UNA INCREIBLE HISTORIA DE ESPIONAJE



El espía nuclear del Medio Oriente
Ernesto Chavez

La rocambolesca historia del científico Abdul Qadeer Khan, Padre de la Bomba Atómica en Oakistán y quien entregó tecnología nuclear a Irán y Libia, entre otros países islámicos.
Las más sofisticadas películas de James Bond quedarían como una historieta para niños, frente a Qadeer Khan quien, no solo burló a la CIA, el MOSSAD de Israel y los servicios secretos de las potencias occidentales, para ser condenado a una leve condena que jamás purgó.
Y, como broche de oro, Khan regresó a su país convertido en el Padre de la Bomba Nuclear en Pakistán , mientras que en los países islámicos es poco menos que balancear el poder atómico que hegemonizaban, la India, su enemigo fronterizo, e Israel en una de las zonas más conflictivas del planeta.
En marzo de 2001, luego de una intensa presión de Estados Unidos, el presidente paquistaní, Perves Musharraf removió a Khan de los laboratorios de investigación que dirigía, luego, de una cena de despedida donde lo colmó de alabanzas y le otorgó el título de "asesor especial" presidencial.
Esta es, pues, la historia secreta de un científico considerado un espía nuclear, agente o villano en EEUU, Israel y las potencias occidentales, mientras que en Pakistán es el Padre de la Bomba Atómica y un héroes en el Medio Oriente.
Durante la Cumbre de Seguridad Nuclear, realizada recientemente en Washington, su nombre fue un secreto a voces, pero su obra, la entrega de tecnología nuclear a Irán y Corea del Norte, fue el tema prioritario en la agenda de los jefes de Estado de 45 países.
Un cerebro de la física
En 1935 el Padre de la Bomba Nuclear de Pakistán nació en el seno de una familia humilde en Bhopal , India. Al partirse su país, decidió abandonar la política trazada por Gandhi y , al dividirse el país, emigró a Pakistán en 1952 graduándose en la universidad de Karachi.
El cientìfico que remecio a Occidente es protegido por el gobierno paquistaní
Qadeer Khan curso estudios de Ingeniería metalúrgica en la Universidad Técnica de Alemania (Berlín) entre 1960 y 1963. Cuatro años después obtuvo su maestría en ciencias en la Universidad Tecnológica de Delft (Países Bajos) y finalmente, en el año 1972, un Doctorado en Ingeniería en la Universidad de Leuven (Bélgica).
Su “carrera nuclear” empieza en 1972, en el laboratorio FDO (Fysisch Dynamisch Onderzoekslaboratorium o Laboratorio de Investigación Física-Dinámica) en Amsterdan, Holanda. Se trata de un instituto de investigación que opera como subcontratista de la planta de UCN en Almelo, filial en los Países Bajos de la Compañía de enriquecimiento de uranio Urenco.
Por su parte, la Urenco es un consorcio formado por los gobiernos de Países Bajos, Reino Unido y Alemania y cuyo objetivo es proveer tecnología de enriquecimiento de uranio y quye en esa época se abocaba a desarrollar tecnología centrífuga.
Su avidez de conocimientos en la planta de de enriquecimiento de Urenco en Almelo, lo convierten en sospechoso, por lo que en 1975 fue transferido a otro puesto dentro de la compañía.
Planos en la cabeza
Aparentando indignación por el desaire, Kahn renuncia y, repentinamente ante la consternación de sus jefes y los servicios de inteligencia que le seguían sus pasos, abandona los Países Bajos y regresa a Pakistán.
Kahn no necesita llevar planos, informes secretos o agendas. Lo más importante lo había enviado en mensajes clave a su país y el resto lo tenía memorizado en su prodigioso cerebro.
Lo que no imaginaban los súper agentes de la CIA. Mossad y otros servicios secretos que lo vigilaban , es que regresaba a su país con una batería de conocimientos, tecnología y contactos del más alto nivel para la compra clanbdestina de uranio.
Sorpresa nuclear
Reconocido científico hasta que...
Con un bajo perfil, Kahn encabeza el incipiente programa nuclear del gobierno del entonces primer ministro Zulfikar Ali Bhutto. La primera sorpresa es en 1976 cuando reaparece como jefe del proyecto ultracentrífugo (UC) en la empresa Engineering Research Laboratorios (ERL) en la ciudad de Kahuta, Pakistán, con la misión de crear una planta industrial de enriquecimiento de uranio.
El entonces presidente de Pakistán, General Muhammad Zia-ul-Haq, cambia el nombre de ERL por el de Dr. A.Q. Khan Research Laboratorios (KRL), debido a que el complejo había pasado al servicio del programa de armas nucleares paquistaní, fundamentalmente su planta de centrifugadoras que producía uranio altamente enriquecido destinado a la fabricación de armas nucleares.
Los antiguos contactos de Kahn le permitieron organizar una red de proveedores e intermediarios, principalmente en Europa, para permitir el rápido desarrollo del proyecto UC para enriquecer uranio.
En julio de 1978 se comenzaron a cuestionar las actividades desarrolladas por Khan en su estadía en los Países Bajos.
Los servicios secretos lo siguieron al milímetro sin lograr nada
El escándalo estalló cuando un parlamentario Ingles recibió información anónima (presumiblemente del Servicio secreto israelí) relacionado con un envío por parte de la firma Emerson Industrial Controls de inversores de alta frecuencia (este elemento es parte importante del proceso centrífugo al estabilizar el flujo eléctrico).
Se le acusó de proporcionar tecnología nuclear para las plantas atómica de Irán
Burló a medio mundo
Las sospechas fueron en aumento al extremo de que, en enero de 1980, una comisión parlamentaria de los Países Bajos concluyó de que tanto en Ureico como en FDO existían serias deficiencias de seguridad que habían permitido a Khan contrabandear planos de enriquecimiento fuera del país,.
Y, lo que era aún más alarmante, había encargado a empresas proveedoras de los Países Bajos equipos con posibilidades de ser usados para enriquecer uranio.
Lo sorprendente es que el mismo informe dejaba en claro que después del retiro de Khan del país en 1975, siguió obteniendo tecnología y materiales secretos mediante su red de contactos.
Condena y burla
El gobierno de los Países Bajos decidió citar en 1983 a las empresas FDO y Van Doorne (proveedor de rotores) conjuntamente con Khan, quien no se presento y por lo que condenado condenado “in absentia” a 4 años de prisión.
Este fallo benigno que trataba de poner paños tibios a los burlados servicios secretos, fue anulado en 1985, ante los argumentos de la defensa de que no se demostrado que Khan fuese debidamente notificado del mandato judicial. Y, además, las empresas procesadas habían sido absueltas de todo cargo.
Kahn admitió públicamente haber suministrado tecnología nuclear a Irán y pidió disculpas públicas a su país
Lo rocambolesco de este asunto es que el impertérrito Kahn continuó frecuentando los Países Bajos durante la década del 90, como si tantos escandaletes le fuesen ajenos.
El escándalo volvió a estallar cuando la aduana de los Países Bajos interceptó varios envíos a Pakistán procedentes de solicitudes de contactos de Khan, mientras Pakistán probaba armas nucleares y el escurridizo científico era nombrado como el “padre de la bomba islámica”.


