HILAR FINO: LAS RELACIONES HISPANO-ISRAELIES


La terraza
Por Jorge Marirrodriga para Guysen International News


Los israelíes han demostrado de nuevo haber captado a la perfección la idiosincrasia de los españoles. Se inauguraba en Jerusalén hace tres días un espacio que Israel ha dedicado a España, con el nombre de “Reyes de España”. Ya se sabe. España es un país donde lo cool es declararnos republicanos y entre amigos criticar a la monarquía para acto seguido batir el récord de inclinación de espizano en cuanto saludamos a un miembro de la realeza, incluyendo a los de segundo y tercer grado. Curiosamente los que hacen más obsequiosas reverencias son los que en público constantemente se declaran más republicanos que los demás. Un servidor todavía recuerda la visita de los Príncipes a su lugar de trabajo. Naturalmente inclinó la cabeza. Como todos.
El espacio dedicado a España por Israel no es una calle, ni un puente, ni una plaza. Es una terraza. Una terraza en Jerusalén es un hermoso elemento arquitectónico, pero es que además en España constituye el hábitat natural de su población desde la avanzada primavera hasta los fríos otoñales. Una explanada llena de sillas y mesas (y gente) con camareros cargando bandejas repletas de cervecitas, raciones, servilleteros, palillos y platos con el dinero de la vuelta. Niños jugando alrededor y todo hasta bien entrada la noche. Más español que la terraza pocas cosas… tal vez la fascinación monárquica inconfesable.

Pero el detalle demoledor es el mapa que hay en la terraza “Reyes de España”. En alguna crónica ha llamado la atención la falta de las Canarias en el mapa. Bueno tampoco nos pongamos así, al fin y al cabo los periodistas españoles nos pasamos el día diciendo que Tel Aviv es la capital de Israel, que es un error geográfico bastante más grave y, sin duda alguna, con mucha más mala leche. El dato que demuestra que los israelíes están en todo es que el límite entre Valladolid y León está borrado y uno no puede evitar recordar que Zapatero es un señor de León… que nació en Valladolid. Eso es hilar fino. A la inauguración asistió el presidente de Israel, Shimon Peres. En el blog estamos convencidos de que, como somos un país elegante, en breve España le dedicará un espacio público a Israel a cuya inauguración seguro que van los Reyes. Por si acaso estamos ensayando la inclinación. Cuando nadie nos ve, claro. Lo peor es el recochineoHay veces en que lo peor no es el hecho en sí mismo sino el recochineo con el que se comete. Es como lo que le sucedió a Günter Ransenberg, un muchacho judío de 15 años que un invierno le dio con una bola de nieve a la hija de un oficial de las SS. A Günter lo colgaron… por delito racial. Recuérdenlo la próxima vez que lean un panegírico exculpatorio de esos que cada tanto se publican sobre ese ilustre ex SS que es Günter Grass. Ayer Nueva York fue escenario de un recochineo similar. Resulta que a la tribuna consagrada a la paz, la defensa de la democracia, los derechos humanos y donde se discutía en concreto cómo acabar con el peligro nuclear para la humanidad se subió un sujeto que sueña con “borrar del mapa” a quien considera su enemigo, que se mantiene en el poder gracias al fraude electoral y la represión sangrienta y que protagoniza una enloquecida carrera nuclear con el único fin de poseer una bomba atómica. Israel no quiso participar desde el principio de la pantomima neoyorkina. Y ayer, como ya sucediera en Viena hace un año, representantes de países donde la gente por lo menos no es colgada de una grúa por meterse en la cama con quien les da gana, se levantaron y dejaron a Mahmoud Ahmadineyah soltando sus disparates. Pero no culpemos sólo a Ahmadineyah, al fin y al cabo Irán (el Irán oscurantista de los ayatolas) acaba de ser admitido en la Comisión de Derechos de la Mujer de la ONU. Un país donde la policía religiosa puede detener por la calle a una mujer porque considera que no se cubre suficientemente la cabeza va a darnos lecciones de libertad femenina. Y mientras, al otro del Atlántico, en Córdoba se producía otra grotesca situación. Representantes de la Alianza de Civilizaciones discutían acaloradamente sobre la libertad religiosa… en las sociedades democráticas. No digan que no es recochineo. El manifiesto de "yo tengo amigos judíos..." "No si yo tengo muchos amigos homosexuales". "No, si yo conozco a varios judíos y son de lo más normal". "No, si mis vecinos son negros y nunca han dado ningún problema". Comencemos directamente la entrada por las habituales frases autoexculpatorias para poner en su justa perspectiva lo que le ha llamado la atención al autor del blog. Resulta que la prensa francesa, y alguna española, anda pegando botes de alegría porque circula por ahí (por Europa, claro) un manifiesto firmado por unas tres mil