REUNION EN INTERPOL POR ATENTADO A LA A.M.I.A.


ITON GADOL

A las 14 horas en Lyon, Francia (10 hora argentina) la delegación argentina encabezada por el Fiscal General Alberto Nisman, a quien acompañan el embajador Guillermo González, la Consejera Alicia Barone y el Jefe de Interpol Argentina, Mario Bourbotte, hará su ingreso a los cuarteles generales de INTERPOL para encontrarse con la delegación iraní.
Allí se van a encontrar con la Delegación iraní, integrada por altos funcionarios de su cancillería y del Ministerio del Interior, entre los que se cuentan el ex encargado de negocios iraní en Buenos Aires, Mohsen Baharvand, quien será acompañando por Yadollah Alizadeh, el juez iraní que en noviembre de 2007 ordenó la búsqueda y captura de los funcionarios argentinos que han intervenido en esta causa, y el Jefe de Interpol Teherán, Mohammad Reza Kamiri, entre otros. Todo ello, bajo la atenta mirada y dirección del Secretario General de la Institución, Ronald Noble y su equipo jurídico, encabezado por el frances Joel Sollier.
Según pudo saberse, Nisman, viene trabajando hace meses en esta alternativa, ante la negativa iraní en entregar a las personas acusadas y que se encuentran prófugas y a las escasas posibilidades de efectivizar las detenciones que tiene Interpol, habida cuenta de la protección iraní con que cuentan.
Sobre la base de los 2 antecedentes que existes en la materia (Caso Lockerbie, donde 2 libios resultaron acusados de haber hecho estallar un vuelo de la aerolínea Pan American en cielo escocés, se juzgó el caso en un Tribunal Holandés integrado por 3 jueces escoceses, era una corte nacional creada por un Decreto Real en cumplimiento de una Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde se aplicaron las normas penales de Escocia) y (Tribunal Especial para el Líbano, que funciona en La Haya, tratándose de un Tribunal Internacional encargado de juzgar el asesinato del premier libranés Rafek Hariri, ocurrido en 2005), el Fiscal baraja la posibilidad que el Tribunal funcione en un país huesped que debería se neutral, para lo cual llevan 3 posibles alternativas que se mantienen bajo un cerrado secreto. En cuanto a la composición del Tribunal, la idea argentina es que lo integren 7 magistrados, 3 de los cuales deberían ser argentinos ( y de tal manera se deja la mayoría en manos de jueces extranjeros, evitando de esta forma objeciones que los iraníes puedan realizar) y un riguroso y transparente sistema de elección de los mismos.
También se dejó transcender que el Fiscal va a insistir en que el derecho aplicable, tanto penal como procesal, debe ser el argentino, habiéndose desarrollado suficientes fundamentos por los que no corresponde, aplicar en el caso, el Derecho Internacional. Otro tema a tratar, y sobre el que la Fiscalía estuvo ya trabajando, es el aval de la ONU y de distintas organizaciones de la comunidad internacional, especialmente aquellas que mantengan buenas relaciones con el mundo árabe.
Las distintas formas de instrumentación dependerán de los canales de negociación que se sigan y el grado de participación que se acuerde asignar a los actores de la comunidad internacional. La Corte puede crearse en base a un acuerdo entre Argentina e Irán, o en base a un acuerdo entre ambos países y la ONU.
También trascendió que Argentina tratará el tema de la seguridad de los imputados en el país huesped, la imposibilidad de habilitar extradiciones de los imputados iraníes a cualquier otro país que pudiera solicitarla, aprovechando que se van a encontrar fuera de Irán, y el compromiso que deberá asumir Irán a entregar prueba, proveer asistencia judicial, permitir la comparecencia de testigos y, fundamentalmente, entregar a los imputados.
De cualquier modo, recién después de al reunión se podrá saber hasta donde es real y concreta la manifestada voluntad de los iraníes de destrabar la cuestión y avanzar en una propuesta innovadora, como esta que hoy va a presentarse, bajo la atenta y expectante mirada de Interpol internacional