CUANDO LA REALIDAD SUPERA LA FICCION


De las entrañas de Hamas, a las filas del Shin Bet

Ayer se ha vuelto a confirmar: en Oriente Medio, la realidad supera la ficción. De lo contrario, parecería imposible creer a la historia publicada este miércoles por el periódico israelí “Haaretz”, afirmando que Mosab Yussuf, hijo de uno de los fundadores de Hamas y de sus principaLes líderes en Cisjordania, fue durante aproximadamente una década agente del servicio de seguridad interna de Israel, el Shin Bet.“Fue el informante más valioso en mucho tiempo y con la información de primera mano que él proporcionaba, Israel logró frustrar decenas de atentados contra su población, así como desbaratar a tiempo planes variados de asesinar a figuras israelíes”, dijo el Capitán Loay, quien habría sido el contacto directo de Mosab . “Su única motivación era salvar vidas.Y mucha gente en Israel, sin duda, le debe la vida a él”.Las dramáticas revelaciones aparecen, según escribió “Haaretz”, en un libro que Mosab publica dentro de pocos días en Estados Unidos, bajo el título “Son of Hamas”, o sea “Hijo de Hamas”, contando sobre su impresionante transformación.Pero el cambio comenzó antes, justamente cuando Mosab, que era líder de la Juventud Islámica en la Universidad, fue detenido por Israel EN 1997. Allí, en la prisión israelí, viendo a Hamas desde adentro y conviviendo con otros presos de su misma fe, contó haber comenzado a conocer “la realidad”. Allí, él mismo comenzó a cambiar, viviendo un proceso que llevó a su conversión al Cristianismo tiempo después, lo cual salió a la luz recién a mediados del 2008, cuando se reveló que Mosab había dejado a su familia en Ramallah y había huido a Estados Unidos. En Cisjordania, claro está, no iba a sobrevivir.“Sé que estoy poniendo en peligro mi vida y que puedo inclusive llegar a perder a mi padre, pero espero que él me comprenda y que Dios les brinde a él y a mi familia toda, la paciencia y la voluntad para abrir los ojos a Jesús y al Cristianismo. Puede que un día, yo logre volver a Palestina y a Ramallah, junto con Jesús, en el Reino del Señor”.Con estas palabras, Mosab Yusuf se refería hace aproximadamente un año y medio a su cambio. Y le resultaba especialmente importante aclarar: “yo nunca fui realmente uno de ellos”.Cerca de finales del 2004, entrevistamos al Sheikh Hassan Yusuf en su casa en Bitunia, junto a Ramallah, pocos días después de haber sido liberado por Israel tras 28 meses de prisión. Quien nos recibió y ayudó a concertar la entrevista, había sido justamente Mosab, el hijo mayor, que había coordinado todo, como cercano ayudante de su padre. No parecía miembro de Hamas. No tenía barba siquiera y vestía jeans, de aspecto más occidental que otra cosa. Eso no quitó sin embargo la sorpresa, cuando en el 2008 se reveló su conversión al cristianismo , también a través del periódico “Haaretz”.“Yo jamás fui uno de ellos. Aunque ayudaba a mi padre y lo acompañaba, yo siempre me opuse al uso del terrorismo”-cuenta Massab a “Haaretz”. Yo no le gustaba a la gente de Hamas. No iba a orar en las mezquitas, no les gustaban mi chaqueta de cuero o mis jeans . Pero yo manejaba los asuntos de mi padre, porque es mi padre, no porque es un líder de Hamas”...“En los meses que pasé en prisión, quedé expuesto al verdadero rostro de Hamas.Es una organización negativa, fundamentalmente mala.Sus líderes recibían mejores condiciones, mejor comida, más visitas familiares, más toallas para la ducha. Había relaciones homosexuales entre ellos en el baño. Esa gente no tiene moral, no tiene integridad.La diferencia es que no son tan estúpidos como Fatah que roba a la luz del día delante de todo el mundo . La gente de Hamas recibe dinero en formas deshonestas, invierte en lugares secretos y sólo para afuera mantienen un estilo de vida sencillo.Tarde o temprano, usarán ese dinero para perjudicar al pueblo”.Su conclusión fue terminante: “Al liberarme de prisión, ya había perdido toda la fe en aquellos que alegan representar al Islam.La gente que supuestamente representa a la religión, admiraba a Mahoma más que a Dios, mataba a gente inocente en nombre del Islam, golpeaba a sus esposas y no tenía ni idea de lo que es Dios. No tengo ninguna duda de que irán al infierno”.Su acercamiento al Cristianismo fue casual y paulatino. Hace una década aproximadamente, estando Mosab en Jerusalem, recibió una invitación a oír una charla sobre el tema. Fue por curiosidad y salió entusiasmado. “Comencé a leer la Biblia todos los días y continué tomando, en secreto por supuesto, clases de religión”-cuenta hoy. Solía irse a las colinas del barrio Al Tira de Ramallah, donde el paisaje le parecía calmo y apropiado, y simplemente se sentaba a leer la Biblia.