PREOCUPANTE RELACION IRANI VENEZOLANA


Paramilitares iraníes en Venezuela
Ruben Kaplan

En una palmaria confirmación de su política terrorista, La República Islámica de Irán, está incrementando sus operativos paramilitares Quds en Venezuela, mientras secretamente continúa el suministro de armas y explosivos a los talibanes y otros insurgentes en Afganistán e Irak, según un informe del Pentágono al Congreso de EE.UU. sobre los militares de Teherán, que publica Bill Gertz en el Washington Times.
El reporte sobre el poderío bélico iraní provee nuevos detalles sobre el grupo conocido formalmente como el Cuerpo de Guardia Revolucionaria Islámica-Fuerza Quds (Guardianes de la Revolución), las tropas de choque islamistas desplegadas en todo el mundo para promover los intereses iraníes. La unidad está alineada con los terroristas en Irak, Afganistán, Israel, África del Norte y América Latina. El informe que proporciona la primera advertencia oficial sobre las actividades paramilitares iraníes en el Hemisferio Occidental, alerta que las fuerzas norteamericanas, es probable que deban enfrentarse a los paramilitares iraníes en el futuro. La estructura Quds "mantiene las capacidades operativas en todo el mundo", y "están bien establecidas en el Oriente Medio y África del Norte y los últimos años han sido testigos de una mayor presencia en América Latina, particularmente en Venezuela". "Si la participación de EE.UU. en los conflictos en esas regiones se profundiza, los contactos con los Guardianes de la Revolución, directamente o a través de grupos extremistas que apoya, serán más frecuentes y consecuentes". El informe del Departamento de Defensa de los EE.UU. también destaca los vínculos entre Irán y el gobierno antinorteamericano del presidente de Venezuela Hugo Chávez, a quien acusa de respaldar a los terroristas marxistas de la FARC en Colombia. El paper del Pentágono, no da detalles sobre las actividades de los iraníes en Venezuela y América Latina y señala que los terroristas apoyados por Irán han llevado hasta el momento pocos ataques en la región. Sin embargo, oficiales de inteligencia de USA afirman que los operativos Quds están desarrollando redes de terroristas en la zona, quienes podrían ser eventualmente convocados para atacar intereses norteamericanos en el caso que se suscitara un conflicto por el programa nuclear iraní. El apoyo del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica para los extremistas, que incluye la provisión de armas, financiación y entrenamiento de los paramilitares, no está constreñido a la filosofía islamista. El informe consigna que muchos de los grupos que sostiene el país persa, no comparten su ideología, y en algunos casos son abiertamente opuestos a los principios de la revolución iraní, pero Irán los respalda porque comparten intereses o enemigos comunes.
La Fuerza Quds, a la sazón creada durante la guerra entre Irán e Irak, y que depende del Líder Supremo de Irán Ayatolá Sayyed Ali Jamenei, es considerada por algunos analistas como "una de las mejores unidades de fuerzas especiales en el mundo", según una investigación del diario Los Angeles Times en febrero de 2007. Los comandos Quds son introducidos en las embajadas de Irán, instituciones de caridad, religiosas y culturales, apadrinadas por musulmanes chiítas. Cubiertos con la fachada de brindar algún tipo de ayuda humanitaria, los paramilitares iraníes tienen como misión el soporte de extremistas y desestabilizar a los regímenes que no son amistosos con el Estado teocrático de Irán. En 2009, el autor del presente artículo premonitoriamente escribió: “Está comprobado que el grupo terrorista chiíta Hezbollah junto a La Guardia Revolucionaria de Irán, país que lo financia y arma, han designado a Caracas como base de sus operaciones para expandir la Jihad en Sudamérica. Hugo Chávez invitó a “misioneros” chiítas para convertir a los Guajiros y otros indígenas de la Amazona venezolana, al Islam. La tribu Wayuu ha devenido musulmana, sus mujeres se ponen el velo, mientras que los hombres se adiestran en el uso de fusiles Kalashnikov. También se hacen fotografiar con cinturones cargados de explosivos, emulando a los fanáticos suicidas, para regocijo de Ahmadinejad y otros grupos terroristas del Medio Oriente. Irán, que también subvenciona con millones de dólares mensuales al Hamas aprovecha la distracción de Occidente para proseguir con su indeclinable intención de obtener armamento nuclear”.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, afirmó el lunes 19 de abril durante el desfile cívico militar en Caracas, en ocasión de las celebraciones por el Bicentenario de la nación, que los venezolanos "están preparados para defender al país de cualquier poder extranjero".
En total unos 12.000 participantes desfilaron por el engalanado Paseo de los Próceres, ante la tribuna presidida por el jefe de Estado bolivariano con su uniforme de Comandante en Jefe y boina roja de paracaidista. Fue precisamente ésta unidad, la que cantando consignas antiimperialistas, marchó imitando la manera como lo hacen los terroristas de Hezbollah.Al despótico y peligroso Chávez, amigo entrañable de Irán, parece no importarle en absoluto que el Departamento del Tesoro de los EE.UU. haya denunciado a Qassem Suleimani el Comandante de las Brigadas Quds por entrenar, financiar y armar terroristas. Tampoco se inmutó porque fuera sancionado por la ONU con el congelamiento de sus bienes, ni por el hecho que Europa acusó a la Guardia Revolucionaria de comandar el programa nuclear iraní, y comenzó a rastrear a su conglomerado de empresas por “proliferación de armas de destrucción masiva.
El lapidario informe del Pentágono vincula a los Guardianes de la Revolución, la Fuerza Quds, con algunos de los peores ataques terroristas de los últimos 30 años: el bombardeo de la Embajada de EE.UU. en Beirut en 1983, el atentado de la AMIA, un centro judío en Argentina en 1994, el bombardeo de las Torres Khobar, 1996 en Arabia Saudita y muchos ataques de los insurgentes en Irak desde 2003.