ENTREVISTA A DAN MERIDOR, RESPONSABLE DEL DPTO.DE INTELIGENCIA Y ENERGIA ATOMICA DE ISRAEL


"Israel no está solo en la lucha contra el proyecto iraní"
Sal Emergí, EL MUNDO, Jerusalén


Tras encabezar la delegación israelí en la Conferencia sobre seguridad nuclear de Washington y festejar ayer el 62 aniversario de Israel, Dan Meridor pone sobre la mesa el plato más caliente y temido en su país: el proyecto nuclear iraní. «Una amenaza existencial», para gran parte de sus habitantes.
«Es un asunto internacional y no solo israelí aunque tenga un significado vital para nosotros, ya que Irán combina una ideología radical que aspira abiertamente a la destrucción de Israel con una posible capacidad nuclear», afirma Meridor que, como viceprimer ministro y responsable del Ministerio de Inteligencia y Energía Atómica, recibe informes diarios sobre las plantas iraníes y cómo evitar su éxito. En esta entrevista exclusiva con EL MUNDO se niega a hablar de un ataque militar -como exige hoy mismo el 33% de los israelíes- e insiste en la vía diplomática.
Pregunta.- ¿Cómo resume la Cumbre de Washington? ¿Discutieron sobre Irán?
Respuesta.- Fue positiva. Somos parte de la lucha internacional contra el peligro de que las armas nucleares lleguen a los grupos terroristas. El entendimiento con nosotros fue absoluto, pero no descarto que haya desacuerdos en la próxima conferencia sobre el Tratado de No Proliferación. La amenaza nuclear iraní no era lo básico en el orden del día, aunque evidentemente estuvo presente en las reuniones.
P.- Usted reitera que Israel no está solo ante Irán.
R.- Es cierto. La Conferencia fue muy importante, pero lo trascendental es quién ganará la lucha entre Irán y el mundo libre que lidera EEUU. La respuesta a la pregunta es que si Irán se convierte en un país con armas nucleares marcará el orden mundial, la estabilidad regional, la posibilidad de un proceso de paz y la posición de EEUU en el mundo. Es un asunto crucial que se debe dilucidar en los próximos meses. Si Irán tiene armas nucleares, se iniciará una peligrosa carrera nuclear en la región. Egipto o Arabia Saudí ya han dicho que reaccionarían intentando ser también nucleares.
P.- Pero de momento la única potencia nuclear en Oriente Próximo es Israel.
R.- No confirmo ni desmiento que tengamos armas nucleares, pero es curioso que Egipto o Arabia Saudí se lancen a un programa nuclear solo si Irán lo consigue. Este régimen fanático y su plan nuclear causan en los países árabes igual o mayor preocupación que en Israel. Si Irán tiene armas nucleares, constituiría un mensaje muy grave para el mundo musulmán, ya que los grupos terroristas y desestabilizadores como Hamas, Hizbulá o Al Qaeda se verían alentados ante la victoria del que consideran su modelo. También sería un duro golpe hacia EEUU en los países del Golfo Pérsico, que verían cómo no puede defenderles ante un régimen fanático y hostil. Algunos buscarían la tutela iraní. Es decisivo que no obtengan el arma nuclear. Estamos ante un momento crítico en la historia moderna.
P.- ¿Comparte las críticas de algunos ministros israelíes contra la política conciliadora de Obama respecto a Irán?
R.- Esperamos que el esfuerzo sea muy serio, consistente y determinado para frenar la carrera nuclear de Irán. Nuestra satisfacción depende del resultado.
P.- Usted fue de los primeros en la derecha que apoyó un Estado palestino. Tras un año de su Gobierno, reina un profundo estancamiento del proceso de paz.
R.- Lo lamento enormemente. Antes de irse, el primer ministro Ehud Olmert, realizó una oferta sin precedentes al presidente palestino Abu Mazen, con la creación de un Estado palestino en prácticamente todos los territorios e incluso la división de Jerusalén. Pero no respondió. Desapareció. El actual status es malo para todos. Se han cometido muchos errores como por ejemplo colocar a Jerusalén como condición y punto de partida de las negociaciones.

Reenvia:
www.porisrael.org