MI ENFOQUE DESDE ISRAEL por DAVID MANDEL


No. 316
En este número:
· Los árabes y Jerusalén
· Del sionismo al anti-sionismo: la historia del periódico Haaretz
· El affaire Holyland no tiene nada de holy (santo), pero si mucho de land (tierra)
· Los judíos del Amazonas, su origen, asimilación y retorno al judaísmo
· Los burócratas sólo piensan en nuestro bien


Los árabes y Jerusalén

No hay como las matemáticas para demostrar verdades absolutas:
a) El Tanaj (la Biblia hebrea, conocida en el mundo cristiano como "El Antiguo Testamento") menciona a Jerusalén 767 veces.
b) El Nuevo Testamento menciona a Jerusalén 154 veces.
c) El Corán menciona a Jerusalén CERO veces.
Para los musulmanes la Tierra Santa no es Israel sino Arabia Saudita, donde se encuentran las dos principales ciudades santas del Islam, Meca y Medina. Jerusalén, a la que consideran la tercera ciudad santa del Islam, no es mencionada en el Corán.
Hay una leyenda que cuenta que una noche el profeta Mahoma, en su caballo Al Burak (El rayo), saltó de Meca a la mezquita de Al Aqsa, que en árabe significa "La más lejana". Allí, desmontó del caballo, ascendió al cielo donde, durante una corta visita, conversó con Abraham, Moisés y Jesús. Luego, ascendió al paraíso y tuvo el honor de ver personalmente a Allah. Bajó del cielo, montó nuevamente sobre su caballo, y esa misma noche estuvo de regreso en la Meca.
Los historiadores consideran que la denominación de Al Aksa, "La más lejana" se refiere a la mezquita de Medina. Los teólogos musulmanes dicen que Mahoma llegó a Al Aqsa, la mezquita que está en el Monte del Templo en Jerusalén, a pesar de que esta fue construida por el califa Abd al Malik y terminada por su hijo al-Walid en el año 705 E.C., 73 años después de la muerte de Mahoma.
(Continuando con las matemáticas, la distancia entre Meca y Jerusalén es de 1,230 kilómetros. El caballo Al Burak debe haber sido un equino extraordinario para cabalgar ida y vuelta, un total de 2,460 kilómetros, en una misma noche. Aún, si Mahoma sólo llegó hasta Medina, ciudad que está a 338 kilómetros de Meca, también hubiese sido una proeza para Al Burak galopar 676 kilómetros en una misma noche).
La capital de los califas primero fue Damasco, en Siria, y luego Bagdad, en Irak. Durante el dominio árabe del país, Jerusalén ni siquiera mereció ser nombrada capital de la provincia, ya que esa distinción la recibió la ciudad de Ramle.
Durante el dominio del imperio Otomano la principal ciudad del país, donde residía el gobernador turco, fue Jaffa y no Jerusalén.
El armisticio del año 1949, que dio término a la Guerra de Independencia de Israel, terminó con Jerusalén dividida en dos secciones, occidental en Israel, y oriental en Jordania. Los israelíes nombraron capital de Israel a su sección de Jerusalén. En contraste, los jordanos no consideraron necesario transferir su capital de Amán a la sección oriental de Jerusalén.
En resumen, Jerusalén, ciudad que fue capital de reinos judíos durante cientos de años, nunca fue capital de un estado musulmán. Los árabes e islámicos que la controlaban durante la época de los califas, de los sultanes otomanos, y del rey Hussein de Jordania en 1949, nunca le dieron esa importancia.
He tenido la suerte de estar presente en más de un matrimonio musulmán, pero nunca escuché al novio recitar lo que cada novio judío recita bajo la jupá: Im ishkaj Yerushalim yishkaj yemení Si te olvido, oh Jerusalén, que se seque mi mano derecha, que mi lengua se pegue a mi paladar si no te pongo por encima de mi mayor alegría, (Libro de Salmos, capítulo 137, versos 5 y 6).