personas, "entre ellas destacados judíos", en el que se advierte que "el apoyo sistemático a Israel es peligroso". Vamos, como en las instrucciones de los medicamentos. Los "destacados judíos" son, entre otros, Bernard Henry-Levy o Daniel Cohn-Bendit, este último hace décadas conocido como "Dany el Rojo", luego como "Dany el Verde" y ahora como "Dany el Morado" por el color de los billetes de 500 euros que se lleva todos los meses en su sueldazo de eurodiputado. El caso es que sucede exactamente igual que cuando Ahmadineyah se pone muy contento porque lleva a Teherán a un grupo de rabinos para que digan que Israel es una aberración. Los plumillas damos saltos de alegría cuando un grupo de "destacados judíos" nos dice que no apoyemos a Israel. Ya se sabe: "No si yo tengo muchos amigos..." Hay que decirles a estos tres mil señores firmantes (incluídos los judíos) que hay cosas que no se pueden convertir en objeto de discusión, ni siquiera durante una sobremesa en una lujosa vivienda de un acomodado barrio de París. Un deporte muy europeo, por cierto. Efectivamente el "apoyo sistemático" puede ser perjudicial salvo cuando se trata de cuestiones fudamentales como el derecho a la vida, a la existencia como nación y cuando además esta nación es una democracia. Ahí lo verdaderamente perjudicial es poner ese derecho "sistemáticamente" en duda, como se está haciendo desde hace tiempo en Europa. Resumiendo que firmen lo que quieran, incluyendo los destacados judíos. Pero somos muchos los europeos que pensamos que en el apoyo a Israel nos jugamos mucho. Claro, que no somos destacados. Pidiendo auxilio a IsraelFue Felipe González el autor de la frase “Prefiero que me den un navajazo en el metro de Nueva York a morir de aburrimiento en el metro de Moscú”. Esto lo decía en tiempos de la Unión Soviética, claro, ahora en el metro de Moscú moriría pero por el terrorismo islámico. González (Felipe para los españoles) resumía perfectamente la manera de pensar y actuar de una parte de la izquierda española. Al final todos sabemos dónde está la libertad y lo bueno. Es como esos solidarios de discurso que en cuanto pueden se escapan a Nueva York a comprar en vez de dejarse el dinero en las tiendas del comercio justo. Carlos Fuentes, escritor mexicano, premio Príncipe de Asturias y Premio Cervantes, ha sido jaleado a veces por la izquierda más radical por zumbar de lo lindo al presidente de Estados Unidos George W. Bush. En justicia hay que decir que los mismos luego le han arreado con lo que han podido tras definir a Hugo Chávez como "un militarote fascista". Una izquierda más civilizada como el Partito Democratico de Italia le ha invitado a intervenir en alguno de sus congresos liderado por Walter Veltroni. El caso es que ante la metástasis cancerígena que está padeciendo México y que se llama narcotráfico, Fuentes desde su avanzada edad y su lucidez que le permiten decir lo que le pete, ha propuesto que México pida ayuda a las fuerzas especiales de Francia, de "algunos" países del Este y de Israel. Fuentes es partidario de la legalización de las drogas, pero al mismo tiempo es consciente, como muchos de sus compatriotas, que la guerra al narco se está perdiendo y que no habrá posibilidad de revancha. Y ante una elección vital, Fuentes también elige el riesgo de la libertad como González y su metro de Nueva York. Cuando las cosas están feas de verdad una voz contestada pero también reputada en Latinoamérica es partidaria de pedir ayuda a Israel para luchar por la democracia. Y terminamos con una anécdota. Ayer el autor del blog estuvo en un almuerzo hispánico de los que empiezan a las 2 de la tarde y acaban a las 8. Una persona de esas que callan porque manejan mucha información sólo intervino una vez en la larguisima sobremesa. Fue al surgir, con la inevitable polémica, el tema israelí. "La gente no creería lo que nos ayudan. Y muchos no aceptarían la verdad si se supiera cómo nos están defendiendo".Inaceptables e inaceptadosSenén Florensa es el director general del Instituto Europeo del Mediterráneo. Desde Túnez, donde asistía a un encuentro internacional, Florensa ha asegurado que la ausencia de Israel de la próxima cumbre de la Unión por el Mediterráneo sería “inaceptable” para algunos países europeos y que destruiría el proceso de Barcelona. Recordemos que Israel no acepta la terminología que pretenden emplear los países árabes del proyecto para referirse a su presencia en Cisjordania. “Territorios ocupados”. Ya ven, una menudencia en comparación con el perseguido éxito del Gobierno español y su cumbre de Barcelona. Como el autor del blog es periodista, y conoce cómo se transcriben las declaraciones, vamos a conceder el beneficio de la duda al señor Florensa y a considerar que con “inaceptable” el embajador español ha querido decir que sin Israel