SE ACERCA LA HORA DE LA DECISION


Necesario, posible y legítimo
por Miguel Martín


Cada día que transcurre Irán emerge no solo como una potencial amenaza sino como una realidad muy peligrosa para la humanidad entera. No es de recibo consentir que caiga en manos de gente tan peligrosa como son los delincuentes que la dirigen, la secuestrada sociedad iraní, rehén de sus fuerzas internas tan poderosas como la Guardia Revolucionaria en manos de un iluminado Rafsanjani y la dirección de la política de la nación en manos de un malhechor como Ahmadineyad. No tienen derecho alguno de poseer ningún artefacto nuclear en su poder, sabedores como somos los demás de lo que serían capaces.
Hay un estado de necesidad que hace meses venimos denunciando, se hace preciso atajar la situación antes que el mal adquiera proporciones imposibles de poner remedio. No vale esconderse bajo la perplejidad o la paciencia. Existen los medios y las posibilidades suficientes para terminar con esta situación visto que los europeos no están por la tarea de fijar un límite, metidos de lleno en sus negocios con el régimen de los ayatollas. Y por si fuera poco hay la suficiente legitimidad para tomar las medidas que sean precisas antes que sea demasiado tarde. La necesidad es de todos, europeos, americanos, israelíes en primer lugar y estados árabes limítrofes con Irán. Las posibilidades son de muchos, pero algunos han decidido no hacer nada al respecto. Al día de hoy los únicos dispuestos a ello son los norteamericanos y los israelíes. Tienen los medios y la proximidad geográfica para ello. La legitimidad está fuera de toda duda, pocos la discuten, aunque en España los más cretinos del lugar como no podría ser de otra forma, Izquierda Unida los primeros y la progresía paleta de apoyo a la causa palestina los segundos, siempre sacan tajada y provecho de miasmas ajenas como cuerpos entregados al espíritu de la carroña que son. Entonces ¿A qué esperar? EEUU e Israel serán los únicos esforzados en sacar adelante esta tarea que para los demás es necesaria y urgente porque se trata del bien de toda la humanidad. Es necesario, posible y legítimo, queda la urgencia y eso hace días que lo es. No esperemos a que la Alianza de las Civilizaciones lo haga porque esta bazofia no sirve ni para limpiarse el trasero. Las alianzas tendrán que venir cuando reciban el zarpazo, no antes. Es URGENTE, con mayúsculas. Las otras tres condiciones hace días que cumplieron su papel y han sido superadas por los acontecimientos. Hoy ya solo queda la intervención y cuanto antes. No es por el bien de uno o dos estados, es por el de todos, nuestros hijos y nietos, nuestro futuro y el suyo también, el de los propios iraníes que un día lo sabrán reconocer y agradecer. Saquemos pues a la sociedad iraní de su propia ruina al precio que sea necesario antes que todos caigamos en su mismo agujero. Y les apoyaremos con toda nuestra alma y corazón porque nos la estamos jugando y de qué manera.