Del sionismo al anti-sionismo: la historia del periódico Haaretz
La trayectoria del periódico Haaretz, de sionismo a anti-sionismo, me recuerda el argumento del libro de Pierre Boulle, El puente sobre el río Kwai.
En un campo de prisioneros británicos los japoneses, durante la Segunda Guerra Mundial, les ordenan que construyan un puente de ferrocarril sobre el río Kwai, en Tailandia, para facilitar el movimiento de las tropas japonesas. El coronel Nicholson, el oficial de más alto rango entre los prisioneros, se opone a la orden, pero luego, considerando que eso elevaría la moral y las condiciones físicas de sus hombres, cambia de idea, y acepta que los prisioneros cooperen y construyan el puente. Las fuerzas aliadas tratan de volar el puente, pero Nicholson, enajenado ante la idea de que el puente que creó fuese destruido, trata de impedir que lo hagan. (En la película el final es más ambiguo, y no es claro si Nicholson, antes de morir, se dio cuenta de que sus esfuerzos para evitar que el puente fuese destruido equivalían a traición).
Haaretz es el más pequeño de los periódicos de Israel. Su tiraje es alrededor de 65,000 ejemplares durante la semana y cerca de 100,000 los viernes. Publica una edición inglesa con 15,000 suscriptores.
Durante el año 2009 el número de sus lectores bajó del 7.4% del público al 6.6% A raíz del affaire Kamm, donde una joven ultra izquierdista, durante su servicio militar copió ilegalmente documentos secretos del ejército y los entregó a un periodista del Haaretz, numerosos lectores han anulado su suscripción, desilusionados por el apoyo que el periódico da a su periodista: en vez de obligarlo a devolver los documentos secretos, lo justifica, lo defiende, y le paga su estadía en Londres, de donde él se niega a regresar a Israel y afrontar las consecuencias de sus actos.
A pesar de su reducida circulación en Israel, Haaretz, gracias a su exitosa página en el Internet, ejerce una enorme y desproporcionada influencia sobre las noticias (99% negativas) acerca de Israel que se publican en los medios de comunicación internacionales. Los antisemitas y antisionistas se complacen en citar a Haaretz y a sus columnistas, como prueba de que "hasta los judíos lo dicen".
Haaretz fue fundado en el año 1918, con el apoyo del Gobierno Militar Británico de Palestina. En el año 1919 fue adquirido por un grupo de sionistas rusos. En el año 1937, Salman Schocken, un rico judío sionista alemán, dueño de una cadena de grandes tiendas en Alemania, compró el periódico, que desde esa fecha pertenece y es dirigido por miembros de la familia Schocken.
Hoy, el periódico se auto define, no como sionista, sino como "liberal", y declara, por boca de su dueño Amos Schocken, que su misión es combatir "la ocupación israelí de Palestina". En un editorial, hace algunos años, Schocken sugirió que el conflicto se solucionaría con matrimonios entre judíos y árabes.
Entre sus principales columnistas están Amira Hass, mujer israelí que vive en Ramallah, y que está plenamente identificada con los palestinos; y Gideon Levi, quien, en una entrevista en la página web de Hamás*―en cuyo título del artículo la organización terrorista lo alaba por "su coraje"―declara que es antisionista.
Los Schocken, al igual que el Coronel Nicholson del río Kwai, (que comenzó defendiendo a su patria Gran Bretaña y terminó defendiendo a sus enemigos japoneses) también han ido de un extremo a otro. Comenzaron como portavoz del sionismo, y hoy son incondicionalmente pro palestinos.
* Los que tienen el estómago fuerte, y son capaces de controlar su nausea, pueden leer la entrevista que Hamás hace a Gideon Levi, en la página Web:
http://www.qassam.ps/interview-2605

El affaire Holyland no tiene nada de holy (santo), pero si mucho de land (tierra)
Algo está podrido en el estado de Dinamarca
(William Shakespeare, Hamlet, Acto 1, escena 4)
Si sustituimos la frase estado de Dinamarca por municipalidad de Jerusalén tendríamos una exacta descripción del escándalo que está monopolizando las páginas de los periódicos en Israel.
Holyland, durante muchos años, fue un hotel campestre situado en una colina desde donde se ve el hermoso paisaje de Jerusalén. Cuando el hotel cerró sus puertas la Municipalidad decidió conservar el lugar como un parque para deleite de los habitantes de la ciudad.
Constructores echaron el ojo al lugar y vieron la posibilidad de construir allí edificios residenciales de lujo y vender los departamentos en sumas exorbitantes. Fueron a conversar con los funcionarios de la Municipalidad, cuyo alcalde en esos momentos era Ehud Olmert (posteriormente Primer Ministro de Israel). A pesar de la oposición de cientos de personas que escribieron protestas a la Municipalidad, los argumentos de los constructores fueron más convincentes: ¡millones de shekels en sobornos!, con lo cual consiguieron la aprobación municipal para construir edificios monstruosos que destruyeron la belleza de la zona.
Aunque esto ocurrió hace varios años, recién el mes pasado todo salió a la luz. Varios de los más importantes constructores del país han sido arrestados, y Olmert, que está siendo interrogado bajo sospecha, culpa al alcalde que lo siguió en el puesto.

