PROSIGUE LA VIOLENCIA RELIGIOSA EN IRAK


Varios atentados antichiís causan 56 muertos en Irak
EL PERIÓDICO, BAGDAD

Una serie de atentados con bomba contra áreas chiís de Bagdad causó ayer al menos 56 muertos. Fue la cadena de atentados con más víctimas mortales en Irak en lo que va de año.El hecho de que los ataques se ensañaran con los chiís hace pensar que se trata de una venganza por la citada operación del pasado fin de semana contra los rebeldes de Al Qaeda, en la que murieron dos de sus principales dirigentes.Las bombas estallaron en horas de afluencia de los fieles musulmanes a las mezquitas para cumplir con las oraciones del viernes. En total, hubo 13 explosiones en distintas áreas de la capital iraquí.El mayor número de víctimas, 39 muertos y 56 heridos, se produjo al estallar dos coches bomba en Ciudad Sadr, un barrio del este de Bagdad controlado por seguidores del clérigo radical chií Muqtada el Sadr, que vive en Irán. En el distrito de Amin, en el noroeste de Bagdad, cerca del santuario chií de Moshen al Hakim, hubo ocho muertos y 23 heridos. Otras cinco personas perecieron al estallar otro coche bomba cerca de una mezquita chií en el barrio de Hurriya.INDIGNACIÓN / «¿Por qué somos un objetivo? Somos gente pacífica. Venimos a rezar y después nos vamos», afirmó lleno de indignación un superviviente de la masacre en Ciudad Sadr. «Esto son actos de venganza que pretenden enviar un mensaje al Gobierno iraquí y al mundo de que la existencia de Al Qaeda no se verá afectada por la muerte de dirigentes específicos», afirmó el analista político Hamid Fadhel, de la Universidad de Bagdad.La operación del domingo, efectuada por fuerzas de Irak y estadounidenses y que acabó con la vida del líder de Al Qaeda en Irak, Abú Ayub al Masri, y del jefe del denominado Estado Islámico de Irak, Abú Omar al Bagdadi, estuvo acompañada de una serie de ofensivas militares en las que murieron otors 19 supuestos miembros de Al Qaeda y unos 300 fueron detenidos, según fuentes iraquís y estadounidenses.Además de los atentados contra la comunidad chií en Bagdad, otras ocho personas murieron por la explosión de artefactos en una zona suní del oeste del país.