EURPA ANTE EL VELO ISLAMICO



Las instituciones ceden a la presión islamista y después de 20 días, Najwa, alumna de 4° de ESO, ha podido volver a su clase.
Najwa dejó de asistir a clase porque profesores del centro impidieron que entrara por incumplir el artículo 32 del reglamento de interior del centro, que especifica que “en el interior del edificio no se permitirá el uso de gorras ni de ninguna otra prenda que cubra la cabeza”.
Una sola norma para todos
A una compañera, Marta, le parece “injusto que ella pueda llevar la cabeza tapada” y ellas no puedan. “Por la misma que ella lleva un velo, yo mañana vengo con una pamela y no me pueden decir nada, aquí somos todos iguales”, ha indicado, y se ha preguntado “quién asegura que en un examen no pueda estar copiando con un pinganillo”. “Éste es un colegio laico y el pañuelo es un símbolo religioso y no se puede llevar”, ha apostillado.
Un ejemplo, el caso de Amberes
La libertad y la lucha contra el totalitarismo ha llegado a Amberes, Bélgica, donde se prohibirá el uso del velo islámico en todos los colegios a partir de septiembre de 2010 según ha decidido el Consejo de Enseñanza de la comunidad flamenca.
La posible prohibición del velo, que dependía de la decisión del Consejo de Enseñanza flamenco, ya originó intensas protestas el pasado fin de semana y suscitó una manifestación en una escuela del barrio de Hoboken, a pesar de la prohibición expresa del alcalde de Amberes, Patrick Janssens, de que las protestas se produjesen en los alrededores de las escuelas.
Amberes ya prohíbe vestir la “hiyab” al personal de su Administración pública.
Amenazas en España
En nuestro país se comienzan a canocer las estrictas “leyes” que obligan a las mujeres a llevar el velo islámico. Fatima Ghailan, musulmana de 31 años, nacida en Marruecos, trabaja, conduce y no lleva velo. El imán de la localidad, Mohamed Benbraim, parece estar de acuerdo sólo con lo primero.
El acoso del imán hacia la mujer ha llegado a tal punto que el juzgado de instrucción número 1 del Vendrell le ha imputado por los delitos de amenazas, coacciones y calumnias. La Fiscalía ha solicitado para Benbraim cinco años de cárcel; cuatro para su mano derecha, el presidente de la Asociación Islámica de Cunit, Abderraman El Osri, acusado de coacciones y calumnias: y dos para la esposa y la hija del imán, Zohra Ahmaddach y Haffsa Ben Brahim, acusadas de coacciones.
El caso pone de manifiesto la existencia de tensiones entre musulmanes por imponer un islam extremista. Las autoridades consideran Tarragona el principal vivero en España del salafismo, corriente que profesa Benbraim.
Francia prohibirá el burka en todos los servicios públicos
Los diputados franceses han propuesto prohibir el ‘burka’ en los servicios públicos. Pretenden elaborar una “resolución parlamentaria” sobre el uso del velo islámico.
En Francia hay casi 2.000 mujeres que usan el ‘burka’ y se prohibiría llevarlo en todos los servicios públicos como en la administración, en hospitales, transportes o escuelas públicas.
El presidente de la misión parlamentaria, el diputado André Gerin, ya avanzó la semana pasada el contenido del informe presentado, al argumentar que cubrirse el rostro de esa manera “significa la negación de la identidad, de la personalidad”.
El diputado ha declarado que tras investigar la cuestión, “el problema es más grave de lo que creía”. Gerin ha puesto como ejemplo que en ciertas empresas se han implantado normas sobre la vestimenta de las mujeres, que en algunas escuelas las niñas están exentas de hacer gimnasia y que en los hospitales algunos hombres que acompañan a mujeres con velo exigen que las atiendan doctoras.
Prohibido en Italia
En Italia, al igual que en Francia, estará prohibido usar el burka, el velo de origen afgano que usan algunas mujeres musulmanas y que las cubre completamente, asegura la ministra de Igualdad, Mara Carfagna.
“El burka no es una libre decisión de las mujeres, sino un signo de clara opresión”, declaró Carfagna en una entrevista publicada este miércoles en el diario La Stampa.
Dijo esperar que la decisión francesa de vetar el burka pueda servir de impulso en Italia, donde el Parlamento discute una propuesta de Souad Sbai, presidenta de la asociación de Mujeres Marroquíes en el país europeo.
En la iniciativa se pide incluir al velo integral entre los indumentos, como pasamontañas o cascos, vetados porque hacen imposible la identificación de una persona.
La ministra de Igualdad insistió en que el burka no es un símbolo religioso y que ello y ha sido reconocido por autoridades islámicas, sino un acto de humillación del hombre sobre la mujer.
“Prohibir el burka es un modo de ayudar a las jóvenes inmigrantes a salir del gueto en el que quieren confinarlas”, añadió. Aseveró que usar el burka o el nikab (otro velo integral) hace retroceder las manecillas de la emancipación femenina en Italia. Carfagna destacó que junto al veto del velo integral podrían ser potenciados los centros que protegen a mujeres acosadas por musulmanes.