EL DICTADOR HEREDITARIO Y SUS AMENAZAS


La incesante amenaza siria
Víctor Zajdenberg – Revista La Luz
Antecedentes
La República Árabe Siria fue siempre refugio de criminales y asesinos.
Hafez al-Assad, padre del actual Presidente de Siria, fue un Dictador que tomó el control del país a sangre y fuego, liquidando a toda la oposición existente.
En 1979 aplastó a la Hermandad Musulmana provocándole más de 10.000 muertos.
En 1982 aniquiló a los grupos sunníes y se desprendió de Arafat enviándolo al sur del Líbano junto con sus sicarios.
Siria albergó, después de la 2ª. Guerra Mundial, a los nazis escapados de la justicia aliada, quienes pululaban por Damasco como si vivieran en su propia casa, además de colaborar en la formación militar del ejército sirio.
Durante años Siria fue el hogar del famoso terrorista “Carlos” quien entre los varios atentados que se le atribuyen figura el intento de asesinato del Presidente De Gaulle de Francia.
En 1975 Assad invadió al Líbano con un ejército de más de 20.000 militares y durante los 25 años que duró la ocupación digitó la política, la vida y la muerte de los libaneses, dejando como herencia a la nefasta organización terrorista Hezballáh, un Estado dentro de otro Estado y un Ejército dentro de otro Ejército, con poder de veto para todo lo que decida el frágil y endeble Gobierno del Líbano.
Así es como el servicio secreto sirio pudo programar y ejecutar varios homicidios de candidatos cristianos a la presidencia, entre ellos el de Hariri, quedando todos ellos impunes.
Actualmente Basher al-Assad, hijo y sucesor de Hafez al-Assad, considera un invitado de honor a Mashal, Jefe de la organización terrorista Hamás en el exterior quien, desde sus oficinas montadas en el centro de Damasco prepara, ordena y envía a sus secuaces de Gaza los planes y órdenes de ataques contra el Estado de Israel.
Por si esto fuera poco Siria organizó y participó, junto con otros estados árabes y militantes terroristas, de todas las guerras desatadas para aniquilar al Estado Judío:
1948, contra la recién declarada Independencia de Israel según la partición de Palestina resuelta por Naciones Unidas.
1967, cuyo objetivo corporativo de los seis países árabes que intervinieron era “arrojar a los judíos al mar”.
1973, tomar desprevenido al Ejército de Israel en pleno ayuno por el Iom Kipur (Día del Perdón) para lograr su destrucción
1982, Líbano I desde donde Arafat y sus seguidores atentaban contra el norte de Israel
2006, Líbano II desde donde el Hezballah atacaba y secuestraba a ciudadanos israelíes
2009, Gaza, tomada por el Hamás, era la fuente de los envíos de miles de morteros Kassam y misiles Grad que caían en los poblados y ciudades israelíes durante 8 años seguidos sin reacción alguna del mundo supuestamente civilizado.
Tacticas y estrategias
Assad “padre” perdió todas las batallas y guerras emprendidas contra Israel. Es por ello que Assad “hijo” maquinó un cambio táctico antiisraelí fortificando y armando a dos grupos terroristas palestinos, el Hezballáh en Líbano y el Hamás en Gaza, para atenazar a Israel por el norte y por el sur.
Para ello Siria, considerado un Estado terrorista, cuenta con el apoyo total de ese otro Estado terrorista que es la República Islámica de Irán quien provee a sus “socios” de todos los recursos necesarios para una futura guerra con Israel: logística, finanzas y armamento misilístico cada vez más sofisticado.
Es verdad que si estallara una nueva guerra en alguno o en varios de los frentes enemigos que rodean a Israel, los obuses y misiles disparados estallarían en poblados y ciudades no solo cercanos a las fronteras sino también en los que se encuentran en su interior profundo.
Pero los peligrosos aventureros del Medio Oriente tampoco deberían desconocer que de iniciar nuevamente acciones de guerra contra Israel, sus propios poblados, ciudades y centros industriales, militares y de comunicaciones podrían ser destruidos por largos años; Damasco, Beirut y Gaza tienen suficiente experiencia al respecto.
