EDUCANDO PARA DISCRIMINAR Y ODIAR


Antisemitismo español: La dirección del colegio es calle Molí S/N (46135) Albalat dels Sorells en Valencia
Fernando Cohen-Sur para Guysen International News


Si usted prefiere demostrar su disgusto por teléfono, disque +34- 961 480 159 o +34-961 480 159. La carta de protesta puede ser dirigida a un individuo llamado Joan Baptista Malonda, el director del instituto que educa hacia el antisemitismo. Este impresentable educador estuvo a punto de ser cesado por un expediente disciplinario aunque, finalmente, y gracias a la presión popular de 4000 padres, fue reasignado en ese establecimiento para el periodo 2009-2013. Desde este, el colegio El Castell de Almoines en Valencia (España) partieron las cartas antisemitas preparadas por niños 5 a 9 años, sendas loas a la judeofobia medieval y que rechazan el derecho judío a la existencia y a un estado propio.
La actividad educativa es manipulada y orquestada por los docentes, combinando “creatividad” con una serie de contenidos educativos universales y altruistas. Creatividad para traducir en dibujos aquello que aprendimos gracias a nuestros docentes. Una receta perfecta aderezada por el arraigado odio a los judíos MADE in SPAIN. ¡No, señor Zapatero! El antisemitismo español no es obra del Franquismo, ¡es obra suya también, de su gobierno, de su sociedad y de sus medios de comunicación!
Desde el citado instituto educativo de Valencia partieron las postales y cartas que llegaron a la Embajada de Israel en Madrid. Las cartas contenían mensajes tales como “ir a algún lugar donde alguien esté dispuesto a aceptaros”, “los judíos matan por dinero” y “evacuar el país para los palestinos”. El genial periodista Jorge Marirrodriga ha optado por tomarse el asunto con cinismo. “En España ningún niño utiliza el verbo “evacuar”. Ni por casualidad. Si acaso “te vas”, “que te pires” o “fuera, joeeeeee”. Según Marirrodriga los chiquilines han sido adoctrinados con el mensaje correcto. “De las tres frases, dos contienen errores gramaticales. Se dice “iros” y “evacuad”. Y además “evacuar para” es una patada al castellano, señal inequívoca de que los niños fueron aleccionados por un profesor también víctima de la LOGSE”, agrega. Para luego rematar “-… y es que en nuestro sistema educativo, desde hace tiempo, la gramática se ha puesto al servicio de la ideología. Y en este caso concreto, de la ideología antisemita. Porque, a la vista de las frases, no cabe duda de que no se trata “de una crítica legítima a la política de Gobierno israelí”, como dicen los cursis. Cursis antisemitas”.
¿Cuántos niños palestinos asesinados ha comido usted hoy”, le preguntaban al embajador de Israel en otra carta. Le faltó, para completar y rematar el líbelo con ¿Cuánta sangre palestina ha utilizado hoy para hacer matzá?”.
Preguntado y criticado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, el embajador español en ese país aseguró que "El Ministerio de Educación español no tiene nada que ver con el envío de estas cartas de los niños". Probablemente el Ministerio no tenga responsabilidad directa. Tampoco sería lógico suponer que en lugar de ir a jugar a la pelota en el patio del recreo, los niños se hayan quedado tranquilamente sentados para comenzar a escribirle al embajador de Israel. Además, buscaron ellos solitos la dirección de la embajada, compraron sellos y llevaron las misivas al buzón.
Como bien escribió Florencia Aurre en su carta desde su blog “Defendiendo a Israel”: “…vuestros maestros os han manipulado. Os han utilizado para que seáis su voz contra lo judío. Son unos desgraciados tan cobardes, que han aprovechado vuestra cortísima edad para adoctrinaros a su gusto. No han querido esperar a que os hagáis mayores y decidáis por vosotros mismos qué os parece más o menos justo. Se han limitado a contaros una serie de mentiras para que odiéis a los israelíes tanto como los odian ellos. Y probablemente, aunque seáis tan pequeños, lo hayan conseguido”.
¿Se trata de un episodio aislado del odio español hacia Israel? No. El "The Pew Research Center” de Chicago revela que dentro de Europa, España es el país en donde los prejuicios antisemitas han avanzado más desde el año 2005, pasando de un 21% al 46%. Otro estudio realizado por el Observatorio Español Escolar de Convivencia puso de relieve que más de la mitad de los estudiantes españoles de secundaria prefieren no sentarse en la clase junto a un joven judío (Enrique Krauze, El sospechoso Énfasis, El País, 04/02/2009).
Durante el año 2008, la Conselleria de Educación de Valencia le había abierto un expediente disciplinario al tal Malonda (¿Seguro que no se apellida “mala onda”?) por incumplimiento de ciertas normas sindicales y por no tomar una serie de exámenes obligatorios argumentando que la decisión de eliminar dicha prueba había sido tomada junto a los padres del colegio. ¡Progresista don Malonda! El citado expediente desencadenó múltiples adhesiones y protestas impulsadas por algunos sindicatos docentes. El "llamamiento a la solidaridad" con Batiste Malonda, que fue recogido incluso por la web del Foro Mundial de Educación, recibió más de 4.000 adhesiones de sindicalistas, profesionales, artistas, madres y padres y organizaciones de Europa, África, y América, así como la realización de varios actos y movilizaciones, según datos facilitados por los sindicatos.
¿El Ministerio de Educación de España y la Conselleria de Educación tomarán medidas disciplinarias en este caso o pasaran a ser secuaces del antisemitismo promulgado en colegio El Castell de Almoines en Valencia (España)?
Tengo mis dudas. Mis serias dudas. Por las dudas, aconsejo escribirle al Ministro de Educación de España, don Ángel Gabilondo Pujol en la Calle Alcalá, 36 (28071) en Madrid, España,teléfono 34+902 21 85 00 o escribirle a Alejandro Font de Mora Turón que es el Conseller de Educación de Valencia en la calle Avda. Campanar, 32 (46015) Valencia, España.

Reenvia:
www.porisrael.org