos ver la verdad: la única resolución es que las aspiraciones de ambos lados las satisfagan dos estados, donde los israelíes y los palestinos tengan paz y seguridad.
Es de interés para Israel, es de interés para Palestina es de interés para Estados Unidos y de interés para el mundo entero. Es por eso que mi intención es personalmente abocarme a esta solución dedicando toda la paciencia que la tarea requiere. Las obligaciones que las partes acordaron conforme al plan son claras. Para que llegue la paz, es hora de que ellos –y todos nosotros – cumplamos con nuestras responsabilidades.
Los palestinos deben abandonar la violencia. La resistencia por medio de violencia y asesinatos está mal y no resulta exitosa. Durante siglos, las personas de raza negra en Estados Unidos sufrieron los azotes del látigo como esclavos y la humillación de la segregación. Pero no fue con violencia que lograron derechos plenos y equitativos. Fue con una insistencia pacífica y decidida en los ideales centrales de la fundación de Estados Unidos. Esta misma historia la pueden contar pueblos desde Sudáfrica hasta el sur de Asia; desde Europa Oriental hasta Indonesia. Es una historia con una verdad muy simple: la violencia es un callejón sin salida. No es señal de valentía ni fuerza el lanzar cohetes contra niños que duermen, ni hacer estallar ancianas en un autobús. Así no se obtiene autoridad moral; así se renuncia a ella.
Éste es el momento en que los palestinos se centren en lo que pueden construir. La Autoridad Palestina debe desarrollar su capacidad de gobernar, con instituciones que satisfagan las necesidades de su pueblo. Hamas cuenta con respaldo entre algunos palestinos, pero también tiene responsabilidades. Para desempeñar un papel en hacer realidad las aspiraciones de los palestinos, y unir al pueblo palestino, Hamas debe poner fin a la violencia, reconocer acuerdos pasados, y reconocer el derecho de Israel a existir.
Al mismo tiempo, los israelíes deben reconocer que así como no se puede negar el derecho de Israel a existir, tampoco se puede negar el de Palestina. Estados Unidos no acepta la legitimidad de más asentamientos israelíes. Dicha construcción viola acuerdos previos y menoscaba los esfuerzos por lograr la paz. Es hora de que cesen dichos asentamientos.
Israel también debe cumplir con sus obligaciones de asegurarse de que los palestinos puedan vivir y trabajar y desarrollar su sociedad. Y así como es de devastadora para familias palestinas, la crisis humanitaria en Gaza que continua no contribuye a la seguridad de Israel, ni tampoco lo hace la falta de oportunidades en la Ribera Occidental. El progreso en la vida cotidiana del pueblo palestino debe ser parte del camino hacia la paz, e Israel debe tomar pasos concretos para permitir ese progreso. Finalmente, los estados árabes deben reconocer que la Iniciativa Árabe de Paz fue un punto de partida importante, pero no el fin de sus responsabilidades. El conflicto árabe-israelí ya no debe ser usado para distraer a los pobladores de los países árabes y disimular la existencia de otros problemas. Más bien, debe dar lugar a medidas para ayudar al pueblo palestino a desarrollar las instituciones que sustenten su estado; a reconocer la legitimidad de Israel, y a optar por el progreso por encima de la contraproducente atención al pasado.
Estados Unidos alinearemos nuestra política con quienes buscan la paz, y diremos en público las cosas que les decimos en privado a los israelíes y palestinos y árabes. No podemos imponer la paz. Pero en privado, muchos musulmanes reconocen que Israel no desaparecerá. Asimismo, muchos israelíes reconocen la necesidad de un estado palestino. Es hora de actuar basado en lo que todos sabemos es cierto.
Se han derramado demasiadas lágrimas. Se ha derramado demasiada sangre. Todos nosotros tenemos la responsabilidad de trabajar para que llegue el día en que las madres de israelíes y palestinos puedan ver a sus hijos crecer sin temor; cuando la Tierra Santa de tres grandes religiones sea el lugar de paz que Dios se propuso que fuera; cuando judíos y cristianos y musulmanes puedan tener en Jerusalén un hogar seguro y perdurable, y un lugar donde todos los hijos de Abraham fraternicen pacíficamente como en la historia del Isrá, cuando se unieron para orar Moisés, Jesús y Mahoma (que la paz esté con ellos).

