CAMBIAN LAS PALABRAS, LAS INTENCIONES SIGUEN


Hezbolá y el Hamás, respaldados por Irán, continúan rearmándose

Luego de dos terribles conflictos con grupos terroristas respaldados por Irán en las fronteras norte y sur de Israel, la comunidad internacional aún no ha podido cumplir sus promesas (escritas y orales): detener el rearme del Hezbolá y el Hamás, y evitar que este último siga atacando a Israel.
Entre 2001 y 2008, los terroristas palestinos respaldados por Irán en Gaza lanzaron más de 10.000 cohetes, misiles y morteros contra civiles israelíes en el sur de Israel. En un esfuerzo por proteger a su población, el 27 de Diciembre de 2008 Israel inició la Operación Plomo Fundido (una operación defensiva destinada a poner punto final a los ataques contra los civiles israelíes que viven en las cercanías de Gaza).
Tras la operación de tres semanas en Gaza, líderes internacionales de Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Alemania expresaron su intención de acabar con el contrabando de enormes cantidades de armas hacia Gaza. A pesar de las buenas intenciones, el Hamás continúa rearmándose gracias a la ayuda de Irán y adquiriendo armas cada vez más sofisticadas.
La misma promesa de intervención internacional fue formulada luego del conflicto entre el Hezbolá e Israel en 2006, cuando el grupo respaldado por Irán y basado en el Líbano realizó un ataque injustificado en territorio israelí, disparó contra una patrulla israelí y lanzó miles de misiles hacia poblaciones del norte de ese país.
En ese entonces, los líderes mundiales pronunciaron numerosos discursos en los que prometían luchar contra el rearme del Hezbolá, e incluso aprobaron una resolución de la ONU en la que se estipula que ningún arma no autorizada sería suministrada al Líbano. A pesar de esto, el Hezbolá ha logrado rearmarse, y su actual arsenal de armas supera el que poseía antes de la guerra.
Compromisos internacionales para evitar el rearme del Hezbolá tras la guerra contra Israel
El 12 de Julio de 2006, el Hezbolá realizó un ataque injustificado en territorio israelí, secuestrando a dos soldados israelíes y asesinando a otros ocho. El ataque forma parte de las numerosas tentativas del Hezbolá de capturar a soldados israelíes entre 2000 y 2006 y condujo al lanzamiento de una operación defensiva por parte de Israel (también conocida como Segunda Guerra del Líbano) con el fin de destruir la capacidad terrorista del Hezbolá.
Desde el final del conflicto, el grupo terrorista ha logrado adquirir más de 40.000 cohetes, incluyendo misiles iraníes Zelzal-2 capaces de transportar una cabeza nuclear de 1.300 lb. (600 kg) a 124 millas (200 km), colocando así a todas las principales ciudades israelíes dentro de su zona de alcance. El Hezbolá ha también adquirido vehículos aéreos no tripulados, avanzados misiles guiados anti tanque rusos y misiles anti aéreos.
Durante y después de la guerra, los líderes internacionales pronunciaron numerosos discursos en los que prometían evitar el rearme del Hezbolá, y el 11 de Agosto de 2006 el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 1701, en la que se estipula que ningún arma no autorizada será suministrada al Líbano. A pesar de esto, el Hezbolá ha logrado rearmarse, y su actual arsenal de armas supera el que poseía antes de la guerra.
• La Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU insta explícitamente al “desarme de todos los grupos armados del Líbano” y exhorta a que no se realice “ninguna venta ni suministro de armas y material conexo al Líbano, salvo con la autorización de su Gobierno.”
• El 29 de Julio de 2006, el Presidente Bush afirmó en un discurso radial que “es necesario desarmar a las milicias en el Líbano, detener el flujo de armas ilegales, y hacer que los servicios de seguridad libaneses estén presentes en todo el país.”