“La frase ´ama a tu enemigo´ tuvo mucha influencia sobre mi. En ese momento yo todavía creía que seguiría siendo musulmán, pero a medida que iba viendo las cosas terribles perpetradas en el nombre de la religión por todos aquellos que se consideraban grandes creyentes, fui cambiando. Comencé entonces a estudiar Islam más en profundidad y me di cuenta de que allí,no hallaba ninguna respuesta. Volví a examinar el Koran y los principios de la fe y los noté equivocados y conducentes a la confusión”.Hoy dice claramente, según publicó “Haaretz” adelantándose al libro “Son of Hamas”, que “el Islam está perdido” y responsabiliza a la organización por la pérdida de numerosas vidas de gente inocente. Pero a muchas él ayudó a salvar.En el Shin Bet nadie comentaba ayer la información del periódico israelí. “Nosotros no hablamos sobre nuestras fuentes, no hay comentario alguno para hacer”, nos dijo uno de sus miembros, afirmando que cualquier tipo de publicación sobre el tema puede ser nociva.En Hamas , acusan ahora a Israel de lanzar una “guerra sicológica” y de “inventar propaganda sionista”. A Mosab seguramente ninguna reacción de Hamas le sorprenderá, porque según ha comentado, le parece imposible que Hamas conciba en algún momento vivir en paz, ya que “es como el agua y el fuego, que nunca se pueden mezclar”.Y en su opinión, esto debe servir de advertencia también para Israel y los judíos.“Los judíos, deberían tener cuidado. Nunca, pero nunca, tendrán paz con Hamas.”-advirtió en su entrevista a Avi Issacharoff de “Haaretz” en el 2008. “ El Islam, la ideología que los guía, no les permitirá lograr un acuerdo de paz con los judíos. Ellos creen que según la tradición, el profeta Mahoma combatió a los judíos y que por lo tanto, ellos deben continuar combatiéndolos hasta la muerte. Deben tomar venganza contra todos aquellos que no aceptaron al profeta Mahoma, como los judíos, que son vistos en el Koran como monos y como hijos de cerdos. Ellos hablan en términos de derechos históricos que les fueron quitados,. En la vision de Hamas, paz con Israel es algo que contradice al Korán y los judíos no tienen derecho a permanecer en Palestina”.Avi Issacharoff pregunta a Massab Yousef si este planteamiento es la justificación de los ataque suicidas.“Más que eso. Una sociedad entera santifica la muerte y a los terroristas suicidas. En la cultura palestina, un terrorista suicida se convierte en un héroe, en un mártir .Los sheikhs les hacen cuentos a sus estudiantes sobre “el heroísmo de los mártires” y eso hace que gente joven quiera imitar a los terroristas suicidas, para alcanzar la gloria”.El, hace tiempo que tenía claro que no sería parte de ello. Aún así, su condición de agente del Shin Bet, no era una derivación automática de esa situación..Ahora, las noticias sobre su servicio en pro de la seguridad de Israel, durante años, llegaron a su padre, el Sheikh Hassan Yussuf, estando nuevamente en una prisión israelí. Menos de un año después de haber sido liberado, el padre volvió a ser detenido junto a otras 200 figuras de Hamas, incluido en la primera redada de parlamentarios palestinos, una de las reacciones de Israel en los tiempos del entonces Premier Ehud Olmert, a una seria ola de ataques con cohetes desde Gaza hacia el sur del país.“Sigue adentro, no se sabe hasta cuándo”, dicen en el Shin Bet. Preguntamos si acaso se podrá seguir diciendo, con las noticias sobre el hijo, que Hassan Yusuf es de los jefes de Hamas en Cisjordania. Nuestro interlocutor en el Shin Bet responde sin perder la calma ante nuestra insistencia : “Sigue siendo de las principales figuras de Hamas en Cisjordania. Sobre el hijo, no hay comentarios”.