ESCRIBE GUSTAVO D. PEREDNIK


CLEOPTOHISTORIA EN CATALUÑA
Gustavo D. Perednik
Perednik, quien dictó durante los meses de junio y julio un curso sobre la judeofobia en la Universidad de Barcelona, se refiere en este artículo a un caso que tuvo como protagonista a Pilar Rahola

El Comité para el Ejercicio Inalienable de los Derechos del Pueblo Palestino, una de las estrambóticas agencias de la ONU dedicadas exclusivamente a demonizar al Estado judío, concluyó su convención el pasado 10 de junio en Indonesia. Además de los palestinos, no existe otro pueblo en el mundo para defender cuyos derechos la ONU haya creado comités especiales. Paralelamente, no existe otro Estado, salvo el judío, cuyo nacimiento sea lamentado
anualmente por el organismo internacional.
En efecto, uno de los parámetros
más elocuentes para detectar la presencia de judeofobia es la obsesión contra un solo país, cuyos logros son soslayados y defectos magnificados, un solo país, y nada más que uno, que es enseñado como una tragedia general.
El judeófoobo
es tan inconsciente de su odio, que no repara en que está hipnotizado contra Israel, con la virtual exclusión de cualquier violación de derchos humanos que no sea atribuible a la nación hebrea. Así erosiona precisamente la labor de la ONU, cuyos recursos podrían destinarse, aunque sea parcialmente, a proteger los pisoteados derechos de mujeres y hombres en el mundo árabe-musulman.
Como era esperable, en Indonesia se ensalzó a organizaciones financiadas por la Unión Europea como Miftah e Ir-Amim, cuyo objeto es presentar a la sociedad israelí como un «apartheid» y exigir su boicot. Así lo hizo Sonja Karkar, la delegada australiana de Mujeres para Palestina.
En otro artículo
señalamos la mentada obsesión como uno de los tres criterios (junto con la coprolalia y el maniqueísmo) que nos posibilitan reconocer la judeofobia ínsita en muchos reclamos, aun de los que se ufanan de ser meramente críticos de un aspecto de Israel.
Y en una nota aún anterior, titulada
«Cleptohistoria y cleptograma», abordamos el modo en que la judeofobia, para negar al pueblo judío de su derecho a la autodefensa, lo despoja tanto de su historia como del léxico que ésta ha producido para caracterizarse.
Un incidente ocurrido en Barcelona el 13 marzo pasado podría haber servido de ejemplo simultáneo de casi todas estas facetas judeofóbicas. En esa fecha se presentó ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña una querella criminal contra Pilar Rahola.
La lectura de la querella permite descubrir un curioso silogismo: 1) se define a Israel como «genocida», 2) se determina que quien disiente de esa definición «niega la gravedad de sus acciones», y 3) se pide prisión para quien defienda a Israel.
Finalmente, basándose en cuatro artículos de Pilar Rahola publicados durante enero pasado en el diario La Vanguardia, los querellantes concluyen que Pilar debe ir a la cárcel.
El atropello surrealista fue firmado por unos sesenta catalanes, cuyos cabecillas son los judeófobos Josep Mª Navarro Cantero (presidente de una organización llamada SODEPAU que condona el terrorismo árabe) y Quim Fornés Salillas (quien a pesar de formar parte de un grupo laico y plural se ensaña contra el único país laico y plural del Oriente Medio, y a pesar de ser portavoz del partido ecologista ICV ataca al país mesooriental que ha transformado al desierto en un jardín).
Que la Justicia desechara expeditamente el ardid judeofóbico, y así la valiente Pilar pudo vencer este nuevo acoso a su persona) no lo hace menos interesante para el análisis (me sentí tentado de incluirlo en la bibliografía de mi último curso sobre judeofobia, impartido justamente en la Universidad de Barcelona).
Los «milenarios» palestinos
La demanda del presidente de SODEPAU es, ante todo, negacionista
del Holocausto. Aunque no esgrime que los judíos no fueran asesinados, banaliza dicho genocidio hasta su irrelevancia. Los querellantes aducen un «extraordinario paralelismo» entre el exterminio sistemático y premeditado de seis millones de judíos por un lado y, por el otro, los centenares de palestinos muertos durante la última de las guerras que lanzaron contra Israel.
El paso siguiente del libelo es embriagarse en el lodo de sus propios argumentos. El bochornoso «paralelo» pasa a resultar insuficiente: «no sólo hay paralelismo, sino que la actuación de Israel es idéntica a la del Tercer Reich» (sic) y, en un tercer nivel el odio termina por desbordarlos cuando concluyen que, de las dos, la primera es aun más grave.
La aplicación de los tres criterios mencionados es eficaz para detectar la judeofobia de la banda de Navarro Cantero: su obsesión contra el judío de los países (el único cuyas acciones en guerra son monitoreadas con lupa), su coprolalia (hay un solo Estado cuyas acciones son recurrentemente tildadas de «nazis» y «apartheid»), y su maniqueísmo (los palestinos nunca agreden y jamás cometen excesos –siempre son las inmaculadas víctimas del diabólico impulso de Israel).
Adicionalmente, se deduce de la frustrada demanda judicial el cleptograma, ya que intentan que «negacionista» no sea quien niegue el Holocausto, sino quien defienda al país de las víctimas del mismo. No se ofuscan contra neonazis como David Irving, sino contra demócratas como Pilar Rahola.
Finalmente, Navarro Cantero hace gala de cleptohistoria cuando alude a «las historias milenarias de los pueblos judío y palestino». Obviamente, no podría proveer un solo ejemplo de la supuesta «historia milenaria» de los palestinos, y ésta es la raíz de su mentira.
Nunca hubo un Estado palestino árabe, y hasta 1920 los únicos palestinos eran los hebreos. Si Cantero quisiera enterarse, podría consultar
en Internet la enciclopedia judaica de 1906, en la que los «arqueólogos palestinos, rabinos palestinos y profesores palestinos», son todos judíos de la Tierra de Israel. Hasta 1920, sólo a los hebreos se aplicaba el gentilicio: Fondo Nacional Palestino, Orquesta Filarmónica Palestina, diario Palestine Post –todos judíos. La brigada israelita que combatió a los franquistas se denominaba Brigada Palestina. No hablaban árabe sino hebreo. Como la que combatió en el ejército británico durante la Segunda Guerra, bajo el nombre de Brigada Palestina de Voluntarios Judíos. Pero Cantero no quiere enterarse sino denigrar. Prefiere ignorar que no hablaban de «palestinos» ni siquiera las dos más importantes decisiones de la ONU sobre el asunto. Una (la 181, del 29 de noviembre de 1947) recomienda dividir el territorio en dos Estados, y otra (la 242, del 22 de noviembre de 1967) pide de Israel que se retire de territorios. La primera habla de «árabes» y la segunda de «refugiados» –no de palestinos. Curiosamente, antes de la Guerra de los Seis Días (1967) no hubo entre los árabes un movimiento serio para crear una patria palestina.
Los árabes no se autodefinían como palestinos porque no aspiraban a la independencia de esta tierra, que nunca había sido independiente salvo bajo gobierno hebreo. Sólo durante la segunda mitad del siglo XX la voz palestinos sufrió su enorme metamorfosis semántica. Una que no les quita derechos a un Estado propio, pero tampoco les da exclusividad de derechos históricos como pretenden.
En una especie de final feliz para la agresión contra Pilar Rahola, el pasado 26 de junio esta admirable mujer recibió una distinción del Presidente de la Universidad de Tel Aviv, ante una audiencia de unas mil quinientas personas que incluía al embajador de España en Israel.
Lamentablemente, éste, lejos de sumarse al júbilo por el merecido premio, optó por reprocharle a Pilar Rahola que «hable mal de su país en el exterior». Llama la atención en un diplomático que confunda políticas partidistas con «su país». Pilar denuncia la hipocresía de la judeofobia de ciertos españoles, muchos de ellos funcionarios gubernamentales. Esa denuncia, precisamente, es un timbre de honor para España

SUCEDIO EN EL PUEBLO JUDIO

UN 30 DE JULIO


30 de julio de 1467 - Toledo (España) Después del fracaso de un coloquio ocurrido en la catedral de Toledo entre "nuevos cristianos", que descienden de judíos convertidos a la fuerza en 1391, y "viejos cristianos", una disputa estalla entre ambos grupos. Los jefes de los "nuevos cristianos", Fernando de la Torre y su hermano, fueron detenidos y colgados. Sus casas son incendiadas.
30 de julio de 1905 - BIALYSTOK (Rusia) Durante los pogrom contra los judíos, los médicos son amenazados para que no atiendan a los heridos judíos.
30 de julio de 1936 – España El general Franco declaró su gobierno Fascista y la Guerra civil española estalló. De los 35,000 voluntarios de las Brigadas Internacionales, aproximadamente 7000 eran judíos. Durante la Segunda guerra mundial España oficialmente permaneció neutra, aún Franco envió tropas para luchar contra los rusos y España, más tarde, serviría como un refugio para escapar de los Nazis.
30 de julio de 1938 - HENRY FORD Acepta la medalla Cruz Gamada del Aguila alemana de manos del Tercer Reich.
30 de julio de 1941 – Shoá 1200 judíos de Czernovitz (Bukovine, R.S.S. de Ucrania) son detenidos con la ayuda de la policía rumana, y 682 hombres son fusilados. Principio de la marcha hacia la muerte de los judíos de Secureni hasta el pequeño pueblo de Skazinets (Bessarabie). Dura un mes. 350 judíos son matados en el gueto de Vileyka (R.S.S. de Bielorrusia). 1000 judíos del gueto de Dünaburg (Dvinsk, R.S.S. de Letonia) son fusilados cerca de la estación por los SS.
30 de julio de 1942 – Shoá Judíos son fusilados en el campo de internamiento de la policía en Nis (Serbia, Yugoslavia), situando sobre la colina vecina de Bubanj. Los SS deportan a 2000 judíos del gueto de Rava Ruska (R.S.S. de Ucrania) al campo de exterminio de Belzec (Polonia). 100 jóvenes chicas judías del gueto de Javorov son deportadas al campo de trabajo forzoso de Janovska (R.S.S. de Ucrania). 25000 judíos de Minsk (R.S.S. de Bielorrusia) son masacrados en el curso de una “Aktion” de tres días emprendida a gran escala por los SS y las unidades de colaboradores bielorusos.
30 de julio de 1943 – Shoá Los últimos 500 judíos de Sasov (distrito de Lvov, R.S.S. de Ucrania), que habían sido internados en un campo de trabajo forzoso, son fusilados por los SS en un bosque vecina. Varias decenas de presos se defienden hasta el fin.
30 de julio de 1944 – Shoá 166 judíos son deportados por Tolosa al campo de exterminio de Auschwitz.
30 de julio de 1970 – Tzahal baja 2 aviones soviéticos La aviación isaelí derriba 2 Mig 21 rusos sobre cielo egipcio. Los aviones eran piloteados por pilotos soviéticos.
30 de julio de 1980 – Ley Básica “Jerusalén Capital de Israel”. La Ley de Jerusalén es el nombre con el que se conoce una de las leyes fundamentales de Israel. Fue aprobada por el Parlamento israelí el 30 de julio de 1980 y proclamó a la ciudad de Jerusalén, «entera y unificada», como capital de Israel. El municipio estaba unificado de facto desde la Guerra de los Seis Días (1967) en que Israel había conquistado los barrios orientales (Jerusalén Este) y la Ciudad Vieja de Jerusalén, que habían permanecido desde 1948 bajo administración jordana. La Ley de Jerusalén trata también sobre: La ubicación de las principales instituciones israelíes en Jerusalén (Corte Suprema, Presidencia, Gobierno y Parlamento). La especial protección de los «santos lugares» de la ciudad y los derechos de los miembros de todas las religiones. La prioridad en el desarrollo general del municipio. La resolución 478 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, una resolución no tomada bajo el Capítulo VII de la Carta (y por tanto no vinculante) aprobada con la única abstención de los Estados Unidos, declaró el 20 de agosto de 1980 que la ley «constituye una violación del derecho internacional» censurándola «en los términos más enérgicos», además de afirmar que «supone un serio obstáculo para el logro de una paz completa, justa y duradera», por lo que hizo un llamamiento a los Estados miembros que hubieran establecido en Jerusalén sus embajadas a que las retirasen. Como consecuencia de la mencionada resolución, la mayoría de embajadas se trasladaron a Tel Aviv. Las últimas en hacerlo fueron las de Costa Rica y El Salvador, que anunciaron su traslado en agosto de 2006, aunque Paraguay y Bolivia mantienen las suyas en Mevaseret Zion, un barrio periférico de Jerusalén.
30 de julio de 1997 - Atentado en Israel Doble atentado bomba en el mercado de Majané Iehuda en Jerusalén – 15 muertos.
Además, el 30 de julio de 1898 muere Otto Bismark, excepcional político alemán que desempeno un papel fundamental para evitar la guerra en Europa. Unió Alemania bajo la dirigencia de Prusia en 1871. Un 30 de julio de 1733 se funda la primera filial de la Masonería en el territorio que luego sería Estados Unidos.