La tercera fuente de tensión es nuestro interés compartido en los derechos y responsabilidades de los países con relación a las armas nucleares.
Este asunto ha sido una fuente de tensión en particular entre Estados Unidos y la República Islámica de Irán. Durante muchos años, Irán se ha definido en parte por su oposición a mi país, y de hecho, la historia entre nosotros ha sido tumultuosa. En medio de la Guerra Fría, Estados Unidos desempeñó un papel en el derrocamiento de un gobierno iraní elegido democráticamente. Desde la Revolución Islámica, Irán ha desempeñado un papel en secuestros y actos de violencia contra militares y civiles estadounidenses. Esta historia es muy conocida. En vez de permanecer atrapados en el pasado, les he dejado en claro a los líderes y al pueblo de Irán que mi país está dispuesto a dejar eso atrás. La cuestión ahora no es a qué se opone Irán, sino más bien, qué futuro quiere forjar.
Será difícil superar décadas de desconfianza, pero avanzaremos con valentía, rectitud, y convicción. Habrán muchos temas que discutir entre nuestros dos países, y estamos dispuestos a seguir adelante sin precondiciones basados en un respeto mutuo. Pero no hay duda para quienes se ven afectados, que en cuanto a las armas nucleares, hemos llegado a un punto decisivo. Esto no es simplemente cuestión de los intereses de Estados Unidos. Esto es cuestión de evitar una carrera de armas nucleares en el Oriente Medio que podría llevar a esta región por un camino sumamente peligroso.
Comprendo a quienes protestan que algunos países tengan armas que otros no tienen. Ningún país por su cuenta debe escoger cuáles países deben tener armas nucleares. Es por eso que he reafirmado firmemente el compromiso de Estados Unidos de procurar un mundo en el que ningún país tenga armas nucleares. Y todo país –incluido Irán – debe tener el derecho de utilizar energía nuclear pacífica si cumple con sus responsabilidades conforme al Tratado de No Proliferación Nuclear. Ese compromiso es esencial en el tratado, y todos los que lo ratifican deben cumplirlo sin falta. Y tengo la esperanza de que todos los países en la región puedan compartir en este objetivo.


El cuarto asunto que deseo tratar es la democracia.
Sé que ha habido una polémica sobre la promoción de la democracia en años recientes y que gran parte de dicha controversia tiene que ver con la guerra en Irak. Entonces, permítanme ser claro: ninguna nación puede ni debe imponer un sistema de gobierno a una nación.
Eso no disminuye mi compromiso, sin embargo, con los gobiernos que reflejan la voluntad del pueblo. En cada nación, este principio cobra vida a su manera, en base a las tradiciones de su propia gente. Estados Unidos no pretende saber lo que es mejor para todos, así como no pretenderíamos determinar el resultado de elecciones pacíficas. Pero sí tengo una convicción inquebrantable en que todas las personas anhelan ciertas cosas: la posibilidad de expresarse libremente y tener voz y voto en la forma de gobierno; la confianza en el estado de derecho e imparcialidad de la justicia; un gobierno transparente que no le robe a su gente; la libertad de vivir según escoja cada uno. Éstas no son solo ideas estadounidenses, son derechos humanos, y es por eso que nosotros los apoyaremos en todas partes.
No existe un camino directo para alcanzar esta promesa. Pero no hay duda de esto: los gobiernos que protegen estos derechos, a fin de cuentas, son más estables, exitosos y seguros. La supresión de ideas nunca logra hacer que desaparezcan. Estados Unidos valora el derecho de todas las voces pacíficas y respetuosas de la ley de ser escuchadas en todo el mundo, incluso si discrepamos con ellas. Y acogeremos a todos los gobiernos electos y pacíficos, siempre que gobiernen respetando a toda su gente.
Este último punto es importante porque hay quienes abogan por la democracia solo cuando no están en el poder, y ya en el poder, no tienen misericordia al buscar la supresión de los derechos de otros. No obstante donde ocurra, el gobierno del pueblo y por el pueblo establece un solo estándar para quienes están en el poder: deben mantener su poder a través del consentimiento, no la coerción; deben respetar los derechos de las minorías y participar basado en la tolerancia y el consenso; deben poner los intereses de su pueblo y los procesos políticos legítimos por encima de su partido. Sin estos ingredientes, elecciones por su cuenta no resultan en verdadera democracia.

