LO QUE NO SE DICE DEL ASESINATO(?) DE MABHUB


La distracción de Israel
Rafael L. Bardaji
GEES

El pasado 20 de enero fue descubierto muerto en la cama de su habitación del lujoso Al Bustan Rotama de Dubai Mahmud al Mabhub. Aparentemente a causa de un infarto. Nada se hubiera sabido más de su fallecimiento de no ser porque al Mabhub era el responsable de la adquisición de armamento de las brigadas Al Qassam de Hamas. Es más, para una siempre conspicua policía de los Emiratos, la muerte dejó de ser natural para pasar a ser un asesinato a manos de agentes secretos israelíes. Israel, no hay que recordarlo mucho, es siempre la cabeza de turco para cualquier mal o problema que aqueja al mundo árabe. Según el diligente jefe de la policía, el general Dahn Khalfan Tamin, primero cuatro, luego cinco, más tarde diecisiete y ahora veintitrés (y la cifra seguirá engordando a buen seguro) operativos del Mossad acabaron con la vida del dirigente palestino. El gran escándalo: que esos supuestos elementos israelíes entraron en Dubai utilizando pasaportes británicos e irlandeses falsos, tarjetas de créditos alemanas y aviones europeos. La razón de esta supuesta ejecución: la venganza por la muerte de dos soldados israelíes en 1989, esto es, hace 21 años.
La policía dubaití sabrá lo que hace y lo que dice. Pero a mi me interesa justo lo que no dice. Por ejemplo, ¿cómo es posible que Al Mabhub, un terrorista conocido por todos, perseguido por Jordania y Egipto, pudiera viajar desde Siria bajo su nombre verdadero, atravesara todos los controles aeroportuarios, se registrara en un hotel con su pasaporte y la ahora tan diligente policía de Dubai no moviera un solo dedo? Por lo que sabemos, antes de su muerte, tuvo tiempo de pasear y encontrarse con su contacto, quienquiera que éste fuese; segundo, mucho se ha dicho sobre los supuestos pasaportes europeos, ¿por qué no se dice nada de los cuatro pasaportes falsos que Mabhub tenía en su poder y empleaba a su antojo para moverse libremente por la zona?; tercero, una policía que es capaz de descubrir tanto en torno a su muerte, poco ha dicho sobre su vida: ¿para qué viajó Mabhub a Dubai? Mucho me temo que no para aprovecharse de la abominación de los matrimonios de 24 horas, sino para llevar adelante sus siniestros planes.
Alguien ha dicho que esta operación sólo sería posible con la directa participación de Fatah –a quien Hamas amenaza- o de otros gobiernos árabes. Puede ser, aunque yo tengo una explicación mejor: han sido los iraníes. Irán tiene una larga mano para muchas cosas en Dubai y podría haber querido desembarazarse de alguien a quien acusaba de enriquecerse a su costa con fraudulentas transacciones de armas. Los servicios iraníes, como sabemos, no tienen tanta paciencia como los de Israel y sacarían un doble provecho: quitarse de en medio a un elemento perturbador y echarle la culpa a Israel. ¿Pruebas? Tantas como las de cualquier otra versión, esto es, ni una. Pero tiene más sentido y apunta donde hay que apuntar.