no puede haber proyecto y no ha querido decir que por culpa de Israel se va a ir todo al carajo, empezando por la ansiada “foto de familia” que ansía su jefe, el señor Zapatero. Y ya que estamos en buen plan nos solidarizaremos con el diplomático español y sus esfuerzos por defender con entusiasmo un disparate ineficaz y además carísimo cómo es la Unión por el Mediterráneo. El francés Dominique de Villepin tiene más suerte (está peleado con su jefe) y dice verdades como que se trata de relacionar a países “que ni siquiera tienen relaciones diplomáticas normales”. Eso sí, por si acaso ya está instalado que si las cosas salen mal, la culpa es de Israel. Y, hombre, “inaceptable” “inaceptable” es que el lunes, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Mahmoud Ahmadinejah vaya a tomar la palabra en lugar destacado durante la Conferencia de no Proliferación Nuclear. Otro disparate. Comiendo computadoras en Gaza La UNRWA, es decir el comisariado de Naciones Unidas que se encarga de los refugiados palestinos, anunció ayer que distribuirá 200.000 computadoras portátiles entre los niños en edad escolar de la Franja de Gaza. Cantidad que espera que alcance el medio millón para 2012 entre refugiados palestinos de todo Oriente Medio. Cada computadora además de acceso a Internet tendrá una biblioteca completa de textos educativos para los niños. Dos reflexiones1-) ¿Pero no habíamos quedado en que en Gaza se están muriendo de hambre por culpa de Israel? ¿Por qué viene ahora Naciones Unidas y se gasta un dineral (nuestro por cierto) en computadoras? ¿Se van a comer las computadoras o es que la escasez no tal?¿No decíamos que los alimentos pasan por los túneles por culpa del bloqueo israelí? ¿Van a pasar las computadoras también por ahí? ¿No será que, para variar, no estamos contando toda la verdad sobre en que consiste el bloqueo israelí? 2-) Los niños van a tener por tanto acceso a Internet y, sobre todo, en cada computadora habrá textos educativos ¿Y Hamas qué opina de esto? ¿La organización que controla la vida en Gaza y que organiza, por ejemplo, campamentos de verano donde se enseña a los escolares a manejar armas y se ensalza el martirio (es decir, el asesinato de israelíes mediante suicidio) va a dejar que cada niño tenga acceso individualmente a unos textos que no controla? ¿Y además que vean Internet? La noticia suena impresionante, pero com diría el fallecido doctor Iglesias Puga, padre de Julio Iglesias, suena "rrrraro, rrraro, rrraro"Hizbullah y el evidente general españolHa querido la casualidad que en el mismo día hayan coincidido en sus declaraciones restando credibilidad a Israel Nawar el Sahilii, representante de Hizbullah en el parlamento libanés, y Alberto Asarta, general español al mando del contingente de Naciones Unidas en la frontera entre Líbano e Israel, la FINUL. Qué cosas pasan. El Sahilli y Asarta niegan, cada uno en su estilo, las declaraciones del presidente de Israel, Shimon Peres, y del Departamento de Estado de los Estados Unidos quienes señalan que Siria ha dotado de misiles Scud a Hizbullah. De misiles Scud y de todo lo demás claro. Los informes que tienen en Washington señalan que Damasco ha surtido los arsenales de Hizbullah hasta niveles de antes de la guerra de julio de 2006. De El Sahili no se puede esperar mucho. Al fin y al cabo no busquemos sutilezas en un tío que vive del terrorismo y considera que las balas valen más que los votos y que para estar en el Gobierno de un país lo que cuenta es el número de kalashnikofs que se poseen. “Son declaraciones para asustar a los libaneses”, dice. Pues vale. Pero Asarta se cree más fino que el de Hizbullah y se permite opinar con cierto cachondeo. “En nuestra zona de responsabilidad, no hay ninguna evidencia de que existan misiles Scud. Si los 11.500 soldados de la FINUL, además de unos 6.000 de las fuerzas libanesas no encuentran evidencias, será que no las hay". Tres cositas: 1-) A diferencia de Asarta, que sólo los ha visto en video, Peres sabe por experiencia el peligro que representa un Scud. En concreto cayeron varios sobre Tel Aviv durante la primera guerra del Golfo. Asarta se permite la ironía de quien ve los toros desde la barrera. 2-) Si Asarta quiere evidencias no tiene más que pedirlas a Jerusalén. Seguro que se las dan encantados. Y de paso le adjuntarán las decenas de videos que poseen en los que se ven a los de Hizbullah escondiendo armas precisamente en la zona que debería estar vigilando la FINUL. También puede ver algunos en YouTube. 3-) Hay que tener un poquito más de temple, general. El que Israel no le quisiera en ese puesto porque dudaba de su neutralidad no le da derecho a la retranca. No vaya a ser que Hizbullah dispare algo desde el territorio que usted debe vigilar y se tenga que comer, a toque de corneta, las evidencias.