FUE NOTICIA EN ISRAEL


JUEVES 30 DE JULIO DE 2009
20:20
Influenza A (H1N1): 2 nuevos casos de influenza porcina se diagnosticaron en Israel, este jueves. Se tratan de dos mujeres de 50 y 62 años que fueron hospitalizados en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Meir en Kfar Saba y en el Hospital Soroka de Beer Sheva. (Guysen.International.News)
20:19
El Ministro de Asuntos Sociales, Yitzhak Herzog, pidió una reunión urgente de Gobierno para discutir la cuestión de la deportación de los niños de padre trabajadores ilegales. Por ahora, se propone la congelación de la decisión hasta que el Gobierno reconsidere la cuestión. (Guysen.International.News)
20:16
Miles de personas se reunieron en el Muro Occidental (Kotel) en Jerusalén para las oraciones de Tisha Be-av. La policía de Jerusalén anunció que la entrada de la ciudad vieja estaba prohibida para los vehículos. (Guysen.International.News)
20:14
Irán: Más de 3.000 manifestantes se reunieron este jueves en el Gran Mossala, lugar de oración al aire libre en el centro de Teherán, desafiando las prohibiciones de las autoridades para celebrar una ceremonia de duelo por las víctimas de las manifestaciones posteriores a las elecciones de la oposición. (Guysen.International.News)
20:09
Israel publicó un informe de 160 páginas sobre la Operacoin ''Plomo Fundido'' en donde se culpa al Hamás sobre el conflicto. El informe indica que el incesante lanzamiento de cohetes contra la población civil provocó la ofensiva de las FDI en la Franja de Gaza a principios de 2009. (Guysen.International.News)
20:05
El precio de la gasolina se reducirá en un 1% en la noche de sábado a domingo. Los 95 litros de super costarán 6,42 shekels, o 6,29 shekels, en el auto-servicio. (Guysen.International.News)
19:46
Influenza A (H1N1): una mujer embarazada con el VIH fue hospitalizada en el hospital Hadassah de Jerusalén en estado grave, dio a luz a un bebé por cesárea. El bebé está bien. (Guysen.International.News)
19:18
Soldados y policías han salido a peinar la ciudad de Maiduguri, capital del estado de Borno, en busca de seguidores de la secta islámica. Un centenar de personas fueron detenidas en la ciudad. (Guysen.International.News)
Nigeria, un país con unos 140 millones de personas, cuenta con más de 200 grupos étnicos que viven en paz a pesar de las frecuentes tensiones entre las tribus. En la actualidad, la secta Jaram Boko quiere ampliar la "shaaria" (ley islámica), que ya se aplica en 12 de los 36 estados de Nigeria, en este país, el más poblado de África.
19:07
El Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu ha decidido aplazar por tres meses, la deportación de los hijos de los trabajadores extranjeros. Temporalmente se concederán visados, al tiempo que el Ministerio del Interior está elaborando una nueva política. (Guysen.International.News)
18:51
El Banco Central de los Estados Unidos, en su informe económico del miércoles 29 de julio, dijo que la actividad a nivel nacional comienza a estabilizarse. El Presidente de los EE.UU. ha declarado que su país podría estar experimentado ''el principio del fin de la recesión''. (Guysen.International.News)
18:38
El número de prisioneros ejecutados en el mundo disminuyó en 2008 siendo que China sigue siendo el país que ejecuta, con abrumadora mayoría, a más personas. Así lo informa la organización de derechos humanos « Hands off Cain » en un informe publicado este miércoles . (Guysen.International.News)
Al menos 5.727 personas fueron ejecutadas en todo el mundo en 2008. La pena de muerte sigue vigente en 46 países, tres menos que en el 2007. Según la ONG, con sede en Roma, Irán ha ejecutado al menos a 346 personas en el 2008 y Arabia Saudita a 102 personas. En Arabia Saudita fueron ejecutados cuatro menors y en Iran a 3, en violación con la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño.
18:28
Michael Schumacher regresa a la Fórmula 1. El siete veces campeón del mundo de Alemania sustituirá a Felipe Massa en Ferrari, gravemente herido en el Gran Premio de Hungría del pasado fin de semana. El alemán que no ha corrido desde 2006, volverá a las pistas el 23 de agosto Gran Premio en Valencia. (Guysen.International.News)
18:06
De acuerdo con la Radio del Ejército, el líder de Hamas, Mahmoud Zahar dijo este jueves que funcionarios de Fatah no podrán abandonar la Franja de Gaza a menos que miembros de Hamas detenidos por el Fatah en Judea Samaria sean puestos en libertad. (Guysen.International.News)
17:55
Turquía ha pedido formalmente asumir parte de la mediación en las conversaciones entre las facciones palestinas, Fatah y Hamas. Ankara ha pedido a Egipto renunciar a su papel exclusivo en las conversaciones entre Fatah, encabezado por el Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas y la organización islamista Hamás. (Guysen.International.News)
17:40
Honduras: Roberto Micheletti, el jefe del Estado desde el derrocamiento del presidente Manuel Zelaya el 28 de junio, dijo que estaba dispuesto a negociar el regreso de Manuel Zelaya si no pone en peligro la democracia. (Guysen.International.News)
16:39
El grupo industrial alemán Siemens anunció el jueves la eliminación de 1.600 puestos de trabajo en el extranjero este verano. El colapso se debe a la reestructuración de la compañía por valor de 100 millones de euros. (Guysen.International.News)
16:31
España: Dos guardias civiles que viajaban en un coche patrulla han muerto tras la explosión registrada poco antes de las dos de la tarde en las inmediaciones del cuartel de la Guardia Civil en Palmanova, en el municipio mallorquín de Calviá, han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista. (Guysen.International.News)
16:28
Shimón Peres le envió una carta al ministro del Interior, Eli Yishai, para pedirle que reconsidere el destino de los hijos de los trabajadores extranjeros en Israel. ''No podemos permanecer indiferentes ante el sufrimiento de los niños y los jóvenes. Soy consciente de la complejidad de la situación, pero creemos que hay que encontrar una solución, en el espíritu de la tradición y el patrimonio de nuestro pueblo y en virtud de la ley'', escribió el Presidente Shimón Peres . (Guysen.International.News)
16:15
''Evacuar Gush Katif fue una estupidez sin nombre'', confesó este jueves por la mañana el General Yiftah Ron-Tal, ex comandante de las fuerzas terrestres durante la retirada del 2005. ''Ahora está claro para que esto fue estúpido, sobre todo para la seguridad'', añadió. (Guysen.International.News)
16:14
Irán: el jefe de la oposición iraní, Mir Hossein Moussavi, quien llegó el jueves por la tarde al cementerio Behesht Zahra (sur de Teherán) para rendir homenaje a los manifestantes muertos, fue forzado por la policía a abandonar el lugar. (Guysen.International.News)
15:40
Un juez federal de los EE.UU. emitió una orden, este miércoles, para liberar a un prisionero de Guantánamo de Kuwait, Jaled Al-Mutairi, e instó el gobierno de los EE.UU. a tomar medidas para enviarlo a su país, anunció su abogado. (Guysen.International.News)
15:29
Dos palestinos resultaron muertos durante el hundimiento de los túneles de contrabando bajo la frontera entre Gaza y Egipto. (Guysen.International.News)
15:28
Salud: un nuevo estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud indica que la exposición a la radiación solar, como las cabinas de bronceado, aumentaría considerablemente, hasta el 75%, el riesgo de melanoma, el cáncer de piel más agresivo. (Guysen.International.News)
15:25
Irak: una bomba estalló dentro de las instalaciones del Movimiento para la Reforma y el Desarrollo en Baquba este jueves, provocando 4 muertos y 18 heridos, según fuentes policiales. (Guysen.International.News)
14:55
Kuwait recibió 430 millones de dólares (306 millones de euros), de reparaciones de guerra iraquíes de manos de las Naciones Unidas. (Guysen.International.News)
14:35
El Papa Benedicto XVI ha expresado su esperanza de que la "paz florezca'' en el Líbano, ahora que se ha reestablecido. (Guysen.International.News)
14:17
El General Moni Katz fue designado nuevo comandante en jefe de la famosa infantería "Guivati", reemplazado al General Ilan Malka, promovido a Comandante de Departamento de Operaciones de la Región Central. (Guysen.International.News)
13:49
Tres residentes de Bat Yam fueron detenidos por la policía por traficar (importaron) opio. Los tres hombres fueron detenidos cuando recibieron un paquete de 1, 5 kg de drogas. (Guysen.International.News)
13:33
El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, envió un mensaje a los países árabes, pidiéndoles que hagan ''gestos de buena voluntad'' hacia Israel. (Guysen.International.News)
13:15
Por primera vez en Israel: el número de personas que navegan por la Web en el trabajo o en casa ha superado a la de los oyentes de radio. Así lo demuestra la encuesta anual de la TGI, realizado entre julio 2008 y junio de 2009. La tasa de exposición a Internet durante la semana llegó al 76,8% contra el 76,1% para la radio. (Guysen.International.News)
13:10
El Consejero de Seguridad Nacional James Jones, se reunió este jueves por la mañana con la jefe de la oposición Tzipi Livni. También se reunirá con el presidente Shimón Peres para tratar el proceso de paz israelo-palestino. (Guysen.International.News)
12:46
Un importante diplomático iraní en Bolivia dijo que la República Islámica ha aprobado un préstamo con baja tasa de interés de 280 millones de dólares para el gobierno del presidente Evo Morales que puede utilizar ''como considere oportuno''. Los términos exactos del contrato aún no se han fijado. (Guysen.International.News)
12:34
La Municipalidad de Jerusalén, en cooperación con la asociación de protección de los animales de Israel lanzó un amplio programa de esterilización de gatos en la capital. 8.000 gatos son esterilizados cada año en Jerusalén. (Guysen.International.News)
12:27
El número de departamentos y de casas vendidos en Israel durante el mes de junio ha aumentado un 57 % en relación a junio del 2008, según la Oficina Central de Estadísticas. (Guysen.International.News)
11:43
Según las previsiones del Ministerio de Salud, 700.000 israelíes serán infectados por el virus H1N1 de la gripe A. (Guysen.International.News)
11:03
Con motivo del 9 de Av, que marca el aniversario de la destrucción del Segundo Templo, la moneda extranjera y los mercados de valores no operarán. (Guysen.International.News)
10:36
Arabia Saudita: Riad ha decidido utilizar cámaras térmicas en La Meca con el fin de limitar la propagación del virus H1N1 entre los peregrinos. (Guysen.International.News)
09:16
Israel: un joven de 28 años resultó gravemente herido tras haber sido tiroteado en su casa de Nazareth, según la información del diario Haaretz. (Guysen.International.News)
08:28
Las temperaturas bajan ligeramente hoy en Israel: 42 grados en Eilat, el 30 en Tel Aviv y Haifa, 33 en el Golán y 37 en el lago de Tiberíades (Guysen.International.News)
07:19
El canal 10 de la televisión israelí informó que Israel estaba dispuesta a aceptar la congelación de los asentamientos durante seis meses, mientras que los EE.UU. exigen un año completo. (Guysen.International.News)
07:01
Muerte de Michael Jackson: El Dr. Conrad Murray confesó haberle administrado propofol por vía intravenosa al cantante. Este potente anestésico podría ser la causa de un paro cardíaco que provocó la muerte del artista. (Guysen.International.News)

ENTREVISTA A GEORGE KARIM CHAYA


La expansión iraní en Latinoamérica
Miguel E. Gómez Balboa entrevista a George Chaya

“Bolivia es un país que está ubicado estratégicamente y representa un importante aliado para Irán que puede actuar como catalizador de la creciente cooperación de Irán con otros gobiernos izquierdistas o populistas de América Latina. Irán no tiene interés en acuerdos bilaterales con Bolivia, sino en sus reservas de uranio”
En septiembre de 2007, las puertas de La Paz se abrieron a un visitante conocido en Estados Unidos como el “demonio” o el “Hitler” de Oriente Medio. Un personaje que exigió que las mujeres estén alejadas de su paso por el kilómetro cero de la urbe, la plaza Murillo, y su estancia en el Palacio de Gobierno. Era Mahmud Ahmadinejad, el presidente iraní que había llegado para firmar con su homólogo boliviano, Evo Morales Ayma, una serie de proyectos bilaterales millonarios. Su estancia afianzó la alianza entre su país y el bloque de gobernantes que integran la Alternativa Bolivariana para las Américas (Alba); más aún, ratificó la expansión del islamismo radical en la región, algo que ha puesto los cabellos de punta al Gobierno estadounidense.
Pero, ¿cuán importante es Latinoamérica para la política iraní? ¿Cuáles son los planes del yihadismo integrista en el continente? ¿Qué papel cumple Bolivia en esta estrategia? Hay mucha tela por cortar en este tema ampliamente estudiado por uno de los más reconocidos intelectuales que reside en suelo estadounidense, George Karim Chaya. Este analista político internacional —que recién presentó un libro que revela el nexo entre el movimiento yihadista y los “montoneros” argentinos— habla en exclusiva con Domingo para responder las interrogantes del interés iraní para propagar la “Guerra Santa” hacia esta región.

—¿Cómo diferenciar al movimiento yihadista del denominado islámico?
—En principio le diría que no hay movimientos islámicos. Cuando nos referimos al Islam en el sentido amplio de la palabra, nos estamos refiriendo a un aspecto religioso, a una confesión, una creencia. En contraposición, el islamismo militante presenta otras características que definen a los yihadistas radicales o integristas como se les conoce en Occidente, y allí hay que decir que el islamismo es la consecuencia de la enemistad y hostilidad contra la modernidad. Los judíos y cristianos son vistos como los principales representantes de la modernidad por los islamistas y por el régimen instaurado por Khomeini. Del mismo modo, Occidente es percibido como enemigo porque es portador de cambio social y cultural. La ideología islamista esta incluida en la doctrina nacional de la República Islámica de Irán como algo absoluto. Es por eso que su presidente, Mahmud Ahmadinejad, reivindicó y renueva constantemente su antisemitismo y la islamización de todo el planeta. El islamismo político se basa conceptualmente en el antimodernismo, se entiende a sí mismo —y se describe— como un paradigma alternativo a la modernidad y a la democracia occidental. Pero es también una ideología que ha traído represión, terrorismo global, crímenes y guerras, y lo mas complejo, el peligro de una Tercera Guerra Mundial.

—¿Cuál es el peso histórico de los grupos yihadistas en Latinoamérica?

—En realidad es un acontecimiento relativamente nuevo; aunque la atención de Irán hacia América Latina como región y sus lazos bilaterales con naciones latinoamericanas son de larga data y relativamente sólidos. Irán compartió, desde fines de la guerra Irán-Irak (1980-1988), una relación ideológica con Cuba y un vínculo político con Venezuela desde la fundación de la OPEC (Organización de Países Exportadores de Petróleo, por su sigla en inglés) en los años 60. El impulso detrás de estas relaciones bilaterales de larga data es por partida triple. En política exterior, la posición no alineada de Irán lo forzó a buscar países con puntos de vista ideológicos similares; los esfuerzos, por parte de Estados Unidos, de mantener a Irán aislado, desde el punto de vista diplomático y económico, lo obligaron a llevar a cabo una política exterior activa y, finalmente, la elección de un presidente reformista en 1997 hizo posible que países como Brasil se unieran a Irán con suficiente confianza como para resistir las presiones de EEUU.

—En lo contemporáneo, ¿cómo se expresa la presencia yihadista en la región?
—Lo que se aprecia por estos días es de muy sencilla interpretación, salvo, claro está, para la Organización de Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y una parte de la comunidad internacional. Explicarlo es sencillo: “Los valores occidentales, entendidos como la voluntad política de respeto a las libertades de los estados democráticos modernos, son la representación del mal desde la perspectiva del islamismo radical; Europa, Estados Unidos, Israel y Occidente suponen el mundo de la degeneración y la ignorancia en la cosmovisión islamista. El antioccidentalismo y el antijudaísmo son la lógica consecuencia del fundamentalismo islamista y su antimodernidad. De allí que la lucha contra Occidente es una declaración de guerra contra la democracia y los valores de la modernidad”. Ésta es la norma básica en la cosmovisión y el pensamiento islamista y esto se expresa en Latinoamérica a través del soporte que gobiernos electos democráticamente —pero que no se comportan como democráticos, como Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, por nombrar algunos— ofrecen en sus países para la expansión de ese islamismo yihadista en el continente latinoamericano.

—Usted aseveró en una entrevista con un medio que el “chavismo” es la puerta de ingreso del yihadismo. ¿Son los gobiernos de izquierda los que allanan la inmersión regional de los grupos yihadistas?
—Venezuela se convirtió en la puerta de entrada de Irán hacia la región. Actualmente existe entre Caracas y Teherán un vuelo semanal con escala en Damasco, operado por la aerolínea venezolana del Estado (Conviasa) y la compañía aérea nacional de Irán (Irán Air). La piedra angular de la política de Ahmadinejad en América Latina es la formación de un eje antiamericano con Venezuela. Durante una visita a Teherán en el año 2006, el presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo ante público de la Universidad de Teherán: “Debemos salvar la especie humana y poner fin al imperio de Estados Unidos”. Cuando, un año después, Chávez llegó otra vez a Teherán, Ahmadinejad y Chávez usaron ese encuentro para declarar un “Eje de Unidad” contra Estados Unidos. Los esfuerzos para desestabilizar la zona indican la búsqueda de una presencia iraní permanente en el umbral de Estados Unidos y, en ello, es vital el apoyo y el papel que juega el presidente Chávez, desde luego.
Respecto de entender la alianza entre yihadistas con gobernantes populistas y dictadores de izquierda como Chávez, Fidel Castro (Cuba) o Daniel Ortega (Nicaragua), puede entenderse en la retórica que enfatiza y confronta la autonomía e independencia de las grandes potencias, principalmente de Estados Unidos y también de Europa, citando unidad en la lucha contra el imperialismo y el capitalismo. Pero lo cierto es que América Latina tiene aún —metafóricamente hablando— muchas guerras por ganar, me refiero a la lucha contra el hambre, las drogas, el sida, la desocupación, etcétera. Y no se aprecia que estos gobernantes pongan el mismo énfasis en mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos en estos tópicos como lo hacen en sus discursos favorables a una cultura que le es totalmente ajena a sus pueblos. Algo está funcionando mal en la cosmovisión y las ideas de esos gobernantes latinoamericanos, a mi juicio.

