RESPUESTA A LA AMENAZA SIRIA



Sólo ensayo generalizado, por ahora. Los diferentes cruces verbales y escaladas bélicas que hoy se registran en las distintas áreas conflictivas de Medio Oriente (movimiento de fuerzas militares, "advertencias", rumores de ataque, etc) se circunscriben dentro de un marco general de "guerra psicológica" orientada a "testear al enemigo", a producir efectos disuasivos, o evaluar su capacidad de reacción antes de la batalla militar....Siga leyendo, haciendo click en el título...Dentro de una síntesis estratégica, la perspectiva del conflicto del eje Irán-Siria-Líbano -Gaza (con Irak como telón de fondo) con el eje EEUU-Israel-Gran Bretaña-Alemania-Francia (con Rusia y China como potencias "árbitros" en la ONU), combina tres escenarios fluctuantes y simultáneos:A) El frente de "guerra diplomática" (negociaciones postergatorias del enfrentamiento), B) el "frente de "guerra psicológica" (Advertencia y disuasión), y C) el frente de "guerra militar" (desenlace de la batalla final)En este contexto, con Irán, Siria, EEUU e Israel como protagonistas centrales, la "guerra militar" en Medio Oriente (impulsada por intereses estratégicos y de supervivencia) sólo llegará con el agotamiento inevitable del ámbito de "negociación" en la ONU. No falta mucho.Este jueves, el ministro de Relaciones Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, advirtió que si Siria provoca a Israel y desata una guerra, el régimen del presidente sirio, Bashar Al-Assad, caerá."El ministro de Exteriores sirio amenazó claramente a Israel. Nuestro mensaje a Siria es que, si hay guerra, no sólo la perderá, sino que el régimen de Al Assad colapsará", advirtió Lieberman.En un mensaje directo a Assad, Lieberman advirtió: "Tus palabras son una amenaza directa a Israel. Si hay una guerra, no sólo perderán sino que perderás tu régimen. No podrás volver a gobernar, ni tú ni tu familia"."Es lo único que él entiende. Debe captar el mensaje que si provoca a Israel y nos ataca, su régimen caerá", reafirmó el canciller judío en la mañana del jueves en la Universidad Bar Ilán.Y en otro tramo de sus declaraciones agregó: "Nuestro ministro de Defensa hizo hace unos días, un llamamiento emotivo para hacer la paz y hoy escuchamos la respuesta de Siria. Han cruzado una línea y no podemos pasar por alto estas palabras".Las declaraciones del jefe de la diplomacia israelí se produjeron después de que el titular de Exteriores sirio, Walid al-Mualem, dijese en Damasco junto con su homólogo español, Miguel Angel Moratinos, que existe la posibilidad de un conflicto porque Israel "es una entidad basada en la violencia y la expansión que siembra un clima de guerra en la región".Lieberman afirmó que "quien crea que las concesiones territoriales de Israel separarán a Siria del Eje del Mal está equivocado" y añadió "se debe hacer entender a Siria que debe renunciar a su exigencia de los Altos del Golán."Según indicó un alto funcionario del Ministerio de Exteriores israelí, las declaraciones sirias se deben a "un malentendido" por parte de Damasco sobre un comentario previo del ministro de Defensa, Ehud Barak, que manifestó que era vital volver a las negociaciones de paz con Siria porque, de otro modo, se podía llegar a la guerra.El lunes, el titular de Defensa de Israel advirtió que podría estallar una nueva guerra en Oriente Medio ante el estancamiento del proceso de paz con Siria."En ausencia de un acuerdo con Siria, podríamos entrar en una situación de enfrentamiento beligerante con ese país, lo que podría desencadenar una guerra regional", afirmó Barak ante mandos superiores del Ejército, según la prensa israelí que destacó la noticia con títulos catástrofe.Respecto al regreso a las negociaciones indirectas con Siria con mediación de Turquía, un funcionario israelí citado por EFE estimó que "es imposible mientras Recep Tayip Erdogán siga siendo el primer ministro. Habrá que esperar a que haya otro Gobierno o buscar otro mediador en el que ambas partes tengan confianza."La fuente también consideró que "es sorprendente" que el ministro sirio "se ponga de hecho del lado de Hezbolá comprometiéndose a intervenir e implicarse si pasa algo en el sur de Líbano, algo que los sirios no hicieron en el 2006, cuando tuvieron la oportunidad".En su encuentro este miércoles en Damasco con el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el ministro de Exteriores de Siria señaló que "Israel no es seria en sus intenciones para llegar a la paz y todo indica que lleva a toda la región a una guerra".Al igual que Lieberman, el jefe de la diplomacia siria fue más rotundo: "Si esta guerra estalla y esta posibilidad existe, debido a que Israel es una entidad basada en la violencia y la expansión, será global, empiece en el sur del Líbano o en Siria. Israel siembra la semilla para la próxima guerra"."Dejen de actuar como ladrones, malvados y vándalos. Israelíes, la nueva guerra llegará ahora hasta sus ciudades", concluyó el diplomático en otro mensaje que refleja el aumento de tensión verbal entre ambos países.En el terreno operativo, el juego de la "guerra psicológica" le sirve a EEUU y a Israel, así como a Irán y Siria, para un "testeo de la guerra" con evaluación de los puntos débiles y los puntos fuertes del enemigo.Tanto el eje EEUU-Israel como el eje Irán-Siria, combinan alternativamente las "amenazas y advertencias" con los llamados a la "mesa de negociación" para evitar un enfrentamiento militar antes de la hora señalada.En este escenario, y mientras los ministros de Defensa y Exteriores amenazan, el primer ministro, Benjamin Netanhyau llama a otra ronda de "negociaciones" con Siria.Estos chisporroteos compulsivos (y hasta esquizofrénicos) entre las "amenazas de guerra" y los llamados a la "negociación de la paz" confunden permanentemente a la prensa del sistema y a sus analistas, ignorantes en su mayoría de las estrategias y técnicas básicas de la guerra militar como resolución final de los conflictos económicos y políticos.Así la prensa internacional (y sus repetidoras locales a lo largo y a lo ancho del planeta) combina indistintamente las amenazas de Ahmadineyad de "borrar a Israel del mapa", con sus ridículas afirmaciones de que Irán solo quiere la energía nuclear para "fines pacíficos".O con las de la Casa Blanca de Obama, que combina las amenazas de un "ataque militar devastador" como respuesta al desafío iraní (Bush lo llevó, incluso, al terreno nuclear) con apelaciones permanentes a su vocación de solucionar el conflicto por medio de la "opción diplomática".O con las de Israel, que combina alternativamente sus ataques y bombardeos diarios a Gaza, las amenazas constantes de sus funcionarios y militares y sus incursiones sistemáticas en el espacio aéreo de Libano y Siria, con llamados permanentes a negociaciones de "paz" en Medio Oriente.Lo que a simple vista parece una actitud esquizofrénica (reflejada a diario por los titulares de la prensa internacional) , no lo es desde el punto de vista de la guerra permanente en todos los frentes que se desarrolla sin cesar desde ambas trincheras en el tablero.Por ahora, estamos en el juego de la "guerra psicológica". Solo por ahora.