POLITICA DE ESTADO: ¿DEBILIDAD O ANTIJUDAISMO?




Zapatero y Moratinos contra Israel
Eduard Yitzhak, GEES

Miguel Ángel Moratinos, ministro de Exteriores de España ha afirmado que planea reconocer unilateralmente un estado palestino en 2011, aún antes de la reimitación de fronteras Contó inicialmente para ello con la colaboración del ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner.
Así por ejemplo, Moratinos declaró el 20 de febrero de 2010, en vísperas de la visita a París del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás: “Estoy tentado por eso (...) No estoy seguro de que me sigan (los países europeos),ni siquiera de tener razón”. Moratinos se mostró favorable a “la proclamación rápida de un Estado palestino y su reconocimiento inmediato por la comunidad internacional, antes incluso de la negociación de las fronteras”.
Al día siguiente, 21 de febrero, Bernard Kouchner diluía y enmendaba su anterior declaración en el Journal du Dimanche: “Uno puede imaginar un Estado palestino siendo declarado rápidamente e inmediatamente reconocido por la comunidad internacional, incluso antes de negociar sus fronteras. Estaría tentado por eso” .Es cierto que Nicolás Sarkozy matizó y rectificó a su ministro de Exteriores el lunes 22 de febrero afirmando que “Kouchner pensaba en vías posibles para impulsar el proceso de paz, pero que el objetivo de Francia seguía siendo un Estado palestino que funcione con límites claramente establecidos”.
Zapatero, país que detenta la presidencia de turno de la Unión Europea, no ha matizado ni corregido a su ministro Moratinos, por lo que se desprende que ambos están de acuerdo en reconocer unilateralmente un estado palestino, “sin haber sido negociado anteriormente las fronteras, y sin ni siquiera estar seguros de tener razón”. La postura del gobierno español no sólo no resuelve los verdaderos problemas y hacen más difícil su solución, al legitimizar y fomentar el terrorismo islamista y árabe-palestino, la intransigencia de la Autoridad Palestino y el rechazo de una de las dos partes en el conflicto, Israel, sino que tiene implicaciones a medio y largo plazo para España.
1. ¿Cómo afectará a España la postura del gobierno de Zapatero?
Un reconocimiento unilateral por parte de España de un estado palestino puede implicar para España que otros estados puedan inmiscuirse y apoyar a los movimientos secesionistas vasco y catalán. Llegado el momento en que un parlamento vasco y/o catalán, elegido democráticamente por sus ciudadanos, decida la independencia, cualquier país podrá reconocer unilateralmente a “Euskadi” o “Catalunya” como estados de pleno derecho. Está bastante claro que el gobierno español abre la vía secesionista en la misma España, pues lo que quiere para los otros también será aplicable un día para ella misma.
2. Debilidad o antijudaísmo
El gobierno de Zapatero, y su enviado Moratinos, son incapaces de exigir y aplicar dicho criterio, el del reconocimiento unilateral de la independencia, al Tibet respecto a China, o a los territorios kurdos de Anatolia con respecto a Turquía, o a Chechenia respecto a Rusia, o a Irlanda del Norte respecto a Gran Bretaña, o a la secesionista provincia árabe de Sistán-Beluchistán con respecto a Irán, o a las secesionistas provincias kurdas de Arzebayán Occidental y Oriental, Kurdistán y Ardebil respecto a Irán, o a Cachemira respecto a India, o al norte de la isla de Chipre respecto a Turquía, o a las Malvinas respecto a Gran Bretaña, o a Nueva Caledonia respecto de Francia.
Sólo lo hace respecto a Israel, ¿por qué? O el gobierno muestra su debilidad atacando al más atacado por los demás países, Israel, sin atreverse a hacerlo con otros; o lo hace precisamente con él por motivos de discriminación racial o religiosa. En verdad, el gobierno socialista español es incapaz de predicar con el ejemplo, incluso hasta para defender sus propios intereses como en el caso de Gibraltar, ¿porqué no recupera el peñón unilateralmente y lo rescata de los británicos?, o ¿porqué no cede Ceuta y Melilla a los marroquíes que no cesan en exigirlo así como la Liga Árabe?, y puestos a predicar con el ejemplo, ¿porqué no ceden las islas Canarias, tal como le exige la Organización Africana, o el País Vasco y Cataluña como quieren un gran sector de su población?
3. La singularidad de Israel
El caso de Israel es diferente a los anteriormente citados, no es más que un territorio que fue usurpado a los judíos por turcos y los árabes. El nombre de 'palestinos' para señalar a los árabes ocupantes de Tierra Santa, surgió en el año 1964, cuando el Comité Mayor Árabe pidió a la Liga Árabe a favor de Palestina se le otorgase la formación de una Organización de Liberación de Palestina (OLP). Acerca de esto escribió el semanario egipcio El Mussawar .“Una nación palestina es el resultado del avance de una planificación, ya que el mundo difícilmente aceptaría una guerra de cien millones de árabes contra una pequeña nación israelí”.
Estos en ningún momento de su historia fueron “palestinos”: lo fueron después de la Guerra de los Seis Días del 5 al 10 de junio de 1967 , en que los árabes que vivían en Gaza y en Samaria y Judea [Cisjordania] ocupadas respectivamente por Egipto y Jordania se transmutaron súbitamente en “palestinos” independentistas, cuando siempre habían sido árabes que vivían en la provincia suroeste de Bilad ash-Sham, la Gran Siria, y el nombre de Palestina era de uso exclusivo entre los judíos que vivían en Tierra Santa. Los árabes “palestinos” ni siquiera saben pronunciar ese nombre, pues en lengua árabe no existe el fonema p.
4. ¿Pero, porqué sólo hay músculo contra Israel?
No en vano España es uno de los países más antisemitas de Europa, de esa Europa que durante dos milenios ha sido antijudía, y que culminó con el Holocausto, causado por los nazis alemanes-austriacos con la aquiescencia de la mayoría de los europeos. El odio y la fobia contra el judío han devenido en el anti israelismo, en el antisionismo. Israel, el judío de las naciones, es el foco del odio de todos los totalitarismos, del nazi, del comunista, y del islamista.
Es muy fácil atacar a Israel, es muy rentable, y no genera discusión, sólo aprobación y aplausos. Cualquier sandez emitida por cualquier comentarista, periodista, político, es digna de encomio por los antisemistas, de los judeofóbos, que son incapaces de pensar en el alcance y repercusiones de sus propuestas.
Zapatero y Moratinos son los ejemplos de la estulticia elevada a los altares de la política internacional. Ahora, de todo esto, la peor suerte no será para Israel, que permanecerá. Lo que no queda claro que es pasará con una España gobernada por políticos como Zapatero y Moratinos.

Reenvia:
www.porisrael.org