AGITACION MUSULMANA EN JERUSALEM


La tierra está ardiendo bajo los pies de Hamas
CIDIPAL


"Día de Furia", "Tercera Intifada" o "Intifada Al Quds" y, en otras palabras, los intentos de agitación - por parte de los palestinos- en el transcurso de la semana de fuego en Jerusalén y los territorios, fracasaron. Si bien el martes salieron a las calles de Jerusalén Oriental cientos de jóvenes palestinos residentes en la ciudad, muchos alumnos de las escuelas, arrojaron piedras, quemaron gomas, tiraron bombas caseras, dieron vueltas, manifestaron y desataron las protestas. Pero, al anochecer, retornaron a sus hogares y el "Día de Furia" terminó. Al día siguiente, llegaron algunas decenas de palestinos a diversos cruces de Jerusalén y de Cisjordania, e intentaron reavivar los incidentes. Pero, fue en vano. En Hamas y en la fracción norte del Movimiento Islámico, intentaron dar algo de capital político sobre las espaldas de los residentes de Cisjordania y Jerusalén Oriental encendiendo los ánimos. Pensaron que no se requería demasiado para sacar, a la calle, a los frustrados habitantes de Jerusalén Oriental. A pesar de los llamados de Hamas y las fracciones rebeldes en la organización de Fatah para el "Día de Furia" y de la abierta invitación del Jefe del brazo político de la organización, Khaled Mashal a los árabes de Israel y a los residentes del este de la capital, a "Tomar medidas verdaderas destinadas a defender a Al Aksa", la semana transcurrió con relativa calma. Y, no es la primera vez. Ya hace tiempo que, Hamas, intenta agitar una Tercera Intifada en Cisjordania y, vez tras vez, observan a las fuerzas de seguridad de Abu Mazen y Salam Fayyad, sofocando la protesta y devolviendo la tranquilidad a las ciudades. No ayudaron las palabras del Primer Ministro de Hamas, Ismail Haniye que pidió, a la Autoridad de Fatah (hace tiempo que Hamas dejó de llamarla Autoridad Palestina) , dejar de perseguir a los combatientes de Hamas en Cisjordania y permitirles defender sus lugares sagrados. El argumento del vocero de la organización, Sami abu Zohari, que la decisión de los sistemas de la Autoridad en Cisjordania de impedir a los palestinos una confrontación con Israel, no es "nacional y da cuenta que, esos sistemas, ayudan a defender la seguridad de Israel". Tampoco las advertencias de otro dirigente, Khaled Abu Arfa, según la cual "Los residentes de Jerusalén Oriental requieren a sus líderes en lugar de esos estafadores". "Pienso que el gobierno israelí suministró armas a todos los extremistas para encender el terreno ya que, los palestinos, son muy sensibles en todo lo relativo a la Mezquita Al Aqsa y los sitios religiosos", afirma un dirigente palestino, alegrándose que, Hamas, haya fracasado. "No hay duda que, Hamas, y otras organizaciones intentaron aprovechar la situación y encender la zona pero, la Autoridad, hizo todos los esfuerzos para calmar los ánimos. No aceptaremos ser incentivados hacia un enfrentamiento o una guerra o retornar a los años pasados". "La Autoridad no responderá a las exigencias de Hamas y otras organizaciones terroristas de dejar a la gente provocar la anarquía y la confusión en los territorios de la Autoridad porque, al final de cuentas, eso daña el interés palestino", aclara el dirigente. Estima que, los incidentes, se calmaron temporalmente pero refiere que la responsabilidad es de Israel: "Si las partes quieren silencio pleno, Israel debe evitar las provocaciones. Todo depende de la conducta del gobierno de Israel". La situación de Hamas es, en estos días, difícil. No solo que el "Día de Furia" fracasó, sino también la esperanza de liberar a cientos de prisioneros en el marco del trato por Shalit con Israel, se alejan cada vez más. Se encuentra bajo muchas presiones desde todos los ángulos para firmar un acuerdo de conciliación con Fatah que cristalizó Egipto y, sus mediciones en las encuestas, descienden. Días antes del estallido del "Día de Furia", en Jerusalén se difundió una encuesta que arrojó un dato sorprendente, según el cual, 43% de los residentes de Gaza están convencidos que era posible evitar, hace un año, una guerra en la Franja de Gaza. También aparece que, el 41% de los residentes de Gaza, están convencidos que Hamas "no es serio en sus intenciones de conciliar con Fatah". 57% de los habitantes de Gaza piensan que el gobierno de Ismail Haniye "viola los derechos humanos" y casi la mitad de los encuestados en Gaza determinaron que el gobierno de Haniye funciona "pésimo" y no responde a las necesidades de la gente. Existen evidencias que, la confianza entre Hamas y el público de Gaza, se perdió a través de los datos sobre resultados posibles en las elecciones para la conducción de la Autoridad. En una medición hipotética entre Abu Mazen y Khaled Mashal, gana el primero por 62% frente a 28% de Mashal. El dirigente de Fatah, Marwan Barghouti, preso en Israel, obtiene un mejor resultado con el 68% frente a 32% de Mashal. Incluso el diputado independiente Mustafa Barghouti, que no es miembro ni de Fatah ni de Hamas, adelanta al Primer Ministro de Hamas, Ismail Haniye (54% frente a 46%). El dolor del jefe de la organización se refuerza en presencia de las persecuciones a sus combatientes en Cisjordania y por las presiones internacionales, exigiendo que firme un acuerdo de conciliación con el movimiento de Abu Mazen. Entonces, ¿Qué es más sencillo que el encendido del terreno para postergar el acuerdo de conciliación con la organización de Abu Mazen? ¿Qué más fácil que el encendido del terreno para postergar algo de tiempo y hacer una buena cobertura de los medios? Alcanza con preguntar a los líderes de Israel a través del tiempo. La actividad militar siempre fue una buena solución para ellos.