PIDEN APERTURA DE ARCHIVOS SECRETOS ALEMANES


Archivos secretos podrían arrojar luz sobre Eichmann

BERLIN (AP) - Los datos básicos de Adolf Eichmann son bien conocidos: se lo considera el cerebro del Holocausto judío por la forma en que coordinó el genocidio perpetrado por los nazis y se sabe que escapó de Alemania, fue capturado en Argentina por la Mossad israelí, juzgado y ahorcado en Jerusalén.
Pero el servicio de inteligencia alemán BND tiene un archivo de 4.500 páginas sobre Eichmann que una periodista está tratando de conseguir para aclarar algunos interrogantes de su vida de posguerra: ¿Quién lo ayudó a escapar? ¿Sabían los alemanes su paradero? ¿Hay cosas importantes que no han trascendido?
Los archivos podrían ayudar a determinar si es cierto que el Vaticano escondió o facilitó la fuga de criminales de guerra nazis, como afirman algunos. La Iglesia Católica niega tajantemente haberlo hecho.
El BND sostiene que los archivos deben permanecer secretos, por lo que la periodista independiente Gabriele Weber acudió a los tribunales. Tres jueces de Leipzig están estudiando los documentos. Weber dijo que espera un fallo en uno o dos meses y que los jueces concedan acceso al menos a una parte de los documentos.
"Me parece imposible que en la Alemania de hoy estemos escondiendo documentos de un asesino en masa nazi que ha sido convicto", declaró Weber en una entrevista telefónica desde Buenos Aires, donde reside parte del año.
"No concibo que logren mantener el 100% en secreto", agregó.
La agrupación estadounidense American Gathering of Holocaust Survivors and their Descendants (Asociación de Sobrevivientes del Holocausto y sus Descendientes) se ha sumado al pedido de que se den a conocer los documentos.
"Para los sobrevivientes del Holocausto, el que retengan los archivos de Eichmann, 'el arquitecto de la Solución Final', más de medio siglo después es escandaloso e indecente", declaró su vicepresidente Elan Steinberg en un comunicado. "El que lo haga Alemania es doblemente grave".
El BND dijo que no podía hablar del tema porque el caso está en los tribunales.
Documentos presentados en el juzgado indican que la agencia sostiene que la difusión de los documentos comprometería el trabajo de un informante y que, dado que buena parte de la información fue suministrada por un "servicio de inteligencia extranjero", se podría afectar la futura cooperación con ese país, expresó el abogado de Weber, Remo Klinger. El país en cuestión no ha sido identificado.
El BND aclaró que la información no fue suministrada por el servicio de inteligencia estadounidense, por lo que se presume que vino de Israel, según Klinger.
Rafi Eitan, político israelí y ex agente de la Mossad que ayudó a capturar a Eichmann, dice que jamás oyó hablar de los documentos y que no sabe cuál puede ser su contenido, indicó su oficina. Tampoco fue posible conseguir comentarios de la Mossad.
Klinger rechaza el argumento del BND para retener la información y dice que sería fácil pintar de negro todo tramo que pueda aludir al informante. Cree que la verdadera razón por la que la BND no quiere dar a conocer los documentos es que podrían contener elementos incómodos.
La CIA dio a conocer en el 2006 documentos según los cuales le notificó al BND en 1958 que tenía información de que Eichman "estaría viviendo en Argentina con el seudónimo de 'Clemens'" desde 1952. Como se supo más adelante, Eichmann efectivamente estaba en Argentina y se hacía llamar Ricardo Klement.
Ni Estados Unidos ni Alemania hicieron nada, aparentemente porque les preocupaba lo que Eichmann pudiese decir sobre Hans Globke, un ex nazi que ayudó a coordinar las iniciativas anticomunistas de Estados Unidos en Alemania Occidental.
Los agentes israelíes capturaron a Eichmann en 1960 en Buenos Aires y lo llevaron a Jerusalén para que fuese juzgado. Eichmann, quien ayudó a organizar el exterminio de judíos desde la Gestapo, fue hallado culpable de crímenes de guerra, sentenciado a muerte y ahorcado en 1962.
La difusión de los archivos de la CIA y el hecho de que esa agencia haya hablado con los alemanes es lo que impulsó a Weber a preguntar al BND qué más tiene.
"Siempre supe que el BND tenía algo, pero cuando la CIA difundió sus documentos y dijo que tenía documentos sobre el BND, pude probarlo", expresó Weber.
Agregó que se sorprendió cuando le dijeron que tal vez se podría forzar la difusión de 4.500 páginas de archivos y sospechosos que las autoridades jamás pensaron iban a tener que dar a conocer.
"Estaban seguros de que era un secreto, un secreto para siempre", comentó.


El redactor de AP Aron Heller colaboró con este despacho desde Jerusalén.