CONTINUAN ATAQUES RELIGIOSOS



Desde hace tiempo venimos informando incesantemente de los numerosísimos ataques que vienen sufriendo los cristianos a manos de musulmanes en Egipto. El último ataque se producía tras generarse un rumor que afirmaba que los cristianos querían construir una iglesia, cuestión ésta que desencadenó una reacción violenta de casi tres mil musulmanes, que incitados por el imán local asaltaron una comunidad copta en Egipto mientras estaba reunida en oración.
En el edificio adyacente a la iglesia local, informa AsiaNews, estaban presentes cuatro sacerdotes, un diácono y 400 parroquianos. Entre los heridos hay también mujeres y niños.
El ataque se produjo en la provincia noroccidental de Mersa Matrouh.
Los asaltantes – un conjunto de beduínos y salafíes fanáticos – comenzaron a lanzar piedras contra las obras de construcción de la que pensaban que era una nueva iglesia. Los cristianos dicen que en realidad se está construyendo un albergue y confiesan estar “aterrorizados” por el ataque sufrido.
Las fuerzas de seguridad presentes lanzaron gas lacrimógeno y arrestaron a una veintena de personas entre musulmanes y cristianos.
El imán local, Shaikh Khamees encendió los ánimos durante la oración del viernes, subrayando el deber de combatir a los “enemigos” del Islam y declarando: “No toleramos la presencia cristiana en nuestras zonas”.
“Los coptos están asustados, sobre todo las mujeres y los niños que se encontraban dentro del edificio y que asistieron al asalto”, afirmó el reverendo Matta Zakarya, que refirió lo sucedido en un encuentro entre los líderes de la Iglesia local, las fuerzas de seguridad estatales y algunos representantes musulmanes.
En Egipto la comunidad cristiana copta representa el 10% sobre una población de casi 80 millones de habitantes y es víctima de discriminaciones y ataques, como el que tuvo lugar en Nag Hamadi con ocasión de la Navidad ortodoxa y que costó la vida a seis cristianos y a un policía musulmán