ASESOR DE OBAMA HACE DECLARACIONES SOBRE LAS NEGOCIACIONES


“El futuro de Jerusalén no debe discutirse ahora”

Justo antes del inicio de las negociaciones indirectas entre Israel y los palestinos, la administración estadounidense ha indicado que la cuestión de Jerusalén se discutirá al final de las llamadas "conversaciones de proximidad", y no al principio.
El interés especial de Estados Unidos en Jerusalén proviene de aquel anuncio sobre nuevas construcciones, hecho público durante la visita del vicepresidente Joe Biden a la región, poco antes de que el primer ministro Biniamín Netanyahu tuviera previsto reunirse con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca.
Mientras tanto, funcionarios de alto rango han llegado a un acuerdo silencioso con el Gobierno israelí y, al menos por ahora, Jerusalén ya no figura en los titulares.
David Axelrod (foto), principal asesor político del presidente Obama, dijo durante una conferencia de prensa con reporteros de medios de comunicación judíos, que Obama está de acuerdo "la cuestión de Jerusalén no puede abrir la mesa de negociaciones".
Axelrod dijo, de hecho, que Jerusalén debe ser "probablemente el último asunto a tratar". Así, siguiendo la línea de Israel, debido a que es un tema particularmente sensible; debe dejarse de lado hasta que otras cuestiones fundamentales – como la delineación de las fronteras - se hayan acordado.
Axelrod se reunió con los periodistas tuvo el martes, después de que Obama recibiera al autor y Premio Nobel de la Paz, Elie Wiesel. Wiesel había publicado una carta abierta que apareció en los principales periódicos de Estados Unidos, en la que pidió al presidente que dejara la cuestión de Jerusalén para el final de las negociaciones. Después de dejar la Casa Blanca, Wiesel dijo a los reporteros que pensaba que la tensión entre Israel y los Estados Unidos "ha desparecido, lo cual es bueno".
EL director del Consejo Nacional de Seguridad para Oriente Medio, Dan Shapiro – parte del equipo negociador para las conversaciones - dijo que durante conferencia anual de La Liga de Antidifamación, que los palestinos y otros líderes árabes deben preparar a sus ciudadanos para la paz, poniendo fin a la incitación, y educando hacia la convivencia, en pos de comenzar a normalizar las relaciones con Israel.