Los judíos del Amazonas, su origen, asimilación y retorno al judaísmo
Iquitos es la capital de la amazonía peruana. Aunque no hay carretera que llegue hasta ella, hoy es fácil visitarla por vía aérea. A fines del siglo 19 hubo la fiebre del caucho, y llegaron a Iquitos, navegando por el Amazonas, desde el Brasil, numerosos inmigrantes, entre ellos unos 200 jóvenes judíos procedentes de Marruecos. La mayoría de ellos se casaron con muchachas del lugar. Algunos regresaron, pero otros permanecieron en Iquitos y formaron una comunidad judía, reconocida por el gobierno peruano en 1909.
Hoy sus descendientes, nietos, bisnietos, tataranietos, conservan el apellido paterno, (Cohen, Ben-Zaken, y otros), pero físicamente sus facciones son similares a las de sus vecinos no judíos.
Durante la última década renació en la comunidad el sentimiento de identidad judía, reactivaron la sinagoga, y empezaron a aprender hebreo. El rabino Guillermo Bronstein, de la sinagoga conservadora de Lima, los visitó y convirtió a varios.
Cerca de doscientos miembros de la comunidad han emigrado a Israel, donde muchos de ellos se han convertido formalmente al judaísmo, ya que halajicamente no eran judíos, por ser de descendencia materna no judía.
* Les recomiendo que vean este corto en Youtube, donde peruanos cantan a Israel
http://www.youtube.com/watch?v=xzMUyqmaqcw

Los burócratas sólo piensan en nuestro bien
¿Hay alguna profesión en el mundo más odiada, vilipendiada, criticada, y denigrada que la burocracia? Los burócratas son considerados personas arrogantes, de escasa inteligencia y duro corazón.
¿Se merecen acaso esos calificativos?
¡Por supuesto que si! Pero, para ser justos, hay que reconocer que todo lo que los burócratas hacen o no hacen, permiten o no permiten, está motivado por su sincera y profunda convicción de que sólo es por nuestro propio bien, aún cuando no lo sabemos apreciar y reaccionamos con ingratitud.
La burocracia, al igual que Dios, actúa sin dar explicaciones. Si nosotros no logramos comprender sus misteriosas acciones, es porque carecemos del entendimiento necesario. Al igual que decimos, ¡Sólo Dios sabe!, también deberíamos decir lo mismo acerca de la burocracia.
Durante las primeras décadas de la existencia del estado de Israel, la burocracia no permitía televisión en el país, ya que eso podía corromper la pureza y los ideales de la sociedad socialista.
Cuando, por fin, por presión del público, llegó la televisión a Israel, la burocracia, en la década de los 70, utilizó un filtro especial para borrar los colores de los programas importados y transmitirlos sólo en blanco y negro. El propósito era proteger al consumidor y evitar que desperdicie su dinero comprando un televisor de colores, cuando los de blanco y negro no sólo eran más que suficientes sino también eran mucho más baratos. La reacción del público no se hizo esperar, y la gente instaló en sus televisores un anti-filtro que restauraba los colores.
Hoy, continuando con su venerable tradición, los burócratas, han prohibido la importación del Ipad y lo decomisan en el aeropuerto. La razón de esta medida, según la burocracia, es que el sistema de WiFi del Ipad es de acuerdo al estándar americano y no al israelí. Cuando se les hizo notar que ya hay otros aparatos electrónicos que se importan a Israel, incluyendo el Iphone, que tienen el mismo sistema de WiFi, los burócratas explicaron, con la amabilidad que los caracteriza, "El Ipad no se puede traer. Asunto cerrado".
Y para terminar, aquí van dos profecías:
a) Algún día, inevitablemente, será permitido importar el Ipad.
b) Ese mismo día, la burocracia encontrará otro aparato cuya importación prohibirá para proteger a los consumidores.