El diario The New York Times informó en abril de 2004 que Khan había revelado a investigadores estadounidenses que cinco años atrás había visto tres bombas nucleares en Corea del Norte.
No se descartaba que el gobierno de Pakistán hubiera filtrado información, al relacionarse una visita de Khan a una planta de armas subterráneas a una hora de Pyongyang.
Las autoridades paquistaníes se negaron sistemáticamente a permitir interrogatorios a Khan por parte de la comunidad internacional.
Musharraf le otorgó el perdón presidencial a Kahn y lo nombró su asesor
Se estableció que en el diminuto emirato árabe, Dubai, una vía tradicional para el contrabando, nuclear, Qadeer Khan lo, convirtió en el punto de reembarque para los equipos atómicos que mandó a Libia e Irán porque sabía que podía operar allí sin preocuparse sobre los investigadores.
Kahn siguió operando sin mayores contratiempos y, en marzo de 2001, fue incluido en el círculo cercano de liderazgo del presidente Pervez Musharraf, con el que hizo las veces de consejero.
En enero de 2004 una investigación estableció que había ofrecido esta tecnología a otros países . Ante las evidencias Khan admitió haber proporcionado secretos de tecnología nuclear a Irán.
Lo extraño, por decir lo menos, es que desde que asumió el poder en Pakistán, en octubre de 1999, Musharraf fue informado de que Khan estaba exportando secretamente información nuclear a Irán, Corea del Norte y Libia.
Se burló de la CIA, Mossad y servicios secretos de las potencias occidentales
Sin embargo, el mandatario se excusaba diciendo que carecía de las pruebas necesarias para tomar medidas.
Luego de una intensa presión norteamericana, Musharraf removió a Khan de los laboratorios de investigación que dirigía. Tras una cena de despedida al científico, el mandatario lo colmó de alabanzas y le otorgó el título de "asesor especial" presidencial.
Tras el descubrimiento de su participación de Khan en Irán y Libia, el 4 de febrero de 2004, Kahn apareció en la televisión pública pakistaní para admitir que estaba al frente de una red de tráfico de material nuclear, entre cuyos destinatarios incluyó también a Corea del Norte.
En menos de 24 horas el presidente de Pakistán Perves Musharraf,dio un mensaje a la Nación señalando que estaba anonadado por las confesiones de Kahn, a quien consideraba su héroe, por lo que le extendía su perdón.
...y no pudieron encarcelarlo
Para calmar las protestas de los países occidentales, se ordenó finalmente el arresto domiciliario de Kahn, por razones humanitarias, ya que padecía cáncer, mientras que en el Medio Oriente se le tributaba homenaje como un héroe.