ISRAEL LIBERA DIRIGENTE DE HAMAS


El mediático y anaranjado jeque de Hamas
Por Sal Emergui (El Mundo) en Guysen International News

“Antes de ir a la cárcel, los niños israelíes querían hacerse fotos conmigo. Les decía que sí, ¿por qué no? Es un honor”. El jeque Mohamed Abu Tir es el único dirigente del grupo islamista Hamas que puede firmar esta frase. Lo hizo ayer, minutos después de ser puesto en libertad tras cuatro años de cárcel en Israel. El jeque y diputado islamista sabe que es una atracción. Su barba teñida de color naranja (no es ningún homenaje a la mítica Holanda de Johan Cruyff) y el hecho de ser imitado magistralmente en el principal programa de la televisión israelí, Eretz Nehederet (País Maravilloso) le han convertido en una estrella local. Para muchos israelíes, es "el jeque cachondo de la tele", el de la barba llamativa, el hombre que protagoniza surrealistas gags (como el que anuncia que en lugar de enviar hombres bomba, se dedica ahora a organizar fiestas electrónicas). Abu Tir, con carnet de residencia israelí, volvió ayer a su casa en la aldea de Umm Tuba en Jerusalén Este, enfundado con la bufanda verde del movimiento integrista y su mediática barba naranja, pintada y retocada especialmente para la ocasión. Según él, en honor al Profeta Mahoma. En la bienvenida, eran más los periodistas que los vecinos y conocidos. La verdad es que siempre que he estado en su casa para entrevistarle, tenía la sensación que más allá de su función en la organización integrista, Abu Tir es consciente que es una figura mediática. Y que, aunque no lo reconozca, le encanta el programa de sátira israelí que tanta fama le ha dado en los hogares del país que nunca reconocerá. El veterano jeque se ríe cuando le preguntan si sabe el motivo de que sea tan conocido en Israel. "Claro que lo sé…basta, es suficiente, ¿Quieres que hable de Erez Nehederet?", contestó ayer entre carcajadas. La Dr. Anat Beko, investigadora y autora de un libro sobre las mujeres suicidas, critica el trato casi cariñoso que Abu Tir recibe del espectador israelí. “Con motivo de mi libro, le entrevisté varias veces en la cárcel. No es tan moderado como lo pintan en la televisión. Me dijo que no tiene inconveniente en que haya una tregua temporal pero que nunca renunciará a Akko (San Juan de Acre), Haifa, Safed,etc.. Nunca reconocerá el Estado de Israel. Si hay algo que decir de Hamas es que no oculta lo que desea, la destrucción de Israel”. Abu Tir fue uno más de los 60 ministros, diputados y líderes de Hamas detenidos por Israel en el verano del 2006, bajo la acusación de “pertenecer a una organización terrorista" entre otros cargos. Aunque en realidad fue la respuesta del Gobierno de Ehud Olmert al ataque de Hamas contra una base fronteriza israelí que acabó con el soldado israelí Guilad Shalit en el cautiverio de Gaza. Una especie de as en la manga para canjear por Shalit. Casi cuatro años después, Shalit continúa en manos de Hamas mientras que la gran mayoría de los detenidos han sido liberados. “Así como yo tengo un padre, una madre y una familia, Guilad Shalit también tiene un padre y una madre que lo quiere en casa. No quisiera que él siga en cautiverio así como yo no quería seguir cautivo. Pero en las cárceles israelíes hay 8000 presos que también quieren ser liberados”, afirma Abu Tir que acusó: “Los dirigentes israelíes están en contra del acuerdo por Shalit. Llegaron a un acuerdo una, dos, tres veces, pero al final no quisieron. Hay personas que han estado en prisión durante 33 años, ¿Por qué no se los liberó? Podrían estar en casa ahora. El acuerdo no está en mis manos”. Anoche, poco después de ser liberado, Abu Tir fue interrogado por la Policía israelí, “escasamente satisfecha” del show mediático. El ultimátum de Israel no le ha hecho ninguna gracias a Abu Tir: Alegando que pertenece a Hamas y dirige sus actividades en Jerusalén, debe abandonar su casa en el plazo de un mes. Destierro a Cisjordania o la Franja de Gaza. “Cuando me dijeron que debo irme de Jerusalén, toda la alegría del día se esfumó”, confesó.