CONVERSACIONES EN WASHINGTON


“Obama no pretendía ofender a Netanyahu”
Por Shlomo Tzesna y Lior Yaakovi (Israel Hayom) en Guysen Intenational News


Los consejeros del Presidente norteamericano trataron, durante la jornada de ayer, de calmar las críticas despertadas en Israel tras la dura reunión entre el presidente Barak Obama y el Primer Ministro Binyamín Netanyahu de la semana pasada, aclarando: No teníamos intención de ofender a Netanyahu. Unas horas más tarde, a pesar de esto, parecía que la crisis distaba aún de solucionarse, cuando se conoció que Estados Unidos sopesaba no imponer su veto en la ONU en el tema de Jerusalén.
“Obama no le dio la espalda a Netanyahu en la reunión de la semana pasada”, dijo el consejero principal del Presidente David Axelrod, en una entrevista para la cadena CNN, la entrevista entre los dos fue amigable: “Fue una reunión de trabajado entre amigos. No teníamos ninguna intención de ofender a Netanyahu”. Obama y Netanyahu se entrevistaron la semana pasada en la Casa Blanca en una entrevista cerrada para la prensa. Obama prefirió no invitar a Netanyahu a cenar, y se negó a facilitar una foto en conjunto de su reunión. En Israel se interpretó esas acciones como un intento de perjudicar al Primer Ministro. Debido a esa sensación, el jefe de oficina de la Casa Blanca Ram Emmanuel, se unió al intento de calmar las aguas. En una entrevista que ofreció el fin de semana a la cadena CNN, se refirió a la entrevista entre los líderes, y dijo que ellos hablaron sobre “cuestiones puntuales en donde hay diferencias de opiniones entre los lados, una situación que puede ocurrir entre buenos amigos”. Además, acentuó Emmanuel, las relaciones sólidas que fluyen entre los dos países, recalcando el profundo compromiso de Estados Unidos hacia la seguridad de Israel. Lo que sucedió fue que tras este intento de aliviar la tensión, informó la red BBC, citando a una autoridad norteamericana, que si el tema de la construcción en Jerusalén era elevada al Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos podría decidir retirarse de la votación o evitar imponer su derecho al veto. Según esta información, esta posibilidad fue tratada en las conversaciones realizadas la semana pasada en Paris entre autoridades de la Casa Blanca y el Primer Ministro de Qatar, que también sirve como Ministro de Exteriores. Desde Jerusalén dijeron ayer que ellos desconocen la veracidad de esta información. También Netanyahu se refirió ayer a la crisis con Estados Unidos. Al comienzo de la reunión del gobierno, negó de plano la información publicada en “Yediot Ajaronot”, en donde se afirmaba que allegados a Netanyahu se habían referido a Obama de forma agresiva: “Esas declaraciones no son aceptadas por mí. Ellas no provienen de alguien en mi nombre. Las relaciones entre Israel y Estados Unidos son de amistad entre dos aliados. También cuando hay diferencias de opinión, se trata de diferencias entre amigos”. Desde el Ministerio de Relaciones de Israel se escucharon críticas hacia el desempeño del embajador de Israel en Washington, Michael Oren. Una autoridad del Ministerio de Exteriores en Jerusalén dijo que “las funciones del embajador es, quizás, decirle al Primer Ministro “no vengas”. La visita allí solamente nos perjudicó. No teníamos suficiente información que muestre que la visita perjudicaría al Primer Ministro”. El fórum restringido de los siete ministros se reunió ayer por tercera vez, pero también ayer no se llegó a una decisión sobre las respuestas que debería trasladas Israel a la administración norteamericana sobre las exigencias que le planteó Obama a Israel. Los ministros podrían reunirse nuevamente durante estos días de la fiesta de Pesaj”.