—¿Cómo diferenciar esta expansión yihadista de la ocurrida en Europa?
—La escasa comprensión y la forma en que se trata el problema sobre el fenómeno del terrorismo yihadista por algunos gobiernos latinoamericanos son incorrectas y ello se debe al desconocimiento político-ideológico del fenómeno de la yihad global. El mayor error de estos gobiernos es no reconocer que sus países han sido designados como campo de batalla global; aunque es cierto también que de momento Latinoamérica no es para la yihad una fábrica que produzca activamente. El crecimiento de la pobreza en algunos países latinoamericanos no genera terroristas suicidas, esto es así, por fortuna.
El punto negativo y preocupante es que yihadistas provenientes del Oriente Medio, adoctrinados por madrazzas (universidades) islamistas, puedan extender su influencia en el continente a partir de la “languidez” de sus fronteras y el desconocimiento sobre estos movimientos que indudablemente subyace en gobiernos y público latinoamericano mayoritariamente. Es demasiado escasa, si no deficiente, la comprensión por parte de políticos y funcionarios de América Latina en relación con este tema. No se tiene claro que si no fuera Irak, Gaza o Afganistán sería Somalia, Argelia, Chechenia, Londres o Madrid. Los yihadistas no son una reacción determinada ante un punto de controversia, por el contrario, son una fuerza de combate “ideológico-militar” con una visión del mundo a la que aplican sus estrategias fundadas en la teocracia que sostienen a partir de una severa y perjudicial distorsión del Islam. Vea usted, el hecho de que Estados Unidos haya ido a Irak y si ello ha sido o no acertado es otra discusión. Irak no creó yihadismo, todo lo contrario, los yihadistas son la prolongación de la guerra en Irak donde el mundo pudo apreciar sus tácticas y operaciones y más aún: pudo conocer que existían.
Por lo demás, le diría que Europa ya tiene dentro una segunda generación de yihadistas; recordemos los autores de los atentados en los autobuses de Londres, no eran inmigrantes, eran nacidos en Inglaterra. Esto ha hecho que los yihadistas piensen en expandirse a otras latitudes, ¿porque no hacerlo? Si en Europa no les ha ido mal, por qué no les iría bien en Latinoamérica cuando existen para ellos gobiernos amigos y los ciudadanos de esa región pueden ser seducidos mucho más fácilmente por cuestiones tanto económicas como políticas mucho más accesibles que las que debieron vencer en Europa para la captación ideológica de combatientes. Se trata de una guerra, ellos lo saben y están tratando de utilizar todos sus recursos disponibles para desarrollarla y ganarla.
Vea, muchas personas en América Latina podrían ser consideradas como simpatizantes de la causa del islamismo militante solamente por sus posiciones antiimperialistas, antisionistas —que muchas veces oculta su antisemitismo— y por su rechazo a EEUU y a los países desarrollados de Europa Occidental, pero muchas de éstas no son capaces de dar respuesta en cuanto a la naturaleza de la ideología que apoyan, y esquivan el debate imponiendo una visión propia de la realidad de los hechos a las acciones que los yihadistas ejecutan.

—¿Cuáles son los objetivos del yihadismo para su expansión a Latinoamérica?
—En la actualidad, el desplazamiento hacia la izquierda de muchos países latinoamericanos permitió a Irán tener más éxito en su intento de mejorar sus relaciones. Desde el punto de vista de Ahmadinejad, en lugar de responder pasivamente hacia el intento de Estados Unidos de aislar a Irán política y económicamente y convertirse en el jugador dominante en la región de Oriente Medio, Irán debería movilizarse, agresivamente, en el propio terreno de Estados Unidos como forma de ejercer presión sobre Washington, o al menos, intentarlo. Allí se entiende la estrategia de avance islamista en América Latina. Ahmadinejad quiere contraatacar a EEUU en su propio hemisferio y, tal vez, desestabilizar a sus gobiernos amigos a fin de negociar desde una posición de mayor fortaleza.

—¿Qué papel juega Bolivia en el plan?
—Bolivia es un país que está ubicado estratégicamente y representa un importante aliado para Irán que puede actuar como catalizador de la creciente cooperación de Irán con otros gobiernos izquierdistas o populistas de América Latina. En septiembre de 2007, Ahmadinejad visitó por primera vez la ciudad de La Paz para conocer al presidente Evo Morales. En esa oportunidad firmaron un programa de cooperación de 1.100 millones de dólares en el sector subdesarrollado de petróleo y combustible de Bolivia. Un año después, el Gobierno de Bolivia, con el apoyo de Irán y Venezuela, creó la Compañía Estratégica Pública Nacional Cemento de Bolivia con una inversión de 230 millones de dólares para la implementación de dos plantas en Potosí y Oruro. Tiempo después Irán decidió abrir, en Bolivia, dos clínicas de salud como base para futuros proyectos —en Sudamérica— de la Media Luna Roja. El acuerdo incluyó el envío de equipos médicos iraníes a Bolivia y el ofrecimiento de educación y entrenamiento para profesionales bolivianos, expandiendo así la ayuda médica que ya está siendo suministrada por Cuba y Venezuela al Gobierno de Morales.
En septiembre de 2008, Morales viajó a Teherán y acordó con Ahmadinejad acelerar la ejecución de proyectos conjuntos para incrementar el desarrollo y bienestar económico de ambas naciones, fue allí donde ambos presidentes emitieron una declaración sobre la interferencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el expediente nuclear iraní, donde Morales llegó a decir que ello no tiene justificación legal ni técnica. La decisión de Morales de apoyar, sin vacilación, la posición de Irán en su actual enfrentamiento nuclear sirve para consolidar la amistad entre Irán y Bolivia. Es más que claro que la influencia de Chávez con el presidente Morales ha puesto a Bolivia como un aliado estratégico del régimen de los mullah’s (versados en el Corán) en Sudamérica y esto no será bueno para el pueblo boliviano en el largo plazo. Bolivia tiene recursos naturales de alta importancia para la comunidad internacional y muy bien podría avanzar y progresar en la explotación y comercialización de ellos para ampliar sus riquezas, pero no veo que ayude a su imagen internacional su cercanía con el régimen de Teherán.

—Se habla que Irán ha estrechado lazos con Bolivia por sus reservas de uranio, para alimentar sus afanes nucleares…
—No tenga la menor duda. Irán no tiene interés en acuerdos bilaterales con Bolivia si usted piensa en términos de salud, alimentación, cultura u otra materia de real interés del pueblo boliviano. Su interés en Bolivia se centra absolutamente en sus reservas de uranio y en la ubicación geográfica de Bolivia dentro del continente. Quien crea lo contrario incurre en un grosero error.

—¿Cuánto preocupó al anterior Gobierno de George W. Bush y al actual de Barack Obama en EEUU la estrechez de lazos entre Irán y la región latinoamericana?
—No veo que la anterior administración estadounidense haya reparado mucho no sólo en Bolivia, más bien ha sido una política negativa para con toda América Latina, salvo raras excepciones como podría ser Colombia, y en este aspecto puede usted encontrar las razones en la focalización de la política exterior americana en el conflicto del Oriente Medio en los últimos ocho años, le diría. Respecto de la novel administración del presidente Obama, habrá que darle tiempo aún para evaluar ese aspecto, lleva escasos 100 días en el poder y también aparece como abocado a temas como Irak y Afganistán de momento. En cualquier caso, lo cierto es que la relación de Estados Unidos con América Latina no transita su mejor momento.

—Este ingreso del yihadismo y su coqueteo con gobiernos de izquierda, ¿cómo influye en el discurso y vigencia del antisemitismo en Latinoamérica?
—Es innegable que el antisemitismo existe. Hoy se relaciona al sionismo como una energía que está detrás de la globalización y el capitalismo salvaje y, más aún, que se sostiene y retroalimenta del imperialismo estadounidense. A mi juicio, las manifestaciones antisemitas han crecido de manera exponencial y preocupante en los últimos años de la mano de la Venezuela del presidente Chávez. Hay una conexa y directa relación entre el lenguaje y la agresión deseada que es innegable. Esta impronta se hace presente cada día con más claridad desde los regímenes árabes islamistas, pero el detalle no menor es que no se agota en la región del Oriente Medio ni en sus regímenes islamofascistas, sino que ha trascendido geográficamente hacia otros puntos del globo favorecidos por gobiernos como el de Chávez, donde la demonización de Israel y del sionismo ha influido de manera estricta en la opinión pública y el espectro político izquierdista latinoamericano.
El desembarco y la penetración reciente de ideologías islamistas en diversos países latinoamericanos es más que significativo, aunque esto sea negado y minimizado por no pocos gobiernos de la región y se reproduce mayoritariamente en aquellos países de recientes migraciones de colectivos musulmanes que son fácilmente infiltrados por yihadistas militantes para desarrollar su cometido ideológico-doctrinario. Ese radicalismo islamista cuenta con la simpatía de sectores izquierdistas históricamente antiimperialistas que relacionan al Estado de Israel con el imperialismo estadounidense. Así, la demonización de Israel y del sionismo ha influido de manera estricta en la opinión pública y el espectro político izquierdista latinoamericano escondiendo prejuicios antisemitas y frecuentemente el tradicional odio a los judíos.

—¿Cuáles son los peligros y las posibles salidas para bajar el tono de los discursos y prácticas antisemitas en la región?
—Sobre los peligros, no creo que estemos de camino y en retorno hacia la Europa de los años 30, cuando la Italia fascista de Mussolini y la Alemania nazi de Hitler destrozaron Europa dando los primeros pasos hacia la ignominia mayor que devino en el Holocausto. Pero es notorio que desde la postguerra y hasta los años 80 la mayoría de las agresiones antisemitas eran menores y casi siempre reaccionarias. Hoy adquieren un tenor peligrosamente diferente al que hay que tomar con seriedad. Lamentablemente no está ocurriendo eso en América Latina, donde informes anuales de gobiernos locales son manipulados y organizaciones sociales y culturales judías son presionadas para que no den a conocer actos de antisemitismo y si los publicitan, son negados y minimizados por funcionarios gubernamentales de sus países. Sí podemos decir que Europa ha avanzado, en países como Francia y Alemania han reaccionado con firmeza contra el antisemitismo, pero muchos países aún lo ignoran. En referencia a evolucionar en temas de antisemitismo, Latinoamérica debe recorrer aún mucho camino, se debería estimular y promover la educación, la concienciación y la investigación científica e intelectual adecuada sobre este fenómeno, algo que no se observa en las políticas de los organismos defensores de los derechos humanos, en sus agendas casi siempre teñidas de ideología y moral sesgadas. Los gobiernos sudamericanos son poco proclives a la autocrítica, pero no deberían perder el rumbo en cuanto a concienciar y sensibilizar a sus ciudadanos para generar valores y conductas humanísticas y democráticas.

—¿Qué se puede esperar con la reelección de Mahmud Ahmadinejad?
—Lo que se debe esperar es que habrá una profundización rígida de las bases de la Revolución Islámica instaurada por Khomeini hace 30 años. Desde luego que ello conlleva a una mayor profundización de la crisis regional dado el expediente nuclear iraní en curso y su apoyo a los grupos terroristas regionales como Hezbolá, Hamas y la Yihad Palestina. Y esta preocupación la escucho a menudo de colegas árabes y de cancillerías de los países sunníes del golfo que ven a la expansión persa chiíta como un peligro mayor a Israel, a quien consideraban su enemigo histórico, que hoy no es tal de cara al peligro que simboliza la expansión de un Irán nuclear.

—¿Cuáles son los peligros contemporáneos y a futuro de la presencia de grupos yihadistas en Latinoamérica? ¿A qué puede llevar ello en lo político, económico, social y en la seguridad de los países, ya que estos grupos son radicales y afines a atentados?
—Muy buena su pregunta. En realidad existen varios peligros. En el terreno regional, Venezuela y Bolivia apoyaron fuertemente a Hezbolá durante la Segunda Guerra del Líbano (julio-agosto, 2006). El presidente Chávez fue extremadamente enérgico durante ese período. La verdadera prueba llegó durante la última guerra en Gaza, cuando Israel comenzó la Operación “Plomo Fundido” para disuadir a Hamas de atacar Israel, los presidentes Chávez y Morales adoptaron la posición iraní y cumplieron con la solicitud de Ahmadinejad de romper relaciones diplomáticas con Israel. Venezuela no sólo las rompió sino que prometió pedir el procesamiento de los líderes de Israel en la Corte Internacional por crímenes contra la humanidad para que sean castigados.
Los peligros están presentes, Irán aún es el Estado más activo patrocinante del terrorismo en el mundo. Es un rótulo que el régimen iraní ostenta con orgullo. Irán cuenta con una partida presupuestaria de nueve dígitos para financiar organizaciones terroristas y tiene una historia de terrorismo en el hemisferio sudamericano, y sus vínculos con los atentados en Buenos Aires están comprobados según la Justicia Argentina. El atentado suicida de la Embajada de Israel en Buenos Aires en 1992, podría decirse que fue el primer ataque terrorista islamista en el hemisferio occidental. Aunque aún debe ser oficialmente esclarecido, la mayor parte de la evidencia apunta a Hezbolá. Una camioneta conducida por un suicida y cargada de explosivos, impactó contra el frente de la Embajada y mató a 29 personas e hirió a más de 250.
El 18 de julio de 1994, el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) fue atacado, dejando 85 muertos y 300 heridos. Ese atentado terrorista fue el de mayor número de víctimas en la historia de Argentina, y resultó ser el de mayor número de víctimas judías a causa del terrorismo fuera de Israel desde la Segunda Guerra Mundial. Según la investigación de la Justicia Argentina, numerosas pruebas demuestran que Argentina, a mediados de 1980, fue infiltrada por la inteligencia iraní que estableció una amplia red de espionaje que luego se convirtió en un completo servicio de inteligencia que comprendía la Embajada iraní y su agregado cultural en Buenos Aires. Ahora, la situación parece repetirse en Venezuela y Bolivia con el apoyo activo o pasivo de sus gobiernos, quienes son conscientes de la pasada actividad de inteligencia iraní en el continente.
Otro peligro será si otros países latinoamericanos siguen el ejemplo boliviano-venezolano y levantan las restricciones de visa a ciudadanos iraníes. Irán demostró qué puede hacer en América Latina “con” restricciones de visa. El problema de esta presencia y actividad es que va más allá de los niveles normales políticos, económicos, sociales y culturales y trepa hacia una zona peligrosa de terrorismo y violencia, amenazando no sólo intereses de actores externos, sino posiblemente la misma estabilidad de los países anfitriones. A largo plazo, la exportación de la enseñanza ideológica chiíta radical y religiosa puede alcanzar y ejercer influencia en sectores más amplios de la estructura social, especialmente a los más pobres y carenciados y, de esta manera, agregar otro elemento de inestabilidad y radicalización en un continente plagado de penurias socioeconómicas.