No sería la primera vez que el Gobierno de Israel se encuentre analizando la aplicación, una vez más, de la “Doctrina Kissinger” que en 1973 obligó a la entonces Premier Golda Meir y a todo su Estado Mayor a esperar los ataques de la coalición árabe aún sabiendo que los estaban por lanzar; la dilación en el tiempo de la respuesta apropiada costaría la vida de centenares de soldados israelíes caídos en esa guerra.
Finalmente ocurrió que el Ejército de Israel, en un intenso contraataque, llegó a 30 km. de El Cairo y a 30 km. de Damasco donde fueron detenidos por la “realpolitik” de las grandes potencias, los EE.UU. y la URSS, cuando Egipto y Siria ya habían perdido el 100 % de sus fuerzas de ataque y casi toda su capacidad defensiva.
Bashar al-Assad, el Dictador hereditario de Siria que ha sido educado en Occidente (es Oftalmólogo), conoce con seguridad estas circunstancias históricas y no obstante ello autoriza a su Canciller Walid El Mualem a realizar declaraciones absolutamente desafiantes y riesgosas, creando un innecesario estado de pre-guerra que nadie desea.
Al término de una reunión con Miguel Moratinos, Canciller español y ex-Delegado de la UE (Unión Europea) para el Medio Oriente, Mualem se despacha diciendo: “Existe la posibilidad de un conflicto pues Israel es una entidad basada en la violencia y la expansión que siembra un clima de guerra en la región”. “Si estalla, la guerra será global, comience en el sur del Líbano o en Siria.”
Y agrega: “Israelíes, la irrupción de una guerra ahora llegará hasta vuestras ciudades”.
Estas declaraciones suicidas del régimen sirio se hacen después que el Premier israelí Bibi Netaniahu, por enésima vez, propusiera a Damasco negociaciones sin condiciones previas.
Asimismo Ehud Barak, Ministro de Defensa de Israel, expresó que “es vital retornar a la mesa de negociación con Siria para evitar una guerra”.
El más duro en la respuesta fue el Canciller israelí Avigdor Liberman quien, en una conferencia de prensa, dijo: “Si hay guerra, su régimen caerá. Bashar Assad, debes saber que la próxima guerra no sólo la perderás, sino que ni tú ni tu familia permanecerán en el poder”.
Mensaje
Hace un par de años atrás Siria comenzó, con el asesoramiento de Corea del Norte, la construcción de una central atómica secreta ubicada en la parte norte de su territorio la que estaba defendida con armamentos recién adquiridos a Rusia.
En un operativo digno de la mejor película de ciencia ficción, la Inteligencia, la Aviación y el Ejército israelí lograron desbaratar este proyecto destruyendo todas las instalaciones ya levantadas, llevándose todos los elementos que comprobaban el plan urdido por los integrantes del “eje del mal”.
Hasta Rusia quedó mal parada por la falta de respuesta de sus propios equipos militares depositados en las manos inexpertas de los sirios.
No caben dudas que la manifiesta voluntad negociadora, sin condiciones previas, del Premier Netaniahu; la capacidad de enviar mensajes claros y contundentes del Canciller Liberman y la excelencia en la preparación de Tzahal (Ejército de Defensa de Israel) demostrada por Barak, pueden ser las respuestas adecuadas a las amenazas permanentes del Dictador hereditario de Damasco y sus desquiciadas aventuras.
No estaría por demás finalizar esta nota reafirmando que el tema central relacionado con la soberanía de la Meseta del Golán, debería ser considerado con la misma cautela y paciencia diplomática que los casos emblemáticos del Peñón de Gibraltar, las Islas Malvinas, las Islas Kuriles, la Isla de Chipre, etcétera, es decir pacíficamente y en conversaciones directas entre las partes y/o con la participación de mediadores objetivos, imparciales y equilibrados.