LAS PERSPECTIVAS DE PAZ SEGUN LA OPTICA DE UN EXPERTO


"Si Obama logra la paz podrá ser presidente en Israel"
GILEAD SHER ,ex jefe de Gabinete de Ehud Barak y después de media vida negociando con los palestinos cree que la oportunidad para la paz se cierra como una ventana
ÓSCAR ABOU-KASSEM - MADRID


El inmenso poder e influencia de un jefe de Gabinete queda claro con ver un solo capítulo de El ala oeste de la Casa Blanca. Ese fue el cargo que tuvo Gilead Sher en el Gobierno de Ehud Barak hace diez años. También fue designado como jefe negociador en la cumbre de Camp David, en la que palestinos e israelíes estuvieron a un paso de firmar una paz que ahora parece más lejana que nunca. Sher (Kibbutz Machanayim, Israel 1953), que asistió recientemente en Madrid a un encuentro sobre Jerusalén organizado por el Centro Internacional de Toledo para la Paz, considera que Barack Obama debería marcarse objetivos menos ambiciosos.
"La química entre los líderes es importante pero no es decisiva"
¿Fue Camp David la última oportunidad de alcanzarun acuerdo entre israelíesy palestinos?
No. Desde el punto de vista realista no veo otra solución que no sea la creación del Estado palestino. No lo digo de forma altruista. Lo digo porque Israel, para su propia existencia, no necesita controlar a otro pueblo.
¿Y cree que la sociedad israelí piensa como usted?
"Sabemos cómo será el acuerdo final, el problema es llegar hasta él"
La gran mayoría de israelíes y palestinos quieren la paz. El problema es que cuando se traslada eso a las urnas se obtiene algo completamente diferente. Si queremos preservar una patria judía, democrática y sionista necesitamos fronteras seguras para ese tipo de entidad y ahora no las tenemos. La oportunidad para alcanzar un acuerdo de paz es como una ventana que está a punto de cerrarse.
¿Qué pasó en el encuentro entre Obama y Netanyahu?
Parece que no fue muy bien. Las relaciones ahora son tensas. La química entre los líderes es importante pero no es decisiva. Los intereses nacionales son más importantes. EEUU e Israel comparten muchos de los valores del mundo libre. Israel es la última frontera de Occidente contra el fundamentalismo islámico, el terrorismo y regímenes tan locos como el iraní.
¿Qué supone la presidencia de Obama para Israel?
Si Obama pone de nuevo a las partes en el camino de la negociación y logra alcanzar un acuerdo de paz podría incluso ser elegido presidente en Israel. Pero puede que no lo logre y ya lleva más de un año sin lograr nada, algo que es mucho tiempo en los plazos que se manejan en Oriente Próximo. Lo que le pedimos es que fuerce a las partes a negociar. No que imponga una solución pero que se fije objetivos realistas. Que no intente lograr la solución definitiva de golpe. Todos sabemos cómo será el acuerdo final, el problema es llegar hasta él. Debemos ir paso a paso. Una de las primeras medidas debería ser establecer un Estado palestino garantizando la seguridad en Israel.
¿Y después?
La creación del Estado palestino aportaría la confianza necesaria para afrontar los otros asuntos pendientes: Jerusalén, los santos lugares, el uso del agua y los refugiados.
Pero para avanzar habrá que resolver el problema de los asentamientos.
Habrá que ajustar las fronteras de 1967, hablamos de un 5% o un 6% de territorio que se tendrá que intercambiar. En todos los acuerdos posibles, los grandes asentamientos se quedarán bajo el control israelí, incluidos los de Jerusalén Este. Tendremos que compensar ese terri-torio a los palestinos. Sólo habría que evacuar entre el 15 y el 20% de los colonos.
¿Cree que Netanyahu tiene algún interés en alcanzar un acuerdo de paz?
Sólo diré que el deber de todo primer ministro israelí es buscar una coexistencia pacífica con sus vecinos y asegurar la existencia de Israel.
¿Cuál es el papel del Partido Laborista en una coalición con partidos de extrema derecha?
Siempre se trata de una cuestión de alternativas. De cómo influir en la toma de decisiones desde dentro o desde fuera. Puede que prefiera tener al Partido Laborista fuera del Gobierno, pero también prefiero tener a Barak en el Gabinete y saber que tengo un ministro de Defensa en el que confiar. La pregunta es: ¿qué influencia puedes tener ante un primer ministro poderoso que no te necesita para formar Gobierno?
¿Se está convirtiendo Israel en un país de extrema derecha?
Espero que no acabe así, pero si el conflicto con los palestinos se mantiene, esta tendencia se agravará y se convertirá en algo más que un problema para Israel.
¿Le parece creíble que un ministro israelí tome la decisión de construir sin consultar con el primer ministro como dijo la versión oficial?
Todos los gobiernos tienen sus momentos de estupidez. Hay que ser más listo con el tema de las colonias. No tiene sentido anunciar congelaciones. Hay que tomar decisiones y decir que los grandes asentamientos permanecerán bajo control israelí en cualquier acuerdo y que se puede construir dentro de ellos y prohibir todos los que quedan fuera. No haciendo esa distinción lo único que logras es exaltar a los extremistas. ¿Cómo es posible que se nos haya pedido que no construyamos en Jerusalén? Es nuestra capital. Se nos debe permitir construir allí.
¿Y a los palestinos?
También. De acuerdo con lo acordado con Clinton, lo que es judío, en el lado Oeste o en el Este, es para Israel. Lo que es árabe va para los palestinos, sea en el lado Oeste o en el lado Este.