Fíjese: ¿qué pasaría si Irán, a pedido del presidente Chávez o del presidente Morales, decidiera desplegar sus misiles de largo alcance en Venezuela o Bolivia, si ellos se sintieran amenazados?
El panorama no es el mejor para América Latina, aunque seguramente en el futuro y a largo plazo los islamistas serán vencidos y la ideología de la Yihad global no ganará. Pero no se debe demorar la aplicación de medidas con las que se asegure que no obtengan la victoria. En el caso latinoamericano, los esfuerzos para hacer frente a los desafíos que plantea la infiltración islamista deben ser realizados en coordinación con instituciones multilaterales, organizaciones civiles, gobiernos y líderes locales. Al centrarse en áreas de interés mutuo, América Latina puede desarrollar una asociación que apoye las iniciativas regionales y de sus propios países en el progreso y la seguridad.

PERFIL GEORGE KARIM CHAYA
BA in History. Escritor, docente y analista político internacional experto en asuntos de Oriente Medio e Iberoamérica. Escribe para periódicos de Estados Unidos y España. Es asesor académico de la Fundación Safe Democracy. Su reciente libro: Montoneros: Conexión local en los atentados a la AMIA y la Embajada de Israel, editado en la República Argentina en abril último, ha sido de gran impacto en toda América Latina. Su página web personal
www.georgechaya.org se halla entre las más visitadas en la materia en Internet y sus conferencias sobre geopolítica y el conflicto árabe-israelí suscitan interés de intelectuales, dirigentes comunitarios, profesionales, estudiantes y público en general

Reenvia:
www.porisrael.org

MI ENFOQUE DESDE ISRAEL por DAVID MANDEL


MI ENFOQUE desde ISRAEL
por David Mandel No. 294 Julio

En este número:

· Los errores de Barak Hussein Obama
· ¿A quien piden contribuciones para la Campaña pro Virginidad? ¡A los dueños del burdel!
· Debate teológico
· Gedaliah, el Itzjak Rabin de la época bíblica
· Como juraban en la época de Génesis


Los errores de Barak Hussein Obama
Una reciente comparación del grado de popularidad que tuvieron los últimos diez presidentes de los Estados Unidos a los seis meses de su gobierno coloca a Obama en el último puesto. Esa encuesta fue realizada en los Estados Unidos, pero si hubiese sido hecha en Israel, no habría salido décimo. Es más probable que habría salido en el puesto 100, ya que menos del 6% en Israel simpatiza con él o aprueba su política hacia el Medio Oriente.
No voy a mencionar aquí el poco o ningún resultado que hasta ahora ha tenido su programa de recuperación económica. Tampoco comentaré la humillante reacción de Irán a sus intentos de negociación, o su ineficacia frente al programa nuclear de Corea del Norte. Me limitaré a comentar su política "pro paz en el Medio Oriente".
En vez de que las perspectivas de paz hayan aumentado, lo que Obama ha logrado, en un plazo de pocos meses, es antagonizar a Israel; confirmar la versión árabe de que la creación de Israel fue un acto europeo expiatorio a costa de los palestinos; y promover expectativas irreales entre los palestinos, quienes hoy están persuadidos de que no tienen necesidad de negociar directamente con los israelíes ― y creen que ni siquiera les conviene ― ya que Obama presionará a Israel al máximo y conseguirá para ellos todo lo que los palestinos exigen, y, tal vez, aún más.
Su "prohibición de construir en Jerusalén" trae a la memoria las acciones del emperador romano Adriano, quien, en el año 132, cambió el nombre de Jerusalén a Aelia Capitolina y empezó a construir un templo al dios Júpiter en el lugar donde había estado ubicado el destruido Templo judío. Los resultados de la política de Adriano fueron catastróficos. Los judíos, bajo el mando de Bar Cojba, se rebelaron y lucharon durante tres años contra los romanos. 500,000 judíos murieron en la guerra.
Obama ha realizado el milagro de conseguir que la casi totalidad de los israelíes, incluyendo a la izquierda sionista (pero no a la izquierda anti-sionista) apoye la propuesta de paz de Netanyahu. Aluf Benn, uno de los principales columnistas del periódico de izquierda Haaretz, cuya reacción, por lo general, es oponerse automáticamente a cualquier acción o política de Netanyahu, ha escrito un artículo de crítica a Obama, en el cual menciona que Obama, en sus giras por el mundo y en sus declaraciones en televisión, ha hablado directamente a los árabes, a los musulmanes, a los iraníes, a los europeos, a los rusos, y a los africanos. Pero, hasta ahora no se ha dignado tomarse la molestia de dirigir sus palabras directamente a los israelíes.
Benn añade que los israelíes interpretan la presión de Obama como un intento de aplacar a los árabes a costa de Israel, o, como una expresión de la antipatía que Obama siente hacia Netanyahu, alimentada, paradójicamente, por sus consejeros judíos, americanos, cuyos puntos de vista son completamente distintos a la de los judíos israelíes.
Obama y sus consejeros creen conocer a los judíos, pero sólo conocen a los judíos americanos, no a los israelíes. Las comunidades judías de los Estados Unidos e Israel, con el correr del tiempo, se han ido diferenciando y separando. La historia de los últimos 60 años ha sido completamente distinta para las dos comunidades. Hoy, aparte de la religión y de la identificación étnica (ambos elementos cada vez más débiles entre los judíos americanos) las dos comunidades ya no tienen en común el idioma, las aspiraciones, las emociones ni la mentalidad.

¿A quien piden contribuciones para la Campaña pro Virginidad? ¡A los dueños del burdel!
Arabia Saudita tiene pocos competidores en el mundo en lo que se refiere a sus atroces violaciones de los derechos humanos. Aparte de Arabia Saudita, son pocos los países en los cuales a las mujeres se les prohíbe manejar vehículos, se les prohíbe salir si no están acompañadas por un miembro masculino de su familia, y son condenadas a muerte si hay sospecha de adulterio. Respecto al trato de los trabajadores extranjeros, no hay diferencia para ellos ser llamados trabajadores o esclavos.
Lo que si tiene Arabia Saudita es mucho petróleo y muchos millonarios. La Organización de Defensa de los Derechos Humanos, (Human Rights Watch) tuvo la brillante idea de enviar representantes a Arabia Saudita para recolectar fondos. Se reunieron con millonarios sauditas y les explicaron la noble labor que hace la organización, especialmente en lo que se refiere a condenar Israel con cualquier pretexto. Los millonarios, impresionados, fueron generosos con sus donaciones.
Las organizaciones (anti) israelíes de ultra izquierda, tales como "Rompiendo el silencio", (organización que usa rumores y acusaciones anónimas para difamar al ejército de Israel) están financiadas por gobiernos extranjeros, entre ellos Noruega, Holanda y Gran Bretaña. La organización izquierdista "Rabinos pro Derechos Humanos" está financiada por Trocaire, una organización irlandesa católica opuesta a las operaciones militares de Israel en Gaza. Otras organizaciones, como el grupo trotskista "Centro de Información Alternativa" reciben dinero de los gobiernos de Suecia, Irlanda, y también del gobierno local de Cataluña, España.
¿Qué diría España, por ejemplo, si Israel financiase una organización española pro independencia de los vascos?

Debate teológico
Un lector, ferviente creyente en Jesús, a quien él llama Yeshua, me escribió una carta, a raíz de la cual tuvimos un intercambio muy cordial de correspondencia. Con su permiso, cito aquí algunas de sus opiniones y mis respuestas. Los párrafos del lector los marco con "L". Mis respuestas están marcadas con "D".
L Te puedo decir, por experiencia personal, D-os desea darte un gozo y una paz "sobrenatural" que tú probablemente nunca haz experimentado, y tiene que ver con conocerlo a través del Mesías Yeshua. Juan 7:38 dice "El que cree en mí como dice la Escritura, de su interior brotarán ríos de agua viva".
D Jesús fue un hombre admirable, como también lo fueron los profetas. Pero intelectualmente me es imposible aceptar una idea pagana (los dioses tienen hijos con las mortales) que fue adoptada por una secta de origen judío.
L Es correcto lo que tú dices. Las culturas paganas han desarrollado mitos relacionados con dioses engendrando hijos con mortales, recuerdo la Samiramis de Babilonia y su hijo Tamuz, algo de esto también hay en la mitología griega. Pero, Jesús es el hijo de D-os no por tradición pagana, sino porque el mismo D-os lo decidió hacer así. Con lo cual "cualquier parecido con los mitos paganos es pura coincidencia".
D Respecto a lo que escribes, "cualquier parecido con los mitos paganos es pura coincidencia", el hecho de que Dios decidió que una mujer mortal (inmaculadamente concebida según el dogma católico) tuviese su hijo y que esta creencia no fue adoptada de la teología de los paganos conversos, es, por supuesto, posible. Pero, como dice William S. Burroughs, "en el mundo .... no hay coincidencias".
Da que pensar el hecho de que durante los 1,500 años que el judaísmo existió antes de la creación del cristianismo, Dios no tuvo hijos con mortales, pero, un par de décadas después que Saúl de Tarsos empezó a predicar a los paganos, ese concepto teológico se volvió parte integral de la nueva religión.
Las epístolas de Saúl, la parte más antigua del Nuevo Testamento, no mencionan el nacimiento divino de Jesús. Recién en el evangelio de Mateo, escrito décadas mas tarde, y también en el de Lucas, se menciona que Maria quedo encinta por obra del Espíritu Santo. El evangelio de Marcos, considerado el más antiguo de los cuatro y probable fuente de los otros, no menciona ese evento. El de Juan también pasa por alto tan importante detalle.
El principio de lógica, llamado "Navaja de Occam" dice "en igualdad de condiciones la solución mas sencilla es probablemente la correcta". Es más sencillo pensar que los paganos convertidos adoptaron algunas de sus ideas a su nueva religión, que aceptar que Dios tuvo relaciones sexuales con una mujer. Cuando los españoles impusieron el cristianismo a los indios, estos continuaron con algunas de sus creencias modificándolas para que se adapten a su nueva religión. Lo mismo pasó con los helenos y romanos paganos que fueron convertidos por Saúl y sus seguidores.
L El profeta Isaías se refirió al Hijo de D-os como quien se sentaría en el trono de David por siempre cuando dijo: 9:5 "Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado. La soberanía reposa sobre sus hombros y se le da por nombre: "Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz". 9:6 Su soberanía será grande y habrá una paz sin fin para el trono de David y para su reino; él lo establecerá y lo sostendrá por el derecho y la justicia, desde ahora y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará todo esto".
El profeta Daniel vio en "las visiones nocturnas" el Hijo Mesiánico (7:13) "viniendo con las nubes del cielo uno como un hijo de hombres".
D Tus interpretaciones de que las profecías del Antiguo Testamento se refieren a Jesús no son compartidas por los eruditos judíos, cuyos conocimientos del Tanaj y del idioma hebreo son por lo menos, iguales a la de los eruditos no judíos. Tu fe, por más firme que sea, no es prueba irrefutable de que tus opiniones son las verdaderas.
L Todo el mundo sabe que la tierra es redonda y que Jesús es el Mesías.
D Creo que tu frase "todo el mundo sabe que la tierra es redonda y que Jesús es el Mesías" es algo exagerada, no en lo que se refiere a la redondez del globo terráqueo, sino a la creencia en Jesús como Mesías.
Si tomamos en cuenta que cientos de millones de musulmanes, cientos de millones de hindúes, cientos de millones de budistas, cientos de millones de seguidores de Confucio, mas los 13 millones de judíos, no creen en la divinidad de Jesús, podríamos decir que, desde el punto de vista matemático, la mayoría de la humanidad no comparte tus creencias.
Estoy seguro que un musulmán devoto, un judío devoto y un budista devoto, están tan convencidos como tú de que su verdad es la única y la verdadera.
Si la verdad religiosa se determinase por el voto democrático de toda la humanidad, tendríamos que dejar de ir a sinagogas e iglesias, para unirnos a la mayoría e ir a los templos hindúes.

Gedaliah, el Itzjak Rabin de la época bíblica
El gobernante del estado judío es asesinado por elementos extremistas que están en contra de su política hacia lo que ellos consideran enemigos del país. El asesinato provoca shock y trauma en la nación, que recuerda y conmemora al político asesinado.
El párrafo de arriba se aplica al Primer Ministro Itzjak Rabin, asesinado, el 4 de noviembre de 1995, por un extremista que desaprobaba su política de paz con los palestinos. Su memoria es conmemorada en Israel y en el extranjero con avenidas, plazas, hospitales, carreteras, puentes e instituciones que llevan su nombre.
El párrafo de arriba también se aplica a Gedaliah ben Ajikam, quien fue nombrado gobernador de Yehudá por los babilonios, después de conquistar el reino judío, en el año 586 A.E.C. Un extremista judío, que desaprobaba su política de paz con los babilonios, lo asesinó. Su memoria es conmemorada anualmente con el "ayuno de Gedaliah", el tercer día del mes hebreo de Tishri, el día siguiente después del segundo día de Rosh Hashaná.
Gedaliah era miembro de una prominente familia noble que había sido muy influyente durante los reinados del rey Josías y de sus sucesores. Tanto su padre, Ajikam, un alto oficial en la corte, como su abuelo Shafán, el escriba en la corte del rey Josías, desempeñaron papeles importantes en los eventos históricos de su época.
Debido a que su familia era conocida por su política de moderación y cooperación con Babilonia, Gedaliah fue nombrado gobernador de Yehudá por el rey Nabucodonosor, con sede en la ciudad de Mizpeh. Allí también se refugiaron el profeta Jeremías y otros sobrevivientes que no habían sido enviados al exilio.
Gedaliah aseguró a los comandantes del derrotado ejército de Yehudá que todo iría bien si se sometían y servían al rey de Babilonia. Esto causó que algunos de ellos lo considerasen un traidor y colaborador con el enemigo, y conspirasen para matarlo.
Un ex oficial del ejército, Johanán ben Kareaj, que apoyaba a Gedaliah, llegó a Mizpeh, e informó al gobernador que Baalis, el rey de los ammonitas, había ordenado a otro ex oficial, Ismael ben Netanyah, miembro de la derrocada familia real, que lo asesine. Johanán se ofreció a matar a Ismael, pero Gedaliah se negó a creer lo que escuchó y lo acusó de mentiroso.
Dos meses después, ocurrió lo que Johanán había advertido. Ismael ben Netanyah llegó a Mizpeh con diez hombres y fue recibido por Gedaliah quien lo invitó a cenar. Esa noche, durante la cena, Ismael asesinó a Gedaliah y a todos los judíos y babilonios que estaban con él.

