LOS SIGNOS DE LA COMUNICACION NO VERBAL


Hechos, no palabras

Los veteranos de Oriente Medio en general y de Israel en particular suelen decir que en esta parte del mundo no hay que fiarse de las palabras. Sólo conviene tomar en cuenta las actitudes, dicen, los hechos, y con cautela…
Esta semana se escucharon muchos comentarios que apuntan a una misma dirección: la reanudación de las conversaciones entre israelíes y palestinos. De momento, si los augurios se confirman, no serían negociaciones directas. Cada interlocutor plantearía sus posiciones al mediador estadounidense George Mitchell, y éste las trasladaría a la otra parte.
En Israel empiezan a registrarse hechos que son gestos, es decir, signos de comunicación no verbal.
Netanyahu proclama que Israel seguirá construyendo en Jerusalén Oriental (palabras); concejales de la ciudad anuncian, sin embargo, que se congelaron por el momento todos los planes de edificación (hechos). Bibi sugiere que el asentamiento ilegal Derej Haavot podría ser legalizado (palabras); Tzáhal demolió una decena de edificios ilegales en varios asentamientos en Cisjordania (hechos).
Funcionarios municipales de Jerusalén acudieron al conflictivo edificio conocido como Beit Yonatán para empezar a sellarlo con vistas a su próxima demolición. Beit Yonatán se encuentra en el barrio árabe de Silwan, en Jerusalén Este. Fue construido ilegalmente y su demolición ordenada por la Corte Suprema. Lo habitan israelíes vinculados a una escuela ultraortodoxa. Cabe aclarar que en Silwan hay también muchas viviendas ilegales habitadas por palestinos.
Lo esencial, los hechos que son gestos, indican que Netanyahu, aunque afirme lo contrario, acata las exigencias de Obama como paso previo al restablecimiento de las tratativas. El mandatario norteamericano exigió dejar de construir en Jerusalén Oriental y hacer alguno que otro “gesto de buena voluntad”; al parecer, las demoliciones se interpretan en ese sentido.
Los veteranos tienen razón; si se quiere avanzar: hechos, no palabras.