El quinto asunto que debemos encarar juntos es la libertad religiosa.
El Islam tiene una orgullosa tradición de tolerancia. Lo vemos en la historia de Andalucía y Córdoba durante la Inquisición. Lo vi con mis propios ojos de niño en Indonesia, donde los cristianos devotos practicaban su religión libremente en un país predominantemente musulmán. Ése es el espíritu que necesitamos hoy. Las personas de todos los países deberían ser libres de escoger su religión y llevar una vida como lo dicte su mente, corazón y alma. Esta tolerancia es esencial para que la religión prospere, pero está siendo atropellada de muchas maneras diferentes.
Entre algunos musulmanes, hay una tendencia preocupante de medir las creencias propias en base al rechazo de las de los demás. La riqueza de la diversidad religiosa debe defenderse, ya sea por los maronitas del Líbano, o los coptos en Egipto. Y también se deben cerrar las divisiones entre musulmanes, ya que la separación entre suníes y chiítas ha resultado en trágica violencia, particularmente en Irak.
La libertad de religión es fundamental para que los pueblos puedan convivir. Siempre debemos examinar las formas en que la protegemos. Por ejemplo, en Estados Unidos, las normas sobre los donativos benéficos han hecho que sea más difícil que los musulmanes cumplan con su obligación religiosa de zakat. Es por eso que me he comprometido a trabajar con los musulmanes estadounidenses para asegurar de que puedan cumplir con el zakat.
Asimismo, es importante que países del Occidente eviten impedir que los ciudadanos musulmanes puedan practicar su religión como les parezca, por ejemplo, dictando qué ropa deben usar las mujeres musulmanas. No podemos esconder la hostilidad hacia cualquier religión con el pretexto del liberalismo.
De hecho, la fe nos debe unir. Por eso estamos forjando proyectos de servicio en Estados Unidos que reúnan a cristianos, musulmanes y judíos. Por eso acogemos los esfuerzos como el Diálogo Interreligioso del rey Abdullah de Arabia Saudita y el liderazgo de Turquía en la Alianza de Civilizaciones. Alrededor del mundo, podemos convertir el diálogo en servicio interreligioso, para que los puentes entre los pueblos lleven a actos, ya sea al combatir la malaria en África o proporcionar socorro tras una catástrofe natural.

El sexto asunto que deseo abordar son los derechos de la mujer.
Sé que existe debate sobre este tema. Rechazo el punto de vista de algunas personas en Occidente de que la mujer que opta por cubrir su cabello es, de cierta manera, menos igual, pero sí creo que a una mujer a la que se le niega educación se le niega la igualdad. Y no es coincidencia que los países donde las mujeres cuentan con una buena educación tienen bastante más probabilidades de ser prósperos.
Y permítanme ser claro: los problemas relativos a la igualdad de la mujer no solamente ocurren en el Islam. En Turquía, Pakistán, Bangladesh e Indonesia, hemos visto a países de mayoría musulmana elegir a una mujer como líder. A la vez, la lucha por la igualdad de las mujeres continua en muchos aspectos de la vida estadounidense, y en países alrededor del mundo.
Nuestras hijas pueden contribuir tanto a la sociedad como nuestros hijos, y nuestra prosperidad común se puede promover si permitimos a toda la humanidad – hombres y mujeres – a lograr su potencial entero. Yo no creo que las mujeres tengan que tomar las mismas decisiones que los hombres para lograr la igualdad, y respeto a las mujeres que escogen vivir sus vidas de manera tradicional. Pero debe ser por decisión propia. Por eso Estados Unidos se asociará con cualquier país de mayoría musulmana para apoyar mayor alfabetización de las niñas, y para ayudar a las jóvenes a buscar empleo por medio del microfinanciamiento, que ayuda a la gente a hacer sus sueños realidad.


Finalmente, deseo hablar sobre el desarrollo económico y las oportunidades.
Sé que para muchos, la faz de la globalización es contradictoria. El Internet y la televisión pueden traer conocimientos e información, pero también sexualidad ofensiva y violencia irracional. El comercio puede traer nueva riqueza y oportunidades, pero también enormes alteraciones y cambios para las comunidades. En todos los países –incluido el mío– este cambio puede producir temor. El temor de que la modernidad significará perder el control de nuestras opciones económicas, nuestra política y, lo más importante, nuestra identidad, lo que más apreciamos de nuestras comunidades, nuestras familias, nuestras tradiciones y nuestra fe.
Pero también sé que el progreso humano no se puede negar. No hay necesidad de que el desarrollo y la tradición se contradigan. Países como Japón y Corea del Sur lograron el crecimiento de su economía y a la vez mantuvieron culturas singulares. Ése también es el caso del asombroso progreso dentro de países de mayoría musulmana desde Kuala Lumpur hasta Dubai. En la antigüedad y en nuestros tiempos, comunidades musulmanas han estado a la vanguardia de la innovación y la educación.
Esto es importante porque ninguna estrategia de desarrollo se puede basar solamente en lo que sale de la tierra, ni se puede sostener mientras los jóvenes están desempleados. Muchos países del golfo han gozado de enorme riqueza como consecuencia del petróleo, y algunos están comenzando a concentrarse en un desarrollo más extenso. Pero todos nosotros debemos reconocer que la educación e innovación serán la moneda del siglo XXI, y en demasiadas comunidades musulmanas se mantiene una inversión inadecuada en estas areas. Estoy poniendo énfasis en semejantes inversiones dentro de mi país. Y aunque Estados Unidos en el pasado se ha concentrado en el petróleo y gas en esta región del mundo, ahora buscamos una relación más amplia.
Con respecto a la educación, ampliaremos los programas de intercambio y aumentaremos las becas, como la que llevó a mi padre a Estados Unidos, y a la vez alentaremos a más estadounidenses a estudiar en comunidades musulmanas. Y encontraremos becas en Estados Unidos apropiadas para estudiantes musulmanes prometedores; invertiremos en la enseñanza por Internet para maestros y niños de todo el mundo, y crearemos una nueva red de Internet, de manera que un adolescente en Kansas se pueda comunicar instantáneamente con un adolescente en El Cairo.
Con respecto al desarrollo económico, crearemos un nuevo cuerpo de empresarios voluntarios para contactarlos con colegas en países de mayoría musulmana. Y presidiré una Cumbre sobre Iniciativa Empresarial este año para identificar formas de afianzar vínculos entre líderes empresariales, fundaciones y empresarios sociales en Estados Unidos y las comunidades musulmanas alrededor del mundo.
En cuanto a ciencia y tecnología, crearemos un nuevo fondo para apoyar el desarrollo tecnológico en los países de mayoría musulmana, y para ayudar a transferir ideas al mercado de manera que puedan generar empleos. Abriremos centros de excelencia científica en África, el Oriente Medio y el sudeste asiático, y nombraremos a nuevos delegados de ciencias para que colaboren en programas que desarrollen nuevas fuentes de energía, generen empleos verdes, digitalicen archivos, purifiquen el agua y produzcan nuevos cultivos.
Y hoy estoy anunciando una nueva campaña global con la Organización de la Conferencia Islámica para erradicar la poliomielitis y expandiremos sociedades con comunidades musulmanas a fin de promover la salud infantil y materna.
Todas estas cosas se deben hacer conjuntamente. Los estadounidenses están listos para unirse a ciudadanos y gobiernos; organizaciones comunitarias, líderes religiosos y empresas en comunidades musulmanas alrededor del mundo para ayudar a nuestra gente lograr una vida mejor.