Cómo juraban en la época de Génesis
Hoy, en los juzgados, se acostumbra jurar colocando la mano sobre la Biblia. En la época de los patriarcas eso no era posible ya que aún no existía la Biblia. El sistema era otro, como lo describe el libro de Génesis delicadamente, al usar la palabra "muslo" como eufemismo, en vez de "órgano genital" : "Y Abraham le dijo a su más antiguo sirviente, pon tu mano bajo mi muslo, y jura por Dios que no conseguirás una esposa cananita para mi hijo", (Génesis 24:2-3). Y el sirviente puso su mano bajo el muslo de Abraham su amo, y juró, (Génesis 24:9).
Abraham no era el único que hacía jurar así a la gente. También Jacob usaba el mismo procedimiento. Cuando se encontraba ya cercano a morir, llamó a su hijo José, y le pidió que ponga la mano bajo su muslo, y que le jure no enterrarlo en Egipto, (Génesis 47:29-31).
Rashi, el más eminente comentarista de la Biblia durante la Edad Media, da la siguiente explicación de esta costumbre: "Cuando uno jura lo hace poniendo en su mano un objeto con el cual se puede cumplir una mitzvá, como por ejemplo el rollo de la Torah o los tefilín (filacterias). Como la circuncisión fue la primera mitzvá que hizo Abraham, esto era lo que más apreciaba, y lo que consideraba lo más adecuado para jurar".
A mi, personalmente, aunque aprecio las tradiciones, me parece bien que esa forma de jurar haya caído en desuso, y que en un juzgado moderno el juez no necesite bajarse los pantalones para pedir al testigo que jure decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

ARTICULO RECOMENDADO (ver 1ra. PARTE)


GRANDES MENTIRAS :
Segunda Parte
Demoliendo los Mitos de la Guerra de Propaganda en contra de Israel
Por DAVID MEIR-LEVI

CONTEXTO HISTORICO
Sionismo Temprano
De la mitad del siglo 19 en adelante, pioneros sionistas se unieron a las comunidades locales judías en la reconstrucción de un hogar judío en lo que era entonces el Imperio Turco, usando para ello la compra de tierra a manos de la Corona Turca y de los propietarios árabes ( effendi ). No hubo invasión, ni conquista, y ningún robo de tierra árabe –y ciertamente no de una tierra de Palestina, pues los árabes que vivían en la región habían sido súbditos turcos por 400 años. Desarmados y sin poseer milicia alguna, los judíos compraron tanta tierra de los árabes que en 1892 un grupo de effendi envió una carta al Sultán turco, solicitando que convirtiera en ilegal para sus súbditos la venta de tierra a los judíos. Sus sucesores hicieron lo mismo, vía telegrama, en 1915. Evidentemente, la sola presencia de los judíos poseyendo tierra en el Medio Oriente –aunque adquirida legalmente – era ofensiva para algunos.
Es indiscutible que no hubo robo, pues nadie se quejó de ello. Ningún árabe fue sacado de su casa. De hecho, como lo demuestra un estudio demográfico publicado por la Universidad de Columbia
[5] , la población árabe del área creció tremendamente durante ese período, debido esto en parte al desarrollo económico que los judíos ayudaron a generar. Entre 1514 d.C. y 1850, la población árabe de esta región del Imperio Turco se mantuvo más o menos estática alrededor de los 340,000. Súbitamente comenzó a crecer alrededor de 1855 y, para 1947, la población árabe ascendió a alrededor de 1, 300,000 –casi cuadruplicándose en menos de 100 años. Las causas exactas de este aumento de población están más allá del enfoque de este ensayo, pero la casual correlación entre este fenómeno independientemente documentado y la empresa sionista está más allá de argumentos racionales.
Lejos de echar a cualquier árabe, robar su tierra o arruinar su economía, el trabajo de los pioneros judíos en el Siglo 19 y principios del Siglo 20 de hecho permitió a la población árabe cuadruplicarse, que la economía entrara a la era moderna, y que la sociedad se sacudiera los vestigios de servidumbre que caracterizaban la relación effendi-fellah (propietario/sirviente) de la era Otomana. Un árabe trabajando en una fábrica judía o en una comunidad granjera podía llegar a ganar en un mes lo que su padre ganaba en un año rasguñando un sustento como granjero de subsistencia y utilizando tecnología medieval. La tasa de mortalidad infantil decreció y la longevidad se incrementó conforme los judíos compartieron su moderna tecnología médica con sus vecinos árabes.
Mucha de la tierra que los sionistas adquirieron era desierto y pantano, inhabitado y tachado de inhabitable por los árabes. Las modernas técnicas agrarias instituidas por los judíos, así como la sangre y sudor de miles de sionistas idealistas, reclamaron la tierra y la convirtieron en bien raíz de primera calidad con florecientes granjas y comunidades de rápido crecimiento con tecnología moderna y una saludable economía de mercado. Como resultado, los inmigrantes árabes se derramaron sobre la región desde los Estados colindantes, con cientos de miles buscando una mejor vida y mayor oportunidad económica. Basado en lo anterior, es justo sugerir que una significativa pluralidad, si no es que una mayoría de árabes viviendo hoy en Israel, deben su mera existencia al esfuerzo sionista.
La validación de esta historia, la cual varía de la propaganda árabe estándar, proviene de una fuente sorprendente. El Sheik Yousuf al-Qaradhawi, terrorista internacional árabe y teniente de Osama Bin Laden, en un discurso televisado en mayo de 2005 [14] , azuzó a sus seguidores con las siguientes palabras: “Desafortunadamente, nosotros [los árabes] no nos distinguimos ni en industrias militares ni civiles. Importamos todo, desde agujas hasta misiles… ¿Cómo la pandilla sionista ha logrado ser superior a nosotros, a pesar de ser tan pocos? Se ha convertido en superior a través del conocimiento, a través de la tecnología, y a través de la fuerza. Se ha convertido en superior a nosotros a través del trabajo. Nosotros teníamos el desierto ante nuestros ojos pero no hicimos nada con él. Cuando ellos lo tomaron, lo convirtieron en un verde oasis . ¿Cómo puede progresar una nación que no trabaja?, ¿cómo puede crecer?” [15] (Énfasis adicionado)
Fue precisamente este éxito del esfuerzo sionista lo que excitó el miedo y la ira de los líderes árabes. El progreso, tecnología y economía sionista, así como la voluntad judía de compartir esta tecnología con sus vecinos árabes, amenazó el bastión medieval de los effendi sobre los fellahin (campesinos). Los métodos turcos de asegurar tranquilidad bajo el mando del Sultán eran más bien draconianos. Consecuentemente, como parte del Imperio Turco, los árabes en la región no deseaban arriesgarse al disturbio civil y, por ende, mantenían un estoico sufrimiento ante la presencia judía que algunos interpretaron como tolerancia. Sin embargo el mandato británico que siguió a la Primera Guerra Mundial no fue tan severo. Cuando la Gran Bretaña tomó control del Dominio Palestino Británico (hoy los Estados de Israel y Jordania), los líderes árabes descubrieron que tenían mucha más mano libre. Apilando odio religioso y aireando las flamas del resentimiento fellah con mentiras acerca del intento judío de destruir el Islam, representantes de los líderes familiares effendi , dirigidos por Hajj Amin el-Husseini, comenzaron una jihad islámica abarcando una serie de pogromos contra los judíos.
El Plan de Partición de Peel
De 1919 a 1936, la violencia árabe contra judíos se expandió en miras y creció en brutalidad. Los británicos casi no hicieron cosa alguna para cortar esto e inclusive, en algunas ocasiones, lo alimentaron. El Lord Earl Peel dirigió una comisión de averiguación en 1936 con el objetivo de encontrar una solución a la aparentemente inacabable violencia. Su sugerencia fue la partición. Dejen que los judíos tener su Estado con el 15% de las tierras que han adquirido y redimido. Dejen que los árabes tengan lo suyo con el remanente 85%. En otras palabras, la sola idea de partición se convirtió en un plan político porque los árabes no podían vivir en paz junto a los judíos.
En 1922 la Gran Bretaña cedió todo el Mandato Palestino al este del Río Jordán al Emir Abdullah. Esto se convirtió en el Reino Hachemita de Jordania, con una población mayoritariamente palestina, que por ley no permitía entrada a ningún judío. Cuando les ofrecieron su propio Estado en 1937, en casi el 85% del Mandato Palestino Británico, al oeste del Río Jordán, los líderes árabes escogieron la guerra y el terrorismo. Esta fue la “Gran Revuelta Árabe” de 1937-1939. Con la Segunda Guerra Mundial en ciernes, la Gran Bretaña no perdió tiempo en aplastar brutalmente el levantamiento.
Mientras tanto, los esfuerzos de los pioneros sionistas continuaron con la adquisición de más tierra a manos de la corona británica. Es importante hacer notar que de acuerdo al derecho internacional, lo que había sido legalmente tierra de la corona bajo el Imperio Turco era ahora legalmente tierra de la corona bajo el mandato británico. La disposición de esa tierra a través de compras legales estaba dentro de los derechos de los británicos. Asimismo, se encontraba dentro de los parámetros del derecho internacional. Cuando el occidente emergió victorioso de la Segunda Guerra Mundial, las organizaciones sionistas eran propietarias de cerca de 28% de lo que es hoy Israel, y la propiedad privada árabe o la corona británica conformaban el resto.
Con el fin de la guerra, el liderazgo árabe promovió la violencia y el terrorismo contra los asentamientos judíos y contra los británicos. La mayoría de los líderes judíos predicaban la contención y practicaban la exploración de soluciones políticas por la vía de la recientemente formada ONU. Una minoría practicaba el terrorismo contra los británicos y represalias violentas contra los árabes.
El Plan de Partición de la ONU
Cansados de la violencia y afrontando una crisis política a partir de problemas económicos derivados de la Segunda Guerra Mundial, los británicos abandonaron la mayoría de su imperio y decidieron poner la “Cuestión Palestina” en manos de la ONU. En 1947 varias misiones de exploración de la ONU llegaron a la conclusión de Lord Peel de una década atrás. El 29 de noviembre de 1947, la ONU declaró la existencia de dos Estados: Un Estado para los árabes con cerca del 45% de la tierra, y el Estado de Israel para los judíos con cerca del 55%. Pero más de la mitad de la porción judía (60%) era el desierto del Neguev, tierra de la corona en su mayoría deshabitada y considerada sin valor. El Plan de Partición de la ONU (Resolución No. 181 de la ONU ) creaba infranqueables fronteras entre los dos nacientes Estados, basado en la propiedad de la tierra y la densidad de población de los dos grupos.
Los Estados árabes eran miembros de la ONU. Su membresía presumiblemente implicaba una voluntad de cumplir con la mayoría de las decisiones del órgano mundial de reciente formación. Pero no lo hicieron.
En abierto desafío del plan de partición de la ONU , los árabes lanzaron una guerra de agresión la cual, por su propia retórica pública, pretendía ser una guerra de aniquilación. Su intención no era corregir cierta disputa de fronteras o reclamar algo perdido en alguna batalla anterior. Su intención era destruir el recién creado Estado de Israel, y despachar por cualquier medio necesario a sus 650,000 judíos.
Para su eterna mohína, los Estados árabes perdieron su guerra de agresión. Al perder, además, perdieron mucho del territorio que la ONU había designado para el Estado de Palestina. Sin embargo, inclusive este recordatorio de lo que habría sido Palestina (Cisjordania y la franja de Gaza) fue borrado –por sus dos Estados árabes vecinos. Egipto mantuvo la ocupación ilegal de la franja de Gaza y Jordania ilegalmente anexó Cisjordania. Ambas acciones eran un alto desafío del derecho internacional y de las resoluciones 181 y 194 de la ONU. No hubo protesta árabe o palestina sobre esto. ¿Por qué? La única conclusión que puede obtenerse es que en 1949 los palestinos no se consideraban a sí mismos “palestinos” sino árabes, y de hecho el término “palestino” era universalmente usado para referirse al Estado judío.
Para alimentar más la vergüenza de los árabes, Israel les ofreció en 1949 un tratado de paz formal a cambio del cual Israel restituiría mucha de la tierra conquistada en la guerra y permitiría la repatriación de una parte substancial de los refugiados árabes creada por la guerra (las pláticas del Armisticio de Rodas, febrero – julio, 1949). De haber tenido las naciones árabes la voluntad de aceptar el plan de partición de la ONU , o de haber tenido voluntad de aceptar la oferta de paz de Israel, no solamente habría existido un Estado de Palestina desde 1949 sino que jamás habría existido un problema de refugiados árabes.
Sin embargo, la respuesta árabe fue: No hay paz. Los refugiados podrían regresar a sus casas solamente cuando pudieran ondear la bandera de Palestina sobre los cadáveres de los judíos. Mejor se pudrirían los palestinos en escuálidos campos a que los árabes reconocieran un Estado no musulmán en su región. Como en 1937, los líderes árabes rechazaron la posibilidad de un Estado palestino a favor de continuar la agresión contra Israel. No fue la creación del Estado de Israel lo que causó a los refugiados y otros problemas subsecuentes; fue la guerra de aniquilación llevada por los Estados árabes lo que creó a los refugiados y rechazó la segunda oportunidad para la creación de un Estado palestino.
Terrorismo contra Israel previo a 1967
De 1949 a 1956 Egipto llevó una guerra de terror contra Israel, lanzando cerca de 9,000 ataques desde células terroristas asentadas en los campos de refugiados de la franja de Gaza. La “Campaña Sinaí” de 1956, en la cual Israel derrotó al ejército egipcio, terminó la guerra de terror de éstos, aunque los Estados Unidos forzaron a Israel a revolver el Sinaí a Egipto sin un tratado de paz. Pero el terror continuó en otros frentes.