• El 11 de Agosto de 2006 (el mismo día en el que se aprobó la RCSNU 1701), la Secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice afirmó que “También será necesario asegurarse de que ningún arma entre al país [Líbano] en forma ilegal, ya que uno de los problemas es el suministro ilegal de armas destinadas no a las fuerzas armadas del Líbano sino a grupos armados no autorizados... El objetivo de esta fuerza [internacional de mantenimiento de la paz] siempre ha sido promover la seguridad en el sur, supervisar las fronteras y asegurarse de que el embargo de armas está siendo respetado.”
• El 25 de Agosto de 2006, el Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Philippe Douste-Blazy afirmó que “nuestro objetivo es claro: desarmar al Hezbolá.”
• El Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Moratinos, declaró el 10 de Septiembre de 2006, “Nos hemos comprometido con la prevención de la transferencia de armas ilegales.”
• El Ministro de Asuntos Exteriores de Italia, Massimo D' Alema, hizo una declaración en la que advertía a Siria que la comunidad internacional “no permanecería de brazos cruzados” si este país continuaba permitiendo el paso de armas hacia el Líbano.
La Incesante Campaña Terrorista del Hamás contra Israel
En la actualidad, existen no menos de 1.500 túneles bajo la frontera entre Egipto y Gaza. Los terroristas los utilizan para el contrabando de toneladas de explosivos y otros materiales para la construcción de cohetes, de decenas de misiles Grad con un alcance de 25 millas (40km), de cientos de proyectiles y de docenas de armas anti tanque.
El Hamás también realizó un lanzamiento de prueba de un cohete capaz de alcanzar una distancia de 37 millas (60km), colocando así a Tel Aviv dentro de la zona de alcance de los misiles de dicho grupo. Irán participa y apoya ampliamente las iniciativas de contrabando de armas del Hamás.
Aproximadamente 300 cohetes y morteros fueron lanzados por terroristas palestinos durante los 12 meses que sucedieron la operación defensiva israelí.
Compromisos internacionales para la prevención del rearme del Hamás y del contrabando de armas en Gaza
Tras la operación defensiva israelí en Gaza, los líderes mundiales pronunciaron dramáticos discursos (y la ONU adoptó una importante resolución) en los que prometieron poner punto final al contrabando en los túneles y mantener “una cesación del fuego y una calma duraderas.” Hasta ahora, las palabras y promesas enunciadas han sido en vano.
• El 8 de Enero de 2009, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 1860, en la que se exhorta a los miembros de la ONU “a que intensifiquen los esfuerzos encaminados a establecer disposiciones y garantías en Gaza con el fin de mantener una cesación del fuego y una calma duraderas, incluso para prevenir el tráfico ilícito de armas y municiones.”
• El Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó el 21 de Enero de 2009 que el Presidente Obama “resaltó su determinación de contribuir con la consolidación del cese al fuego mediante el establecimiento de un sistema efectivo de lucha contra el contrabando con el fin de impedir el rearme del Hamás.”
• El Primer Ministro británico Gordon Brown afirmó en una entrevista realizada el 4 de Enero de 2009: “Pienso que un punto clave de la solución es que las potencias internacionales pueden garantizar la eliminación de los túneles, y para ello se necesitará la intervención de Egipto (…) en cuanto a la prevención del suministro de armas y la supervisión internacional de las fronteras, se necesitará que la Liga Árabe adopte una posición única.”
• El Presidente francés Nicolas Sarkozy declaró el 8 de Enero de 2009: “Debemos garantizar a Israel que ningún arma cruzará esa frontera.”
• El 18 de Enero de 2009, seis líderes europeos se reunieron en la cumbre de Sharm el-Sheikh organizada por el Presidente egipcio Hosni Mubarak. En el marco de dicha cumbre, la Canciller alemana Angela Merkel declaró “Debemos garantizar la erradicación del contrabando de armas, por tierra o mar, y para ello haremos nuestro mejor esfuerzo.”


Fuente: Israel Project