No será fácil abordar los asuntos que he mencionado. Pero tenemos la responsabilidad de unirnos para beneficio del mundo que queremos hacer realidad: un mundo donde los extremistas ya no amenacen a nuestros pueblos y los soldados estadounidenses puedan regresar a casa; un mundo donde tanto israelíes como palestinos tengan seguridad en un estado propio, y la energía nuclear se use para fines pacíficos; un mundo donde los gobiernos estén al servicio de sus ciudadanos y se respeten los derechos de todos los hijos de Dios. Esos son intereses mutuos. Ése es el mundo que queremos. Pero sólo lo podemos lograr juntos.
Sé que hay muchos, musulmanes y no-musulmanes, que cuestionan si podemos lograr este nuevo comienzo. Hay quienes están ansiosos por avivar las llamas de la división e impedir el progreso. Hay quienes sugieren que no vale la pena; alegan que estamos destinados a discrepar y las civilizaciones están condenadas a tener conflictos. El escepticismo embarga a muchos más. Hay tanto temor, tanta desconfianza. Pero si optamos por ser prisioneros del pasado, entonces nunca avanzaremos.
Todos nosotros compartimos este mundo sólo por un breve periodo. El asunto es si vamos a pasar este tiempo centrados en lo que nos separa o si nos comprometeremos a realizar un esfuerzo –un esfuerzo sostenido– con el fin de encontrar terreno común, de concentrarnos en el futuro que queremos para nuestros hijos y de respetar la dignidad de todos los seres humanos.
Es más fácil comenzar guerras que llevarlas a su fin. Es más fácil culpar a otros que mirar hacia adentro, ver las diferencias en los demás que las semejanzas. Pero debemos escoger el camino correcto, no el camino fácil. También hay una regla central en toda religión: Tratar a los demás como uno quisiera ser tratado. Esta verdad trasciende naciones y pueblos, y no es una convicción nueva; no es negra ni blanca ni morena; no es cristiana ni musulmana ni judía. Es una creencia que latía en los orígenes de la civilización y que aún late en el corazón de miles de millones. Es la fe en los demás, y es lo que me trajo hoy aquí.
Tenemos el poder de crear el mundo que queremos, pero sólo si tenemos la valentía de crear un nuevo comienzo, teniendo en mente lo que está escrito.
El Sagrado Corán nos dice, “O humanidad! Los hemos creado hombres y mujeres, y los hemos agrupado en naciones y tribus con tal de que se conozcan el uno al otro”.
El Talmud nos dice: “Todo la Tora tiene como propósito promover la paz”.
La Santa Biblia nos dice, “Benditos los que promueven la paz; ellos se llamarán hijos de Dios”.
Los pueblos del mundo pueden vivir juntos y en paz. Sabemos que ésa es la visión de Dios. Ahora, ésa debe ser nuestra labor aquí en la Tierra. Gracias. Y que la paz de Dios esté con ustedes.

Reenvia:
www.porisrael.org