En 1964 fue creada la Organización para la Liberación de Palestina, no para liberar a los palestinos del yugo de Jordania y Egipto sino para iniciar una campaña de terror de 40 años contra Israel, con la meta jurada de “empujar a los judíos al mar.” Patrocinado primero por Kuwait, luego por Arabia Saudita, Egipto, Irak, Irán y otros, los líderes de la OLP declararon una guerra sin fin contra Israel hasta que todos los “palestinos” fueran liberados, redimidos en “fuego y sangre”.
De 1949 a 1967 no hubo asentamientos judíos en Cisjordania o en Gaza. La “Palestina” que Arafat buscó “redimir” no era Cisjordania o Gaza, donde los palestinos estaban sujetos a autoridad jordana y egipcia, sino a todo el Estado de Israel dentro de sus fronteras de la “línea verde” de 1949. Es instructivo leer la versión original de 1964 del Pacto de la OLP en su artículo 24. “Esta organización ( la OLP ) no ejerce ninguna soberanía regional sobre Cisjordania en el Reino Hachemita de Jordania, en la franja de Gaza o en el área de Himmah.”
Dado que el Pacto original de la OLP explícitamente reconocía Judea, Samaria, la porción este de Jerusalén, y la franja de Gaza como pertenencia a otros Estados árabes, la única “patria” que buscaba “liberar” en 1964 era el Estado que pertenecía a los judíos. Tres años después en 1967, cinco Estados árabes –incluyendo Jordania- atacaron a Israel. Como resultado de su victoria en la guerra, ahora Israel ocupaba Cisjordania habiendo derrotado al agresor jordano, el cual ilegalmente había anexado Cisjordania 18 años atrás. La respuesta de la OLP a estos eventos fue revisar su Pacto, lo cual hizo el 17 de julio de 1968. Removió el lenguaje operativo del Artículo 24, aseverando por lo tanto por vez primera un reclamo “palestino” de soberanía sobre Cisjordania y la franja de Gaza. En otras palabras, el reclamo de los palestinos sólo es contra los judíos.
La ocupación jordana de Cisjordania y el control egipcio sobre la franja de Gaza fueron tipificados como brutal represión totalitaria. En palabras del mismo Arafat, en 1948 los egipcios empujaron a los palestinos en campos de refugiados, los mantuvieron detrás de alambre de púas, enviaron espías para asesinar a los líderes palestinos, y ejecutaron a aquellos que trataron de huir
[8] . No había protestas palestinas por esta opresión o en nombre de cualquier autodeterminación que sintieran que les había sido negada.
Tardío Nacionalismo Palestino
La razón por la cual no había agitación entre los palestinos por su propia identidad nacional previamente a 1967 está perfectamente claro. El concepto de Palestina como una nación y los palestinos como un pueblo aparte no existía entre los árabes de las provincias turcas, las cuales se convirtieron en el Mandato Palestino Británico después de la Primera Guerra Mundial. A pesar de las torcidas, forzadas, y controvertidas narraciones de los apologistas de la guerra palestina contra Israel, como las de Rashid Khalidi, Baruch Kimmerling, y otros, nunca existió un Estado llamado Palestino, ningún país habitado por “palestinos”, y antes de 1967 no hubo concepto alguno de una entidad separada política, cultural o lingüísticamente, representando un grupo definido que pudiera ser identificado con semejante apelativo.
De hecho, el caso es el contrario. Las respuestas árabes a las averiguaciones de la ONU en 1947 argumentaron que nunca hubo ni debería haber una Palestina. El área bajo discusión que reclamaban era históricamente parte del sur de Siria, y por siglos fue conocida como “ balad esh-sham ” (el país de Damasco). De hecho, en ese tiempo, el término “palestinos” era aplicado solamente a los judíos viviendo bajo en Mandato Palestino. Los árabes de la región eran conocidos como “árabes”.
En una entrevista de fecha 31 de marzo de 1977 con el periódico asentado en Ámsterdam Dagblad de Verdieping Trouw , el miembro del comité ejecutivo de la OLP Zahir Mushe'in dijo: “El pueblo palestino no existe. La creación de un Estado palestino es sólo una forma de continuar nuestra lucha contra el Estado de Israel para nuestra unidad árabe. En realidad, hoy en día no hay diferencia entre jordanos, palestinos, sirios y libaneses. Solamente por razones políticas o tácticas hablamos actualmente acerca de la existencia de un pueblo palestino, desde que los intereses nacionales árabes demandan que sostengamos la existencia de un “pueblo palestino” para oponernos al sionismo. Por razones tácticas, Jordania, el cual es un Estado soberano con fronteras definidas, no puede reclamar Haifa y Jaffa, mientras como palestino yo indudablemente puedo demandar Haifa, Jaffa, Beer-Sheva y Jerusalén. Sin embargo, el momento en el que reclamemos nuestro derecho sobre toda Palestina, no esperaremos ni un momento para unir Palestina y Jordania.”
Inclusive hoy, los libros de texto de 5º grado sirios muestran una “Gran Siria” como Siria, Líbano, Jordania e Israel. No hay nación alguna llamada Palestina. El concepto de “palestinos” como árabes viviendo milenariamente en la “Palestina histórica” es una ficción creada para los propósitos políticos y militares descritos por Zahir Muhse'in. La reciente locura de agitaciones palestinas por la autodeterminación nacional es simplemente un falso manto de respetabilidad, detrás del cual el genocidio terrorista árabe puede perpetrarse contra Israel con el apoyo de los bienhechores internacionales e “idealistas”. Después del Holocausto, los liberales occidentales no pueden ver amablemente el genocidio terrorista; pero pueden abrazar cándida y entusiastamente los profundos y sentimentales reclamos de un pueblo oprimido luchando por ser libre. Por ende, los propagandistas terroristas de Arafat necesitaron inventan las mentiras de una Identidad Nacional Palestina, así como de la ocupación y opresión israelí.
La Guerra de los Seis Días de 1967
Contrario a la actual propaganda árabe, pero congruente con todas las noticias contemporáneas a los eventos, Israel fue la víctima de la agresión genocida árabe de la guerra de 1967. El 15 de mayo de ese año, Egipto demandó que las fuerzas de paz de la ONU , asentadas en la Campaña Sinaí, evacuaran al instante. El Secretario General de la ONU , U-Thant, por razones nunca clarificadas, cumplió la demanda al instante. Entonces, Egipto cerró las Líneas de Tirana, bloqueando para embarque el puerto israelí de Eilat y moviendo dos batallones de tanques y una tropa de 150,000 a la frontera occidental de Israel. Un pacto militar con Siria y Jordania, así como una invasión ilegal del espacio aéreo de Israel para vuelos de vigilancia del reactor atómico israelí en Dimona, redondearon las amenazas. Estos fueron cinco casus belli : acciones definidas en derecho internacional como amenazas a la soberanía de un Estado que a su vez crea una causa legítima para respuesta militar defensiva. De haber respondido Israel con fuerza letal después de cualquiera de estos cinco sucesos, su acción militar habría sido completamente legal para el derecho internacional, como legítima respuesta defensiva a la existencia de amenazas por parte de un agresor.
Sin embargo, Israel no respondió inmediatamente; primero trató negociaciones políticas, pero sus quejas a la ONU no fueron respondidas. Sus recordatorios al Presidente Johnson sobre la garantía dada por EE.UU. en 1957 de que intervendría si las Líneas de Tirana fueran cerradas alguna vez, o si Egipto volviera a militarizar el Sinaí, cayeron en oídos sordos. El Presidente Johnson estaba demasiado envuelto en la guerra de Vietnam para considerar acción militar norteamericana en cualquier otro lado, a pesar de que el Presidente Eisenhower, cuando forzó al Primer Ministro Ben Gurión a retirarse del Sinaí después de la fenomenalmente exitosa Campaña Sinaí de 1956, había prometido la eterna vigilancia norteamericana para que Israel no volviera a sufrir una amenaza militar de Egipto.
Después de tres semanas de ver cómo crecían en tamaño y poderío las fuerzas egipcias – sirias – jordanas en sus fronteras, Israel trató una última acción diplomática. A través del comandante de la ONU de las fuerzas de paz en Jerusalén, el Coronel Od Bul (un noruego), el gobierno de Israel envió un mensaje escrito al Rey Hussein de Jordania: Si no invades Israel, Israel no invadirá Cisjordania. El Rey de Jordania ostensiblemente arrojó la nota de vuelta al Coronel Od Bul y se alejó.
El lunes 5 de junio de 1967, después de recibir inteligencia militar de que Egipto estaba a unas cuantas horas de lanzar una invasión a través de la franja de Gaza, Israel lanzó su ataque defensivo preventivo, un ataque aéreo que destruyó las fuerzas aéreas de Egipto, Jordania y Siria mientras aún estaban en tierra firme. Con el control de los cielos firmemente en manos de Israel, su armada e infantería pusieron a huir a las fuerzas egipcias, alcanzando el Canal de Suez en dos días.
A pesar de la advertencia de Israel, el Rey Hussein de Jordania comenzó un bombardeo de artillería de Jerusalén y otras ciudades israelíes a lo largo de la Línea Verde. Después de más de un día de bombardeo, con israelíes muertos, cientos de heridos y millones de dólares en daños, Israel envió un segundo mensaje al rey Hachemita: si detiene ahora mismo el bombardeo, lo consideraríamos su “salvo de honor” políticamente necesario y no tomaremos represalias. Este mensaje fue enviado a través de la Embajada de Rumania, desde su Embajador (Israelí) del Occidente de Jerusalén a su Embajador (Jordano) del Oriente de Jerusalén. El Rey Hussein ignoró la advertencia y lanzó una invasión de infantería sobre la Jerusalén judía. Fue sólo entonces que Israel respondió con su propia invasión de Cisjordania.
Después de casi una semana de constante bombardeo de artillería por parte de Siria sobre pueblos y villas israelíes en Galilea, Israel conquistó los Altos de Golán, destruyó la artillería de Siria, y echó atrás al ejército sirio dentro de 40 kilómetros de Damasco.
Israel no invadió Egipto más allá del Canal de Suez, a pesar de que sus fuerzas podrían haber avanzado casi sin oposición hasta Cairo. No cruzó el Río Jordán a pesar que la legión jordana estaba desmantelada, toda vez que algunas tropas habían arrojado sus botas y rifles para nadar más fácilmente hacia la orilla este. Y tampoco continuó su avance desde los Altos de Golán hasta Damasco, lo cual pudo fácilmente hacer ante un aterrorizado y diezmado ejército sirio. Israel detuvo su avance en los tres frentes después de haber alcanzado sus objetivos militares: la destrucción de los ejércitos que amenazaban su existencia, y el establecimiento de fronteras defensivas.
Derecho Internacional y Soberanía Israelí
Inclusive uno de los más críticos historiadores de Israel, el profesor Avi Schlaim, acepta que Israel fue la víctima de la agresión árabe en la Guerra de los Seis Días. Este es un punto crucial respecto al asunto de los asentamientos israelíes y la soberanía sobre Cisjordania y la franja de Gaza. El derecho internacional es muy claro. De haber sido Israel el agresor, su ocupación de Cisjordania y la franja de Gaza sería ilegal, así como lo sería toda futura expansión de la población israelí dentro de estos territorios.
Sin embargo, como víctima de la agresión, la posición legal de Israel es exactamente la opuesta. La disposición legal de territorios conquistados en una guerra defensiva puede ser determinada sólo por un tratado de paz entre los beligerantes. Si dicho tratado de paz es inexistente, la soberanía continuada y las actividades económicas de la víctima de la agresión sobre sus territorios ganados son completamente legales en tanto dicha actividad no perjudique a los habitantes nativos. De hecho, la soberanía de Israel sobre Cisjordania y la franja de Gaza fue benéfica, como todos lo vemos, hasta que la administración fue turnada a la Autoridad Palestina bajo los Acuerdos de Oslo.
Inmediatamente después de la guerra, Israel ofreció retornar territorio conquistado a cambio de una paz formal; las naciones árabes rechazaron esta oferta, tal como rechazaron ofertas similares en las guerras iniciadas por ellos mismos. Israel pudo legalmente anexar todos los nuevos territorios ganados, pero escogió no hacerlo porque esperaba que eventualmente las naciones agresoras recobraran la cordura y quisieran su tierra de vuelta, y entonces Israel entregaría dicha tierra a sus ocupantes previos a cambio de paz.
Israel hizo exactamente esto con Egipto, regresando todo el Sinaí con los Acuerdos de Campo David I en 1979. En estos acuerdos, el líder egipcio Anwar es-Sadar rehusó aceptar de vuelta la franja de Gaza, prefiriendo que los palestinos que vivían ahí permanecieran bajo soberanía israelí. Cuando Jordania aceptó un tratado de paz en 1994, el Rey Hussein explícitamente excluyó Cisjordania de consideración alguna, porque para entonces el 96% de los palestinos en el área estaban bajo el gobierno de la Autoridad Palestina , y Hussein concedió que él no poseía autoridad sobre el área o sobre su población árabe.
En suma, Israel es el único país conocido en toda la historia en existir por la vía de benéfico y legal desarrollo de tierra (opuesto al método casi universal de conquista). La victoria de Israel en la guerra de 1948 y en la guerra de 1967, en las cuales fue la víctima de una agresión genocida, y el rechazo de las naciones árabes a unirse a negociaciones de paz, dan a Israel el derecho de mantener su soberanía sobre sus territorios ganados, así como para desarrollar esos territorios en una manera que no sea perjudicial para el bienestar de los civiles nativos. De haber sido abiertos a la paz con Israel los líderes árabes, pudo haber existido un Estado palestino en 1937, y nuevamente en 1947, y nuevamente en 1949; y nunca habría existido el problema de los refugiados árabes. De haber sido abiertos a la paz con Israel los líderes árabes, nuevamente en 1967 y en el 2000, nunca habría existido una soberanía israelí continuada sobre los territorios en disputa de Cisjordania y Gaza.
Con este marco histórico, uno puede entender los asuntos que realmente están detrás de la controversia sobre asentamientos israelíes en Cisjordania y la franja de Gaza, así como la situación legal de los asentamientos.



