TERRORISMO SOCIAL EN JORDANIA


"Divorcio electrónico" es el nuevo dolor de cabeza de Jordania

Ammán. - El empleo de la tecnología más sofisticada en la búsqueda del bienestar social es una de las constantes de estos tiempos. Pero cuando su uso interfiere en asuntos de índole divina y estrictamente regidos, se puede convertir en un problema incluso contraproducente. Este es el quid de la cuestión en un nuevo hábito que crece como setas en Jordania: el llamado "divorcio electrónico". Toda una moda en este país del Medio Oriente, por la que cientos de maridos rompieron su matrimonio con simples mensajes SMS a través del teléfono móvil, citó DPA. Incluso existen estadísticas oficiales, que elevan hasta 450 en 2009 los casos de este tipo de separación electrónica, según datos de los jueces islámicos. Esta variedad de divorcio hizo reaccionar a una sociedad conservadora como la jordana, en la que los líderes religiosos y civiles ya comenzaron a movilizarse en contra. "Acabar los matrimonios de esta manera es jugar a la devastación con el destino y la dignidad tanto de hombres como mujeres", denuncia a la agencia dpa Ibrahim Kilani, responsable para asuntos jurídicos del Partido Acción Islámica. Kilani, ex ministro de Asuntos Islámicos y antiguo decano de la Facultad de Sharia (ley islámica) de la Universidad de Jordania, defiende que "todos los divorcios deben ser documentados para asegurar que el marido tiene un deseo claro de divorciarse de su esposa y que se encuentra en un estado mental normal cuando toma su decisión". El ex ministro tacha este tipo de divorcio como "un método de terrorismo social que el Todopoderoso rechaza porque el matrimonio es el pilar del futuro de la familia". Las enseñanzas tradicionales islámicas enseñan que un marido puede decirle a su esposa abiertamente y cara a cara que decidió divorciarse de ella. El esposo musulmán tiene derecho de veto en caso de que sea la mujer quien decida separarse. Por ello, algunos países árabes e islámicos introdujeron enmiendas a la autoridad del marido para ejercer ese derecho. El "divorcio electrónico" también provocó airadas reacciones de la sociedad civil. "Consideramos todas las separaciones a través de este método como nulas", asegura Nadia Schamroukh, dirigente de la Unión de Mujeres Jordanas (UMJ). "La ley sobre el estatus social en Jordania establece que todos los matrimonios deben registrarse en los juzgados en presencia del marido y la mujer", añade. Por ello, la UMJ cree que "cualquier movimiento que implique el fin del matrimonio debe ser documentado de la misma manera y los divorcios electrónicos, ilegalizados", subraya. Shamrukh, implicada en el programa nacional para salvar los matrimonios amenazados, señala que los mensajes SMS de divorcio privan a las familias de los últimos intentos desesperados de rectificar los excesos de la naturaleza humana. "El marido puede decidir divorciarse de su esposa por presiones o como resultado del miedo. Si va directamente al teléfono para mandar un mensaje se queda sin la oportunidad de reconsiderar su decisión, como suele ocurrir en la mayoría de los casos", estima Shamrukh. La oleada de críticas a los "divorcios electrónicos" provocó una reacción en el departamento de Justicia de Jordania, que propuso un proyecto de ley en el que se imponen restricciones a esta forma de poner fin a los matrimonios. La nueva legislación establece, por ejemplo, que se cumplan una serie de condiciones legales, incluyendo la evidencia de que el mensaje ha sido enviado por el marido y que éste no se hallaba bajo presión para divorciarse de su esposa.