INTENSO DEBATE EN EL PARLAMENTO CANADIENSE


El Parlamentario Provincial Shurman unifica la legislatura de Ontario con referencia a la “Semana del aparteid Israelí”.


Gracias a todos los presentes y también a aquellos que nos están mirando en las pantallas desde el segundo piso, por interesarse en una resolución importante que he traído a debatir ante la Cámara. Antes, quiero extender mis agradecimientos a mis electores y en particular a los miembros de la comunidad Judía y a los colegas de otros partidos que me han brindado su apoyo.
Yo soy miembro Parlamentario de la Provincia de Foreign Hill. Más del 40% de mis electores son judíos. Hay un amplio apoyo al Estado de Israel no solamente en Foreign Hill sino más allá, también fuera de la comunidad judía. Hay resoluciones en la Legislatura de Ontario que envían un mensaje. Tienen que ver con la moralidad pertinente a cualquier sujeto dado y yo soy muy apasionado con respecto a mis resoluciones y al tema que tratan.
La “Semana del aparteid Israelí”. Este es un término del cual estoy ya francamente aburrido. La “semana del aparteid Israelí” se lleva a cabo en esta época cada año, entre las 2 primeras semanas de Marzo, en diversos sitios alrededor del mundo. Aquí empieza la semana entrante. A mi me han contactado dentro y fuera de Foreign Hill, dentro y fuera de las ciudades universitarias, en todo Ontario para defender esta causa y quiero ser muy claro sobre qué es lo que estoy tratando de hacer. Quiero que le cambien el nombre. Así de fácil. Simplemente ese nombre está mal.
Esta es una resolución completamente apropiada para ser debatida aquí ahora y esta tarde en la legislatura de Ontario. Se trata de un evento en nuestra Provincia, especialmente en nuestras ciudades universitarias y lo que es muy significativo, se trata de nuestros valores. Nuestros valores que son los mismos valores que los del Estado de Israel. Democracia, educación, libertad individual, derechos humanos y el derecho a defendernos de quien nos agreda. De hecho, los valores del Judaísmo y del Estado de Israel han sido pilares para el establecimiento y la fundación del Canadá y esos valores datan desde hace más de 3,000 años. 3,000 años de creencia en el mismo Dios, del uso del mismo idioma, de repetir las mismas oraciones, oraciones que transcienden los límites religiosos, muchos de los cuales son una parte integral de la vida actual del Canadá.
Así que si van a tachar a Israel de APARTEID, tachen también al Canadá de serlo y están atacando los valores Canadienses. El uso de la frase “Semana del aparteid Israelí” es lo más aproximado a un discurso de incitación al odio y raya en el límite de lo legal, si no lo sobrepasa ya.
Les daré unos detalles pertinentes sobre lo que mi resolución NO es. No estoy tratando de abordar en 10 minutos ninguno de los vastos problemas actuales relacionados con Israel. Hoy no hay discusión sobre el proceso de paz. No hay discusión sobre las dudas existenciales de un Estado Israelí. Simplemente, Israel está. No se va para ninguna parte. Ni ahora ni nunca. Quiero decir que mientras que hace prueba de cosas positivas extraordinarias, Israel es igual que Canadá o cualquier otro país democrático. No siempre tiene la razón y siempre está encarando importantes desafíos políticos.
Sin embargo mi resolución no es sobre eso. Estoy solamente aseverando que yo o cualquier otra persona puede debatir esos puntos en cualquier momento y en cualquier lugar, siempre y cuando ese debate sea respetuoso y justo para todos aquellos que busquen expresar su opinión. La “semana del aparteid Israelí” no lo es y en nuestro entorno de libertad, en nuestro foro público libre de odios, esto no tiene cabida.
¿Que si tengo algún problema con gente de cualquier tendencia comprometida en un diálogo político sobre esta región? No, no lo tengo. Que si tengo un problema con que los puntos de vista unilaterales sean expresados por alguna de las partes? Eso nunca es una buena idea pero en realidad la respuesta es no, no tengo problema con eso tampoco.
Cual es entonces mi problema? Un sabio alguna vez preguntó: ¿“Que hay en un nombre?” Mi problema es que llamar a una serie de eventos por el nombre de “ semana del aparteid Israelí” es, de por sí, presunto y declaratorio, y nos acerca peligrosamente a la condenación y al fomento de retóricas que incitan al odio aún antes de que haya habido cualquier debate.
La “semana del aparteid Israelí” no es un diálogo sino un monólogo y es una imposición por el nombre en sí. Es un nombre odioso y maligno y así no es como deben ser las cosas en mi Ontario. Mi Ontario, de hecho, no es sobre marcar límites entre los diferentes elementos de nuestra tan diversa sociedad, ni de pelear guerras a 10,000 kilómetros de distancia usando posicionamientos unilaterales que a veces hasta rayan en la intimidación. Mi Ontario es sobre diálogos informados y si estos diálogos se llevan a cabo debería de ser en las ciudades universitarias, en nuestras escuelas, en nuestras instituciones públicas educacionales y utilizando fondos públicos. Dije anteriormente que mi resolución no era relevante a las preguntas existenciales sobre Israel. Israel vive y siempre ha vivido. Los que lo dudan que estudien la arqueología. Hay una tierra donde el pueblo judío ha existido miles de años antes de que hubiera cualquier otra civilización, cualquier otra raza. Durante el milenio Israel ha operado en forma notablemente abierta y totalmente democrática. ¿En que otra parte del mundo ha ocurrido esto?
