FRONTERAS Y SEGURIDAD SERAN TEMAS PRIORITARIOS PARA NEGOCIACIONES INDIRECTAS


YASSER ABED RABBO(IZQ.) Y SAEB EREKAT
OLP y Fatah autorizan a Abás a mantener negociaciones indirectas con Israel

Nuha Musleh Ramala, (EFE).- La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el movimiento Al-Fatah dieron hoy luz verde a su presidente, Mahmud Abás, para negociar con Israel en un proceso indirecto y cuyo punto de partida será anunciado por EEUU.
"La amplia mayoría de los miembros de los dos organismos acordaron participar en las conversaciones con el fin de dar otra oportunidad al proceso de paz y a Estados Unidos", dijo a los periodistas el político palestino Yaser Abed Rabo después de tres horas de reunión conjunta entre los miembros del Comité Ejecutivo de la OLP y los del Consejo Central del movimiento Al-Fatah.
Ambos respaldaron las negociaciones indirectas tras escuchar de Abás las garantías ofrecidas para el proceso por la Administración de Barack Obama y según las explicaciones recibidas ayer del enviado especial George Mitchell.
Esta tarde, el presidente palestino se entrevistó en Ramala, por segunda vez en veinticuatro horas, con el enviado a fin de comunicarle el resultado de la reunión y avanzar hacia los próximos pasos.
El negociador jefe palestino, Saeb Erekat, declaró a la prensa al concluir la entrevista que "durante las conversaciones indirectas los dos asuntos que serán tratados son los de las fronteras y la seguridad".
Mañana, Abás y Mitchell volverán a reunirse por la mañana y, según Erekat, serán los estadounidense "los que anunciarán las garantías ofrecidas y el comienzo de las negociaciones", aunque no especificó cuando lo harán.
La sesión conjunta del órgano ejecutivo de la OLP y del movimiento político Al-Fatah era decisiva para el inicio de las llamadas por EEUU "negociaciones de proximidad".
La OLP es históricamente el representante legal del pueblo palestino en las instancias internacionales y la firmante de todos los acuerdos alcanzados en el pasado.
Jurídicamente la Autoridad Nacional Palestina (ANP), de la que Abás es también su máximo dirigente, es un aparato administrativo creado en 1994 para gobernar las zonas que iban sumándose al régimen autonómico previsto en los acuerdos de Oslo.
Abás acudió a la sesión de ambos organismos después de las explicaciones que ayer, viernes, le dio el enviado estadounidense sobre las garantías de Washington al proceso negociador por iniciarse, entre ellas la de que el objetivo final es la creación de un estado palestino independiente con capital en Jerusalén Este.
También ha garantizado Estados Unidos que las cuestiones centrales del conflicto de Oriente Medio -fronteras, refugiados, Jerusalén y asentamientos, entre ellas- estarán sobre la mesa y que Israel no las eludirá con tácticas dilatorias.
"Las garantías estadounidenses ofrecidas al liderazgo palestino han sido la razón por la que hemos aceptado las conversaciones de proximidad", explicó Abed Rabo, secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP.
Entre las garantías, informaron estos últimos distintas fuentes y medios, está también la de que Israel no volverá a construir en las colonias de Cisjordania ni de Jerusalén Este mientras duren las negociaciones indirectas, que según una decisión de la Liga Arabe la semana pasada será en principio de cuatro meses.
El negociador jefe de la OLP, Saeb Erekat, también mencionó que han pedido a Washington que Israel permita la reapertura de las instituciones palestinas en Jerusalén Este, cerradas poco después de comenzar la Intifada de Al-Aksa en 2000.
Más allá de la moratoria en la construcción en Cisjordania que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, declaró en noviembre pasado, ninguna de esas garantías ha sido confirmada por Israel, aunque el Ministro de Vivienda, Israel Atias, declaró hace unos días que "de facto se había dejado de construir" en la parte ocupada de Jerusalén.
En un comunicado el primer ministro israelí se felicitó esta noche por la decisión palestina, pero destacó que "la postura de su gobierno ha sido desde siempre que el diálogo debe transcurrir sin condiciones previas y conducir a negociaciones directas".
Por su parte, el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, consideró que la resolución de la OLP y Al-Fatah "retira el obstáculo a las conversaciones de proximidad" y se mostró convencido de que "con voluntad y responsabilidad para tomar las decisiones valientes que sean necesarias, se puede llegar a conversaciones directas y abriremos el camino a un acuerdo".
Desde Gaza, el movimiento islamista Hamás reiteró hoy su rechazo a lo que denominó las "absurdas conversaciones de proximidad".