EL TERRORISMO YIDAHISTA


Yenin, el embrión ideológico de la 'yihad' mundial
Por Sal Emergui (El Mundo) en Guysen International News


Ibrahim Ramadan arrestó recientemente a seis palestinos de Al Qaeda a punto de cometer un atentado. El general de la Autoridad Nacional Palestina en Yenin sabe algo que muchos desconocen. Su zona alberga el embrión ideológico de la yihad (guerra santa) mundial. La aldea de Silat al Hartiya es fundamental en la trayectoria del hombre más buscado del mundo, Osama Bin Laden, porque aquí nació en 1941 su mentor y padre espiritual, Abdalah Azzam.
Este carismático y fanático jeque palestino es una referencia para los yihadistas que se encuentran en las colinas de Afganistán, en los campos de refugiados de Gaza o en las células durmientes de Europa. Veintiún años después de su muerte, su discurso aún llena muchos cerebros de ideas y muchos cinturones de explosivos. El ex jefe del Mossad Efraim Halevy no tiene dudas: "Al Qaeda empezó cerca de Yenin".Leyendo una de las soflamas más famosas de Azzam, se entiende por qué sedujo al joven Bin Laden en los años 80: "Venceremos a nuestros enemigos y crearemos un Estado islámico en el mundo. Afganistán se ampliará, la yihad se extenderá. [...] El islam luchará contra los judíos en Palestina y creará un Estado islámico allí y otros lugares. Todos estos Estados se juntarán en una gran Nación islámica"."Azzam cambió el curso de la historia. Si no hubiera existido, Bin Laden quizás no hubiera elegido el camino de los atentados y el 11-S y el 11-M no se hubieran producido", comenta Asaf Maliach, un experto en fundamentalismo islámico que ha dedicado sus últimos cuatro años a retratar el perfil de Azzam navegando en la nebulosa virtual que camufla a Al Qaeda. "Bajo una identidad falsa, estoy en contacto con muchos miembros de la yihad. En más de 7.000 páginas web de grupos radicales –ya sean palestinos, iraquíes o afganos– se repite y reverencia el nombre de Azzam", añade Maliach tras publicar –junto a Shaul Shai– el libro titulado 'De Kabul a Jerusalén. Los más ancianos de su aldea natal recuerdan que Azzam era el más religioso de la Familia de los jeques'. A los cuatro años ya mostró un inusitado interés por el islam. Su madre contaba que se despertaba en las noches y veía rezar al pequeño Abdalah. Muy influenciado por las enseñanzas de Hassan Al Banna –fundador de los Hermanos Musulmanes de Egipto–, el joven palestino creó una sucursal en la aldea. Aún no había finalizado el instituto. La derrota árabe en la guerra de 1967 le traumatizó y abandonó su hogar. Fue profesor en Amán, Yidda (Arabia Saudí) e Islamabad. Sus lecciones iluminaron a líderes afganos y voluntarios árabes de todo el mundo. Entre ellos, un joven millonario de 27 años llamado Osama Bin Laden. En Peshawar, la ideología del venerado jeque se unió a la fortuna y talento organizativo del saudí para crear la Oficina de Servicios, que canalizó la ayuda a la resistencia antisoviética en Afganistán. Eran los cimientos de Al Qaeda. En Silat al Hartiya el tiempo agiganta su recuerdo. La principal mezquita y el principal colegio se llaman Shahid Abdalah Azzam. Pocos hablan abiertamente, ya que temen ser escuchados por los servicios secretos israelíes, palestinos o estadounidenses. El hermano de Azzam, Abdel Malek, recuerda que "Abdalah era el más mimado de la familia. Nadie podía saber que estaba con un tal Bin Laden. Cada uno siguió su camino". El de Azzam se refleja en un panfleto escondido en un pupitre: "Rezo a Alá que permita a la yihad explotar en los pies de los infieles en todo el mundo".Cuando el coche de Azzam voló por los aires en 1989, se sospechó de sus enemigos... y de Bin Laden. "Se especula que le consideraba no sólo su mentor, sino también una amenaza para su liderazgo", afirma Maliach. El líder de Al Qaeda lo desmintió: "Es mentira. Quien vive entre nosotros sabe la fuerte alianza que tenía con el jeque Azzam. No es lógico que alguien se corte su propia cabeza". Su legado es la munición más peligrosa del Ejército que lidera su entregado discípulo.