Estoy disponible para sus preguntas.
Pregunta: ¿Cual quisiera que fuera el nombre?
Respuesta: Cualquiera que quieran pero eliminen la palabra Aparteid. Esta palabra tiene un solo significado. Se refiere a un período histórico en Sur Africa donde se trató de legitimizar la separación de razas y eso no es lo que Israel hace. Ni remotamente.
P.: ¿Usted se opone entonces a la palabra “Aparteid”.
R.: Específicamente.
P.: Es evidentemente ofensivo. (Ininteligible) …ese nombre sube la temperatura en los debates….Me pregunto si usted también patrocina una resolución condenando la descripción de Ontario como un estado Aparteid en Caledonia.
R.: Bueno, usted puede hablar con otras personas sobre eso. Yo estoy tratando aquí con algo que afecta directamente a mi comunidad. Si lo que usted está diciendo es que por conexión mi comunidad incluye a Caledonia, yo tengo opiniones acerca de ello y pienso que hay gente que quizás patrocina una resolución como la mía,… ha habido proyectos de ley con respecto a Caledonia. Dura ya 4 años, eso no está bien…Pero por varias razones ciertamente no son comparables.
P.: ¿Qué tipo de apoyo hay entre la oficina principal aquí con respecto a los comités? están respaldándolo en esto? Ha hablado de esta resolución con la gente de los otros dos partidos? Ese tipo de cosas que usted dice son ampliamente simbólicas pero necesitan ser pulidas para…..
R.: Tiene usted dos puntos válidos. Responderé a su pregunta y ampliaré lo que dijo. El apoyo que he recibido personalmente de los miembros de los otros partidos es muy alentador. Sí. Mi comité me apoya totalmente y espero que la resolución pase. ¿Habrá quien tenga reservas? No lo sé, tendría usted que escuchar el debate para saberlo. Pero creo que…
P: (ininteligible), la Hora?
R: Es el primer voto de la tarde así que probablemente sea a eso de la 1:30 o 2 de la tarde y creo que será especialmente interesante, pero hay una comunidad de intereses ahí. No en el hecho de suprimir cualquier tipo de debate, pues como dije anteriormente, el debate es algo que estimulamos en las ciudades universitarias, pero no le parece interesante notar, Robert, que en los últimos días, en la ciudad universitaria de York donde me involucré personalmente en la huelga de hace 16 meses, un grupo bastante pro Israelí compuesto por una amplia gama de académicos y oradores de todo el espectro de la ecuación quería presentar sus puntos de vista y se les fue negado el derecho a hacerlo alegando que “no podían garantizar su seguridad”? La Universidad no podía garantizar la seguridad de gente que quería hablar a favor de Israel pero sí pueden garantizar la seguridad de los que hablan en su contra. ¿Qué nos dice esto? Obviamente dice que hay un tipo de favoritismo o dice que la seguridad solo se le garantiza a grupos de ciertas tendencias lo cual es eminentemente malsano.
P: Para estar claros, usted se opone al uso de la palabra “aparteid” pero no tiene problema con la aplicación de “aparteid” en Ontario y Caledonia?
R: No entiendo porqué sigue arrastrando el paralelo. Si quiere usar la palabra “aparteid” para cualquier cosa, hágalo. La he oído refiriéndose al trato de nativos, la he oído por usted hoy y en otras partes del mundo. Se oye mucho también eso de “limpieza étnica”. “Aparteid” es una palabra odiosa. Es en Afrikans, idioma hablado únicamente en Sur África y se refiere a un evento histórico que terminó hace 20 años con Mandela.
Así que no lo quiero aplicado en ninguna otra parte. Si hay injusticias y seguramente que las hay en el conflicto de Caledonia y en otras partes del mundo, hablen de ellas. Y hablen también de Israel. Solamente saquen “aparteid” de la ecuación!
P: Jimmy Carter ganó el Nóbel de la paz y ciertamente es la persona que más ha contribuido a la paz entre Israel y sus vecinos y escribió un libro “Israel”… pero hablaba de “aparteid”, palabra que usó y por la cual fue muy criticado. Su respuesta fue que la usó a propósito para provocar y hacer que la gente hablara de esto pues según él, los árabes son ciudadanos de segunda clase en Israel. No es eso lo que los que organizan la “semana del aparteid Israelí” están haciendo? O piensa que la usan… bueno, la palabra es provocativa.
R: Claro que es provocativa. A mí me provocó! Y si Jimmy Carter alega que quería usarla para estimular debate, esa es su opinión. Yo no estoy de acuerdo con el presidente Carter al igual que tampoco lo estoy con aquellos en nuestra Universidad que están haciendo uso de esa palabra en el contexto actual. Simplemente es equivocado. Nunca hay que ahogar un debate pero el usar la palabra “aparteid”, que como dije al comienzo, es una palabra declaratoria y presuntiva desde su inicio, es ya una implicación. No hay ningún equivalente en términos del tratamiento dado a la gente en Israel. Israel tiene un Parlamento llamado la Knesset que en varias ocasiones ha dado la bienvenida a miembros no judíos. Israel tiene una política resultante en el tratamiento cotidiano igualitario de su gente sin reparar en si son judíos o cristianos, drusos, árabes, musulmanes o lo que sea que sea, así que desde el punto de vista de división, bajo la palabra “aparteid” esto no ocurre. Simplemente, no ocurre.
Este es el video y debajo esta la traducción:
www.youtube.com/watch?v=td8h0O6meeg


Traducción del video : Miryam Flint.
Reenvia:
www.porisrael.org