LOS TALIBANES Y LA FINANCIACION DE SUS ACTIVIDADES




Un problema menos en Afganistán. La producción de opio seguirá bajando en 2010 en este país, el principal productor del mundo, sobre todo por culpa del mal tiempo, según ha indicado la Agencia de las Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (ONUDC).
“Hay buenas posibilidades de que Afganistán produzca menos opio este año”, ha declarado su director, el italiano Antonio María Costa, citado en un comunicado. Las tierras cultivadas no deberían disminuir (unas 123.000 hectáreas), pero el mal tiempo registrado durante el periodo de crecimiento de los plantíos de opio, utilizados para producir heroína, debería impedir que los granjeros afganos alcancen un rendimiento de 56 kg por hectárea como en 2009.
La producción, que cayó de 8.200 a 6.900 toneladas entre 2007 y 2009, según la ONUDC, debería seguir disminuyendo.
Más precio, más campesinos lo cultivarán
La agencia de la ONU, basada en Viena, advierte de que la subida de los precios del opio podría incitar a algunos campesinos a volver a plantar. La situación de la seguridad es otro elemento fundamental. En este país sacudido por la rebelión de los talibán, la propensión a cultivar opio depende de la seguridad: “Casi un 80% de los pueblos poco seguros plantan opio, y en las zonas sin violencia el porcentaje es sólo del 7% de pueblos”, recuerda la ONUDC.
“El mensaje es claro: para seguir cerrando la fuente de la droga más mortífera, seguridad, desarrollo y gobierno en Afganistán deben mejorar”, ha subrayado Antonio Mario Costa. “Las autoridades afganas deben retomar su estrategia de control de estupefacientes”, añadió.
Apoyándose sobre todo en instituciones locales, sobre todo tribales, el cultivo del opio podría ser erradicado en un futuro cercano en 25 de las 34 provincias afganas, contra 20 en 2009, estimó el director de la ONUDC.