DECLARACIONES Y DESMENTIDAS AL UNISONO


Abás no acepta el diálogo indirecto con el gobierno israelí

La Autoridad Palestina desmintió que el presidente palestino, Mahmud Abás, haya aceptado iniciar un diálogo indirecto de paz con Israel con la intermediación de EEUU, como publicaron medios israelíes.
En declaraciones a los medios de comunicación, Azam el Ahmed, del partido Al Fatah que lidera Abás, calificó el contenido de la información de "completamente falso".
Según la fuente, Abás cedió a la presión internacional y accedió a iniciar conversaciones indirectas de paz con Israel ante la falta de perspectivas de un diálogo directo.
Citando a "altos dirigentes palestinos" sin desvelar sus nombres, las conversaciones, una propuesta de la Casa Blanca para desbloquear el actual impasse negociador, tendrían como intermediario al enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell (foto).
La propuesta, realizada por Mitchell en su última visita a la región a finales del mes pasado, consiste en que él traslade mensajes de uno a otro equipo negociador situados en habitaciones separadas.
En un discurso en el Foro Herzliya, el primer ministro, Biniamín Netanyahu, aseguró tener una "base" para "esperar de forma realista" la reanudación "en las próximas semanas" del proceso de paz con la AP.
Ese mismo día, un asesor de Abás, Nabil abu Rudeina, desmintió el anuncio de Netanyahu y reiteró que la AP sólo regresará a la mesa de negociaciones cuando Israel detenga por completo la ampliación de los asentamientos en Judea y Samaria y la construcción en Jerusalén Este, como lo obliga la Hoja de Ruta, el plan de paz del Cuarteto de Madrid (formado por los EEUU, la UE, la ONU y Rusia).
Conforme a las versiones israelíes, el diálogo comenzaría con la determinación de la agenda negociadora para preparar la discusión de los temas más espinosos.
Las conversaciones tendrían lugar en Washington o en Jerusalén y estarían lideradas del lado palestino por Saeb Erekat, jefe negociador de la Organización para la Liberación de Palestina y destacado asesor del presidente Abás.
El jefe del equipo israelí sería probablemente Itzhak Moljo, un asesor personal de Netanyahu enviado con frecuencia a EEUU.
La fórmula de Mitchell supondría la primera vez desde los Acuerdos de Oslo (1993) en que palestinos e israelíes no mantendrían un diálogo directo, aunque pondría fin a más de un año de parálisis del proceso de paz, desde el operativo israelí contra Hamás en Gaza, de hace más de un año.

EFE