LOS ASENTAMIENTOS
Hay cinco tipos de asentamientos: A. Asentamientos agrarios para propósitos militares, manejados en su mayoría por soldados; B. Asentamientos de judíos retornando a sitios ocupados por judíos previamente a 1948 (Hebron, Gush Etzion, el cuadrante judío de Jerusalén del Este); C. Suburbios en expansión de ciudades israelíes sobre o cerca de la “Línea Verde”; D. Asentamientos no relacionados con los anteriores; E. Asentamientos ilegales.
A. Asentamientos para Propósitos Militares
Los asentamientos agrarios manejados por soldados de la IDF fueron establecidos después de finalizar la guerra, ubicados a lo largo de lo que el IDF consideró corredores cruciales de defensa, especialmente a lo largo del río Jordán, cerca de la “Línea Verde”, en los Altos del Golán, y cerca de Gaza. Dado que Egipto, Siria y Jordania permanecieron como Estados beligerantes durante décadas después de la guerra, y debido a que la OLP estaba activa tratando de desarrollar bases para terrorismo en los territorios conquistados, y debido a que Israel había sido invadido a través de estos países, estos asentamientos fueron en primer lugar pensados para servir con propósitos de defensa militar estratégica.
El plan Alon, desarrollado por el General Yigal Alon poco después de la guerra, avizoró una serie de estos asentamientos agrario-militares (conocidos como “nahal” en hebreo) protegiendo áreas estratégicas a lo largo del río Jordán (es importante recordar que el reino Hachemita de Jordania estuvo en estado de guerra de iure con Israel hasta 1994) y a través de partes de Cisjordania, lugares donde la vigilancia y el potencial para rápido establecimiento militar se estimaba esencial por propósitos de seguridad.
En muchos casos donde los granjeros palestinos utilizaron el sistema israelí de cortes, con el fin de interponer quejas acerca de que el ejército estaba innecesariamente tomando tierra sin propósito militar, la Suprema Corte de Justicia Israelí decidió a favor de los demandantes. El sitio militar en Beth El (cerca de Ramallah) es el caso más conocido, y probablemente uno de los pocos casos en la historia mundial donde el sistema legal del país victorioso decide a favor del derrotado, contrario a las demandas de seguridad del ejército. La IDF fue forzada a mover su base cerca de diez kilómetros más al oeste, para acomodarse a las quejas de tierra de los palestinos locales.
B. Asentamientos de Judíos Retornando a sus Casas Pre-1948
El asentamiento de civiles israelíes en Cisjordania comenzó poco después de la guerra de 1967, con un pequeño grupo de judíos ortodoxos asentando unas pocas casas en la antigua sección judía de Hebrón, seguido de un más grande reasentamiento de judíos en el rápidamente reconstruido Cuadrante Judío de Jerusalén del Este. Los judíos habían vivido en Hebrón casi ininterrumpidamente desde los días de Josué, 3100 años atrás, y fueron expulsados solamente durante los horrendos pogromos árabes de 1929 en los cuales cientos fueron masacrados. La presencia judía en Jerusalén tiene una similar historia de milenios, terminando dicha presencia sólo con la guerra de 1948 y la masacre de caso la mitad de la población del Cuadrante judío.
Más tarde, los judíos se reasentaron en las aldeas del área de Kfar Etzion (también conocida como Gush Etzion) al suroeste de Bethlehem. Ya que esta área había sido extensamente poblada y desarrollada en los comienzos del siglo 20 por los pioneros sionistas, y las hordas de árabes irregulares habían masacrado a la mayoría de los judíos de estas aldeas durante la guerra de 1948, el retorno de israelíes a estos sitios crearon asentamientos adicionales Tipo B.
C. Asentamientos de Suburbios Expandidos de Ciudades Israelíes en o sobre la “Línea Verde” Áreas desocupadas alrededor de Jerusalén y al este de Kfar Saba y Netania (cerca de Tel Aviv) y al noreste de Petah Tiqvah fueron usados como sitios para grandes proyectos de construcción, los cuales creaban vivienda de bajo costo para la creciente población de las áreas de Jerusalén y Tel Aviv. En la mayoría de los casos, la tierra utilizada para estos proyectos era “Tierra de la Corona ” jordana, tierra sobre la cual no podía individuo alguno reclamar propiedad privada. Ante la ausencia de la voluntad jordana de entrar en negociaciones de paz después de la guerra, la expropiación que de estas tierras desocupadas hizo Israel fue legal dentro de su soberanía, y fue legal pues fue creada vía acciones defensivas contra una nación agresora.
En casos donde árabes de Cisjordania legalmente poseían tierra que Israel quería para estos proyectos de expansión, Israel compraba la tierra a precios justos de mercado. La venta de tierra a Israel fue muy activa a lo largo de décadas tras la guerra de los Seis Días; tanto que cuando la Autoridad Palestina fue establecida en 1994, Arafat declaró que la venta de tierra a los judíos era una ofensa capital: y como resultado de esto, familias palestinas que se habían beneficiado de estas ventas fueron súbitamente puestos en peligro mortal, e inclusive algunos de ellos forzados a huir de Cisjordania.
El rápido crecimiento de la población judía de Jerusalén después de la guerra, presentó al gobierno israelí tanto con un problema como con una solución de considerable valía política. Áreas de denso asentamiento judío fueron desarrolladas con el fin de acomodar este crecimiento, y estos asentamientos fueron usados para rodear a Jerusalén, para que así el fenómeno 1948-1967 de un “Corredor Jerusalén” (donde Jerusalén fue rodeada en tres y media partes por pueblos y aldeas árabes hostiles con acceso a otras áreas israelíes restringido a un solo estrecho camino) no fuera recreado en el contexto de un futuro acuerdo de paz con los árabes. Las áreas circundantes (French Hill, Ammunition Hill, Gilo, Ma'aleh Adummin, Har Hamah, entre otros) fueron transformados en suburbios de altura que expandían el perímetro de la ciudad y acomodaban a la población burguesa. De éstos, solamente Gilo fue creado en propiedad privada. Una familia cristiana en Beit Jalla vendió el lugar a la municipalidad de Jerusalén en 1974.
D. Asentamientos No Relacionados con los 3 Tipos Anteriores
A lo largo del tiempo, la presión religiosa y de política de extrema derecha apoyó la creación de asentamientos en otros lados en Cisjordania y Gaza. Bajo los primeros ministros Begin y Rabin estos asentamientos proliferaron. Frecuentemente eran fundados cerca de viejos sitios sagrados judíos, como es el caso de la Tumba de José cerca de Nablus (Shechem bíblico).
Voceros árabes reclaman que estos asentamientos, algunos de los cuales fueron construidos dentro de Cisjordania y Gaza, robaban tierra de granjeros árabes. Israel reclama que la mayoría de la tierra utilizada para estos desarrollos estaba desocupada y no apropiada, por lo tanto calificando como “Tierra de la Corona ” en la cual Israel tenía pleno derecho a construir y desarrollar. En cuanto propiedad privada era necesaria para la expansión de asentamientos, Israel clamaba haberla comprado de sus propietarios legítimos a precios justos de mercado.
Hubo considerable debate en el gobierno y sociedad israelíes respecto a si permitir estos asentamientos tipo D era productivo en el contexto del objetivo a largo plazo de Israel de alcanzar la paz. Ultimadamente, el gobierno sentía que crear “uvdot bashetah” (hechos en el campo – asentamientos que estaban ahí, literalmente en concreto, con edificios, poblaciones, actividades agrarias e industriales, conectados con infraestructura eficiente a las áreas israelíes pre-1967) serían útiles como fichas de negociación en futuras pláticas.
E. Asentamientos Ilegales [16]
Los asentamientos ilegales (o ruines ) fueron iniciados por asentadores renegados, comúnmente contrarios a la IDF y/o a las instrucciones del gobierno, en propiedad privada palestina en ocasiones. Los reclamos palestinos sobre dichas tomas ilegales de tierra han sido adjudicados en el sistema de cortes israelí con decisiones no poco frecuentes a favor de los palestinos. Estos asentamientos, ya sea en tierra ilegalmente tomada o no, son considerados ilegales por muchos en Israel. Algunos han sido desmantelados por la fuerza. Este es un asunto que en Israel involucra muchas emociones, con mayoría de judíos ortodoxos reclamando que todos los judíos puedan asentarse en cualquier lugar de la Tierra Prometida (especialmente en cualquier región donde Abraham vivió; p.e., Cisjordania desde Shechem/Nablus a Hebrón). El sentimiento contrario a los asentamientos entre los israelíes (especialmente los no religiosos) es difundido en mayor medida por estos asentamientos ilegales; y es casi exclusivo de este tipo de asentamiento en Cisjordania que el primer ministro Sharon ha considerado desmantelar, aun antes de las negociaciones de paz con la Autoridad Palestina.
La Legalidad de los Asentamientos
Los voceros anti-asentamientos (árabes, israelíes y otros) han repetidamente llamado a los asentamientos como ilegales, de conformidad con la Cuarta Convención de Ginebra y el derecho internacional. Sin embargo, inclusive un análisis superficial de los elementos relevantes del derecho internacional demuestra que esta interpretación de la Convención de Ginebra es un típico ejemplo del “doble discurso” orweliano. Son precisamente el derecho internacional, la Convención de Ginebra, y las resoluciones relevantes de la ONU las que definen estos asentamientos como legales.
De conformidad con la Cuarta Convención de Ginebra, la prohibición de exiliar poblaciones conquistadas y asentar población del territorio del conquistador en territorio conquistado corresponde a territorio conquistado en una guerra ofensiva. Estas secciones de la Convención fueron escritas para disuadir futuras acciones como las de los nazis en Europa del Este durante la Segunda Guerra Mundial. Dado que Israel adquirió soberanía sobre territorios en una guerra defensiva, es altamente cuestionable si estas prohibiciones aplican. El hecho de que el oponente beligerante (Jordania) permaneciera en guerra (hasta 1994) significó que la población conquistada era potencialmente hostil. Además, Israel nunca exilió ningún árabe de ningún territorio (excepto en 1992 cuando deportó a 400 terroristas al sur de Líbano en un intento de detener actividades terroristas).
Al contrario, debido a la política israelí de “puentes abiertos” a lo largo del Jordán (a pesar de que Jordania estaba aún en estado de guerra declarada con Israel), los árabes inmigraron a Israel en vasto número, y la población árabe de Cisjordania se triplicó de cerca de 650,000 en 1967 a más de 2,000,000 en 1994, con un crecimiento de asentamientos árabes (algunos estimados sugieren que durante este tiempo 260 nuevas aldeas o expansiones de sitios existentes árabes ocurrieron).
Es obvio, por lo tanto, que la actividad de asentamientos israelíes no solamente no infringió el bienestar de la población nativa, sino más bien creó un benéfico ambiente económico en el cual cientos de miles de árabes se pudieran integrar.
En lo que se refiere a territorio conquistado en una acción defensiva, la Carta de la Liga de las Naciones (la misma que le dio a Gran Bretaña el derecho a establecer un Mandato de Gobierno sobre Palestina y la cual declaró que el Mandato Palestino Británico sería la patria del pueblo judío) indica que la disposición de dicho territorio será parte de un tratado de paz entre las partes en guerra. Ante la ausencia de dicho tratado, la disposición de estos territorios permanece en disputa. Tales territorios serán referidos como “territorios disputados”, no “territorios ocupados”. Su ocupación continua por la parte defensiva es legal. Dado que las guerras de 1948 y 1967 fueron defensivas, la ocupación de territorios por parte de Israel más allá de los límites de la partición de 1947 y los límites del armisticio de 1949 es completamente legal. La Carta de la ONU acepta, y sin autoridad para modificaciones, la Carta de la Liga de las Naciones. Así que la Carta de la Liga de las Naciones es aún derecho internacional, y ofrece un balance congruente y racional de la Cuarta Convención de Ginebra (por ejemplo, la Carta describe los derechos de una nación ocupando territorio en una acción defensiva, y la Convención describe las limitaciones a la nación ocupando territorio en una acción ofensiva). Ambas son válidas bajo el derecho internacional.
Asimismo, es legal para la parte defensiva mantener ocupación ante la ausencia de un tratado de paz, con el fin de tomar medidas para mantener la seguridad. Por lo tanto, los asentamientos de Nahal (por razones militares) son legales de acuerdo al derecho internacional.
El derecho internacional es también claro respecto a que las poblaciones que han sido desposeídas de sus hogares ancestrales por una acción ofensiva, tienen el derecho de reasentarse cuando una exitosa acción defensiva recapture la tierra de la cual fueron echados. Por lo tanto, el retorno de judíos a Hebron, Gush Etzion, y el Cuadrante Judío es también legal dentro del derecho internacional.
La resolución 242 de la ONU (22 de noviembre de 1967) deja en claro que el propósito de la resolución es crear una paz justa y duradera, con garantías para la inviolabilidad territorial, fronteras mutuamente reconocidas, e independencia política para cada Estado en el área. De acuerdo a Eugene Rostow, uno de los redactores de la 242, el sentido simple de la resolución es que la administración israelí de Cisjordania y de Gaza es completamente legal hasta que una paz justa y duradera sea alcanzada. Dicha administración, en ausencia de un tratado de paz, y ante la continua hostilidad de las naciones árabes y los grupos terroristas, puede incluir el desarrollo de segmentos desocupados para vivienda de una población en crecimiento. Dicha actividad no es lo mismo que transportar población al territorio para reasentamiento. Así que el tercer tipo de asentamiento (C) es también legal.
El tipo D de asentamientos es más complejo. Nada en la Convención de Ginebra prohíbe desarrollo voluntario de los territorios en disputa. Lo que está prohibido es la deportación forzada y el desalojo organizado de población originaria por un asentamiento forzado de la población conquistadora. Así que, al punto que los asentamientos tipo D son una función de israelíes voluntarios asentándose en áreas de Cisjordania y la franja de Gaza sin secuestrar tierra palestina ni la remoción de población palestina, estos asentamientos tipo D son legales. Además, desde que Cisjordania y Gaza nunca fueron legalmente parte de ninguna nación soberana (eran parte del Mandato Palestino Británico hasta el 29 de noviembre de 1947, eran pretendidos por la ONU para ser parte del Estado de Palestina, y eran manejados y ocupados ilegalmente por Jordania y Egipto en la guerra de 1948, en claro desafío del plan de partición de la ONU y sus resoluciones 181 y 194, así como del derecho internacional), la ocupación de Israel de estos territorios después de la guerra de 1967 no viola los reclamos legítimos de ninguna nación.
Sin embargo, dado que algo de propiedad privada palestina fue tomada por el gobierno, y podría ser argumentado que, ya sea por complicidad o por diseño, el gobierno israelí patrocina estos asentamientos (por ende haciéndolo más un plan de gobierno que un asentamiento voluntario), parece justo decir que los asentamientos tipo D, aunque legales conforme a la Cuarta Convención de Ginebra y a las resoluciones relevantes de la ONU , podrían ser un área moralmente gris.
Por último, los asentamientos tipo E son palpablemente ilegales. Los funcionarios del gobierno israelí se han referido a ellos como asentamientos “ruines”, las fuerzas de la IDF han desmantelado algunos, y el Primer Ministro Sharon ha señalado algunos más para seguir la misma suerte.
El Impacto de los Asentamientos en la Población Árabe
El impacto de los asentamientos israelíes (excluyendo los tipo E) ha sido casi exactamente lo contrario a los que dice la propaganda árabe.
Es importante notar que desde 1967 a 1992, la población y la economía de Cisjordania crecieron substancialmente. El nivel de vida de los palestinos, así como el ingreso per cápita promedio, se incrementaron casi exponencialmente. Esto se debió en parte al “Plan Marshall” israelí, el cual expandió la infraestructura, modernizó los caminos y las provisiones de agua, electricidad, y drenaje, e hizo disponible cuidado médico del Siglo 20. El progreso económico fue también en parte debido a la integración de la fuerza de trabajo palestina en la economía israelí, mediante el empleo de cientos de miles de palestinos en una gran variedad de negocios y esfuerzos agrícolas israelíes.
El crecimiento del turismo a través de Cisjordania fue un empuje mayor a la economía del área. La población de Cisjordania y la franja de Gaza se triplicó de 1967 a 1994, con una población árabe de 950,000 en 1967 a más de 3,000,000 para 1994. Siete universidades, algunas patrocinadas por donantes judíos y el gobierno israelí, se volvieron realidad donde antes sólo existían tres instituciones de entrenamiento de maestros.
Más que desplazar a los palestinos, la soberanía israelí sobre Cisjordania estimuló substancialmente el crecimiento y la mejora. Ha sido notado que cuando un asentamiento israelí de cualquier de los primeros 4 tipos es erigido, las áreas aledañas que habían estado inhabitadas se volvieron atractivas para tiendas palestinas que venden bienes agrícolas y herramientas industriales para los israelíes. Más tarde, casas palestinas secundaban a las tiendas.
Además, durante las décadas después de 1967 no hubo retenes o cierres o candados (excepto en raras ocasiones cuando la milicia israelí o las agencias centrales de inteligencia se percataban de la presencia terrorista en una aldea o pueblo específico). Los árabes de Cisjordania y la franja de Gaza compraban en Tel Aviv, y los judíos compraban al este de Jerusalén y Ramallah.
Es solamente a partir de 1994 (cuando el 96% de los palestinos viviendo en Israel pasaron al control autónomo e independiente de la Autoridad Nacional Palestina) que las economías de Cisjordania y la franja de Gaza se han minusvalorado y las vidas de los palestinos se han descompuesto por la dirigencia terrorista y despótica de la Autoridad. El PIB de Cisjordania en 2003 fue cerca de una décima de lo que era en 1992. Solamente por la guerra de terror de Arafat, es que Israel fue forzado a implementar las ahora famosas y grandemente exageradas medidas difíciles para detener los ataques terroristas y proteger las vidas de civiles.
Es también importante notar que los llamados “caminos apartheid” no existían previamente al ascenso de Arafat al poder en 1994, ni son realmente “apartheid”. Durante las décadas de 1967 en adelante, los árabes y los israelíes usaban los mismos caminos, muchos de los cuales eran calles principales a través de pueblos y villas de Cisjordania, trayendo millones de dólares de turistas a los empobrecidos mercaderes árabes de pequeños pueblos. Solamente después de que Arafat comenzó su guerra de terror, los israelíes manejando a través de pueblos árabes se encontraron a sí mismos en peligro mortal, e Israel construyó los caminos “Sólo para Israelíes” (no “Sólo para Judíos”). Más que medidas punitivas contra los ofensores árabes que asesinaron o lastimaron a los conductores israelíes (judíos, cristianos y musulmanes), el gobierno optó mejor por crear este sistema de paso para que los israelíes pudieran llegar a sus destinos en Cisjordania y la franja de Gaza sin exponerse a ataques terroristas.
En suma, hasta que Arafat comenzó su guerra de terror, el crecimiento de la población israelí en Cisjordania y Gaza, y la expansión de aldeas y pueblos israelíes en esos territorios, fue altamente benéfico econonómicamente en las poblaciones de éstos, además de que no significó pérdida considerable de propiedad privada árabe, y fue acompañado de un mucho mayor crecimiento de la población y asentamientos árabes en Cisjordania y Gaza.
El Papel de los Asentamientos en el Proceso de Paz
El papel de los asentamientos en el contexto del conflicto actual, así como en el asunto contencioso de aplicar el “Mapa de Ruta” a futuras negociaciones de paz, es quizá el más complejo y difícil asunto con el cual lidiar. Esto es precisamente porque la propaganda árabe ha sido efectiva en establecer como axiomático que los asentamientos son:
a) Ilegales
b) Un síntoma del intento israelí de conquistar tierra palestina y son, por ende, un obstáculo para la paz
c) Un bastión de la ocupación permanente israelí de Cisjordania y la franja de Gaza y que, por ende, hacen imposible el compromiso territorial
d) Señal de la inherente falta de voluntad israelí a negociar una paz justa
Por lo tanto, será más útil analizar estas argumentaciones árabes, y ver qué tanto corresponden a la realidad histórica.
¿Son ilegales los asentamientos? Hemos visto ya que no lo son.
¿Son los asentamientos un obstáculo para la paz? De 1949 a 1967 no hubo asentamientos en Cisjordania y la franja de Gaza. Ni había paz. La beligerancia árabe no tenía relación alguna con los asentamientos de Cisjordania y Gaza. Los asentamientos a los cuales los árabes se opusieron en ese tiempo eran Tel Aviv, Haifa, Hadera, Afula, etc.
En junio de 1967, inmediatamente después de la Guerra de los Seis Días, y antes de que hubiera asentamientos israelíes en Cisjordania y la franja de Gaza, Israel propuso su dramática iniciativa de paz a la ONU y en pláticas sub rosa con Jordania. Esta iniciativa fue rechazada por todos los Estados árabes y la OLP en la Conferencia de Khartoum en el período agosto-septiembre de 1967. El obstáculo para la paz fue la mera existencia de Israel, no asentamientos en Cisjordania.
En 1979, como parte del acuerdo con Egipto, los asentamientos israelíes en el Sinaí fueron evacuados. En el contexto de un tratado de paz, los asentamientos son negociables y, por ende, desmantelados.
En 1979, como parte del acuerdo con Egipto, Israel congeló la expansión de asentamientos por tres meses, para así animar la entrada de Jordania en el proceso de paz egipcio-israelí. El congelamiento de asentamientos no estimuló la interacción pacífica. Arafat (para entonces ocupado en crear un Estado terrorista en el sur de Líbano) fue invitado para unirse a Egipto en las pláticas de paz, y el congelamiento de asentamientos fue pensado para animar su participación. Él se rehusó. La existencia de asentamientos en el Sinaí no interfería con los acuerdos de paz Israel-Egipto; y el congelamiento de actividades de asentamientos no animó a Jordania o a la OLP a entrar en acuerdos de paz.
En 1994, Jordania firmó un acuerdo de paz con Israel, mientras los asentamientos en Cisjordania y en la franja de Gaza seguían creciendo en tamaño y número. La existencia y expansión de los asentamientos de ninguna manera lesionó el proceso de paz con Jordania.
¿Los asentamientos hacen imposible el compromiso territorial? Los acuerdos discutidos en Madrid, Wye, Oslo y Taba incluyen todos el reconocimiento de que los asentamientos (unos cuantos, algunos, muchos, probablemente no todos) serán desmantelados en el contexto de un acuerdo de paz. Estos acuerdos fueron discutidos mientras los asentamientos se estaban expandiendo. Entonces los asentamientos no impiden las negociaciones.
Actualmente, cerca de 250,000 judíos viven en un total de 144 comunidades esparcidas a lo largo de Cisjordania y la franja de Gaza. 80% de ellos podrían ser traídos dentro de las fronteras del Israel pre-1967 con sólo un arreglo menor de los límites de la “línea verde”.
Parte de la oferta de Barak a Arafat en el 2000 fue el intercambio de tierra de tal forma que los palestinos fueran compensados por el pequeño número de asentamientos que no serían desmantelados por la cesión de tierra israelí dentro de los límites pre- 1967 a la Autoridad Nacional Palestina. Esta oferta fue adicional al aproximado 95% de toda la tierra en disputa en Cisjordania y el 100% del territorio en Gaza que estaría bajo el control de la Autoridad Palestina. Arafat rechazó esta oferta, para la sorpresa y mohína del presidente Clinton.
¿La violación de acuerdos internacionales por parte de Israel, al construir los asentamientos, muestran su nula voluntad a negociar una paz justa? De acuerdo a la Convención de Ginebra y a la Resolución 242, hemos visto que los asentamientos no constituyen violaciones al derecho internacional. Por lo tanto, este argumento es una falacia.
Los acuerdos de Campo David ordenaban una moratoria de 3 meses en los asentamientos. El Primer Ministro Menahem Begin cumplió este acuerdo.
Los acuerdos de Oslo no dicen nada acerca de asentamientos. Estaba tácita e informalmente acordado que una moratoria en asentamientos sería una de las 16 medidas “constructoras de confianza” que Israel y la ANP tomarían. La provisión acerca de no cambiar el “estatus” de los territorios se refería al acuerdo de que ningún lado unilateralmente anexaría áreas (o las declararía como Estado independiente). Ante la presencia de notables, abiertas y provocativas violaciones de cada uno de los Acuerdos de Oslo por la Autoridad Nacional Palestina, casi inmediatamente después de su firma, el gobierno del Primer Ministro Netanyahu se sintió libre de toda obligación de mantener el acuerdo tácito informal. Dado que la Autoridad Nacional Palestina no estaba construyendo confianza al no cesar los ataques terroristas (de hecho estaba detrás de ellos), ¿por qué habría Israel de comprometer su seguridad y posición para negociaciones futuras?
Mientras Israel ha construido un total de 144 asentamientos en Cisjordania y Gaza, más de 260 nuevos asentamientos palestinos han sido construidos. Estos sirven como testimonio de la floreciente economía de Cisjordania y al crecimiento de la población palestina bajo el control israelí (1967-1994), contrario a los alegatos árabes de que Israel ha perpetrado genocidio y lesionado la economía de Cisjordania. ¿Bajo qué lógica podría alguien sugerir que estos asentamientos palestinos son menos amenaza a las negociaciones o a un cambio de estatus de los territorios que lo que podrían serlo los israelíes?
Resumiendo: Todos los asentamientos, excepto los tipo E (o “ruines”), son legales. Su crecimiento y expansión ha contribuido sustancialmente al mejoramiento económico de Cisjordania y la franja de Gaza. Cuando no había asentamientos allí, no se alcanzó compromiso territorial o acuerdos de paz algunos. Los compromisos y acuerdos que se pudieron alcanzar con posterioridad fueron alcanzados a pesar de la existencia de asentamientos en Cisjordania y Gaza. Los asentamientos israelíes no violan acuerdo internacional alguno; por lo tanto, es irracional sugerir que asentamientos israelíes en Cisjordania y la franja de Gaza obstaculizan la paz. Por el contrario, es la falta de voluntad de la Autoridad Nacional Palestina de controlar a los grupos terroristas árabes, de parar la incitación y negociar honestamente, lo que hace imposible el compromiso.
¿Qué Tal el Retiro Unilateral?
Parte de la intención en crear “uvdot bashetakh” (hechos en el campo) era crear “fichas de negociación” para futuras pláticas. Son uno de los asuntos que Israel negociará. Eso es lo que claramente Netanyahu y Barak tenían en mente cuando animaron la expansión de asentamientos después de la violación de Arafat de los Acuerdos de Oslo. No hay justificación racional para detener unilateralmente el crecimiento de la población, mientras la otra parte mantiene un estado de guerra a pesar del acuerdo para cesar la violencia.
La seguridad necesita el Plan Alon y que existan asentamientos militarmente garantizados; especialmente a la luz del surgimiento de actividades terroristas patrocinadas abiertamente por Hamas y por lo menos otros 9 grupos terroristas operando en Israel. Adicionalmente, estas necesidades existen a la luz de muchas facciones terroristas y Estados árabes que se rehúsan a considerar cualquier paz con Israel, que continúan perpetrando odio a lo judío en los medios y en la educación, y que continúan promulgando los objetivos de Hamas y otros grupos de terror para la total destrucción de Israel. Los asentamientos y la presencia de la IDF en los núcleos de mayor población árabe en Cisjordania reducen sustancialmente la habilidad de los grupos terroristas de exitosamente lanzar sus ataques. El retiro unilateral refuerza la habilidad de los grupos terroristas para sostener una guerra de terror.
Cualquier desmantelamiento unilateral de asentamientos será fácilmente interpretado por la Autoridad Nacional Palestina y por el liderazgo terrorista como una victoria para el terrorismo. Esto, de hecho, es exactamente lo que ha sucedido tras la decisión del Primer Ministro Sharon de unilateralmente desmantelar asentamientos judíos en la franja de Gaza y en la parte norte de Cisjordania. Los voceros terroristas se regocijan en el aparente éxito de su actividad terrorista, la cual, dicen, es la verdadera motivación de la decisión de Sharon; y mientras voceros palestinos sugieren que el retiro unilateral de la franja de Gaza es otra decepción israelí. De acuerdo a su lógica, en cambio de real una real concesión a la demanda palestina de autodeterminación, el retiro unilateral está de hecho encaminado a distraer al mundo y al liderazgo palestino de tal forma que Sharon pueda reforzar su sujeción sobre Cisjordania y continuar expandiendo los asentamientos judíos allí.
Después de Oslo, Netanyahu abandonó cualquier idea sobre un congelamiento de los asentamientos porque la Autoridad Nacional Palestina dejó en claro su intento de no honrar Oslo y perseguir una política de terror implacable. Algunos creen que parte de su propósito en crear más asentamientos era para enviarle a Arafat una clara señal: ‘Si tú sigues con tu comportamiento anti-Oslo, el área que puede terminar siendo el Estado palestino se irá haciendo más y más pequeña'. Suena lógico, especialmente desde que una respuesta militar habría sido justificada pero habría causado ira mundial. No funcionó, aunque un número de intelectuales palestinos y líderes políticos (más notablemente Elyas Freij, alcalde de Bethlehem, citado en el Washington Post , 1991) abogaron públicamente por la negociación, pues el crecimiento de los asentamientos israelíes en Cisjordania dejó en claro que “el tiempo está del lado de Israel ahora”.
No funcionó, probablemente porque Arafat nunca intentó negociar realmente. Él siempre intentó perpetrar su largamente soñada solución final de la destrucción total de Israel. En su discurso de 90 minutos por teléfono móvil a una estación libanesa de radio de la OLP , el 4 de abril de 2002 (desde su cuarto en los cuarteles de Ramallah los cuales Israel había rodeado y parcialmente destruido en la Operación Escudo Protector), Arafat delineó su estrategia. Con la ayuda de otros Estados árabes, con el éxito de la propaganda árabe de gradualmente debilitar la legitimidad de Israel a los ojos del mundo, de tal modo que las fuerzas de la ONU pudieran ser instaladas para asistir a los palestinos y maniatar a los israelíes en una batalla futura, y con los EE.UU. como único amigo de Israel pero en mal clima, teniendo dificultades morales y políticas para proveer asistencia a lo que se definiría como una nación “granuja” o “pícara”, los ejércitos del terror y sus aliados podrían usar Cisjordania como una plataforma de lanzamiento de la gran Jihad final contra Israel. El intento de Arafat, como fue expresado en ese discurso, ha sido corroborado por la destrucción israelí de grandes redes de contrabando de armas manejando cientos de toneladas de armamento ilegal y municiones desde 2001, más recientemente las 50 toneladas de armas en el barco Katrine A, y los túneles de contrabando desde Sinaí hasta la franja de Gaza. Si se permite continuar a esta acumulación de terror, comprometerá en última instancia el bienestar de todo el mundo libre, tal y como lo conocemos.
No hay justificación racional para un compromiso unilateral cuando la otra parte mantiene un estado de guerra. El retiro unilateral refuerza la habilidad de los terroristas de sostener una guerra de terror. A la luz del implacable compromiso de los grupos terroristas y de las frecuentes declaraciones públicas de Mahmoud Abbas elogiando a los grupos terroristas, definiendo a sus bajas como mártires, y haciendo votos para nunca usar la fuerza contra ellos, es irracional sugerir que futuras concesiones israelíes generarán una voluntad palestina de reciprocidad. De hecho, ha sucedido lo opuesto. El fracaso de Campo David II se debió en gran parte a la estrategia de Arafat de embolsarse las concesiones de Barak, sin hacer concesiones sustanciales en retorno, y luego demandando más de Barak (ver Dennis Ross, The Missing Peace , 2005).
En agosto de 2005, Israel unilateralmente se retiró de la franja de Gaza y removió todos los asentamientos israelíes del área, junto con todos los 8,500 pobladores judíos; adicionalmente, desmanteló asentamientos al norte de Cisjordania. Israel ha hecho una concesión sin precedentes históricos en un intento de relanzar el proceso de paz y demostrar a los palestinos que está abierto a intercambiar tierra por paz. Aun así no hubo movimiento de parte de ningún líder palestino en reciprocidad; al contrario, hubo líderes terroristas en la radio, la TV y los periódicos declarando que el retiro era una gran victoria para el terrorismo árabe, y que debía haber una escalada de ataques terroristas para que Israel pudiera ser eliminado y toda Palestina “liberada”. En otras palabras, el problema no son los asentamientos. Éstos fueron desmantelados. El problema es la existencia de judíos en la tierra entre el Río Jordán y el mar, y el compromiso del liderazgo terrorista árabe a la destrucción de Israel y el genocidio de su gente.
CONCLUSIÓN
El más famoso episodio reciente del rechazo a la creación de un Estado palestino contiguo que sea viable, y a la solución del problema de los refugiados, fue en el año 2000 cuando el presidente de la Autoridad Palestina , Arafat, rechazó la más generosa oferta del presidente Clinton e inició una cruel intifada contra Israel. En ese tiempo, el Primer Ministro israelí Barak, esperando terminar el prolongado conflicto con los árabes, aceptó la oferta a pesar del hecho de que hubiera forzado a Israel a hacer dolorosas concesiones.
La mayoría de los asentamientos israelíes en Cisjordania y la franja de Gaza son legales y no violan el derecho internacional o resoluciones relevantes de la ONU. La mayoría no implica el robo de ninguna tierra palestina. El movimiento de asentamientos ha provisto enormes beneficios a los árabes de esas áreas y ha triplicado a la población árabe y disparado la economía de Cisjordania –hasta el inicio del gobierno de Arafat. Los asentamientos no crean bloques para que tropiece la paz u obstáculos a las negociaciones de paz. Pueden ser, y han sido, desmantelados en el contexto de negociaciones con una contraparte honesta. Las concesiones sobre asentamientos deben ser hechas solamente en el contexto de negociaciones, las cuales pueden iniciar solamente después de que los líderes palestinos detengan la violencia, finalicen la guerra de terror, y den por terminado el discurso de odio, el sermón de odio, y la enseñanza del odio que ha permeado a la sociedad palestina desde 1994.
Ahora que, dolorosa y unilateralmente, Israel ha abandonado todos los asentamientos de la franja de Gaza y la parte norte de Cisjordania, será más fácil para los palestinos demostrar si tienen intención de caminar rumbo a la paz. Sus acciones hasta ahora no son muy promisorias.
No hay asunto relacionado con los asentamientos en Cisjordania que no pueda ser honorablemente resuelto, para la mutua satisfacción en la mesa de negociaciones, entre partes honestas y pacíficas negociando de buena fe. La pregunta de los asentamientos restantes es materia de negociaciones finales.
Es un hecho que de ningún Estado soberano se esperaría otra cosa.

Nota de porisrael. En julio del 2009 se calculan, aproximadamente 400.000 judíos en Cisjordania.

Reenvia:
www.porisrael.org